Análisis del iPhone X a fondo y opinión [REVIEW]


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Funcionalidades software

El iPhone X llega con iOS 11, la última versión del sistema operativo de Apple. En el momento de realizar este análisis, la última versión es iOS 11.1.2, aunque la versión beta de iOS 11.2 ya está disponible para desarrolladores.

Como ya hemos comentado en muchas ocasiones, una de las ventajas de iOS sobre Android es que Apple se encarga de actualizar los dispositivos, por lo que las actualizaciones llegan rápidamente, incluso a dispositivos bastante antiguos, lo que significa que el iPhone X será actualizado durante mucho tiempo.

Dado que ya repasamos las nuevas características que incorpora iOS 11 en nuestro análisis del iPhone 8 Plus — como el soporte de los formatos HEVC/HEIF para vídeo y fotografía o el framework ARKit para apps de Realidad Aumentada — vamos a centrarnos en los aspectos particulares de iOS para el iPhone X.

El escritorio del iPhone X ha sufrido algunos cambios en la parte superior debido a la presencia del recorte que inutiliza parte de la pantalla.

Algunos elementos, como el nombre del operador, han desaparecido. Tampoco podemos ver el porcentaje de batería restante, aunque podemos acceder a esta información en el panel de notificaciones.

La pantalla tiene un aspecto más alargado, aunque Apple ha mantenido el mismo número de filas y columnas que en los modelos Plus.

Todas las apps de Apple están adaptadas al nuevo formato alargado de pantalla 19.5:9, pero no podemos decir lo mismo de las apps de terceros.

Muchas apps populares como WhatsApp, Spotify, Instagram, Facebook o Twitter aprovechan toda la pantalla.

Sin embargo, todavía quedan bastantes apps que mantienen el formato 16:9 y, por tanto, aparecen barras negras en la parte superior e inferior de la pantalla. Algunos ejemplos son las apps de Gmail, Google Maps, Feedly o Tapatalk.

La situación con los juegos es peor, ya que la mayoría de ellos no aprovecha la pantalla completa sino que muestra barras negras verticales a derecha e izquierda al sostener el smartphone en horizontal.

También encontramos algunas apps que, si bien aprovechan la pantalla completa, los elementos del interfaz no se muestran adecuadamente, sobre todo en la parte superior.

En cualquier caso, en los diez días que llevo utilizando el iPhone X, es raro el día que no he recibido una actualización de alguna app que se adapta al nuevo formato de pantalla, así que posiblemente en cuestión de pocos meses, esto ya no sea un problema.

 

La ausencia del botón de Inicio ha hecho que Apple implemente un conjunto de gestos que suplen las funciones de dicho botón. Arrastrar el dedo por la pantalla de abajo a arriba es el equivalente a una pulsación simple sobre el botón de Inicio, y nos lleva siempre al escritorio.

Para emular una pulsación doble sobre el botón de Inicio y, por tanto, ver todas las aplicaciones abiertas, debemos arrastrar el dedo por la pantalla de abajo a arriba pero interrumpir el gesto a mitad de camino. Aparecerán en pantalla todas las apps abiertas, en forma de baraja horizontal. Para cerrar una app en concreto, no basta con arrastrarla hacia arriba, sino que debemos hacer primero una pulsación fuerte sobre la pantalla y, a continuación, pulsar sobre el círculo rojo que aparece en la esquina.

Otra forma de pasar de una app a otra es arrastrando el dedo de izquierda a derecha (o viceversa) en la parte inferior de la pantalla. Sin embargo, este gesto no acaba de ser muy intuitivo porque te obliga a recordar el orden en el que abriste las últimas apps.

El Centro de Control ya no es accesible arrastrando el dedo de abajo a arriba, sino que debemos arrastrar el dedo por la zona derecha de la pantalla de arriba a abajo. Si lo hacemos en la zona central o izquierda, aparecerá el panel de notificaciones.

La pulsación larga sobre el botón Inicio para activar Siri ha sido sustituida por pulsación larga sobre el botón de encendido, y para activar Apple Pay debemos pulsar dos veces rápidamente este mismo botón.

 

Aunque todos estos gestos nuevos puedan parecer complicados, la realidad es que resultan muy fáciles de aprender y, en pocos minutos, te acostumbrarás a su uso e incluso es posible que te pase como a mí e intentes utilizar instintivamente estos mismos gestos en otros smartphones… sin éxito, claro.

La app Mensajes de iOS 11 incorpora una divertida función llamada Animoji que permite a los usuarios mapear sus movimientos faciales en un emoji para enviar mensajes cortos.

