Análisis del Samsung Galaxy Note9 a fondo y opinión

Ir a página

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la página de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Samsung Galaxy Note9.
Pocos fabricantes se atreven a realizar lanzamientos en medio de agosto pero Samsung sabe que un nuevo Galaxy Note atrae la atención de la industria en cualquier época del año.

El Samsung Galaxy Note9 es una evolución moderada del modelo anterior. Samsung ha incorporado mejoras interesantes como una posición más cómoda para eel lector de huellas, una batería mayor capacidad, una cámara similar a la del Samsung Galaxy S9+, y un puntero S Pen con conectividad Bluetooth.

Las especificaciones hardware del Samsung Galaxy Note9 son de infarto ya que cuenta con pantalla Super AMOLED de 6.4″, procesador Exynos 9810, 6/8GB de RAM, 128/512GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámara trasera dual de 12MP con zoom 2X, cámara frontal de 8MP, batería de 4.000 mAh, lector de iris y huella dactilar, puntero S Pen y resistencia al agua.

El Samsung Galaxy Note9 sale a la venta el 24 de agosto por 1.009 euros con 128GB/6GB o 1.259 euros con 512GB/8GB, pero hemos tenido la oportunidad de probarlo antes de que salga a la venta y, a continuación, os traemos nuestro análisis en profundidad.

 

Índice

Página 1. Diseño y Pantalla
Página 2. Hardware, Biometría y Batería
Página 3. Software, S Pen y Multimedia
Página 4. Cámara y Llamadas
Página 5. Precio y Conclusiones

 

Diseño y construcción

Como comentábamos en la introducción, Samsung ha optado por realizar pocos cambios con respecto al Galaxy Note8, y uno de los aspectos en los que ha preferido jugar sobre seguro ha sido el diseño.

Mientras que muchos fabricantes han optado por implementar la controvertida muesca en la pantalla para mejorar el aprovechamiento del espacio en el frontal, Samsung sigue fiel a su idea de mantener un marco superior.

Este marco  alberga la cámara frontal, el escáner de iris, el auricular para el oído y el LED de notificaciones. Aunque son bastantes elementos, Samsung podría haber optado por juntar todos ellos en una muesca en la pantalla, pero no ha sido así.

A pesar de ir contracorriente, esta decisión es aplaudida por muchos usuarios a los que la muesca no les acaba de convencer.

Sin embargo, con cada vez más fabricantes adoptando la muesca en sus smartphones — Sony y HTC son dos honrosas excepciones — nos preguntamos si Samsung no sucumbirá en algún momento a esta tendencia.

En cualquier caso, centrándonos en el diseño actual del Galaxy Note9, su aspecto es muy parecido al del Galaxy Note8.

El Samsung Galaxy Note9 está construido en metal y cristal, como viene siendo habitual en las series Galaxy S y Note desde hace unos años. El uso de cristal hace que las huellas dactilares queden marcadas en la parte trasera del teléfono. No obstante, no es de los terminales más sucios, al menos en el color Ocean Blue (azul) que hemos probado. Los otros colores en los que está disponible en España son Midnight Black (negro) y Lavender Purple (violeta).

El Samsung Galaxy Note9 ha aumentado de grosor con respecto al Galaxy Note8, pasando de 8.6 a 8.8 mm, y supera al del Galaxy S9+ (8.5 mm). El aumento de grosor respecto a su predecesor se justifica por el incremento en la capacidad de la batería que, como veremos más adelante, ha sido notable.

El Samsung Galaxy Note9 posee un aspecto atractivo aunque algo “cuadradote”

 

En el frontal, el Samsung Galaxy Note9 cuenta, además del mencionado marco superior, con un marco debajo de la pantalla, que es bastante estrecho y no alberga ningún elemento. Nos hubiera gustado que Samsung eliminase el marco inferior por completo, como hizo Apple con el iPhone X, aunque hubiera supuesto romper la simetría vertical.

