Quitar este panel

Análisis del Xiaomi 13 Pro a fondo y opinión

Especificaciones
Panel

AMOLED 6.7" Quad HD+, HDR10+ y 1-120Hz

Procesador

Qualcomm Snapdragon 8 Gen 2

Memoria RAM

12 GB RAM LPDDR5x

Almacenamiento

256GB UFS 4.0
Sin ranura para micro-SD

Conectividad

WiFi 7, Bluetooth 5.3, NFC, USB Tipo-C 2.0
Conectividad 5G (Sub-6 GHz) con soporte eSIM

Cámara trasera

Gran angular (23mm): 50 MP (1", 1.6μm), SuperPixel 4-en-1, f/1.9, ProFocus, OIS
Ultra gran angular (14mm): 50MP, f/2.2
Teleobjetivo (75mm, 3.3x): 50MP, f/2.0

Cámara frontal

Gran angular: 32MP (0.7μm) , f/2.0

Audio

Altavoces estéreo
Sin conector de 3.5 mm.

Sistema Operativo

MIUI 14 sobre Android 13

Batería

4.820 mAh con carga rápida con cable a 120W
Carga inalámbrica a 50W
Carga inversa a 10W

Otros

Dual SIM, lector de huella bajo pantalla

Precio

🛒 1.399€ (12GB/256GB)
Consulta las ofertas en Amazon | Mediamarkt

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Xiaomi 13 Pro.

A finales del mes febrero, Xiaomi anunció la llegada a España de la familia de smartphones Xiaomi 13, formada por los modelos Xiaomi 13 Lite, Xiaomi 13 y Xiaomi 13 Pro.

El Xiaomi 13 Pro cuenta con una pantalla AMOLED de 6.7″ hasta 120 Hz, procesador Snapdragon 8 Gen 2, 12 GB de RAM LPDDR5x, 256 GB de almacenamiento UFS 4.0, cámaras traseras gran angular (50MP f/1.9) + ultra gran angular (50MP f/2.4) + teleobjetivo 3.3x (50MP f/2.0), cámara frontal (32MP f/2.0) y batería de 4.820 mAh con carga rápida a 120 W y carga inalámbrica a 50 W.

El Xiaomi 13 Pro está a la venta en España con 12GB / 256GB a un precio de 🛒 1.399€ (ver ofertas en Amazon | Mediamarkt).

He tenido oportunidad de probar el Xiaomi 13 Pro durante algunas semanas, lo que me ha permitido conocer a fondo el dispositivo. A continuación, os cuento mis impresiones.

 

Apartados del análisis

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Conectividad
  5. Biometría
  6. Batería
  7. Software
  8. Multimedia
  9. Cámara
  10. Llamadas
  11. Precio
  12. Conclusiones
  13. Lo mejor y lo peor

Diseño

El Xiaomi 13 Pro cuenta con un diseño elegante, con un acabado en cerámica del que solo pueden presumir los smartphones más sofisticados.

Su frontal está dominado por una gran pantalla de 6.7″ rodeada por unos marcos simétricos y bastante estrechos, aunque un ápice más gruesos que, por ejemplo, los del Samsung Galaxy S23 Utra.

Xiaomi ha optado por un frontal con el cristal curvado a los lados, por lo que los marcos laterales quedan más disimulados que en otros teléfonos con pantallas planas.

Para algunos usuarios, las pantallas curvadas no son una ventaja, sino todo lo contrario, ya que la curvatura lateral suele producir reflejos y cambios de color en los bordes.

Por suerte, Xiaomi ha reducido la intensidad de la curva y, aunque los laterales se perciben ligeramente más oscuros, es bastante sutil.

El Xiaomi 13 Pro consigue un gran aprovechamiento del frontal, en torno a un 90% según los datos de GSMArena. Este es un valor similar al del Samsung Galaxy S23 Ultra, que también presume de marcos estrechos.

Xiaomi ha optado por una cámara frontal perforada en un orificio central de la zona superior, con un tamaño adecuado, aunque no tan pequeño como otros competidores. Otros smartphones sitúan la cámara perforada en la esquina superior izquierda y, en mi opinión, es ahí donde pasa más desapercibida, tanto en el uso diario como al ver vídeos o jugar en horizontal.

El teléfono utiliza cristal reforzado mediante Gorilla Glass Victus en el frontal. Esto garantiza una gran resistencia frente a golpes y arañazos, aunque, si queremos ser exigentes, Samsung ya emplea la segunda generación de Gorilla Glass Victus 2 en sus buques insignia de este año.

La parte trasera es de cerámica y está curvada a los lados. La cerámica es un material poco habitual en los teléfonos inteligentes. Sus limitaciones de color hacen que sea difícil de vender para algunos fabricantes. Como ventaja, es muy difícil de rayar, ya que solo minerales como el topacio o el diamante pueden dejar marcas.

 

Las partes frontal y trasera están unidas por un chasis de aluminio, que es un material utilizado habitualmente en los smartphones de gama alta. No obstante, Apple opta por el acero inoxidable para sus modelos Pro, que es todavía mas resistente.

El teléfono está disponible en solo dos variantes de color — negro y blanco — siendo el color negro el que he probado. A pesar de tener un acabado brillante, las huellas dactilares no quedan demasiado marcadas sobre su superficie, lo cual es un punto a favor para quienes odiamos llevar el teléfono sucio.

El acabado suave del Xiaomi 13 Pro resulta bastante resbaladizo en la mano, por lo que debes tener cuidado de que no se deslice por accidente.

Xiaomi ha incluido un módulo rectangular para albergar las cámaras traseras en la esquina. El módulo sobresale de la superficie del teléfono como el cráter de un volcán, por lo que el teléfono baila cuando se toca la pantalla mientras está apoyado sobre una mesa.

 

Con un grosor de 8,4 mm (sin incluir la isla de la cámara) y un peso de 229 gramos, el Xiaomi 13 Pro no es precisamente un teléfono pequeño ni ligero. De hecho, en la mano se siente como un teléfono contundente, de los que se notan en la mano.

Medidas (mm.) Peso (gr.) Pantalla Ratio pantalla a cuerpo (*)
Samsung Galaxy S23 Ultra
163 × 78 × 8,9 234 6,8″ 90%
HONOR 70
161 × 73 × 7,9 178 6,7″ 91%
⏩ Xiaomi 13 Pro
163 × 75 × 8,4 229 6,7″ 90%
Huawei Mate 50 Pro 162 x 76 × 8.5 205 6,7″ 91%
Pixel 7 Pro
163 × 77 × 8,9 212 6,7″ 89%
iPhone 14 Pro Max
161 × 78 × 7,9 240 6,7″ 88%
iPhone 14 Plus
161 × 78 × 7,8 203 6,7″ 87%
OPPO Find X5 Pro
164 × 74 × 8,5 218 6,7″ 90%
OnePlus 11
163 × 74 × 8,5 205 6,7″ 90%
Huawei P50 Pro+ 159 × 73 × 9,0 226 6,6″ 92%
OPPO Find X5
160 × 73 × 8.7 196 6,6″ 89%
Nothing Phone (1)
159 × 76 × 8,3 194 6,6″ 86%
Sony Xperia 1 IV
165 × 71 × 8.2 185 6,5″ 84%
Xiaomi 13
153 × 72 × 8.0 189 6,4″ 89%
Pixel 7
156 × 73 × 8,7 197 6,3 85%
iPhone 14 Pro
148 × 72 × 7,9 206 6,1″ 87%
iPhone 14
147 × 72 × 7,8 172 6,1″ 86%

(*) Datos de ratio pantalla-a-cuerpo obtenidos de GSMArena

 

A continuación, vamos a repasar los cuatro lados del smartphone para revisar los botones y conectores que incorpora.

En el lateral derecho, encontramos el botón de encendido y al lado, un botón alargado de volumen. Ambos botones se distinguen bien al tacto, por lo que no tenemos ningún problema en pulsar sobre uno u otro sin mirarlo.

 

El lateral izquierdo está libre de cualquier elemento.

 

La parte superior del teléfono cuenta con dos micrófonos, un emisor de infrarrojos y un orificio para complementar al altavoz superior situado en el auricular del oído.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector USB Tipo-C, un altavoz, un micrófono y la bandeja para las tarjetas SIM.

 

Xiaomi ha dotado al teléfono de certificación IP68 de resistencia al agua y el polvo, por lo que puedes estar tranquilo aunque se dé un chapuzón. Aunque no es el primer smartphone de Xiaomi que cuenta con esta certificación — el Xiaomi Mi 11 Ultra ostenta ese honor — no es habitual encontrar este tipo de protección en los teléfonos de Xiaomi.

Ahora bien, no debemos olvidar que los daños por agua no están cubiertos por la garantía, por lo que no deberías utilizar el móvil para tomar fotografías subacuáticas.

Pantalla

El Xiaomi 13 Pro cuenta con una pantalla AMOLED LTPO de 6,73″ con resolución WQHD+ (3.200 × 1.440 píxeles) y un ratio de aspecto alargado (20:9), lo que se traduce en una elevada densidad de píxeles de 522 ppp.

La matriz de sub-píxeles es de tipo PenTile, como es habitual en los paneles OLED. Esto significa que los sub-píxeles se colocan en forma de rombo con una mayor cantidad de sub-píxeles de color verde que de color rojo o azul. Por tanto, la resolución efectiva del panel es inferior a la nominal cuando la pantalla muestra colores azules o rojos.

Las pantallas LCD que poseen otros teléfonos cuentan con matrices RGB, donde los sub-pixeles se colocan uno a continuación de otro, en hileras rojo-verde-azul (RGB), por lo que la resolución anunciada aplica por igual a los sub-píxeles de cada color. En todo caso, con una densidad de píxeles tan elevada, esto no es un problema.

El Xiaomi 13 Pro permite elegir si el teléfono debe utilizar su resolución nativa 1440p o en una más baja de 1080p para ahorrar batería. Si eliges el modo 1440p, hay un interruptor que permite que el teléfono cambie automáticamente a 1080p cuando decida que es apropiado para ahorrar batería.

 

Xiaomi ha incorporado una tasa de refresco de hasta 120 Hz. Esta mayor tasa se traduce en una mayor suavidad al desplazarnos por la interfaz, hacer scroll vertical en el cajón de aplicaciones, el navegador web, la galería de foros o en tus feeds de redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram.

Tan importante como una alta tasa de refresco es la posibilidad de reducirla cuando no es necesario para reducir el consumo de batería. En este aspecto, el Xiaomi 13 Pro ofrece una tasa de refresco adaptable que puede bajar hasta 1 Hz.

En mis pruebas, activando la opción Mostrar frecuencia de actualización del menú de Desarrollador, he podido ver la tasa de refresco (Hz) en tiempo real. En el modo predeterminado de tasa de refresco, el teléfono muestra la interfaz a 120 Hz, pero reduce a 1 Hz si permanecemos durante unos segundos con la pantalla fija. También conmuta de manera inteligente a 24, 30 o 60 Hz al realizar ciertas tareas, como ver vídeos a 24, 30 o 60 FPS.

