Análisis del LG Q7 a fondo y opinión

Ir a página :

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la página de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del LG Q7.
El año pasado, LG presentó en verano el LG Q6, un smartphone de gama media con un diseño que nos recordaba en gran medida al LG G6.

Este año, la compañía ha anunciado a su sucesor, LG Q7, que tiene al LG G7 ThinQ de gama alta como referente pero que cuenta con un diseño menos sofisticado y unas especificaciones bastante modestas en comparación.

El LG Q7 llega con una pantalla Full HD de 5.5″ con ratio 18:9, procesador Mediatek MT6750, 3GB de RAM, 32GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámaras trasera/frontal de 13MP/8MP, sonido Hi-Fi Quad DAC, resistencia al agua y batería de 3.000 mAh.

El precio oficial del LG Q7 es 349 euros, aunque podemos encontrarlo por un precio algo inferior en otras webs como Mediamarkt.

Hemos tenido oportunidad de probar el LG Q7 durante varias semanas y, a continuación, os presentamos nuestro análisis en profundidad.

 

Índice

Página 1. DiseñoPantalla
Página 2. Hardware
Página 3. Software y Multimedia
Página 4. Cámara y Llamadas
Página 5Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

Mientras que el LG Q6 heredó el diseño de pantalla Full Vision que estrenó unos meses antes el LG G6, el nuevo LG Q7 no ha copiado la pantalla con muesca del LG G7 ThinQ. En su lugar, el LG Q7 mantiene un diseño muy parecido al modelo anterior, con una pantalla alargada 18:9 y marcos tradicionales por encima y por debajo.

Si bien hace un año no era habitual encontrar dispositivos en este rango de precios con una pantalla alargado con marcos estrechos, a día de hoy esto ya no es novedad.

Marcas como Xiaomi, Samsung o BQ, por citar algunas, han adoptado también este tipo de pantallas con marcos estrechos en sus smartphones más asequibles.

Los marcos que rodean la pantalla del LG Q6 por encima y por debajo son más estrechos de lo que veíamos hace unos años, pero bastante más anchos que los que encontramos en smartphones de gama alta.

De hecho, en el marco inferior hay espacio de sobra para que LG hubiera podido incluir un lector de huella dactilar, pero la compañía ha preferido situarlo en la parte de atrás, como suele hacer en sus smartphones.

En el marco superior encontramos, además de los sensores habituales y la cámara frontal, un LED de notificaciones.

Los marcos laterales son bastante estrechos pero, obviamente, no llegan a ser tan finos como los que encontramos en el LG G7 ThinQ o cualquier otro smartphone de gama alta con precio superior.

Dada la anchura de los marcos, nos hubiera gustado que LG eliminase el marco superior a cambio de introducir la muesca.

De esta forma, el LG Q7 guardaría un mayor parecido estético con el LG G7 ThinQ y mejoraría el ratio de pantalla-a-cuerpo, que se ahora sitúa en un 77% — como referencia, el LG Q6 del año pasado tenía un aprovechamiento similar (78%) y el LG G7 ThinQ llega a 83%.

LG Q7 (a la izquierda) y LG G7 ThinQ (a la derecha)

 

La pantalla del LG Q7 no es rectangular, como ocurre en otros smartphones, sino que las esquinas están ligeramente redondeadas, imitando las esquinas del dispositivo, aunque menos pronunciadas. Aunque no es habitual que las apps aprovechen las esquinas de la pantalla hasta el límite, en aquellas que lo hacen se pierden algunos píxeles en esa zona.

El LG Q7 cuenta con un marco de aluminio con un grosor de 8.4 mm, por lo que ha crecido en grosor con respecto al LG Q6 (8.1 mm) del año pasado. Dado que la batería no ha aumentado de capacidad, no sabemos a qué se puede deber el aumento de grosor.

La parte de atrás del LG Q7 no es de cristal ni metal sino que LG ha recurrido al policarbonato, es decir, al plástico, como es habitual en smartphones de precios más asequibles. El acabado elegido para el plástico resulta atractivo pero no es ni de lejos tan agradable al tacto y a la vista como el cristal o el metal.

La cámara trasera queda a ras de superficie y, debajo, encontramos el lector de huella dactilar. Aunque entre la cámara y lector de huella se encuentra el flash, la distancia entre ambos elementos no es demasiado grande. Por suerte, el lector de huella está bastante hundido, por lo que resulta fácil localizarlo al tacto.

El LG Q7 posee un aspecto atractivo a pesar de su acabado en plástico

 

Un aspecto que destaca LG del LG Q7 es su durabilidad, ya que la compaía asegura que el smartphone ha superado las 14 pruebas del programa de certificación militar de resistencia MIL-STD 810G.

Ahora bien, en nuestra opinión, el plástico utilizado es bastante delicado ya que, en las semanas que hemos utilizado el dispositivo, han aparecido varios arañazos que resultan visibles cuando incide la luz.

