Análisis del Pixel 3 XL a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Conclusiones

Los lanzamientos de los Pixel siempre despiertan un gran interés entre el público ya que, aunque no suelen incorporar grandes novedades de hardware, suelen sorprender con funcionalidades software inéditas, especialmente en el apartado fotográfico.

El Pixel 3 XL llega con un diseño que ha dado mucho que hablar, antes y después de su lanzamiento.

Mientras que otros fabricantes han reducido los marcos de la pantalla al mínimo y han dejado tan solo una pequeña muesca en la zona superior, Google ha mantenido el mismo marco inferior del Pixel 2 XL y ha incorporado una muesca más alta de lo habitual.

El resultado es un frontal que se aleja bastante de lo que esperaramos en un smartphone de gama alta de finales de 2018.

En favor de Google debemos decir que la muesca alberga dos cámaras frontales, lo que puede explicar en parte su mayor tamaño, y que el marco inferior incluye uno de los dos altavoces frontales estéreo. Aún con todo, me hubiera gustado ver un frontal con un mayor aprovechamiento del espacio.

Si nos fijamos en la parte de atrás, el Pixel 3 XL se parece mucho al Pixel 2 XL aunque en esta ocasión la compañía ha optado por un panel trasero completamente de cristal, protegido por Gorilla Glass 5, en dos acabados: brillante en la franja superior y mate en el resto.

La ventaja de este acabado es que no atrae las huellas dactilares, al menos en el color blanco que hemos probado — también está disponible en color negro y casi rosa (que se parece mucho al blanco). En mi opinión, la variante en color blanco se ve bastante atractiva, destacando el botón de encendido en color verde lima.

 

La pantalla del Pixel 2 XL fue uno de los aspectos más controvertidos del modelo del año pasado. Las críticas a su panel fueron feroces aunque, en algunos casos, no estaban justificadas — la palidez de los colores se debía a que los colores eran realistas y no sobre-saturados como estamos acostumbrados.

El Pixel 3 XL llega con un panel OLED de 6.3″ con ratio 18.5:9, resolución QHD+ (523 ppp) y soporte para reproducción HDR. Google ha activado por defecto un modo de color que incrementa la saturación de los colores — dale a la gente lo que quiere, aunque no sea lo mejor. Este modo cubre  el 100% del amplio gamut  DCI-P3, utilizado habitualmente en la industria cinematográfica.

Google también ha incorporado otro modo de color que refleja casi a la perfección los colores sRGB, en caso de que quieras ver contenidos tal y como se crearon. El brillo máximo de la pantalla es más bien limitado (390 nits), especialmente en comparación con smartphones como el iPhone XS y el Samsung Galaxy Note9 que superan los 500 nits.

Los ángulos de visión son amplios y, a diferencia del Pixel 2 XL, la pantalla no muestra un tinte azulado al observarla desde un ángulo salvo desde posiciones extrmas. Google ofrece la funcionalidad de pantalla Always On, que muestra hora/fecha y notificaciones, y permite el encendido de la pantalla mediante un doble toque. Sin embargo, el Pixel 3 XL carece de LED de notificaciones.

Centrándonos en el rendimiento, el Pixel 3 XL llega con un procesador Snapdragon 845, el más rápido de Qualcomm a día de hoy, y 4 GB de RAM LPDDR4x.

Nos hubiera gustado ver al menos 6 GB de RAM ya que la competencia está incorporando esa cantidad o incluso más en sus smartphones estrella.

En el día a día, el Pixel 3 XL se mueve con total fluidez. Las aplicaciones se abren rápido, la interfaz se mueve con animaciones muy suaves e incluso los juegos 3D más exigentes — como Asphalt 9, PUBG o Fortnite — se desenvuelven a altas tasas de FPS sin ningún problema.

A la hora de hacer multi-tarea, los 4GB de RAM se pueden quedar algo cortos si eres de los que acostumbran a salatar de app en app todo el tiempo. No es extraño que, al cambiar de un juego a otras apps, nos encontremos con que el juego se ha cerrado al volver a él al cabo de un tiempo.

El Pixel 3 XL llega con 64 o 128 GB de almacenamiento interno, que ha sido formateado como F2FS (en lugar de EXT4) y ofrece unos rapidísimos tiempos de lectura/escritura. Google no ha incluido la posibilidad de ampliarlo mediante una tarjeta micro-SD, por lo que mi consejo es que optes por la versión de 128 GB si tienes pensado tomar muchas fotografías y vídeos.

El lector trasero de huella funciona bien aunque mi sensación es que no es tan rápido como el que encontramos en otros smartphones de gama alta. Su posición atrás no es la más cómoda, por lo que nos hubiera gustado ver alguna otra forma de desbloqueo más novedosa como reconocimiento facial o un lector de huella en pantalla.

 

El Pixel 3 XL tiene una batería de 3.430 mAh, que ofrece una autonomía correcta pero no especialmente elevada frente a otros smartphones, según las pruebas que hemos llevado a cabo con PCMark. Dado que llevamos pocos días probando el Pixel 3 XL, todavía es pronto para dar una opinión personal, pero en general no me da la sensación de que destaque en este aspecto.

El Pixel 3 XL cuenta con carga rápida de 18W a través del estándar USB-PD 2.0, capaz de recargar un 50% en media hora, y por primera vez Google también ha incorporado carga inalámbrica rápida a 10W en este smartphone.

Como era de esperar, encontramos Android 9 Pie de fábrica, la última versión del sistema operativo de Google. Una ventaja de ser un teléfono Pixel es que recibirá actualizaciones de versiones mayores de Android durante al menos dos años.