Un aspecto curioso es que, si el brillo es bajo, la frecuencia de refresco se mantiene siempre al máximo (60 o 120 Hz) y solo disminuye al ver vídeos.

Por otro lado, el panel del Xiaomi 13 Pro realiza un muestreo táctil hasta 240 Hz, por lo que la respuesta ante tus pulsaciones es instantánea. Esto es especialmente interesante en juegos de acción, donde es importante que la pantalla responda rápidamente.

Además de contar con una alta tasa de refresco, la pantalla del Xiaomi 13 Pro ofrece una gran amplitud de color, siendo capaz de cubrir el 100% del gamut DCI-P3.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con los espacios de color, todos los smartphones de gama alta cubren de sobra el espacio de color estándar de Android: Rec. 709 / sRGB.

Los más avanzados tratan de cumplir con el espacio DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y unos pocos apuntan hacia el espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, pero muchos paneles sí que llegan a cubrir el espacio DCI-P3.

Por otro lado, la tecnología HDR incrementa el rango dinámico de tonos de color que se muestran en la pantalla. El panel del Xiaomi 13 Pro es compatible con HDR10+ y también con Dolby Vision (pocos smartphones ofrecen compatibilidad con este formato), por lo que podemos disfrutar de contenidos compatibles de Netflix y otras fuentes.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El Xiaomi 13 Pro ofrece un ajuste de pantalla llamado Esquema de colores que permite controlar el gamut de color al que apunta la pantalla y la temperatura de color de esta. Xiaomi ofrece tres modos: Vívido (activo por defecto, apunta a DCI-P3), Saturado (apunta a DCI-P3 pero incrementa la saturación) y Original (apunta a sRGB).

Xiaomi también ofrece un modo Ajustes avanzados dentro de Esquema de colores que permite escoger entre tres gamas de colores: original (identifica la gama de colores automáticamente a través de la calibración del color), P3 (muestra todo el contenido de la pantalla en la gama de colores DCI-P3) y sRGB (muestra todo el contenido de la pantalla en la gama de colores sRGB).

Por defecto, el Xiaomi 13 Pro viene configurado en el modo de color Vívido, que apunta al espacio de color DCI P3, ofreciendo colores algo más realistas que el modo Saturado.

En el modo Vivido, la pantalla ofrece una fidelidad de color buena, pero mejorable, con un error medio frente al espacio de color DCI P3 de 2.8 dE y un error máximo de 7.4 dE. En este modo, el teléfono cubre el 100% del modo de color sRGB y el 96% del espacio de color DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica.

El color blanco presenta una temperatura de color de 7.448ºK, por encima del nivel de referencia 6.500ºK, por lo que la pantalla presenta un marcado tinte azulado.

Resultados en el modo de color Vívido

 

En el modo de color Saturado, que es el que ofrece colores más vivos, el Xiaomi 13 Pro ofrece una fidelidad de color razonablemente buena, ya que el error medio frente al espacio DCI P3 resulta ser 3.1 dE con un error máximo de 7.4 dE.

La gama cromática de la pantalla cubre el 100% del espacio de color sRGB y un 100% del más amplio DCI-P3. En cuanto a la temperatura de color, nos encontramos con 7.405ºK, que está por encima del valor de referencia, lo que significa que la pantalla presenta un tinte azulado aquí también.

Resultados en el modo de color Saturado

 

En el modo color Original, la fidelidad de color es excelente ya que el error medio es 1.1 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable) y el error máximo es 2.6 dE.

En este modo, la pantalla cubre el 100% del modo de color sRGB y queda a un 72% del espacio de color DCI-P3. El color blanco presenta una temperatura de color de 6.418ºK, bastante cerca del valor de referencia del blanco neutro.

Resultados en el modo de color Original

 

Según mis propias mediciones, el brillo máximo de la pantalla se encuentra alrededor de los 482 nits en el modo de brillo manual.

El brillo aumenta temporalmente hasta 1.170 nits cuando activamos el ajuste automático de brillo y nos encontramos bajo una luz intensa como la del sol, ya que entra en funcionamiento el modo HBM (High Brightness Mode). Este valor está cerca de los 1.200 nits que indica Xiaomi en su página web en relación con el modo HBM.

El brillo máximo es muy alto, por encima de los mejores buques insignia del momento, por lo que no tendrás ningún problema para utilizar el teléfono a plena luz del sol.

 

El color negro es muy profundo, hasta el punto de que mi colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que es realmente negro y que el contraste es, teóricamente, infinito (5.000.000:1 según Xiaomi).

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas desde un ángulo. Por un lado, los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Xiaomi 13 Pro, los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo. No obstante, en los laterales de la pantalla, la curva de la pantalla sí que altera ligeramente los colores al observar la pantalla.

Estando el teléfono bloqueado con la pantalla apagada, podemos encenderla al hacer un doble toque sobre la pantalla o al levantarlo de la mesa. La pantalla también se enciende automáticamente cuando recibimos una notificación o, si preferimos, podemos hacer que solo se iluminen bordes o que aparezca una animación de estrellas.

Xiaomi ofrece la funcionalidad Pantalla Siempre Activa que permite mostrar de forma permanente el reloj, la fecha, la hora, la batería, los iconos de apps con notificaciones y otros elementos. Xiaomi permite personalizar el diseño mostrando relojes de distintos estilos, figuras tipo caleidoscopio, dibujos o firmas en opciones monocromo o multicolor.

Dado que esta funcionalidad incrementa el consumo de energía, es posible escoger si se debe mostrar permanentemente, solo durante 5 segundos después de tocar o a determinadas horas. También es posible desactivarlo cuando el modo de Ahorro de Batería está activo.

Pantalla Siempre Activa del Xiaomi 13 Pro

 

El Xiaomi 13 Pro cuenta con una funcionalidad llamada modo lectura que viene a ser un filtro de luz azul que reduce la fatiga ocular limitando la cantidad de luz azul que emite la pantalla.

Es posible escoger un ajuste clásico (colores más cálidos) o papel (colores más cálidos con textura de papel), siendo posible en ambos casos ajustar la temperatura de color. También se puede programar el encendido automático a determinadas horas o coincidiendo con la puesta de sol.

Xiaomi ha incluido una funcionalidad llamada Colores adaptativos, que ajusta los colores de la pantalla a la iluminación ambiental. Es similar a la funcionalidad True Tone de los iPhone, que ajusta el balance de blancos a la iluminación del entorno para simular el color de una hoja de papel.

También encontramos la atenuación PWM de alta frecuencia a 1920 Hz, que evita el parpadeo de la pantalla a bajos niveles de brillo manteniendo la fidelidad de color. Aun siendo imperceptible a la vista, este parpadeo produce dolor de cabeza a ciertas personas.

Otros smartphones recurren a DC Dimming que, al actuar sobre la alimentación del circuito de la pantalla, reduce el parpadeo a costa de deteriorar la calidad de la imagen.

También están presentes otras funcionalidades llamadas Superresolución, que re-escala la resolución de los vídeos para aumentarla, Mejora de imagen por IA, que identifica objetos (plantas, animales, edificios) en imágenes de la Galería y ajusta dinámicamente el contraste y el color, y Mejora IA HDR, que procesa vídeos SDR con efectos HDR para resaltar más detalles en las zonas muy iluminadas o muy oscuras.

Estos efectos incrementan el consumo de batería y, en general, su efecto pasa casi desapercibido, por lo que mi recomendación es que los dejes desactivados — así están por defecto.

Uno de los mayores problemas que los usuarios achacan a Xiaomi es el habitual uso de un sensor de proximidad virtual. La experiencia nos dice que este tipo de sensores no siempre han funcionado correctamente, lo cual no es admisible en un smartphone de cierto precio.

Por suerte, el Xiaomi 13 Pro cuenta con un sensor de proximidad por hardware, que está situado en una pequeña zona del marco superior de la pantalla, a la derecha de la cámara frontal.

Otro aspecto interesante es que cuenta con dos sensores de luz ambiente, uno en la parte delantera y otro en la trasera, para un ajuste más certero del brillo de la pantalla en función del entorno.

Hardware y rendimiento

El Xiaomi 13 Pro incorpora el potente chip Snapdragon 8 Gen 2, un chip de gama alta presentado a finales de 2022 y fabricado en el proceso de 4 nm en TSMC (N4P).

A diferencia de Samsung, Xiaomi no cuenta con un chip de Qualcomm ligeramente modificado, sino que, aparentemente, es el chip estándar.


ℹ️ Info: Así es el chip Snapdragon 8 Gen 2

Integra cuatro núcleos de CPU diferentes: un núcleo principal rápido y grande ARM Cortex-X3 hasta 3,36 GHz (frente a los 3,2 GHz del chip estándar), dos núcleos de alto rendimiento ARM Cortex-A715 hasta 2,8 GHz, otros dos núcleos de rendimiento Cortex-A710 hasta 2,8 GHz y tres núcleos de eficiencia ARM Cortex-A510 hasta 2 GHz. Todos los núcleos pueden utilizar la caché compartida de nivel 3 de 8 MB.

Una gran mejora del Snapdragon 8 G2 es la GPU Adreno 740 integrada, que soporta Hardware Raytracing. La Adreno 730 integrada ofrece una mejora gráfica del 30% en comparación con la anterior Adreno 660.

El chip también integra un acelerador Hexagon para cargas de trabajo de IA (tensorial, escalar y vectorial). El motor de IA integrado puede ofrecer un rendimiento de IA hasta 4 veces más rápido gracias al mayor motor tensorial.

El ISP 18-Bit-Spectra es capaz de procesar fotos de hasta 200 MP y trabajar con vídeos de hasta 8k30 (incluyendo 10-bit, HDR10+, HLG y Dolby Vision).  El 18-Bit-Spectra-ISP también ha experimentado grandes mejoras y ahora se llama Snapdragon Sight.

El módem Snapdragon X70 5G integrado también es nuevo, al igual que el módem FastConnect 7800 compatible con Wi-Fi 7 y Bluetooth 5.3.


Uno de los problemas habituales de los chips de gama alta es que tienden a calentarse con facilidad. Por suerte, Xiaomi ha incorporado una enorme cámara de vapor de 3.400 mm² que, unida al control de temperatura inteligente, consigue reducir con eficacia la temperatura del procesador en condiciones de uso intensivo

El Xiaomi 13 Pro viene con 12 GB de memoria RAM LPDDR5x, la más rápida que podemos encontrar en un smartphone.

La memoria LPDDR5x se fabrica con el proceso de 14nm y ofrece una velocidad de transferencia de datos de 8,5 Gbps, que es 1,3 veces más rápida que la velocidad de 6,4 Gbps de LPDDR5. Además, ofrece un consumo de energía un 20% menor que la DRAM LPDDR5.

Xiaomi añade una funcionalidad llamada extensión de memoria que permite añadir 3, 5 o 7 GB adicionales usando el espacio de almacenamiento. No acabo de ver gran utilidad a esta funcionalidad que tan de moda se ha puesto últimamente, pero tampoco hace daño tenerla.

El Xiaomi 13 Pro se comercializa con una capacidad de 256 GB. Este almacenamiento es muy rápido, ya que es tipo UFS 4.0.