Los marcos laterales de la pantalla son bastante estrechos y, además, al estar la pantalla curvada hacia los lados, da la sensación de que sean más finos de lo que realmente son.

La parte de atrás del Smasung Galaxy Note9 presenta solo pequeños cambios con respecto al Galaxy Note8 pero merece la pena comentarlos. El lector de huella ya no está situado a un lado de las cámaras sino que ha sido movido a justo debajo.

En esta nueva posición es menos probable que coloquemos el dedo por error encima de la cámara, aunque sigue siendo posible ya que sensor y cámara están muy cerca y al tacto se notan muy parecido. Creo que sería bueno que Samsung desplazase las cámaras a una esquina para evitar este problema o que separase más ambos elementos.

 

Según ha explicado Samsung, el marco metálico del Galaxy Note9 ha sido cortado en diagonal mediante una herramienta de diamante artificial que gira rápidamente para crear superficies lisas y brillantes.

Este proceso ha consistido en reducir las superficies del marco que se mezclan con la parte delantera y trasera del dispositivo y redondear cuidadosamente la sección central, que es la que más entra en contacto con la palma de la mano. Las partes más alejadas del centro del marco tienen un acabado brillante, mientras que la sección central redondeada es mate.

Proceso de forjado del marco del Samsung Galaxy Note9

 

Mientras que el Galaxy S9 cuenta con un cuerpo con superficies curvas bastante pronunciadas, Samsung prefiere superficies más planas en la serie Galaxy Note. La razón de este cambio es favorecer el uso del puntero S Pen, que requiere una superficie plana sobre la que apoyarlo para funcionar adecuadamente.

En conjunto, no se puede negar que el Samsung Galaxy Note9 es un dispositivo de gran tamaño. Su gran pantalla unida a la presencia de marcos por encima y por debajo de la misma y las formas rectas hacen que estemos ante un dispositivo de aspecto contundente y relativamente pesado (204 gramos).

Por tanto, está indicado para quienes no tengan problema en transportar un gran smartphone en el bolsillo (o bolso) — los usuarios que busquen algo más pequeño deberían mirar el Galaxy S9 o S9+.

Samsung Galaxy S9+ (izquierda) y Samsung Galaxy Note9 (derecha)

 

Un aspecto que pasará desapercibido para muchos es que la pantalla del Galaxy Note9 es más oscura estando apagada que la del Galaxy Note8. Si a esto unimos que el frontal del Galaxy Note9 es siempre de color negro — sea cual sea la variante de color del terminal — el frontal parece ser todo pantalla cuando está apagado.

Como en el modelo del año pasado, Samsung ha prescindido del botón ovalado de Inicio, que ha pasado a ser virtual. Aparece justo en la zona en la que Samsung ha colocado un sensor de presión y un motor háptico, que hace que la respuesta al pulsarlo sea parecida a la de un botón físico.

A continuación vamos a revisar los laterales del smartphone para ver qué elementos encontramos en cada uno de ellos.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, que resulta muy cómodo de alcanzar con el pulgar al sostener el teléfono en la mano. El recorrido del botón es muy adecuado.

 

En el lateral izquierdo encontramos un botón alargado de volumen y un botón dedicado al asistente virtual Bixby, del que hablaremos más adelante.

 

En la parte superior encontramos el compartimento de la tarjeta nano-SIM y tarjeta micro-SD, que está perfectamente integrado con el metal y queda a ras de la superficie.

 

La parte inferior del teléfono alberga un conector USB-C, el conector de auriculares, el altavoz y el compartimento para albergar el puntero S Pen.

En la variante Ocean Blue, el cuerpo del S Pen es de color amarillo y dorado, si bien el extremo superior es de color azul para que no desentone respecto a la superficie del teléfono.

 

A pesar del gran tamaño de pantalla, el teléfono no se siente demasiado ancho gracias al ratio 18.5:9, por lo que incluso es posible teclear con una sola mano si tienes dedos largos.