Android 9 Pie incorpora algunos cambios importantes en la interfaz, como la desaparición de la botonera virtual en favor del control por gestos (ya no es posible mostrar los botones).

Otras novedades de Android 9 incluyen bienestar digital para controlar el tiempo que pasamos con el smartphone, y No Molestar / Descanso para silenciar cualquier notificación cuando no queremos ser molestados.

La nueva función Silenciar al Girar también permite desconectar con solo apoyar el teléfono boca abajo sobre la mesa.

El Pixel 3 XL incorpora Active Edge que permite abrir Google Assistant al apretar con fuerza los marcos laterales, así como silenciar el teléfono cuando recibe una llamada o suena una alarma. Lamentablemente, Google no permite personalizar la app que se abre al apretar los marcos ni configurar acciones dentro de una app.

En el aspecto multimedia, cabe destacar la presencia de altavoces frontales estéreo, cuya potencia de sonido se ha incrementado en un 40 por ciento con respecto al Pixel 2 XL del año pasado. Google no incluye un conector de auriculares de 3.5mm en el Pixel 3 XL, pero incorpora auriculares USB-C en la caja.

Uno de los aspectos que más cuida Google en los Pixel es la cámara de fotos. El Pixel 3 XL incluye una única cámara trasera de 12MP con apertura f/1.8 pero, gracias al procesado software, consigue tomar fotografías que nada tienen que envidiar a otros smartphones con dos o más cámaras.

La cámara del Pixel 3 XL ofrece una calidad de imagen excelente, tanto en condiciones de buena iluminación como cuando la luz escasea, pero son sobre todo las nuevas funcionalidades software que funcionan de forma transparente, sin que el usuario las tenga que activar, las que más llaman la atención.

 

El modo Retrato ha mejorado y los algoritmos son capaces de separar mejor el sujeto del fondo de la imagen. Además, ahora es posible modificar el grado de desenfoque a posteriori. 

Google ofrece un modo Mejor Toma que captura fotografías antes y después de pulsar el botón de disparo, y sugiere una toma mejor si la que tú has capturado presenta algún problema como ojos cerrados, alguien que se cruza, etc. En nuestras pruebas, ha funcionado muy bien y asegura una buena toma en momentos irrepetibles.

Otra funcionalidad interesante es Autoenfoque en movimiento que va siguiendo a una persona o animal en movimiento para asegurar que siempre está enfocado. También es digno de mención el Zoom de alta resolución, que permite aumentar la nitidez de imágenes tomadas con zoom digital combinando diversas imágenes. En nuestras pruebas, el resultado está cerca de lo que consigue la lente de zoom óptico 2X del iPhone XS.

La cámara frontal del Pixel 3 XL cuenta con dos lentes, una con angular normal (75º) y, como novedad, otra con gran angular (97º) que permite tomar selfies de grupo sin tener que alargar el brazo o usar un palo selfie. Esta cámara también incorpora un flash sintético que ilumina la pantalla para añadir luz extra y tomar mejores selfies con poca luz.

Fotografías tomadas con la cámara trasera del Pixel 3 XL (más ejemplos en el apartado de Cámara)

 

A la hora de grabar vídeo, el Pixel 3 XL ahora puede grabar sonido estéreo. Además, el Pixel 3 XL ofrece excelentes resultados de estabilización tanto con la cámara trasera como con la cámara frontal.

Además, incorpora un modo automático que elige la mejor tasa de FPS al grabar en 1080p y la modifica durante la propia grabación del vídeo en función de la escena. Sin embargo, la cámara del Pixel 3 XL no puede grabar vídeo 4K a 60 FPS.

En definitiva, el Pixel 3 XL es una excelente compra para aquellos que buscan una experiencia de Android pura con actualizaciones rápidas y una gran cámara, pero presenta algunas limitaciones frente a otros smartphones de gama alta.

El Pixel 3 XL está a la venta a partir de 949 euros para la versión de 64GB, y 1.049 euros para la variante de 128 GB. Se trata de un precio bastante elevado pero que no se aleja demasiado de otros smartphones de gama alta.

Lo mejor:

  • Construcción de alta calidad en aluminio y cristal protegido por Gorilla Glass 5
  • Pantalla con buena fidelidad de color, elevada nitidez, amplios ángulos de visión y funcionalidad Always-On
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a un hardware potente y una capa de personalización ligera
  • Última versión de Android y garantía de actualizaciones durante al menos dos años
  • Cámara trasera con excelente calidad de imagen y nuevas funcionalidades software (Mejor Toma, Autoenfoque en movimiento, Zoom de alta resolución, etc.) que aseguran grandes capturas.
  • Cámara frontal con una segunda lente gran angular para tomar selfies de grupo
  • Grabación de vídeo con sonido estéreo, tasa automática de FPS (solo en 1080p) y estabilización muy competente.
  • Almacenamiento ilimitado de fotografías en resolución original en Google Photos hasta 31/1/2022
  • Altavoces frontales estéreo más potentes
  • Soporte para carga rápida por cable (18W) e inalámbrica (10W)
  • Resistencia al agua IP68
Lo peor:
  • Diseño frontal mejorable con un marco inferior bastante ancho y una muesca más alta de lo normal
  • Control completamente por gestos, sin posibilidad de recuperar la botonera virtual
  • Grabación de vídeo en 4K limitado a 30 FPS
  • Ausencia de ranura para tarjeta micro-SD o para segunda SIM
  • Ausencia de conector de auriculares
  • Ausencia de radio FM
  • Precio elevado

Galería de fotografías del Pixel 3 XL

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Ir a página