UFS 4.0 aumenta las velocidades de lectura hasta los 4.200 MB/s, es decir, básicamente el doble que el estándar UFS 3.1 actualmente disponible. Las velocidades de escritura también aumentan hasta los 2.800 MB/s, frente a los 1.200 MB/s.

Las cifras de rendimiento de lectura y escritura se refieren a transferencias secuenciales, por lo que las lecturas y escrituras aleatorias serán probablemente más lentas. Además, UFS 4.0 es un 46% más eficiente en términos de consumo de energía que UFS 3.1, ya que es capaz de ofrecer una velocidad de lectura secuencial de hasta 6,0 MB/s por miliamperio (mA).

El puerto es compatible con OTG, por lo que puedes conectar un llave USB-C y acceder a ella como si fuera almacenamiento externo. También puedes conectar otros periféricos. Ahora bien, no soporta DisplayPort sobre USB-C para ver la pantalla en un televisor o monitor.

 

He sometido al Xiaomi 13 Pro a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama alta y, a continuación, se incluyen los resultados de cada test.

En el benchmark AnTuTu v9, ha conseguido un resultado de 1.240.215 puntos, una puntuación muy alta que supera a los mejores buques insignia.

 

En el benchmark Geekbench 6 centrado en el rendimiento del procesador, ha conseguido 1.389/5.201 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo. Es un resultado muy elevado en multi-núcleo, pero algo bajo en mono-núcleo en comparación con otros smartphones con el mismo chip.

 

En el test de rendimiento general PCMark 3.0 que mide el rendimiento al realizar tareas cotidianas, ha obtenido una puntuación de 15.182 puntos, un valor de nuevo muy alto.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados extremadamente altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura ya que, como hemos comentado, cuenta con el almacenamiento más rápido UFS 4.0.

 

En la prueba CPU Throttling que mide la caída de rendimiento de CPU al cabo de 15 minutos de carga sostenida, el teléfono ha obtenido un resultado bastante bueno, ya que el rendimiento ha caído un 16% en dicho período.

 

 

A continuación, vamos a ver los resultados en diversos benchmarks gráficos para comprobar el rendimiento esperable en juegos.

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal en iOS y Vulkan en Android), el teléfono consigue desatar todo su potencial y consigue unos resultados muy altos en comparación con otros teléfonos.

 

En la prueba 3DMark Wild Life Unlimited, el teléfono también ha conseguido un resultado muy alto de 11.092 puntos.

 

Para comprobar el rendimiento gráfico en el día a día, he probado varios juegos 3D exigentes — Real Racing 3, Asphalt 9 y Call of Duty Mobile.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos en partidas reales.


👉 ¿Conoces GameBench Pro? GameBench Pro es la herramienta líder de la industria para medir el rendimiento de juegos en smartphones Android e iOS. Si quieres saber más, puedes visitar su página web.


Los juegos obtienen una tasa estable alrededor de 60 FPS en Asphalt 9, Call of Duty y Real Racing 3. Se trata de valores altos, como era de esperar en un smartphone de estas características, pero, por alguna razón, Xiaomi parece haber limitado los juegos a 60 FPS, cuando otros teléfonos, por ejemplo, logran alcanzar más de 100 FPS en Real Racing 3.

Juego FPS (mediana) Estabilidad FPS FPS Min.-Máx. %CPU / %GPU
Asphalt 9 60 100% 48-61 7% / 39%
Real Racing 3
61 100% 60-61 4% / 27%
Call of Duty 61 100% 57-62 9% / 29%

(*) Configuración de calidad de los juegos:

Asphalt 9: Calidad gráfica configurada a «alta»
Real Racing 3: Calidad gráfica por defecto
Call of Duty Mobile: Calidad gráfica «muy alta» y cuadros por segundo a velocidad «máxima»

 

Además del rendimiento gráfico puntual, es importante conocer si el teléfono es capaz de sostener este rendimiento a lo largo del tiempo o si se ve reducido por el aumento de temperatura del procesador. La prueba 3DMark Wild Life Stress Test mide precisamente la variación en el rendimiento gráfico tras 20 minutos de ejecución del test.

El teléfono ha obtenido un resultado excelente de 99,7%, lo que significa que el rendimiento gráfico no empeora tras un largo período de tiempo de uso.

 

En general, el Xiaomi 13 Pro ha conseguido unos resultados espectaculares en los benchmarks, como era de esperar dado que incorpora el mejor hardware que uno puede soñar en un teléfono Android hoy.

En el día a día, no he experimentado signos de lag al moverme por la interfaz, abrir aplicaciones o cambiar entre tareas.

Conectividad

El Xiaomi 13 Pro soporta Bluetooth 5.3, NFC, emisor de infrarrojos y WiFi 7. Por si no estás familiarizado, WiFi 7 no supone un cambio radical respecto a las generaciones anteriores. El nuevo estándar sigue funcionando en las bandas de frecuencia de 2,4, 5 y 6 GHz. Sin embargo, mejora la fiabilidad y la estabilidad de la conexión.

Por supuesto, es compatible con redes 5G NSA + SA y soporta la banda por debajo de 6 GHz (Sub-6) pero no la banda mmWave que, por otro lado, todavía no se utiliza masivamente en nuestro país.

Es posible ajustar la prioridad de tráfico de datos de manera inteligente, estableciendo que la aplicación en primer plano tenga prioridad sobre el uso de los recursos de red. Esto puede ser útil para juegos y otras apps que requieren buena conectividad, pero puede causar que apps en segundo plano no se actualicen.

También es posible configurar la aceleración de red, que permite utilizar los datos móviles para aumentar la velocidad de conexión, y el aumento de velocidad WiFi de doble banda, que se conecta simultáneamente a redes de 5 y 2,4 GHz para mejorar la velocidad.

El compartimento para SIM ofrece espacio para incorporar dos tarjetas nano SIM y también soporta eSIM, por lo que puedes hacer uso de la funcionalidad Dual SIM mediante nano SIM + nano SIM o nano SIM + eSIM

Xiaomi ofrece la posibilidad de hacer llamadas usando WiFi, siendo posible configurar la preferencia: redes móviles o Wi-Fi. Lógicamente es necesario que el operador ofrezca esta funcionalidad.

 

En las pruebas que he realizado, la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por conexión celular ha sido buena.

El Xiaomi 13 Pro ha alcanzado los 300 Mbps de bajada y de subida en Wi-Fi 5 con una conexión de fibra óptica de 300 Mbps. En la prueba de conectividad celular, se alcanzaron los 63 Mbps de bajada y 48 Mbps de subida con una conexión de 5G de Orange.

Xiaomi ha incluido compatibilidad con un buen número de sistemas de posicionamiento: GPS, Glonass, Galileo, Beidou y NavIC. Además, soporta GPS de doble frecuencia (L1 + L5), lo que significa que consigue más precisión a la hora de ubicar el teléfono.

En mis pruebas, el Xiaomi 13 Pro se conecta rápidamente a los satélites en exteriores y, aunque en interiores tarda un poco más, la precisión es igualmente buena.

Xiaomi ha incorporado un emisor de infrarrojos en caso de que quieras utilizar el teléfono para controlar alguno de tus electrodomésticos. No incluye soporte para Ultra Wide Band (UWB), el sistema que permite localizar etiquetas de rastreo con precisión.

Biometría

Xiaomi ha incorporado un lector de huella óptico debajo de la pantalla, que permite desbloquear el teléfono de forma cómoda al apoyar el dedo sobre una zona de la pantalla.

Mientras que buques insignia, como la familia Galaxy S23, cuentan con su sensor ultrasónico que crea una imagen 3D del dedo mediante ondas de sonido, el Xiaomi 13 Pro incluye un sensor óptico que genera imágenes 2D, por lo que no es tan fiable ni seguro.

Por ejemplo, si tienes los dedos húmedos, el escáner del Xiaomi 13 Pro puede tener problemas para identificar tu huella.

En mis pruebas, el lector de huella del Xiaomi 13 Pro ha funcionado bastante bien y solo en contadas ocasiones es necesario colocar el dedo dos veces para que se produzca el reconocimiento.

El Xiaomi 13 Pro tiene la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa y, aunque la zona de la huella no aparece permanentemente marcada, basta con colocar el dedo encima de la zona de lectura para desbloquear el teléfono sin tener que encender antes la pantalla.

El lector de huella del Xiaomi 13 Pro está integrado bajo la pantalla

 

Xiaomi también ha añadido un sistema de desbloqueo facial 2D que funciona bastante bien, aunque es menos seguro que la huella ya que, como advierte la propia compañía, puede ser engañado por una fotografía.

Como curiosidad, el teléfono incluye una funcionalidad de lectura del ritmo cardíaco en el sensor de huella dactilar, que puede resultar útil en alguna ocasión.

Lectura del ritmo cardíaco

Batería

La batería del Xiaomi 13 Pro está formada por una sola celda que ofrece una capacidad de 4.820 mAh, una cantidad respetable para este tamaño de pantalla, aunque me hubiera gustado ver, al menos, 5.000 mAh, como el Xiaomi 12T Pro.

 

Para comprobar la autonomía, he llevado a cabo la prueba de batería del conocido test PCMark: Work 3.0.


ℹ️ Info: Una reflexión sobre las pruebas de autonomía

Dada la importancia que tiene la pantalla en el consumo de la batería, es importante calibrar con un colorímetro (o un instrumento similar) las pantallas al mismo nivel absoluto de brillo (no es válido ponerlo al 50%) si quieres obtener resultados de autonomía comparables entre dispositivos.

De lo contrario, los resultados pueden verse muy afectados por el nivel de brillo de la pantalla de cada smartphone y, por tanto, no son comparables. Comento esto aquí porque no todos los análisis tienen esto en cuenta y, en esta prueba, se ven a veces valores absurdos.

En el caso de PCMark: Work 3.0, el propio test indica que la prueba debe realizarse con la pantalla calibrada a 200 nits para que los resultados sean comparables. Así es como nosotros realizamos las pruebas de autonomía los smartphones.


PCMark Work pone a prueba la autonomía del terminal al realizar una mezcla de tareas cotidianas y exigentes ya que la prueba simula la navegación por páginas web, la escritura de textos e inserción de imágenes, la aplicación de filtros a fotografías, la edición de vídeos y la manipulación de datos.

Dado el impacto que tiene la tasa de refresco en la autonomía de los smartphones, he realizado esta prueba tres veces: con tasa de refresco fija a 60 Hz, tasa de refresco fija a 120 Hz y tasa dinámica.

En la prueba con la tasa de refresco fija a 60 Hz, hA obtenido un resultado de 12 horas y 27 minutos, que es un valor bastante alto.

Si ajustamos la tasa de refresco a una frecuencia fija a 120 Hz, la autonomía se reduce a 9 horas y 56 minutos, lo que supone una caída bastante significativa de alrededor del 27%. Es un valor bueno, pero no destaca frente a otros smartphones.

Si activas la tasa de refresco dinámica (opción predeterminada), se obtiene una autonomía a medio de camino, 11 horas y 3 minutos.

 

En la práctica, la autonomía del Xiaomi 13 Pro es buena y no tendrás problemas para llegar al final del día, salvo que hagas un uso muy intens.