Esta función sólo está disponible en el iPhone X, ya que utiliza el sistema True Depth de detección facial. Los mensajes están limitados a 10 segundos aunque, viendo el éxito que están teniendo, no sería extraño que Apple ampliase este límite.

El sistema True Depth permite también a otras aplicaciones mejorar la detección facial. Un buen ejemplo es Snapchat ya que utiliza esta tecnología para ofrecer un resultado más realista a la hora de aplicar máscaras faciales.

La funcionalidad Animoji es una curiosidad muy divertida

 

Apple ha incorporado algunas funcionalidades interesantes que aprovechan la detección facial. Por ejemplo, si el iPhone X está sonando y vibrando por una llamada o una alarma, reducirá su intensidad cuando detecte que estamos mirando la pantalla. Tampoco se apagará la pantalla automáticamente por inactividad si detecta que la estamos mirando.

 

Multimedia

En el apartado de sonido, el iPhone X llega con altavoces estéreo que están situados en la parte inferior del teléfono y en el auricular del oído.

Esta es una de las características que diferencia al iPhone X de otros smartphones ya que es poco frecuente encontrar este tipo de altavoces, pero es muy bienvenido a la hora de ver vídeos o, incluso, escuchar música ocasionalmente.

La calidad del sonido del iPhone X es muy buena, especialmente en comparación con otros modelos que solo cuentan con un altavoz.

Apple prescinde del conector de auriculares, por lo que tendremos que utilizar auriculares Bluetooth o recurrir al adaptador de 3.5mm a Lightning para conectar auriculares con cable.

Por supuesto, también optar por los auriculares AirPods de Apple, que ofrecen una experiencia inmejorable.

Centrándonos en las aplicaciones multimedia, Música reproduce canciones transferidas al teléfono vía la aplicación iTunes, compradas en iTunes Store, almacenadas en iCloud por medio de iTunes Match o mediante la suscripción a Apple Music (9,99€/mes para uso individual o 14,99€/mes para uso familiar).

Cuando el teléfono está bloqueado, desde la propia pantalla de bloqueo podemos controlar el reproductor, tanto de la aplicación Música como de otras que tengamos instalada (por ejemplo, Spotify). También podemos controlar la reproducción desde el Centro de Control.

En la sección de Ajustes generales de iOS, no en la propia aplicación, podemos controlar algunas opciones de la aplicación Música, como ajustar el ecualizador, limitar el volumen máximo, etc.

En cuanto a la reproducción de vídeo, la excelente pantalla del iPhone X hace que se trate de un dispositivo muy apropiado para disfrutar de películas o vídeos. La pantalla posee un ratio 19.5:9, por lo que los vídeos 16:9 muestran barras negras a derecha e izquierda.

Si quieres ver el vídeo a pantalla completa, puedes hacerlo, pero debes tener en cuenta que una parte de la imagen queda oculta por el recorte de la pantalla.

Apple ofrece su propia tienda de películas, pero también podemos transferir ficheros al teléfono vía iTunes en formatos MP4, MOV o M4V. Si queremos reproducir otros formatos como MKV o AVI, tendremos que recurrir a apps de terceros como PlayerXtreme.

Por supuesto, también podemos utilizar apps de vídeo en streaming como YouTube, Netflix o HBO, que funcionan perfectamente en el iPhone X. Además, el iPhone X aparece en la lista de dispositivos compatibles con las emisiones en Dolby Vision de Netflix.

El iPhone X es un dispositivo ideal para disfrutar de películas en streaming

 

La aplicación Fotos clasifica las fotos tomadas por el teléfono por fecha y ubicación, creando automáticamente colecciones, y ofrece la posibilidad de ver todas las imágenes sobre un mapa.

Fotos reconoce automáticamente la cara de las personas que aparecen en  las fotos y, si asociamos las caras con el nombre de una persona, nos permite clasificar las fotografías por personas y hacer búsquedas. También es posible buscar objetos o situaciones – como puesta de sol, playa, atuendos, televisor, etc.

 

Fotos crea álbumes de fotos automáticamente en función de los lugares que visitamos y las personas que aparecen en las fotografías. Incluso es capaz de generar un vídeo con las fotos más destacadas de cada álbum, que podemos personalizar seleccionando la el ritmo de reproducción y el tipo de música.

El visor de fotos posee un sencillo editor que nos permite rotar y recortar la imagen, aplicar filtros, y realizar múltiples ajustes sobre la exposición, las sombras, el brillo, el contraste, la saturación, el tono, etc.

Ir a página