Por suerte, Samsung también ha incorporado un modo de operación con una mano que permite reducir el tamaño de la pantalla y que esta quede pegada a un lado. Este modo puede activarse mediante un gesto del dedo sobre la pantalla o con una triple pulsación del botón de Inicio, siempre que lo hayamos activado en Ajustes.

La dificultad a la hora de manejar el teléfono se encuentra a la hora de alcanzar los extremos superior e inferior de la pantalla con una sola mano. Hacer scroll no supone ningún problema pero la gran altura de la pantalla hace que resulte imposible llegar con el dedo a la barra de estado y a los botones virtuales de navegación.

De nuevo, Samsung proporciona alguna ayuda como el uso de gestos sobre el lector de huella para desplazar la barra de notificaciones.

Por último, como el año pasado, Samsung ha dotado al Galaxy Note9 y al S Pen de resistencia IP68 frente al polvo y el agua. Si lo sumerges en agua, verás una notificación en el teléfono indicando que el conector USB Tipo-C está húmedo y que no deberías ponerlo a cargar.

Al cabo de un tiempo (no más de un par de horas en nuestras pruebas), el aviso desaparece y puedes cargarlo con seguridad.

El Samsung Galaxy Note9 y el puntero S Pen son resistente al agua

Pantalla

El Samsung Galaxy Note9 cuenta con un panel Super AMOLED de 6.4″ curvado a ambos lados y con esquinas ligeramente redondeadas. Se trata de una pantalla un poco más grande que la del modelo del año pasado y, como este, está protegida por Gorilla Glass 5, la penúltima generación del resistente cristal de Corning.

La resolución de la pantalla del Galaxy Note9 es Quad HD+ (2.960 x 1.440 píxeles), una cantidad de píxeles muy elevada que hace que la densidad de píxeles sea de 516 ppp.

Como hemos comentado en otras ocasiones, una densidad de píxeles tan elevada tiene poca utilidad en el día a día salvo para aplicaciones de Realidad Virtual, ya que con resoluciones bajas se aprecian los píxeles demasiado grandes.

Por otro lado, una resolución elevada produce un mayor consumo de batería, por lo que Samsung ha configurado por defecto la pantalla del Galaxy Note9 a una resolución Full HD+ (2280 x 1080 píxeles), lo que equivale a una densidad de 394 ppp.

En mi opinión, la resolución Full HD+ es más que suficiente para una pantalla de este tamaño ya que los píxeles individuales no se pueden distinguen a la vista. Ahora bien, hay personas que una excelente agudeza visual que seguramente sí que noten la diferencia.

La matriz de sub-píxeles del Samsung Galaxy Note9 es de tipo Pentile, como es habitual en los paneles AMOLED. En este tipo de pantallas los sub-píxeles rojo, verde y azul se disponen en formas geométricas — en rombo en este caso — en lugar de estar uno a continuación de otro de forma alineada como ocurre en los paneles LCD.

En el caso del Galaxy Note9, su panel permite acceder a cada sub-píxel rojo, verde y azul individualmente, mientras que en otros paneles los sub-píxeles están agrupados en píxeles fijos. Esto permite crear imágenes más nítidas — hasta tres veces más que si solo se pudiera acceder a nivel de píxel (pero no de sub-píxel) en determinadas circunstancias.

Detalle de sub-píxeles de la matriz Pentile del panel del Samsung Galaxy Note9

 

Además de contar con una gran resolución, la pantalla del Samsung Galaxy Note9 es compatible con la tecnología de HDR de alto rango dinámico.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

HDR es una tecnología de paneles que permite mostrar unos rangos de color, contraste y brillo más amplios de lo habitual, lo que se traduce en el soporte de nuevos espacios de color.

Los paneles HDR están diseñados para ir más allá del espacio de color sRGB / Rec. 709 estándar. Tratan de cumplir con el estándar DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y aspiran a cubrir un espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible.