MIUI limita el consumo de la batería para aquellas aplicaciones que no utilizas habitualmente. Es posible seleccionar para cada aplicación si quieres o no que funcione en segundo plano sin restricciones, o si prefieres que sea el teléfono el que aplique ahorro de batería en función del tipo de aplicación — por ejemplo, si identifica una app de mensajería o reproducción multimedia, no impedirá que se ejecute en segundo plano.

Otra opción interesante si andamos justos de batería es Ahorro de batería, que restringe la actividad de las apps del sistema, congela las apps en segundo plano, limpia la cache cuando el dispositivo está bloqueado y desactiva los servicios en plano (sincronización, conectividad 5G, levantar para reactivar o mostrar el icono de la huella cuando la pantalla está apagada) para ahorrar batería. Opcionalmente, se puede bloquear que la pantalla se active con notificaciones y la funcionalidad de pantalla siempre activa.

Podemos programar el encendido y apagado de esta funcionalidad, así como hacer que se desactive automáticamente cuando la carga de batería esté de nuevo por encima del 60 por ciento.

 

Además, existe una funcionalidad de Ahorro de batería extremo, que restringe las funciones con mayor consumo de energía y mantiene solo las funciones básicas (por ejemplo, llamadas, SMS y ciertas aplicaciones). Este modo activa un modo oscuro, restringe la actividad en segundo plano, y restringe actividades con consumo de energía (sincronización, GPS, vibración, pantalla siempre activa, etc.).

Podemos permitir a algunas aplicaciones seleccionadas funcionar con normalidad, así como hacer que este modo se desactive automáticamente cuando la carga de batería esté de nuevo por encima del 50 por ciento.

También tenemos una función de Optimización de la batería que propone cerrar apps con un uso de batería excesivo y sugiere ciertos ajustes como activar el modo Oscuro, desactivar la Pantalla siempre activa, reducir la tasa de refresco de la pantalla a 60 Hz, borrar memoria 10 minutos después de bloquear el dispositivo, desactivar los servicios de ubicación, desactivar la respuesta háptica, etc.

Batería

 

El Xiaomi 13 Pro cuenta con carga rápida HyperCharge a 120W y, por suerte, la compañía incluye un cargador de esta potencia (salidas 5V/3A, 9V/3A, 11V/6A y 20V/6A), así como un cable certificado para transportar una corriente tan elevada (6 amperios).

Se trata de una potencia enorme. Si te preocupa que la carga rápida pueda deteriorar la batería, en el pasado Xiaomi ha explicado que la tecnología HyperCharge mantiene el 80 por ciento de capacidad tras 800 ciclos de carga, es decir, algo más de dos años. No obstante, algunos fabricantes como OPPO, doblan el tiempo hasta una degradación similar.

Xiaomi ofrece una opción para aumentar la velocidad de carga o, dicho de otra forma, en condiciones normales carga más despacio (a unos 60-80 vatios) y solo si activamos esa opción se aprovechan los 120 vatios.

La tecnología HyperCharge de Xiaomi no sigue el estándar USB PD (Power Delivery), sino que utiliza su propio protocolo propietario de comunicación entre el teléfono y el cargador, que se realiza a través de un cable de carga USB Tipo-A a Tipo-C incluido también en la caja. Ten en cuenta que solo conseguirás la máxima velocidad si utilizas este cable, que incluye pines adicionales.

En mis pruebas, con el cargador de incluido, el proceso completo de carga ha llevado solo 23 minutos. En solo 7 minutos, se obtiene más de un 50 por ciento de carga de la batería. Merece la pena notar que la velocidad de carga máxima a 120 vatios solo se consigue si el teléfono está con la pantalla apagada.

Proceso de carga de la batería del Xiaomi 13 Pro

 

Xiaomi también ha dotado al teléfono de carga inalámbrica, que alcanza los 50 W (aunque tendrás que hacerte con el cargador de Huawei para lograr esta velocidad), así como carga inalámbrica inversa a 10 W.

Software

El Xiaomi 13 Pro llega con la capa de personalización MIUI 14 Global, que en este caso está basado en Android 13. En el momento de realizar este análisis, corre MIUI 14.0.15 con el parche de enero de Google.

En este punto cabe destacar la política de la compañía en cuanto a actualizaciones, ya que el Xiaomi 13 Pro recibirá 3 actualizaciones principales del sistema operativo y 4 años de parches de seguridad.

 

Xiaomi ha mejorado el rendimiento a través de la iniciativa «Project Razor» de MIUI 14. Su objetivo es que el sistema operativo sea lo más ligero posible a través de medidas como el perfeccionamiento del firmware, una menor cantidad de aplicaciones no desinstalables (solo 8), la compresión de las aplicaciones de «baja frecuencia» de uso en la medida de lo posible, y otras medidas de ahorro de memoria como, por ejemplo, guardar solo una copia de un archivo duplicado.

Xiaomi afirma que la fluidez del sistema ha mejorado hasta un 60%. No solo las apps del sistema, sino que también las de terceros ofrecen un rendimiento y una eficiencia mejorados.

Parte de las mejoras de Xiaomi en MIUI 14, relacionadas con la privacidad y la seguridad, giran en torno a mantener el procesamiento en el dispositivo en lugar de en la nube para unos «30 escenarios del sistema», incluidas las funciones de reconocimiento óptico de caracteres (OCR).

Lamentablemente, muchas de las novedades anunciadas con MIUI 14 aún no han llegado a la versión global (y no sabemos si lo harán). Me refiero a los nuevos widgets de mascotas y plantas, la nueva interfaz de dispositivos emparejados o la gestión de cuentas familiares.

La capa de personalización de Xiaomi da la posibilidad de utilizar un cajón de aplicaciones o, si lo prefieres, omitirlo y que todas las apps instaladas se coloquen en el escritorio.

No es posible ocultar un icono, por lo que debemos ser un poco ordenados a la hora de colocar las apps en el escritorio.

Los iconos de las apps que incorpora Xiaomi son simples y coloridos, con diseños planos. Algunos iconos del sistema presentan animaciones cuando se cierra la app y se vuelve al escritorio. Por ejemplo, el icono de galería muestra el sol saliendo.

Xiaomi ha añadido la posibilidad de tener carpetas grandes, como la que se ve en la imagen adjunta, que permiten acceder a algunas apps con solo pulsar sobre el icono sin tener que abrirla.

Si hacemos el gesto de pinza hacia dentro con los dedos accedemos a tres opciones en la parte inferior: Fondo de pantalla, Widgets y Ajustes.

Dentro de Ajustes podemos elegir los efectos de transición, establecer una pantalla como predeterminada, no mostrar texto, modificar la cuadrícula de la pantalla de inicio (4×6 o 5×6) y activar un par de opciones para rellenar huecos de aplicaciones desinstaladas y bloquear el diseño de la pantalla de inicio.

Pulsando sobre un botón Más accedemos a opciones adicionales, entre las que se encuentra la posibilidad de activar Google Discover. 

Xiaomi ofrece también una sección de fondos de pantalla que nos da acceso a una gran cantidad de imágenes organizadas por categoría que podemos descargar y aplicar fácilmente a nuestro dispositivo.

Xiaomi ofrece dos comportamientos para el centro de control: la forma antigua, que despliega una única sabana con el centro de control y otra con las notificaciones, y una nueva forma, activa por defecto, que ofrece de manera separada la sábana del centro de control y la sábana de notificaciones.

Al arrastrar hacia abajo la pantalla desde el lado derecho se muestra la sábana del centro de control que contiene, en primer lugar, cuatro grandes botones para activar los datos móviles, activar la red WiFi, ajustar el brillo o ajustar el volumen. Junto debajo vemos ocho accesos rápidos y, a continuación, el control de dispositivos inteligentes.

Si arrastramos la pantalla hacia bajo desde el lado izquierdo, podemos ver la sábana de notificaciones.

 

En el gestor de tareas abiertas, las apps se muestran verticalmente y, desde ahí, es posible abrir una app en una ventana flotante.

Gestor de tareas abiertas

 

Si quieres acceder más rápidamente a apps en ventana flotante, puedes activar la barra lateral.

La barra lateral se adapta a cada escenario. En los juegos, ofrece funciones relacionadas con el juego, como veremos más adelante, mientras que en las apps de vídeo, la barra lateral se convierte en una caja de herramientas de vídeo.

Permite abrir apps de vídeo en ventanas emergentes, hacer capturas de pantalla, grabar pantalla, emitir y reproducir vídeo con la pantalla apagada (incluso en YouTube sin una suscripción Premium).

Barra lateral en una app de vídeo

 

La pantalla de bloqueo muestra la hora y ofrece un acceso rápido a la cámara arrastrando la pantalla desde la esquina inferior derecha hacia arriba.

También es posible hacer que se muestren noticias y, si arrastramos hacia la derecha en la pantalla de bloqueo, accedemos a un carrusel de fondos de pantalla.

Estando la pantalla apagada o con el modo Always On Display, es posible configurar que la pantalla se encienda o muestre una animación cuando recibe una notificación.

Con la pantalla apagada, tenemos la opción de habilitar el encendido con un doble toque en la pantalla. Esta funcionalidad es muy útil cuando el teléfono está apoyado sobre una mesa.

De igual forma, podemos activar que se encienda la pantalla al levantar el teléfono, lo cual también es interesante.

Xiaomi ofrece bastantes opciones de personalización a la pantalla Always On Display, y podemos elegir entre bastantes diseños o incluso optar por una frase inspiradora que podemos escribir nosotros mismos.

Una novedad interesante que introdujo MIUI 12 es modo Oscuro 2.0, que no solamente cambia el esquema de color sino que también atenúa el color del fondo de pantalla gradualmente a medida que la luz del día cambie a la de la noche.

Xiaomi también ajusta la forma en que se muestra el texto cuando los usuarios cambian entre los modos Normal y Oscuro. En el modo Oscuro, se ajusta automáticamente el grosor y la intensidad de la fuente, así como el contraste de la fuente dependiendo del entorno del usuario.

MIUI ofrece bastantes características de privacidad. Por ejemplo, puedes elegir entre conceder permisos a las aplicaciones sólo una vez o sólo mientras las usas. Los permisos serán revocados una vez que hayas terminado de usar una aplicación.

Compartir fotografías también es más seguro que en otros dispositivos. La información privada, como los detalles del dispositivo o la ubicación donde se tomó la foto, se pueden eliminar opcionalmente de los archivos de imagen antes de que los compartas con nadie.

MIUI ofrece soporte para gestos. Por ejemplo, puedes deslizar el dedo hacia abajo en una notificación entrante para que se expanda en una pequeña ventana, que luego puedes arrastrar libremente por la pantalla para obtener un efecto de ventana flotante.

Xiaomi ofrece su propio servicio de sincronización de contenidos en la nube. Cada cuenta Mi Nube obtiene 5GB de almacenamiento gratuito para realizar una copia de los ajustes del sistema (diseño de la pantalla de inicio, fondos de pantalla, ajustes de hora / alarmas / reloj / notificaciones y más), galería de fotos, grabadora, notas, WiFi, calendario, navegador, etc.