Sorprendentemente, el LG Q7 posee certificación IP68 frente al agua y polvo, una característica que no recordamos haber visto antes en un smartphone por debajo de 500 euros.

 

El LG Q7 está disponible internacionalmente en tres colores — negro, azul y violeta — pero en España solamente está disponible en colores negro y azul. Nosotros hemos tenido la oportunidad de probar el modelo en color azul, como se puede apreciar en las fotografías.

El frontal es de color negro en todas las variantes, lo que tiene como ventaja que los sensores y la cámara frontal se disimulan mejor y pasan desapercibidos. Además, cuando la pantalla está apagada, el frontal parece ser todo pantalla.

A continuación vamos a repasar los elementos que encontramos en los laterales del smartphone.

En el lateral derecho encontramos solamente el botón de encendido.

 

En el lateral izquierdo encontramos los dos botones de volumen, que tienen un buen recorrido y resultan cómodos de pulsar y el compartimento para la tarjeta nano-SIM y la tarjeta micro-SD.

 

En la parte superior no encontramos ningún elemento.

 

La parte inferior del teléfono está el conector de auriculares, el conector USB Tipo-C y el altavoz.

 

El agarre del LG Q7 es bueno ya que el teléfono es bastante estrecho y los bordes del dispositivo presentan un cierto bisel redondeado que hace que no se clave en la mano.

La pantalla puede resultar algo grande y alargada para que podamos alcanzar cómodamente la zona superior con una sola mano (¿qué teléfono no sufre el mismo problema es a día de hoy?), pero el hecho de que el cuerpo sea estrecho ayuda a que resulte relativamente cómodo teclear con una sola mano.

Pantalla

El LG Q7 cuenta con una pantalla LCD IPS de 5.5″ con resolución Full HD+ (2160 x 1080 píxeles). La densidad de píxeles del LG Q7 resulta ser 442 ppp, un valor muy elevado que hace que los píxeles individuales sean completamente indistinguibles.

En nuestras pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro, el LG Q7 cubre un 97% del espacio de color sRGB, que es el espacio de color que debería cubrir cualquier smartphone. En cuanto a otros espacios más amplios, la pantalla del LG Q7 cubre un 72% del espacio de color DCI-P3 utilizado en el cine y un 52% del espacio de color Rec. 2020.

La matriz de sub-píxeles del LG Q7 es de tipo RGB, como es habitual en los paneles LCD. En las pantallas RGB los sub-píxeles se organizan uno a continuación de otro en hileras rojo-verde-azul (RGB).

A igualdad de resolución, este tipo de pantallas se ven más nítidas que las PenTile, características de los paneles OLED como los de Samsung, ya que estas poseen una peculiar disposición de los sub-píxeles en formas geométricas que reduce la resolución efectiva. A cambio, los paneles OLED presentan otras ventajas en términos de contraste, gamut de color y consumo energético.

Matriz RGB del panel LCD del LG Q7

 

El brillo máximo del LG Q7 es de 418 nits según nuestras propias mediciones. Este valor resulta bastante bajo en comparación con otros smartphones de gama media y es incluso es inferior al LG Q6 del año pasado.

A diferencia de otros smartphones que potencian el brillo por encima del valor máximo cuando se encuentran bajo la luz del sol con el brillo automático activado, el LG Q7 no cuenta con esta funcionalidad.

 

Centrándonos en el espacio de color sRGB, la fidelidad en la reproducción de color resulta ser correcta, ya que hemos medido un error medio de 4.7 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable), y un error máximo de 10 dE.

Resultados de las pruebas de pantalla del LG Q7

 

El color blanco presenta una temperatura de color de 7.906ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un marcado tono azulado que es apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador. Lamentablemente LG no ofrece ninguna forma de ajustar la temperatura de color de la pantalla.

El valor de gamma es excelente, 2.2, y el color negro es bastante profundo (0,285 nits), lo que implica que el contraste es bueno, alrededor de 1466:1. Los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven alterados al observar la pantalla desde un ángulo, aunque el brillo se reduce.

El LG Q7 incluye un modo lectura que filtra la luz azul para reducir la fatiga visual, siendo posible graduar el nivel de filtrado que queremos aplicar y programar su activación a determinadas horas del día.

Otra funcionalidad que también está presente es el encendido y apagado de la pantalla mediante doble toque, que resulta muy cómodo para ver si hay notificaciones pendientes.

Nos hubiera gustado ver alguna funcionalidad avanzada en la pantalla del LG Q7, como la Pantalla Siempre Activa de su hermano mayor, el LG G7, o la Pantalla Ambiente que enciende momentáneamente la pantalla al recibir una notificación. Ninguna de estas dos está presente en el LG Q7.

Ir a página :