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, sino que se suelen quedar en torno al 60 por ciento, pero muchos paneles sí que se acercan a cubrir el espacio DCI-P3 completo.

A continuación vamos a llevar a cabo un conjunto de pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro para conocer la calidad de la pantalla del Samsung Galaxy Note9.

En primer lugar, conviene aclarar que el Samsung Galaxy Note9 ofrece cuatro modos de color: Adaptive Display, Cine AMOLED, Foto AMOLED y Básico.

Por defecto, el modo activo es Adaptive Display, que cubre el 146% del gamut sRGB, lo que quiere decir que ofrece unos colores sobre-saturados. Este exceso de colorido produce imágenes visualmente llamativas pero menos fieles a la realidad. Esto significa que, si retocamos una fotografía en el teléfono, es posible que nos llevemos una decepción cuando la veamos en otro dispositivo.

Este modo tiene una ventaja importante y es que resulta muy útil cuando utilizamos el teléfono a plena luz del día dado que, bajo el sol, los colores pierden fuerza.

Por todas estas razones, en el modo Adaptive Display, el error medio en la fidelidad de color respecto al gamut sRGB es mejorable, 6.2 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo resulta ser también muy elevado, 12.6 dE. Esto se debe al exceso de saturación de los colores que hemos comentado.

La temperatura de color es 7.258ºK, bastante por encima del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un marcado tono azulado que es apreciable en aplicaciones con fondo blanco, como el navegador. Por suerte, Samsung ha añadido un ajuste de color blanco llamado Balance de color que permite alterar el nivel de rojo, verde y azul de la pantalla. De esta forma podemos reducir el nivel de azul. El valor de gamma resulta ser 2,13.

 

El modo Cine AMOLED está pensado para reflejar con mayor fidelidad el gamut DCI-P3 utilizado habitualmente en la industria cinematográfica y, de hecho, la pantalla del Galaxy Note9 cubre el 100% del gamut DIC-P3 en el modo Cine AMOLED.

Por otro lado, el modo Foto AMOLED persigue el gamut Adobe RGB utilizado por muchas cámaras digitales, y cubre un 93% de este gamut. Estos valores son similares a los que medimos en el Samsung Galaxy Note8.

 

Por último, a pesar de su nombre, el modo Básico es el que mejor refleja el gamut sRGB, ya que cubre un 100% de este espacio. Como ya hemos comentado alguna vez, sRGB es el espacio de color utilizado por los smartphones y los ordenadores, así que es el que debes elegir si buscas la máxima fidelidad de color en los contenidos de apps y juegos — aunque los colores se ven más apagados que con Adaptive Display.

En el modo Básico, la fidelidad de los colores es excelente. El error medio en la fidelidad de color resulta ser muy bajo, 2.5 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable), y el error máximo resulta ser 4.2 dE, un valor también excelente.

La temperatura de color es 6.6367ºK, bastante cerca del nivel de referencia de 6.500ºK, lo que implica un color blanco puro sin ningún tinte de color. El valor de gamma es perfecto, 2,2.

 

El nivel máximo de brillo que hemos medido en la pantalla del Samsung Galaxy Note9 es de 326 nits en el modo Adaptativo por defecto pero, al colocar el teléfono bajo una luz muy intensa, se activa un modo especial de potenciación de brillo y alcanza un valor espectacular de 613 nits. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con una pantalla totalmente en blanco.

Si en lugar de mostrar toda la pantalla en blanco, mostramos una pantalla negra con un pequeño cuadrado blanco en el centro que ocupe un 10% de la superficie (10% APL, Average Picture Level), el brillo del cuadrado blanco se dispara y llega a alcanzar los 907 nits (el brillo máximo de una pantalla OLED depende de la cantidad de píxeles encendidos). Este valor es algo inferior al del Galaxy Note8 pero es un escenario poco habitual.

Los chicos de DisplayMate afirman haber conseguido incluso superar los 1.050 nits reduciendo todavía más el tamaño de dicho cuadrado hasta un 1% APL.