Además, si inicias sesión en i.mi.com podrás localizar, bloquear o eliminar tu dispositivo si lo pierdes. Si la cantidad de almacenamiento en la nube es insuficiente, puedes adquirir paquetes adicionales de 50, 200 y 1024 GB durante 3, 6 y 12 meses.

Los usuarios Premium cuentan además con algunas funcionalidades adicionales como una papelera en Mi Nube que mantiene los elementos borrados durante hasta 60 días, incluyendo los contactos, reconocimiento facial en las fotografías más rápido y copia de seguridad del teléfono diaria.

 

Una opción interesante de MIUI es Segundo espacio, que permite crear un espacio separado en el teléfono, protegido por contraseña, donde podemos almacenar contactos, imágenes, archivos y aplicaciones que no son accesibles desde el espacio principal.

Además, en función de qué contraseña introducimos en la pantalla de bloqueo o qué dedo usemos para desbloquear por huella, accedemos a uno u otro espacio automáticamente.

Una funcionalidad relacionada con la anterior es Bloqueo de aplicaciones, que permite restringir el acceso a ciertas apps mediante huella dactilar o patrón. El acceso a las apps se bloquea cuando el teléfono se bloquea y, opcionalmente, también al salir de la app bloqueada (inmediatamente después o pasado 1 minuto).

Segundo espacio y Bloqueo de aplicaciones

 

Otra funcionalidad de privacidad es Aplicaciones ocultas, que permite ocultar ciertos iconos del escritorio e incluso sus notificaciones. Para acceder a las apps ocultas, debes separar dos dedos sobre la pantalla y, tras introducir tu contraseña de bloqueo de aplicación, verás la carpeta con las aplicaciones ocultas.

También resulta útil Aplicaciones duales que permite clonar una aplicación como WhatsApp, Facebook o Facebook Messenger para configurar múltiples cuentas.

Xiaomi permite asociar gestos y pulsaciones de botones con ciertas acciones como abrir la cámara, realizar una captura de pantalla, iniciar Google Assistant, desactivar la pantalla, encender la linterna, cerrar la app actual, abrir la pantalla dividida o mostrar menú.

 

MIUI incorpora Game Turbo, que mejora el rendimiento del smartphone en los juegos. Por ejemplo, prioriza la conexión de red del juego para reducir el retardo de la red Wi-Fi, incrementa la respuesta táctil y la sensibilidad de la pantalla, y mejora el audio y reduce el sonido ambiente en las conversaciones.

También podemos activar la respuesta a llamadas con manos libres, desactivar los botones y gestos a pantalla completa durante los juegos y restringir algunas funciones durante juegos: desactivar el brillo automático, desactivar el modo lectura, restringir gestos de captura de pantalla y no abrir la barra de notificaciones.

Para cada juego individual podemos establecer el nivel de respuesta de deslizamiento, la sensibilidad a toques continuos, la precisión al apuntar y la estabilidad de toque. También es posible reducir la sensibilidad táctil cerca de los bordes para evitar activar los controles táctiles e incrementar el contraste y mejorar los detalles para juegos.

Además, MIUI permite mostrar atajos en el juego al deslizar desde el borde superior izquierdo de la pantalla. Entre las opciones que encontramos están desactivar las notificaciones flotantes, modificar la voz (para que suene a niño, mujer, hombre, robot o dibujo animado), modificar la visualización de la pantalla entre brillante y/o saturado, activar la transmisión inalámbrica a una pantalla, o apagar la pantalla manteniendo el juego en segundo plano.

Podemos abrir ciertas apps como Whatsapp, Facebook o el navegador en una ventana flotante por encima del juego, liberar la memoria RAM, realizar una captura de pantalla o grabar la partida. Un apartado llamado Aumentar el rendimiento libera memoria, libera espacio de almacenamiento y monitoriza el rendimiento.

Game Turbo añade funcionalidades para juegos

 

MIUI ofrece una funcionalidad llamada ShareMe para compartir archivos que admite el envío y la recepción rápida de archivos hacia y desde dispositivos OPPO, Realme, Xiaomi, Vivo, OnePlus, Meizu y Black Shark. Esta funcionalidad tiene menos utilidad desde que Google implementó Compartir con Nearby en todos los smartphones con Android.

Xiaomi ha hecho que el panel de compartir se desplace horizontalmente en lugar de verticalmente, lo que puede hacer que compartir el contenido sea molesto si tienes muchas aplicaciones instaladas.

El Xiaomi 13 Pro llega con el navegador de MIUI preinstalado, que incorpora algunas mejoras respecto a Chrome, como un modo nocturno, que invierte el fondo de pantalla y los colores de las letras, un modo lectura que elimina los elementos innecesarios de la página web y agranda las letras para facilitar la lectura, un modo incógnito para navegar sin dejar rastro, un modo de reducción de consumo de datos para ahorrar datos móviles, un modo escritorio para acceder a las páginas web en su versión para ordenador.

Recientemente, Xiaomi ha añadido a su navegador una función de descarga de vídeos y fotos de redes sociales, un capturador de estados de WhatsApp para guardar imágenes y videos, y la posibilidad de gestionar los archivos descargados y hacerlos privados.

 

Xiaomi ha integrado la aplicación Gestor de archivos, que permite gestionar los ficheros almacenados en el teléfono. El gestor posee una opción llamada Limpieza profunda que permite eliminar archivos en cache, archivos obsoletos, aplicaciones raramente usadas, etc.

MIUI incorpora un visor de ficheros que permite abrir documentos con extensiones .doc, .docx, .ppt, .pptx, .xls, .xlsx, .psd, .wps y .txt.

Otra de las apps que incorpora es Seguridad, que ofrece multitud de funciones como:

  • Limpiador, que permite eliminar archivos en cache, obsoletos, etc.
  • Análisis de seguridad, que busca virus y riesgos en el teléfono
  • Batería, que permite reducir el consumo de batería
  • Uso de datos, que permite restringir el uso de datos a ciertas apps y obtener estadísticas de uso.
  • Lista de bloqueo, que permite bloquear números de teléfono para SMS y llamadas
  • Administrar aplicaciones, que permite controlar qué apps se inician automáticamente al encender el teléfono y qué permisos tienen las apps
  • Game Turbo, que permite configurar diversos parámetros a la hora de jugar como establecer prioridad en la conexión de datos para el juego, restringir la sincronización en segundo plano, borrar caché, contestar llamadas automáticamente con manos libres, etc.
  • Limpieza a fondo, que realiza un escaneo para liberar espacio
  • Bloqueo de aplicaciones, que permite proteger el acceso a una app
  • Aplicaciones duales, que clona apps que no soportan multicuenta
  • Aplicaciones ocultas, que esconde aplicaciones de miradas indiscretas
  • Segundo espacio, que genera un espacio privado en el teléfono
  • Solucionar problemas, que busca problemas en el smartphone y propone soluciones
  • Protección de la privacidad, que permite ver el uso que hacen las apps de ciertos permisos delicados
  • Restringir el uso de datos, que permite controlar el uso de redes WiFi y Móviles para cada aplicación

Herramienta Seguridad de MIUI 13

 

Entre las apps instaladas, Mi Remoto es una app que permite utilizar el emisor de infrarrojos del smartphone para controlar electrodomésticos del hogar; Servicios y comentarios permite enviar a Xiaomi incidencias que tengamos con el teléfono; y Notas es una app que permite crear notas de voz y de texto/imagen, así como registrar tareas pendientes.

Xiaomi ha incluido una tienda de aplicaciones propias llamada GetApps desde la que podemos descargar una aplicaciones. Ahora bien, no se me ocurre ninguna razón para utilizar esta tienda frente a Play Store.

Xiaomi ha incluido un buen número de apps tipo bloatware ya que el teléfono viene con varias apps preinstaladas como Facebook, TikTok, LinkedIn, Snapchat y Booking. También ha incluido el juego Solitario.

La capa MIUI es muy completa, pero puede resultar algo compleja ya que no es fácil moverse por las opciones. Por ejemplo, algunas de las funciones que encontramos en la aplicación Seguridad están también accesibles en los Ajustes del teléfono, y localizar dónde está la opción que buscas no siempre es sencillo.

Afortunadamente, no me he topado con publicidad en las apps del sistema — algo que sí que me ha ocurrido en otros smartphones de Xiaomi.

Multimedia

El Xiaomi 13 Pro cuenta con altavoces duales, por lo que ofrece sonido estéreo.

Xiaomi ha colocado un altavoz en la parte superior, en el auricular para el oído, que se ve complementado por un orificio en el borde superior del teléfonos.

Además, hay otro altavoz en la parte inferior, junto al conector USB. La ombinación de los dos altavoces ofrece sonido Dolby Atmos.

En la práctica, el Xiaomi 13 Pro ofrece un sonido con buenos matices y una potencia elevada, aunque obviamente no recomendaría disfrutar de música utilizando estos altavoces. No obstante, es un buen compañero a la hora de ver vídeos o jugar en el móvil.

El Xiaomi 13 Pro no incorpora conector de 3.5 mm, por lo que si acostumbras a escuchar música con auriculares tendrás que recurrir a un adaptador de USB-C a 3.5 mm, unos auriculares con conector USB-C o con conexión Bluetooth.

En este aspecto, el Xiaomi 13 Pro es compatible con los codecs SBC, AAC, aptX, aptX HD,  aptX Adaptive, AptX TWS+, LDAC y LDHC.

Centrándonos en el software, la app de reproductor de música posee varias pestañas: Recientes, Favoritos y Listas de reproducción. También podemos mostrar la música por canciones, artistas, álbumes y carpetas, así como ordenar las canciones por fecha, nombre o número de reproducciones.

Es posible ocultar archivos de audio de corta duración o pequeño tamaño (que normalmente son tonos de notificación o sonidos de aplicaciones) y filtrar carpetas. También es posible aplicar efectos de sonido gracias a un ecualizador y posee ajustes predeterminados para determinados tipos de auriculares.

Además, incluye cuatro modos de sonido: dinámico, música, vídeo y voz.

Aplicación Música

 

El Xiaomi 13 Pro llega con una aplicación de Galería que muestra dos pestañas: Fotos y Álbumes. Dentro de la pestaña Fotos están todas las fotografías y vídeos seguidos, mientras que en la pestaña Álbumes encontramos todos los álbumes de fotos,

Dentro del apartado Álbumes, si arrastramos la pantalla hacia abajo podemos acceder a un álbum privado protegido por contraseña o huella dactilar para que podamos almacenar nuestras imágenes más privadas.

Al pulsar sobre una fotografía podemos compartirla a través de otras apps, proyectarla en una pantalla, establecerla como fondo o foto de contacto, añadirla a un álbum, etc. Como hemos comentado anteriormente, MIUI permite la compartición segura, es decir, sin información de ubicación y/o del dispositivo. Si una fotografía tiene texto, podemos extraer dicho texto si mantenemos el dedo pulsado encima.

El editor integrado ofrece distintos efectos de imagen, herramientas de recorte y ajustes de luz para retocar nuestras fotografías.

Una funcionalidad interesante es que la app identifica fotografías similares y marca aquella que considera que es la mejor toma. Esto resulta bastante útil si eres de disparo fácil y acostumbras a tomar varias fotografías prácticamente iguales.

Aplicación Galería

 

La aplicación Galería incorpora una funcionalidad de edición de vídeo que permite modificar la resolución del vídeo, de manera que, si por ejemplo, hemos grabado un vídeo 8K, podemos generar un vídeo 4K o 1080p que es más fácil de compartir con otras personas.

La reproducción de vídeos almacenados en el teléfono es buena gracias a su pantalla que, como hemos comentado, ofrece un brillo alto y una buena fidelidad de color.

Por supuesto, podemos disfrutar de vídeo de servicios de streaming como Netflix, Amazon u otros y, además, el Xiaomi 13 Pro cuenta con la biblioteca Widevine L1, por lo que es posible ver contenidos de estos servicios de streaming en HD.

Además, dado que la pantalla es compatible con HDR, incluyendo Dolby Vision, podemos reproducir contenidos de Netflix codificados con este formato.

Cámaras

Encontramos tres cámaras traseras con las siguientes características:

  • Cámara gran angular (23mm) con sensor Sony IMX989 de 50MP (1″, 1.6μm), SuperPixel 4-en-1, lente 8P con apertura f/1.9, enfoque Dual Pixel ayudado por láser, estabilización óptica (OIS).
  • Cámara ultra gran angular (14mm, 115º) con sensor Samsung (S5K)JN1 de 50MP (1/2.76″, 0.64μm) y lente con apertura f/2.2.
  • Cámara teleobjetivo (75 mm, 3.3x) con sensor Samsung (S5K)JN1 de 50MP (1/2.76″, 0.64μm) y lente 3P+3P con apertura f/2.0.

Y en el frontal, la cámara para selfies:

  • Cámara gran angular (90º) con sensor OmniVision OV32C (1/3.14″, 0.7µm) de 32MP con lente con apertura f/2.0 con enfoque fijo.

Xiaomi ha incluido su funcionalidad ProFocus, que ofrece enfoque por seguimiento de movimiento y de ojos para asegurar que los elementos que queremos capturar se ven siempre nítidos. Si estás a una cierta distancia, el teléfono muestra un recuadro sobre el rostro, pero si nos acercamos, el recuadro reduce su tamaño y se centra sobre su ojo.

Una funcionalidad interesante de la app Cámara es que es posible guardar las fotografías en formato HEIF, que ocupan un 40% menos de espacio, aunque algunas aplicaciones no admiten este formato. De igual forma, es posible guardar los vídeos en formato HEVC (H.265), que es más eficiente. De hecho, los vídeos grabados en 8K se guardan siempre este formato.

 

Xiaomi se ha asociado una vez más con Leica para el desarrollo de las cámaras dell Xiaomi 13 Pro. La colaboración con Leica ha llevado a que podamos disparar en dos modos: Leica Authentic, que trata de reflejar el estilo auténtico de Leica, y Leica Vibrant, que está activo por defecto y potencia ligeramente la viveza de los colores.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos donde se aprecia la diferencia entre disparar con el modo Leica Authentic y Leica Vibrant.

El modo Leica Vibrant produce imágenes con más colorido, mientras que el modo Leica Authentic produce imágenes con más contraste y ofrece un efecto de viñeteo (oscurecimiento de las esquinas) notable. En la práctica, mi recomendación es utilizar el modo Leica Vibrant, ya que el modo Leica Authentic ofrece un procesado demasiado agresivo.

Diferencia entre los modos Leica Vibrant y Leica Authentic

 

Xiaomi ha incorporado un sistema de reconocimiento escenas por IA que, si no te gusta, puedes desactivarlo sobre la marcha pulsando sobre el icono que marca la escena que ha detectado. En general, incrementa la saturación y el contraste para hacer las imágenes más llamativas.

Efecto de utilizar el modo IA

 

Si eres un usuario avanzado, te alegrará saber que Xiaomi incluye un modo Pro para fotografía y vídeo que está disponible con las tres cámaras y permite ajustar a mano parámetros como la sensibilidad ISO, el punto de enfoque (separado del punto de exposición), el balance de blancos, el tiempo de exposición y más.

En este modo, también podemos guardar las imágenes en formato JPEG y RAW para su posterior edición, y mostrar guías visuales para conocer el punto de enfoque y las zonas sub/sobre-expuestas.

A continuación, vamos a repasar el rendimiento de cámara de manera individual.

 

Cámara gran angular (principal)

Comenzando con la cámara gran angular, su enorme sensor Sony IMX989 de 1″ es el mismo que utlizó la compañía en el Xiaomi 12S Ultra que nunca llegó a España. Este sensor viene acompañado por una lente de 8 elementos con estabilización HyperOIS y cuenta con enfoque automático Dual Pixel.

Aunque el sensor posee una resolución de 50MP, las fotografías se toman, por defecto, en 12.5 MP, haciendo uso de la tecnología pixel binning que combina 4 píxeles en 1 para reducir el ruido.

Sin embargo, es posible activar un modo de super alta resolución en el que las capturas se realizan a 50 MP.

A continuación, podemos ver unos recortes de la misma escena tomada con resoluciones de 12.5 y 50 MP. La imagen de 50 MP retiene algo más de detalle al ampliar, pero debemos tener en cuenta que el fichero resultante ocupa bastante más: 4 MB (12.5MP) vs. 14MB (50MP). En general, 12.5 MP debería ser suficiente.

Recortes de imágenes tomadas en modo normal (12.5MP) y superresolución (50MP)

 

En primer lugar, he analizado la calidad de la imagen en condiciones de luz abundante. En las siguientes imágenes podemos apreciar que la cámara principal ofrece un buen nivel de detalle, unos colores adecuados (quizás algo más satuados de lo deseado si buscas colores realistas) y un amplio rango dinámico.

Fotografías tomadas bajo abundante luz con la cámara principal

 

En cuanto a fotografía con poca luz, aunque no posee una apertura muy amplia (f/1.9), cuenta con estabilización óptica, por lo que cabe esperar un buen rendimiento en fotografía nocturna.

El teléfono incorpora un modo Nocturno que permite tomar fotografías con larga exposición a pulso, sin necesidad de utilizar un trípode. De hecho, es posible activar una opción para que se tomen fotografías en modo Nocturno automáticamente cuando estamos en condiciones de escasa luminosidad, y se obtienen resultados prácticamente idénticos a si lo activas manualmente.

En este punto merece la pena notar que el modo Nocturno del Xiaomi 13 Pro es de los más rápidos que he visto. No hay que esperar 3-4 segundos como otros smartphones, sino que es casi instantáneo. Otro aspecto interesante es que resulta bastante fiel a la realidad, a diferencia de otros teléfonos que tratan de hacer que la noche parezca día.

Como podemos apreciar en las siguientes imágenes, la calidad de la imagen captada por la cámara principal es muy buena en condiciones de poca luz, con el ruido muy contenido, colores realistas y un buen rango dinámico.

Fotografías tomadas bajo escasa luz con la cámara principal

 


📸Comparativa de cámara principal con otros buques insignia

En este artículo hemos publicado una comparativa de la cámara del Xiaomi 13 Pro y otros cinco smartphones de gama alta: iPhone 14 Pro, Samsung Galaxy S23 Ultra, Pixel 7, OPPO Find X5 Pro y Huawei Mate 50 Pro.


 

Cámara ultra gran angular

La cámara ultra gran angular cuenta con un sensor Samsung (S5K)JN1 con resolución de 50MP (1/2.76″, 0.64µm) y una la lente con apertura de f/2.2.

Carece de estabilización óptica (aunque esto es habitual en este tipo de cámaras), pero tiene enfoque automático, lo que aporta algunas posibilidades creativas a la hora de tomar fotografías de cerca.

Una cámara ultra gran angular aporta una gran versatilidad a la hora de capturar fotografías de paisajes o arquitectura. Personalmente encuentro la cámara ultra gran angular muy útil ya que permite tomar fotografías interesantes.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con la lente ultra gran angular. Con buena luz las imágenes son muy buenas, como se puede apreciar en estos ejemplos.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular en condiciones de buena luz

 

En condiciones de poca luz, la cámara ultra gran angular también mantiene bastante bien el tipo gracias al modo Noche, aunque el ruido hace acto de presencia y la nitidez se resiente. También tiene algunos problemas con las luces intensas, que aparecen como halos.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular en condiciones de poca luz

 

Cámara teleobjetivo

La cámara teleobjetivo cuenta con un sensor Samsung (S5K)JN1 con resolución de 50MP (1/2.76″, 0.64µm) y una lente con apertura f/2.0 y factor de ampliación 3.3x, que es un valor bastante inusual (normalmente es 3x). Cuenta con estabilización óptica.

A continuación, podemos ver algunas fotografías tomadas con la cámara teleobjetivo en condiciones de luz abundante. En general, las imágenes ofrecen una calidad de imagen buena, con detalles nítidos, buen colorido y amplio rango dinámico.

Fotografías tomadas con la cámara teleobjetivo con luz abundante

 

Cuando la luz escasea, las cámaras teleobjetivo suelen flaquear, ya que la limitada apertura de la lente hace que aparezca mucho ruido en la imagen.

A continuación, podemos ver algunas fotografías con la cámara teleobjetivo tomadas por la noche. La calidad de imagen sigue siendo bastante aceptable. En general, las capturas se ven sorprendentemente bien para una ampliación 3.3x, aunque, en algunas ocasiones, he obtenido fotografías algo borrosas.

Fotografías tomadas con la cámara teleobjetivo con luz escasa

 

Un aspecto interesante de esta cámara es que tiene una distancia de enfoque cercana de sólo 10 cm y, por eso, el teleobjetivo también también actúa como cámara Super Macro.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de capturas tomadas por la cámara en modo Super Macro, que ofrece una calidad de imagen bastante buena, claramente superior a lo que vemos en cámaras Macro dedicadas de otros smartphones.

Fotografías tomadas con la cámara teleobjetivo en modo Super Macro

 

Modo Retrato

El Xiaomi 13 Pro es capaz de tomar fotografías en modo Retrato detectando el contorno de la persona que queremos fotografiar y difuminando el fondo de la imagen para producir el conocido efecto bokeh.

La lente ideal para tomar un retrato es aquella con una distancia focal de unos 50-70 mm, lo que equivale a un zoom 2-3x, por lo que los teléfonos que tienen lente teleobjetivo, suelen utilizarla para tomar retratos. Lo mismo ocurre con el Xiaomi 13 Pro que, por defecto, utiliza la cámara teleobjetivo, aunque tiene un modo de retrato de cuerpo entero que utiliza la cámara gran angular.

Un aspecto que me gusta del modo Retrato de Xiaomi es que permite ajustar la profundidad de campo tanto durante la captura como a posteriori en la Galería, lo que da la posibilidad ajustar el desenfoque a nuestro gusto o, incluso, descartar el desenfoque si la detección del contorno no se ha realizado correctamente.

A continuación, podemos ver algunas imágenes tomadas con el modo Retrato. La calidad de imagen y de separación del cuerpo del fondo es buena, aunque en algunas ocasiones el efecto de desenfoque es demasiado sutil, como si la cámara no hubiera detectado a la persona y no hubiera desenfocado el fondo.