 

En esta gráfica comparativa reflejamos el valor con la pantalla totalmente en blanco (100% APL), ya que es la forma habitual de medir el brillo de una pantalla.

 

Como podemos apreciar, el valor máximo de brillo es muy alto, en línea con otros smartphones de gama alta con pantallas OLED. No obstante, algunos smartphones con pantallas LCD superan en brillo al Galaxy Note9 (y a otros smartphones con pantallas OLED) cuando la pantalla es totalmente blanca, pero no lo harían en entornos mixtos con píxeles blancos, negros y de otros colores.

El color negro es muy profundo, hasta el punto de que nuestro colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que el color negro no está iluminado y que el contraste es, teóricamente, infinito. Una ventaja de un color negro tan profundo es que, al ver una película, las franjas negras alrededor de la imagen se ven completamente negras.

Las pantallas AMOLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas´desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Galaxy Note9, los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo. Tan solo el color blanco parece adquirir un tono grisáceo al observarlo desde un ángulo extremo.

Los bordes curvados de la pantalla a los lados presentan un tono de color más oscuro y menos brillante, como es normal dado  los observamos desde un ángulo bastante acusado estando de frente. Esta es la razón por la que hay usuarios que prefieren las pantallas completamente planas.

La pantalla del Samsung Galaxy Note9 enamora a primera vista

 

Un aspecto interesante que ya hemos visto en el Galaxy Note8 y Galaxy S9 es que el teléfono posee dos sensores de luz ambiente. El resto de los smartphones cuenta con un solo sensor en la parte de delante, pero Samsung ha incorporado un sensor en el frontal y otro en la parte de atrás para captar el nivel de luz ambiente.

Además, Samsung ha incorporado cierta “memoria” en el control de brillo. En el modo de brillo automático, cuando subes o bajas el nivel de brillo de manera manual, el Samsung Galaxy Note9 registra dicho nivel junto a las medidas de luz ambiente recogidas por los dos sensores. De esta forma, cuando te encuentres en una situación de luz ambiente similar, el teléfono ajustará el brillo a tu preferencia.

Una característica interesante de la pantalla del Samsung Galaxy Note9 es la función Always On Display (Pantalla Siempre Activa) que hace que el teléfono muestre la hora y la fecha en todo momento, junto con iconos de notificaciones o incluso una fotografía. El nivel de brillo de los elementos de la pantalla se ajusta en función de la luz ambiente en cuatro niveles.

La función Always On Display no se activa cuando el teléfono está boca abajo o cuando detecta que está confinado en un espacio muy pequeño, como un bolsillo, por razones obvias.

Por último, el Samsung Galaxy Note9 cuenta con filtro de luz azul que reduce la fatiga ocular limitando la cantidad de luz azul que emite la pantalla. Es posible controlar la cantidad de luz azul que se filtra y programar el encendido automático a determinadas horas o coincidiendo con la puesta de sol.

Pantalla Always On Display

 

Como hemos comentado anteriormente, la pantalla del Samsung Galaxy Note9 es capaz de reproducir contenidos en HDR ya que es capaz de mostrar el gamut completo de color DCI-P3, ofrece negros perfectos, un contraste teóricamente infinito y un brillo máximo muy elevado.

Aunque todavía no hay muchos contenidos en formato HDR, ya es posible disfrutar de vídeos con esta tecnología en diversas plataformas de streaming como Netflix y YouTube. Ahora bien, como comentaremos en el apartado multimedia, Netflix no aprovecha ni de lejos la gran resolución de esta pantalla.

Por último, un aspecto que suele pasar desapercibido en los análisis es la compatibilidad con gafas de sol polarizadas. El Galaxy Note9 puede ser utilizado con este tipo de gafas tanto en horizontal como en vertical, a diferencia de los paneles LCD que solo suelen funcionar en una de las dos orientaciones.

Ir a página