Fotografías tomadas en modo Retrato

 

Cámara frontal

La cámara frontal posee un sensor OmniVision OV32C (1/3.14″, 0.7µm) con resolución de 32MP y viene acompañada por una lente con apertura f/2.0. No posee enfoque automático, por lo que deberás ajustar la distancia entre la cámara y tu cara a, aproximadamente, un brazo, para que se te vea correctamente enfocado.

La cámara frontal permite suavizar la piel, adelgazar la cara, hacer los ojos más grandes, modificar el tamaño de la nariz, barbilla y labios, y bajar el pelo para reducir la frente. También es posible aplicar efectos de maquillaje (cejas, delineador de ojos, brillo de labios, brillo en los ojos, colorete) y filtros de imagen.

El problema de este sensor es que es de tipo Quad-Bayer, por lo que las imágenes capturadas a 32 MP tienen una resolución similar a un sensor de 8 MP.

Aquí podemos ver algunos selfies capturados con la cámara frontal. Los selfies, en condiciones de buena luz, poseen una buena calidad, aunque, al ampliar la imagen, esta no es tan nítida como cabría esperar de un sensor de 32 MP.

Selfies tomados con la cámara frontal

 

La cámara frontal también puede tomar selfies en modo Retrato, como podemos ver en estos ejemplos, y el resultado es bastante bueno, aunque el modo HDR no funciona y, al aire libre, el cielo se ve totalmente blanco.

 

Selfies tomados en modo Retrato con la cámara frontal

 

Grabación de vídeo

La cámara gran angular del Xiaomi 13 Pro es capaz de grabar vídeo hasta resolución 8K (7680×4320) con HDR10 a 24 fps, un modo de vídeo que por el momento no aprovecharán muchos usuarios ya que los televisores 8K no están muy extendidos. Como máximo se pueden grabar 6 minutos a esta resolución.

La cámara ultra gran angular y la cámara teleobjetivo pueden grabar vídeo hasta 4K@60fps, mientras que la cámara frontal solo puede grabar vídeos en 1080p@30fps. No posible cambiar entre las tres cámaras mientras estás grabando un vídeo, ni tampoco conmutar entre las cámaras traseras y la cámara frontal.

Además, el Xiaomi 13 Pro permite grabar vídeo Dolby Vision a 4K@60fps para un mayor contraste y colorido, aunque necesitarás una pantalla como la del 13 Pro o un televisor moderno para apreciar la diferencia.

Xiaomi ofrece una funcionalidad de enfoque del seguimiento del movimiento, que permite mantener enfocados automáticamente a personas en movimiento.

Para enfocar un objeto en concreto, basta con tocar dos veces el objeto con el dedo y el teléfono fijará el objetivo y mantendrá el enfoque en ese punto, aunque esté tapado temporalmente o quede fuera del encuadre. El Xiaomi 13 Pro reconocerá y realizará un seguimiento del objetivo que has tocado anteriormente cuando vuelva al encuadre.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de vídeos grabados con el Xiaomi 13 Pro a 4K@60fps y 4K@30fps. Durante el día, la calidad de imagen es buena y la estabilización electrónica de vídeo (EIS) funciona bien.

Vídeos grabados con el Xiaomi 13 Pro por el día

 

También he grabado algunos vídeos por la noche, en condiciones de poca iluminación, a resoluciones 4K@60fps y 4K@30fps. Como es habitual, los vídeos grabados por la noche a 60 fps se ven bastante oscuros.

Vídeos grabados con el Xiaomi 13 Pro por la noche

 

A la hora de grabar vídeo, el Xiaomi 13 Pro ofrece un modo Video Estable que reduce el campo de visión para conseguir una imagen más estable, pero solo es posible grabar a resolución 1080p con 30 FPS.

También es posible aplicar filtros durante la grabación de vídeo, tanto para cambiar el color como para aplicar efecto belleza o incluso bokeh (desenfoque de fondo). Si lo deseas, es posible grabar vídeo en formato 2.35:1 como si fuera una película de cine.

Xiaomi ofrece un modo de grabación de vídeo a 1080p@30fps llamado VLOG que consiste en grabar pequeños fragmentos de vídeos y unirlos después en un único vídeo con música y efectos bastante llamativos.

Es posible escoger entre 6 tipos diferentes, cada uno con sus propias características.

Xiaomi ha añadido algunos modos de grabación de vídeo con efectos de película: atrás en el tiempo, zoom mágico, obturador lento, congelación del movimiento, time lapse nocturno y mundo paralelo.

Al grabar vídeo en el modo Pro,  es posible ver un histograma en tiempo real, así como los niveles de sonido captados por los micrófonos.

También existe un modo de grabación de vídeo Dual que permite grabar a la vez con las cámaras frontal y trasera, dividiendo la pantalla en dos.

Xiaomi ha añadido un nuevo modo Teleprompter que permite escribir (o pegar) el guión de un vídeo que vayas a grabar y leerlo fácilmente mientras grabas el vídeo.

Modo Teleprompter

Llamadas de voz

En las pruebas que he realizado, la calidad de la voz es correcta y he podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de llamadas y la de contactos son la misma, aunque poseen dos pestañas diferentes.

El Xiaomi 13 Pro ofrece la posibilidad de configurar respuestas rápidas, aumentar progresivamente el volumen del tono de llamada, silenciar el primer tono para llamadas de números desconocidos, silenciar el timbre si das la vuelta al teléfono o lo levantas y encender el flash cuando esté sonando, entre otras.

Otra opción interesante es que puedes configurar que el teléfono te avise de que tienes llamadas perdidas cada cinco minutos durante un número de veces.

Precio

El Xiaomi 13 Pro está a la venta en España a un precio de 🛒 1.399€ (ver ofertas en Amazon | Mediamarkt). con 12GB de RAM y 256GB de almacenamiento. Si bien este precio está en línea con lo que encontramos en otros smartphones de gama alta, el precio ha sorprendido a muchos, ya que Xiaomi nos tiene acostumbrados a precios más asequibles.

La alternativa natural si buscas algo más asequible es el Xiaomi 13 (🛒 999€, ver ofertas en Amazon | Mediamarkt), que posee una pantalla AMOLED de 6.4″ hasta 120 Hz, procesador Snapdragon 8 Gen 2, 8/12 GB de RAM, 128/256/512 GB de almacenamiento, cámaras traseras gran angular (50MP f/1.8) + ultra gran angular (12MP f/2.2) + teleobjetivo 3.2x (10MP f/2.0), cámara frontal (32MP f/2.0) y batería de 4.500 mAh con carga rápida a 67 W.

 

En el mercado, existen varias alternativas interesantes, como el Samsung Galaxy S23 Ultra, Pixel 7 Pro, OPPO Find X5 Pro o Huawei Mate 50 Pro.

El Samsung Galaxy S23 Ultra (🛒 1.409€, ver ofertas en Amazon | Mediamarkt) posee una pantalla LTPO AMOLED de 6.8″ hasta 120 Hz, procesador Snapdragon 8 Gen 2 for Galaxy, 8/12 GB de RAM LPDDR5x, 256GB/512GB/1TB de almacenamiento UFS 4, cámara trasera gran angular (200MP, f/1.7) + ultra gran angular (12MP, f/2.2) + teleobjetivo 3x (10MP, f/2.4) + teleobjetivo 10x (10MP, f/4.9), cámara frontal (10MP, f/2.2), conectividad 5G y batería de 5.000 mAh con carga rápida a 45W.

El Pixel 7 Pro (🛒 899€, ver ofertas en Amazon | Mediamarkt) es un smartphone con pantalla AMOLED de 6.7″ a 120Hz, procesador Google Tensor 2, 8/12GB de RAM, 128/256/512 GB de almacenamiento UFS 3.1, cámara trasera gran angular (50MP, f/1.9) + ultra gran angular (12MP, f/2.2) + teleobjetivo 5x (48MP, f/3.5), cámara frontal (11MP, f/2.2), y batería de 5.000 mAh con carga rápida a 30W.

El OPPO Find X5 Pro (🛒 1.299€, ver ofertas en Amazon | Mediamarkt) posee una pantalla Super AMOLED WQHD+ de 6.7″ a 120 Hz, procesador Snapdragon 8 Gen 1, 12GB de RAM LPDDR5, 256 GB de almacenamiento UFS 3.1, cámaras traseras gran angular (50MP, f/1.7) + ultra gran angular (50MP, f/2.2) + teleobjetivo (13MP, f72.4), cámara frontal (32MP, f/2.4) y batería de 5.000 mAh con carga rápida a 80W.

El Huawei Mate 50 Pro (🛒 1.189€, ver ofertas en Amazon | Mediamarkt) dispone de una pantalla OLED de 6,7″, procesador Snapdragon 8+ Gen1, 8GB de RAM, 256/512 GB de almacenamiento, cámara trasera gran angular (50MP, f/1.4-f/4.0) + ultra gran angular (13MP, f/2.2) + teleobjetivo (64MP, f/3.5), cámara frontal (13MP, f/2.4) y batería de 4.700 mAh con carga rápida a 66W.

Conclusiones

El Xiaomi 13 Pro posee un diseño elegante, con una construcción de cristal, aluminio y cerámica. Ahora bien, es un teléfono contundente en la mano, ya que posee un grosor de 8,6 mm (sin contar la protuberancia de cámara) y un peso de 205 gramos.

El teléfono está disponible en dos colores poco llamativos negro y blanco — y, al menos en el modelo negro que he probado, las huellas no quedan tan marcadas como en otros smartphones con acabado también brillante.

Xiaomi ha incluido una gran pantalla de 6,7″ rodeada por marcos estrechos y simétricos. La cámara frontal está situada en un orificio justo en el centro, por lo que puede molestar ligeramente al ver películas o jugar en horizontal. La pantalla está ligeramente curvada a los lados, por lo que los marcos laterales quedan bastante ocultos. A cambio, se produce un pequeño oscurecimiento de la pantalla en los bordes.

La pantalla está protegida por Gorilla Glass Victus, que es la penúltima versión del recubrimiento de Corning, así que la resistencia ante golpes y arañazos debería ser muy buena. La parte trasera, al ser cerámica, es resistente a arañazos, y tiene un módulo de cámara que emerge como el cráter de un volcán.

 

Xiaomi ha dotado al dispositivo de certificación oficial de resistencia frente al agua, así que puedes estar tranquilo si se derrama un líquido encima o se moja. Pocas veces Xiaomi ha incluido este tipo de protección, así que es digno de mención.

El teléfono cuenta con un panel AMOLED LTPO de 6.7″ con resolución WQHD+ (3.200 × 1.440 píxeles), lo que se traduce en una elevada densidad de píxeles de 522 ppp.

Según mis mediciones, la pantalla alcanza un brillo máximo en torno a 1.170 nits cuando se encuentra bajo una luz intensa como el sol (Xiaomi habla de 1.200 nits en su hoja de especificaciones). Se trata de un valor muy alto, superando a muchos smartphones de gama alta, por lo que no tendrás problemas usar el teléfono en exteriores.

El gamut de color es amplio ya que cubre el 100% del amplio espacio DCI-P3, que normalmente solo alcanzan los smartphones de gama alta. Es compatible con HDR10+ y, sorprendentemente, también con Dolby Vision, por lo que podrás reproducir contenidos de alta calidad en servicios como Netflix.

De los tres modos de color que ofrece, el modo original ofrece una excelente fidelidad de color, pero la mayoría de la gente preferirá el modo vívido que viene seleccionado por defecto ya que muestra colores más vivos (aunque menos realistas).

La pantalla ofrece tasa de refresco de hasta 120 Hz, lo que se traduce en una mayor fluidez al hacer scroll o movernos por la interfaz.

La tasa de frecuencia es dinámica y, gracias a que cuenta con un panel LTPO, puede disminuir hasta solo 1 Hz cuando observamos un contenido estático para ahorrar batería.

Por supuesto, está presente la Pantalla Siempre Activa, por lo que podemos ver la hora/fecha, el nivel de batería y las notificaciones en todo momento.

Xiaomi ha integrado un lector óptico de huella dactilar bajo la pantalla que desbloquea el teléfono de manera rápida, aunque para mi gusto está situado demasiado abajo, por lo que no resulta tan fácil de alcanzar. También ofrece reconocimiento facial 2D, que no es tan seguro como el reconocmiento 3D del iPhone pero resulta muy cómodo.

El Xiaomi 13 Pro posee un procesador Snapdragon 8 Gen 2 que, a día de hoy, es el más potente que puedes encontrar en un smartphone Android. Acompañando a este chip encontramos 12 GB de RAM LPDDR5x y 256 GB de almacenamiento UFS 4.0 sin opción de ampliar mediante micro-SD.

En las pruebas de benchmark que he llevado a cabo, el rendimiento del smartphone ha sido excelente, como era de esperar dado el hardware que incorpora. La disipación de calor del teléfono también es notable, y el rendimiento solo se ve ligeramente afectado tras largos períodos de uso.

En el día a día, el Xiaomi 13 Pro se mueve con mucha fluidez y en ningún momento he sufrido parones importantes. Los juegos 3D se desenvuelven sin ningún problema y he medido tasas estables de 60 FPS en títulos como Call Of Duty o Asphalt 9 o Real Racing 3 — aunque Xiaomi parece limitar el refresco, ya que otros juegos superan los 100 FPS en juegos como Real Racing 3.

 

El Xiaomi 13 Pro llega con una batería de 4.820 mAh que, sobre el papel, parece suficiente para una pantalla tan grande. En el día a día, consigue una autonomía sólida, aunque sin destacar especialmente frente a otros smartphones — el Samsung Galaxy S23 Ultra lo supera con creces.

El teléfono cuenta con carga rápida por cable de 120 W (usando un protocolo propietario de Xiaomi, no el estándar USB PD) y, en mis pruebas, se ha cargado por completo en poco más de 20 minutos, que es un tiempo extremadamente breve. Además, ofrece carga inalámbrica a 50 W, así como carga inalámbrica inversa a 10 W.

En el aspecto de conectividad, no podría ir mejor servido, ya que ofrece WiFi 7, Bluetooth 5.3, infrarrojos y NFC, pero no dispone de radio FM ni UWB (Ultra Wide Band). Es compatible con redes 5G (en la banda Sub-6GHz) e incluye un espacio para una segunda tarjeta SIM (Dual SIM), así como soporte para eSIM.

 

El Xiaomi 13 Pro llega con tres cámaras traseras que permiten tomar fotografías con gran angular, ultra gran angular y teleobjetivo. Xiaomi ha colaborado con Leica y ofrece dos modos de disparo: Leica Authentic y Leica Vibrant. Curiosamente, el modo Vibrant es el más realista, ya que el modo Authentic añade un procesado «auténtico» de Leica con un efecto de viñeteo (oscurecimiento de las esquinas) que resulta poco natural.

La cámara principal cuenta con un enorme sensor Sony IMX989 de 50MP con un tamaño de 1″ y una lente con apertura f/1.9 con estabilización óptica. Esta cámara combina, por defecto, 4 píxeles en 1 para generar imágenes de 12.5 MP con menos ruido.

En condiciones de buena luz, la calidad de imagen de la cámara principal es excelente y, cuando la luz escasea, activa automáticamente el modo Noche que, sin tener que esperar mucho tiempo, produce fotografías con ruido limitado y una calidad de imagen excelente.

La cámara ultra gran angular tiene un sensor de 50MP y una lente con apertura f/2.2. Aporta una perspectiva diferente a la hora de fotografiar grandes objetos como edificios o monumentos.

Es una cámara útil durante el día y, aunque su apertura es más limitada y no tiene estabilización óptica, mantiene el tipo por la noche, si bien el ruido se deja notar y la nitidez se resiente.

Por último, la cámara teleobjetivo 3.3x con resolución de 50MP permite acercarse a detalles lejanos. La calidad de imagen también es bastante buena, aunque por el noche sufre bastante.

El Xiaomi 13 Pro permite capturar fotografías en modo Retrato, que por defecto, se toman co la cámara teleobjetivo, que es la más idónea para capturar retratos. La calidad de imagen es bastante buena, aunque me he encontrado con ocasiones en las que no ha aplicado el efecto de desenfoque.

La cámara principal es capaz de grabar vídeo hasta resolución 8K a 24fps, así como vídeo 4K a 60fps con Dolby Vision. Las cámaras ultra gran angular y teleobjetivo se quedan en 4K a 60 fps, mientras que la cámara frontal puede grabar videos solo hasta 1080p a 30 fps.

En los vídeos que he grabado, la calidad de imagen ha sido buena. Xiaomi ofrece además un modo de Estabilización, aunque a costa de reducir el campo de visión.

Una funcionalidad interesante que incluye Xiaomi es el enfoque por seguimiento del movimiento, que permite fijar el enfoque en una persona (o mascota) aunque se mueva. Esta funcionalidad no solamente detecta la cara, sino que, a distancias próximas, también puede hacer seguimiento del ojo para asegurar un enfoque más preciso.

Además de varios modos especiales de grabación de vídeo con efectos llamativos, Xiaomi ha añadido un nuevo modo Teleprompter que permite introducir un guión que aparece en pantalla mientras grabamos un vídeo.

En cuanto a la cámara frontal, a pesar de contar con una resolución de 32MP, no produce imágenes tan nítidas como me gustaría. Es posible tomar selfies en modo Retrato, con un resultado bastante acertado aunque, al usar este modo, se resiente la funcionalidad de HDR y el cielo tiende a verse casi blanco.

 

El Xiaomi 13 Pro ofrece un buen sonido a través de altavoces estéreo que suenan con potencia y claridad elevadas. Un altavoz está situado en la base y otro en el auricular del oído, acompañado de un orificio en el borde superior.

Xiaomi incorpora la capa de personalización MIUI 14 basada en Android 13. La mayoría de las mejoras que trae MIUI 14 son internas, ya que ha mejorado el rendimiento. Xiaomi asegura que este teléfono recibirá 3 actualizaciones principales del sistema operativo y 4 años de parches de seguridad.

MIUI incorpora funcionalidades interesantes para controlar el consumo de la batería, clonar aplicaciones que no admiten multicuenta, crear un segundo espacio privado, proteger el acceso a apps mediante contraseñas, proteger el acceso a fotos privadas, ocultar apps del escritorio, etc.

Además, incorpora algunas funcionalidades que no solemos encontrar habitualmente en otros smartphones como un modo Oscuro mejorado que atenúa el fondo de pantalla y adapta la fuente, Respuestas Rápidas a notificaciones sin salir de la app, la herramienta Game Turbo para mejorar la experiencia en juegos, la Compartición segura para eliminar datos de ubicación y dispositivo en las fotos antes de compartirlas, Carpetas grandes en el escritorio, etc.

MIUI es una capa bastante pesada y ofrece una interfaz algo compleja. A veces, llama a lo mismo de diferentes formas en función del lugar donde te encuentres y, en ocasiones, utiliza nombres confusos para ciertas funcionalidades.

 

El Xiaomi 13 Pro está a la venta a un precio de 🛒 1.399€  (12 GB de RAM / 256 GB de almacenamiento). Es un precio alto, en línea con otros smartphones de gama alta, pero sensiblemente superior a lo que estamos acostumbrados en Xiaomi.

¿Merece la pena el Xiaomi 13 Pro? Si buscas un smartphone con una excelente pantalla, un gran rendimiento, una elevada autonomía con carga rapidísima y unas cámaras muy competentes, el Xiaomi 13 Pro es una buena elección.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

  • Diseño frontal con marcos estrechos rodeando la pantalla y protección Gorilla Glass Victus. Cubierta trasera en cerámica en colores blanco o negro.
  • Pantalla con alta densidad de píxeles, excelente brillo máximo, gran amplitud cromática, soporte de HDR10+ y Dolby Vision, elevada fidelidad de color y tasa de refresco desde 1 hasta 120 Hz.
  • Funcionalidad de Pantalla Siempre Activa, encendido de pantalla mediante doble toque y encendido momentáneo cuando llega una notificación.
  • Lector de huella dactilar integrado en la pantalla y reconocimiento facial 2D.
  • Rendimiento elevado gracias al procesador Snapdragon 8 Gen 2, 12 GB de RAM LPDDR5x y 256 GB de almacenamiento UFS 4.0.
  • Conectividad WiFi 7, Bluetooth 5.3, NFC, infrarrojos y 5G con soporte Sub-6. Soporte Dual SIM mediante segunda SIM y eSIM.
  • Capa de personalización MIUI 14 con muchas funcionalidades añadidas: control de consumo de batería y datos móviles por app, clonación de apps, protección de acceso a apps, segundo espacio, manejo por gestos, Game Turbo, eliminación de datos privados de fotografías antes de enviarlas, modo Oscuro mejorado, etc.
  • Garantía de 3 actualizaciones principales del sistema operativo y 4 años de parches de seguridad.
  • Altavoces estéreo que ofrecen una buena calidad de sonido.
  • Cámara trasera gran angular con buen rendimiento general incluso por la noche gracias al modo Noche automático. Cámaras ultra gran angular y teleobjetivo 3.3x con resultados muy competentes.
  • Cámara frontal con buena nitidez y modo Retrato (aunque con peor HDR en este modo).
  • Grabación de vídeo en alta resolución (hasta 8K@24fps) con la cámara principal y soporte HDR10+ para la grabación de vídeo.
  • Buena autonomía gracias a su batería de 4.820 mAh. Carga muy rápida por cable (120W) con cargador rápido a 120W incluido. Carga inalámbrica a 50W e inalámbrica inversa a 10W.
  • Certificación oficial (IP68) frente a agua y polvo.

Lo peor:
  • Cuerpo bastante contundente, con un grosor de 8,4 mm (sin contar con la isla de cámara) y un peso de 229 gramos.
  • Puerto USB sin salida de vídeo.
  • Nitidez de la cámara frontal por debajo de lo esperado y con grabación solo 1080p@30fps.
  • Precio elevado para lo que Xiaomi nos tenía acostumbrados.

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

💻 ¡62% de descuento! ¡Office 2021 por solo 15.55€/PC! ¡Descuentos en claves MS! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
56%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
44%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
1 Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario