Quitar este panel

Análisis del Xiaomi Mi 8 Pro a fondo y opinión

💿💻 ¡Ofertón! Consigue tu clave Windows 10 Pro por 9,76€ y Office 2019 Pro por 39,54€ en MMORC [ Ver oferta ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del Mi 8 Pro.

A finales de mayo, Xiaomi anunció tres nuevos smartphones de la serie de gama alta Mi: un modelo Mi 8, un modelo con especificaciones recortadas Mi 8 SE y un modelo más innovador Mi 8 Explorer Edition con cubierta transparente y lector de huella en pantalla.

En septiembre, la compañía presentó el nuevo Mi 8 Pro (también llamado Mi 8 Fingerprint Edition) y el Mi 8 Lite con especificaciones más modestas.

El Xiaomi Mi 8 Pro es muy parecido al Mi 8 Explorer Edition, ya que ambos cuentan con unas especificaciones técnicas muy potentes, una cubierta trasera transparente y un lector de huella bajo la pantalla, pero el del Mi 8 Pro es algo más rápido.

El Xiaomi Mi 8 Pro llega con un cuerpo de metal y cristal, pantalla AMOLED Full HD+ de 6.21″, procesador Snapdragon 845, 8 GB de RAM LPDDR4x, 128 GB de almacenamiento, cámara trasera dual de 12MP, cámara frontal de 20MP y batería de 3.000 mAh.

El Xiaomi Mi 8 Pro está a la venta oficialmente en España por 599 € pero puedes encontrarlo por 549 € en tiendas online como Amazon.es.

He tenido oportunidad de probar el Xiaomi Mi 8 Pro durante unas semanas, lo que me ha permitido probar a fondo todas sus funcionalidades. A continuación, os cuento mis impresiones.

 

Índice de páginas

  1. Diseño y Pantalla
  2. Hardware, Biometría y Batería
  3. Software y Multimedia
  4. Cámara y Llamadas
  5. Precio y Conclusiones

 

Diseño

Hoy en día, la mayoría de los smartphones presentan un aspecto prácticamente idéntico y cuesta distinguir unos de otros salvo que te fijes con detenimiento en ciertos detalles.

Sin embargo, el Xiaomi Mi 8 Pro llega con diseño muy original en su parte de atrás, ya que cuenta con una cubierta trasera de cristal transparente que está curvada a los lados y deja ver el interior del teléfono.

Cuando Xiaomi presentó a su hermano genemelo, el Mi 8 Explorer, hubo una cierta confusión con respecto a si los componentes electrónicos que se dejaban ver eran reales o de atrezzo.

Finalmente quedó claro que lo que se ve a través de la cubierta transparente no es más que una placa de plástico decorativa, que nada tiene que ver con los componentes reales internos del smarpthone.

Además de mostrar componentes falsos con inscripciones como «Qualcomm Snapdragon» o «Samsung UFS 2.1», Xiaomi ha incluido ciertos mensajes propagandísticos como «Innovation for everyone» y frases motivacionales como «Always believe that something wonderful is about to happen.»

Personalmente no soy un gran fan de este interior «de pega» del Mi 8 Pro, más aún cuando la capacidad de la batería se ha visto reducida con respecto al Mi 8, con las mismas dimensiones, posiblemente debido en parte al espacio ocupado por la placa de plástico decorativa.

Si nos fijamos en la parte de delante, el frontal del Mi 8 Pro está dominado por una gran pantalla que, como muchos otros smartphones de este año, cuenta con una muesca en la zona superior.

En este caso la muesca es bastante grande, de un tamaño similar a la del iPhone XS, ya que el Xiaomi Mi 8 Pro ha incorporado un sistema avanzado de reconocimiento facial que va más allá de la simple cámara frontal. Sin embargo, como comentaremos más adelante, este sistema no está activo en España, por lo que es un espacio desaprovechado.

 

Si la idea de la muesca no te acaba de convencer, quizás te consuele saber que puedes ocultarla mediante una opción que oscurece el área de la pantalla alrededor de la misma. Como la pantalla es OLED, los píxeles se apagan por completo y el resultado es bastante bueno.

Las esquinas de la pantalla están redondeadas y poseen una curvatura similar a la de las esquinas del teléfono. Debajo de la pantalla encontramos un pequeño marco a modo de «barbilla», que está libre de cualquier elemento.

Nos hubiera gustado que este marco fuera un poco más estrecho, ya que algunos fabricantes han conseguido reducirlo hasta casi eliminarlo por completo.

Todo el contorno del teléfono está rodeado por un marco de aluminio serie 7.000, que es un 60% más resistente que las aleaciones habituales y a la vez muy ligero.

La parte de atrás es de cristal, por lo que el teléfono solo cuenta con cuatro líneas de antena en los marcos superior e inferior, que apenas son visibles.

Tanto la parte de delante como de atrás están protegidas por Gorilla Glass 5 que, si bien no es la versión más reciente de esta protección, garantiza una buena resistencia frente a arañazos.

La cámara trasera está ubicada en una esquina y guarda un gran parecido con la del iPhone XS. Al igual que la de este, sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, lo que hace que el teléfono baile ligeramente al pulsar sobre la pantalla mientras está apoyado sobre la mesa.

 

A continuación vamos a repasar los cuatro lados del smartphone para revisar los botones y conectores que incorpora.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido de color rojo y al lado, un botón alargado de volumen. Ambos botones se distinguen bien al tacto, por lo que no tenemos ningún problema en pulsar sobre uno u otro sin mirarlo.

 

En el lateral izquierdo encontramos el compartimento que oculta la ranura para las dos tarjetas nano-SIM.

 

La parte superior del teléfono únicamente cuenta con el micrófono de cancelación de ruido.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector USB Tipo-C y el altavoz. Aunque hay cuatro orificios a cada lazo del conector USB Tipo-C, en realidad el altavoz se encuentra solo a uno de los lados.

 

El Xiaomi Mi 8 Pro es un dispositivo bastante delgado y ligero con tan solo 7.6 mm de grosor y un peso 175 gramos. El teléfono solo está disponible en color transparente, en España, aunque en otras regiones también está disponible en negro y dorado.

El acabado en cristal transparente hace que las huellas no queden demasiado marcadas en la parte de atrás.

Xiaomi no ha dotado al Mi 8 Pro de ninguna protección frente al agua, por lo que debemos tener cuidado para no sumergir el smartphone. Este es uno de los aspectos en los que Xiaomi ha decidido recortar costes frente a otros smartphones de gama alta más caros.

Pantalla

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con un panel AMOLED de 6.2″ con resolución Full HD+ (2248 x 1080 píxeles) y un ratio de aspecto alargado (18.7:9), lo que implica una densidad de píxeles de 402 ppp.

Otros smartphones de gama alta cuentan con un panel con resolución superior, como QHD (2.560 x 1.440 píxeles), pero la realidad es que la nitidez que ofrece un panel Full HD+ del Mi 8 Pro es más que suficiente. A fin de cuentas, el Samsung Galaxy S9+, con el mismo tamaño de pantalla, muestra por defecto una resolución Full HD+ en lugar de QHD+ para reducir el consumo de batería.

La única aplicación para la que podemos echar de menos un panel con mayor resolución es si pensamos acoplar un casco de Realidad Virtual, pero a día de hoy su uso no está demasiado extendido.

La matriz de sub-píxeles del Xiaomi Mi 8 Pro es de tipo Pentile, como es habitual en los paneles AMOLED. En este tipo de pantallas, los sub-píxeles rojo, verde y azul se disponen en formas geométricas — en rombo en este caso — en lugar de estar uno a continuación de otro de forma alineada como ocurre en los paneles RGB.

Matriz Pentile de la pantalla del Xiaomi Mi 8 Pro

 

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

Según nuestras propias mediciones, el brillo máximo se encuentra alrededor de los 426 nits en el modo de brillo manual, pero aumenta temporalmente hasta 586 nits cuando activamos el modo de brillo automático y nos encontramos bajo una luz intensa como el sol.

Este valor máximo es bastante alto, aunque queda algo por debajo de algunos smartphones de gama alta, como se puede apreciar en la siguiente gráfica. En todo caso, con este brillo no tendremos problemas para usar la pantalla incluso a plena luz del día.

 

El color negro es muy profundo, hasta el punto de que nuestro colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que el color negro es realmente negro y que el contraste es, teóricamente, infinito (Xiaomi habla de 60.000:1 en su página web).

El Xiaomi Mi 8 Pro ofrece un ajuste de pantalla llamado contraste que permite controlar el gamut de color al que apunta la pantalla y la temperatura de color de la misma. Xiaomi ofrece tres modos de contraste: predefinido, alto y automático.

En el modo de contraste predefinido, la fidelidad de color es excelente ya que el error medio es 1.5 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 dE se considera inaceptable) y el error máximo es 2.8 dE.

En este modo, la pantalla cubre el 100% del modo de color sRGB pero queda a un 76% del espacio de color DCI-P3. El color blanco presenta una temperatura de color de 6.739ºK, tan solo un poco por encima del nivel de referencia 6.500ºK.

Resultados en el modo de contraste predefinido

 

En el modo de contraste alto, que es el que cubre el gamut más amplio, el Xiaomi Mi 8 Pro ofrece una fidelidad de color mejorable ya que el error medio resulta ser 5.8 dE y el error máximo queda en 10.1.

En este modo, el panel supera con creces el espacio de color sRGB, que es al que cualquier smartphone debería aspirar como mínimo para ofrecer una buena fidelidad de color en apps y juegos convencionales.

La gama cromática de la pantalla del Xiaomi Mi 8 Pro llega a cubrir incluso el 100% del espacio de color más amplio DCI-P3, que es utilizado en la industria cinematográfica. En este aspecto, el gamut de color mostrado por el Mi 8 Pro está a la altura de otros pesos pesados como el Samsung Galaxy S9 y iPhone XS.

En cuanto a la temperatura de color, nos encontramos con 7.391ºK, que está bastante por encima del valor de referencia, lo que significa que la pantalla presenta un cierto tinte azulado.

Este sesgo hacia el color azul es algo que posiblemente Xiaomi ha hecho a propósito ya que los usuarios suelen preferir una pantalla con un tono ligeramente azulado a una pantalla anaranjada, ya que eso último se asocia con algo antiguo. En todo caso, el Xiaomi Mi 8 Pro ofrece algunas opciones para ajustar la temperatura de color de la pantalla y por tanto puedes regularla a tu gusto.

Resultados en el modo de contraste alto

 

Por defecto, el Mi 8 Pro no viene configurado en el modo de contraste predefinido (como pudiera parecer por el nombre) sino en el modo de contraste automático, que supuestamente se adapta a las condiciones de iluminación.

En este modo, la pantalla ofrece una fidelidad de color correcta pero no excelente, con un error medio de 3.5 dE y un error máximo de 6.7 dE. Por tanto, si valoras que los colores que se muestran en la pantalla sean los que deberían ser, te aconsejamos que pases del modo de contraste automático al modo predefinido.

En este modo, el Mi 8 Pro cubre el 100% del modo de color sRGB pero queda a un 89% del espacio de color DCI-P3. El color blanco presenta una temperatura de color de 7.436ºK, bastante por encima del nivel de referencia 6.500ºK, por lo que la pantalla presenta un cierto tinte azulado.

Resultados en el modo de contraste automático

 

Los ángulos de visión de la pantalla del Xiaomi Mi 8 Pro son algo menos amplios que en otros smartphones de gama alta. Basta con girar el teléfono 45 grados para que aparezcan en la pantalla franjas de color que se intensifican conforme seguimos girando la pantalla hasta los 90 grados.

Una característica interesante de la pantalla del Xiaomi Mi 8 Pro es el Modo Siempre Activo que hace que el teléfono muestre la hora/fecha, notificaciones y la marca del lector de huella dactilar cuando el teléfono está bloqueado. Lamentablemente no se puede personalizar para mostrar otra información útil como el nivel de batería.

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con una funcionalidad llamada Modo Lectura que viene a ser un filtro de luz azul que reduce la fatiga ocular limitando la cantidad de luz azul que emite la pantalla. Es posible controlar la cantidad de luz azul que se filtra y programar el encendido automático a determinadas horas o coincidiendo con la puesta de sol.

Xiaomi también ha incorporado la posibilidad de encender la pantalla con un doble toque o al levantar el teléfono, lo cual resulta bastante útil para ver las notificaciones.

Por último, el Xiaomi Mi 8 Pro ofrece un Modo Nocturno que reduce el nivel de brillo en condiciones de poca luz. Es posible seleccionar el nivel de brillo del modo nocturno, así como la temperatura de color.

Hardware y rendimiento

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con un procesador Qualcomm Snapdragon 845, que consta de cuatro núcleos Kryo 385 a 2.8 GHz y cuatro núcleos Kryo 385 a 1.8GHz, así como una GPU Adreno 630.

Este procesador ha sido fabricado en un proceso de 10 nm muy eficiente en cuanto a consumo de energía, aunque ya han empezando a llegar los procesadores de 7 nm,  como el HiSilicon Kirin 980, el Apple A12 Bionic o el Qualcomm Snadpragon 855.

El Xiaomi Mi 8 Pro llega en una única variante con 8 GB de RAM, una cantidad muy elevada que debería garantizar una excelente experiencia de multi-tarea. Si bien es cierto que ya existen modelos con 10GB de RAM, en la práctica no se nota apenas diferencia una vez superados los 6GB de RAM.

A continuación vamos a revisar los resultados que obtiene el Xiaomi Mi 8 Pro en los benchmarks.

El Xiaomi Mi 8 Pro obtiene unos resultados excelentes en los benchmarks

 

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 290.645 puntos, una puntuación extremadamente alta que supera a casi cualquier smartphone de gama alta anterior.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 2.312/8.947 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados excelentes.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación espectacular de 8.292 puntos.

 

El Xiaomi Mi 8 Pro ha obtenido unos resultados muy elevados en todas las pruebas, como ya esperábamos dado que cuenta con el procesador de Qualcomm más potente que podemos ver en un smartphone a día de hoy (aunque por poco tiempo) y una gran cantidad de memoria RAM.

Aunque los benchmarks no siempre reflejan el comportamiento en la vida real, en el día a día la interfaz del Xiaomi Mi 8 Pro y las principales apps se mueven con mucha suavidad y no hemos experimentado problemas de lentitud o lag.

Tampoco he tenido problemas con la multi-tarea, ya que el Xiaomi Mi 8 Pro es capaz de ejecutar varias aplicaciones a la vez sin que notes ningún signo de lentitud en el resto de apps que se ejecutan ni se cierren en segundo plano.

El Xiaomi Mi 8 Pro mueve con soltura los juegos más exigentes

 

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU Adreno 630 ofrece un 30 por ciento más de rendimiento 3D y un 30 por ciento menos de consumo que la GPU Adreno 540 del Snapdragon 835, por lo que cabe esperar un rendimiento excelente.

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados buenos.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el Xiaomi Mi 8 Pro ha logrado unos resultados muy buenos.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el Xiaomi Mi 8 Pro también ofrece unos resultados muy elevados.

 

En las pruebas de rendimiento gráfico, el Xiaomi Mi 8 Pro ha obtenido unos resultados magníficos, como cabía esperar ya que la GPU Adreno 630 del Snapdragon 845 es muy potente.

Para comprobar el rendimiento gráfico en juegos 3D, he probado tres títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG  — y, en todos ellos, la experiencia de juego con el Xiaomi Mi 8 Pro ha sido muy buena.

Utilizando el software GameBench, hemos podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno. En los tres juegos obtenemos una tasa estable de prácticamente 30 o 60 FPS, sin pérdidas de frames, incluso en PUBG con calidad gráfica alta.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU
Asphalt 928100%26318%
Dead Effect 259100%53607%
PUBG (calidad alta)29100%26319%

 

Los smartphones de gama alta suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. En el caso del Mi 8 Pro, hemos medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 39ºC por la zona de la cámara y el lector de huella.

El Xiaomi Mi 8 Pro incorpora 128 GB de almacenamiento interno, que lamentablemente no pueden ser ampliados mediante una tarjeta micro-SD. La opinión de Xiaomi es que este tipo de tarjetas tienden a fallar y que los usuarios suelen culpar al fabricante del smartphone — en lugar de al fabricante de la tarjeta.

En el aspecto de conectividad, el Xiaomi Mi 8 Pro es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4GHz y a 5GHz, Bluetooth 5.0, 3G/HSPA+, 4G/LTE y NFC, y emisor de infrarrojos en la parte de arriba, pero carece de radio FM.

Un punto interesante es que el Mi 8 Pro soporta GPS de doble frencuencia, lo que significa que la navegación debería ser más precisa que en otros smartphones.

El compartimento para SIM ofrece espacio para incorporar dos tarjetas nano-SIM, lo que permite llevar dos números diferentes.

El Xiaomi Mi 8 Pro es capaz de operar en la banda de 800 MHz de 4G/LTE que utilizan algunos operadores en España, por lo que no tendrás problemas de conectividad.

En las pruebas que he realizado, la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G ha sido excelentes.

El Xiaomi Mi 8 Pro alcanzó los 301 Mbps de bajada y 93 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300 Mbps. En la prueba de 4G, se alcanzaron los 39 Mbps de bajada y 7 Mbps de subida con una conexión de Movistar.

Sistemas biométricos

Xiaomi ha incorporado un innovador lector de huella dactilar debajo de la pantalla, que permite desbloquear el teléfono con solo colocar el dedo sobre una zona concreta de la pantalla.

Con la pantalla bloqueada, basta con apoyar el dedo para desbloquear el teléfono sin tener que tocar ningún botón — siempre y cuando coloquemos el dedo en la zona correcta.

El reconocimiento de huella es fiable siempre que coloquemos el dedo en la zona marcada ya que el área de reconocimiento es reducida. El desbloqueo no es tan rápido como un lector de huella convencional y hay que ejercer un poco más de presión que simplemente apoyar el dedo encima pero, en general, la experiencia es bastante buena.

El lector de huella del Xiaomi Mi 8 Pro funciona de forma rápida y fiable

 

El Xiaomi Mi 8 Pro llega también con un sistema de reconocimiento facial avanzado 3D pero, sorprendentemente, este sistema no está activo en todas las regiones, por lo que en España no podemos utilizarlo.

No obstante, si eres de a los que no les importa saltarse las normas, quizás quieras probar a cambiar la región a, por ejemplo, Hong Kong, para poder utilizar este sistema. Nosotros lo hemos hecho y hemos comprobado que el sistema de reconocimiento facial funciona de manera rápida y fiable, incluso en la oscuridad.


Batería

La batería del Xiaomi Mi 8 Pro posee una capacidad de 3.000 mAh, algo escasa para una pantalla de 6.2″. A fin de cuentas, el Xiaomi Mi 8 con el mismo tamaño de pantalla tiene una batería de 3.400 mAh.

 

En la prueba de batería de PCMark Work 2.0, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha dado un resultado excelente de 7 horas y 30 minutos. Este resultado no destaca frente a otros smartphones de gama alta, como se puede apreciar en la siguiente comparativa.

 

En la práctica, la autonomía del Xiaomi Mi 8 Pro es correcta y no deberías tener problemas para llegar al final del día si haces un uso moderado del smartphone.

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con un modo de ahorro de batería que, si está activado, monitoriza los procesos en segundo plano y desactiva la sincronización cuando la batería cae por debajo del 60%. También es posible programar el apagado y encendido de este modo de ahorro a determinada hora.

Además, MIUI identifica automáticamente las aplicaciones y procesos importantes, y desactiva aquellos que no lo son cuando bloqueamos el teléfono.

Esto significa que, en ocasiones, es posible que alguna app con actividad en segundo sea cerrada automáticamente por el sistema. En teoría, es posible solucionar este problema seleccionando aquellas apps individuales sobre las que el economizador de batería no debe actuar.

 

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con carga rápida Quick Charge 4+, si bien el cargador incluido en la caja de 18W es compatible con QuickCharge 3.0. Nuestra unidad de análisis llega con un cargador que no tiene conector europeo, por lo que hemos recurrido a otro cargador QuickCharge 3.0.

El Xiaomi Mi 8 Pro se carga por completo en tan solo 1 hora y 23 minutos, que es un tiempo bastante ajustado.

Como podemos apreciar en la gráfica, la carga es más rápida hasta el 80 por ciento y se ralentiza ligeramente al final. El 50 por ciento de la carga se alcanza en menos de media hora.

La batería del Xiaomi Mi 8 Pro se carga por completo en menos de hora y media

 

Xiaomi no ha dotado al Mi 8 Pro de carga inalámbrica, algo que cada vez se va extendiendo más entre los fabricantes de gama alta y que nos hubiera gustado ver en este smartphone porque resulta muy cómodo.

Software

El Xiaomi Mi 8 Pro llega con la capa de personalización MIUI Global 10, que se basa en Android 8.1 Oreo 

La capa de personalización de Xiaomi no cuenta con el habitual cajón de aplicaciones de Android, sino que todas las aplicaciones instaladas se colocan en el escritorio.

No es posible ocultar un icono, por lo que debemos ser un poco ordenados a la hora de colocar los iconos. Por suerte, el número de pantallas de escritorio son ilimitadas.

Los iconos que ha incorporado Xiaomi son simples y coloridos, como se puede apreciar en la imagen adjunta.

Si hacemos el gesto de pinza hacia dentro con los dedos accedemos a cuatro opciones en la parte inferior: Fondo de pantalla, Widgets y Ajustes.

Dentro de Ajustes podemos elegir los efectos de transición, establecer una pantalla como predeterminada y activar un par de opciones para rellenar celdas vacías y bloquear le diseño de la pantalla de inicio.

Pulsando sobre un botón Más accedemos a opciones adicionales, entre las que se encuentra la posibilidad de desactivar la Bóveda de aplicaciones.

Bajo este curioso se nombre se encuentra una funcionalidad consistente en una pantalla extra situada a la izquierda de la pantalla principal, donde se muestran tarjetas con información de apps y atajos. Por defecto encontramos accesos directos a ciertas apps, una tarjeta para tomar notas rápidas y una tarjeta que muestra los eventos del calendario.

 

El gran tamaño de la muesca ha reducido el espacio disponible a izquierda y derecha de la misma. Sin embargo, no acabo de entender por qué Xiaomi ha optado por no incluir ningún icono de notificación a la izquierda de la muesca ya que hay espacio para, al menos, tres iconos. A la derecha de la muesca, sin embargo, sí que aparecen iconos con la cobertura móvil, cobertura WiFi y carga de batería.

Esto significa que la única forma de saber que tenemos notificaciones pendientes es acceder a la pantalla de bloqueo o al panel de notificaciones.

Al arrastrar hacia abajo el panel de notificaciones vemos, en primer lugar, cinco ajustes rápidos que pueden expandirse a muchos más si arrastramos hacia abajo esa sección. A continuación encontramos el control de brillo, donde echamos de menos un botón para alternar entre brillo manual y automático.

Debajo están las notificaciones, que aparecen sobre un fondo blanco. Si arrastramos una notificación hacia la derecha, la descartamos, y si la arrastramos hacia la izquierda podemos ocultar las notificaciones de esa aplicación permanentemente.

La pantalla de bloqueo muestra la hora y ofrece un acceso rápido a la cámara arrastrando la pantalla desde la esquina inferior derecha hacia arriba.

Estando la pantalla apagada, se puede activar la opción de que se muestre permanentemente la fecha, hora y mensajes de texto, pero lamentablemente no se ven iconos de apps con notificaciones, que sería muy útil.

En todo caso, un LED de notificaciones situado en la zona del altavoz informa de que tenemos notificaciones por leer.

Con la pantalla apagada, tenemos la opción de habilitar el encendido con un doble toque en la pantalla. Esta funcionalidad es muy apreciada cuando el teléfono está apoyado sobre una mesa.

De igual forma, podemos activar que se encienda la pantalla al levantar el teléfono, lo cual también es interesante.

Dado que el Mi 8 Pro no tiene botones físicos, debemos recurrir a botones sobre la pantalla o, si preferimos, al control por gestos similares a los del iPhone.

Si activamos el control por gestos, arrastrar hacia arriba la pantalla desde el extremo inferior nos lleva a la pantalla de inicio pero, si paramos un instante antes de levantar el dedo, aparece la lista de aplicaciones abiertas. Por último, si arrastramos la pantalla hacia la derecha desde el borde izquierdo de la pantalla, vamos atrás.

Xiaomi ofrece su propio servicio de sincronización de contenidos en la nube. Cada cuenta Mi Nube obtiene 5GB de almacenamiento gratuito para realizar una copia de seguridad de los contactos, mensajes, galería de fotos, registro de llamadas, notas, ajustes WiFi, alarmas, agenda, grabadora, lista de números bloqueados, aplicaciones, y biblioteca de música.

Además, si te das de alta en Mi Nube, puedes activar la funcionalidad de Encuentra tu dispositivo. Si la cantidad de almacenamiento en la nube es insuficiente, puedes adquirir paquetes adicionales de 20GB, 100GB y 1024GB durante 3, 6 y 12 meses.

Los usuarios Premium cuentan además con algunas funcionalidades adicionales como una papelera en Mi Nube que mantiene los elementos borrados durante 60 días, incluyendo los contactos, reconocimiento facial más rápido y copia de seguridad del teléfono diaria.

 

Otra de las funcionalidades que encontramos es un modo Silencio / No Molestar que permite silenciar cualquier interrupción. Es posible establecer a qué días y a qué horas se debe activar este modo automáticamente.

El modo No Molestar permite añadir excepciones que se saltarán las restricciones de este modo. Estas interrupciones pueden ser llamadas y mensajes de determinados contactos o aquellas que ocurran dos veces seguidas en un plazo de tres minutos.

 

Xiaomi ha incorporado un útil modo de manejo con una sola mano que se activa y desactiva arrastrando el dedo desde el botón de Inicio hacia la derecha o la izquierda, en función del lado al que queremos que se quede la pantalla reducida. Es posible incluso seleccionar el tamaño de la pantalla reducida: 3.5, 4 o 4.5 pulgadas

Xiaomi también ha añadido una bola flotante similar al que podemos encontrar en otras capas de personalización, y que permite acceder a los botones capacitivos, al de bloqueo y al de captura.

Una opción interesante de MIUI es Segundo espacio, que permite crear un espacio separado en el teléfono, protegido por contraseña, donde podemos almacenar contactos, imágenes, archivos y aplicaciones que no son accesibles desde el espacio principal. Además, en función de qué contraseña introduzcamos en la pantalla de bloqueo o qué dedo usemos para desbloquear por huella, accedemos a uno u otro espacio automáticamente.

Una funcionalidad relacionada con la anterior es Bloqueo de aplicaciones, que permite restringir el acceso a ciertas apps mediante huella dactilar o patrón. También resulta interesante Aplicaciones duales  que permite clonar una aplicación que no permita configurar múltiples cuentas como WhatsApp o Facebook.

Xiaomi también permite asociar gestos y pulsaciones de botones con ciertas acciones como abrir la cámara, realizar una captura de pantalla, iniciar Google Assistant, desactivar la pantalla, encender la linterna, cerrar la app actual, abrir la pantalla dividida o mostrar menú. Lamentablemente no es posible seleccionar que se abra una app de nuestra elección.

 

La capa MIUI es muy completa, pero puede resultar algo complicada ya que no es fácil moverse por las opciones. Por ejemplo, algunas de las funciones que encontramos en la aplicación Seguridad están también accesibles en los Ajustes del teléfono, y localizar dónde está la opción que buscas no siempre es sencillo.

Tampoco las explicaciones son siempre demasiado claras y, en ocasiones, debemos recurrir a prueba y error para entender qué hace cierta opción. Por ejemplo, el nombre de «Bóveda de aplicaciones» no es demasiado descriptivo.

Otro aspecto que no me gusta de EMUI es que, en ocasiones, muestra publicidad en aplicaciones del sistema como Música o el Gestor de Archivos, y recientemente, también en los Ajustes del Sistema.

El Xiaomi Mi 8 Pro llega con el navegador de MIUI preinstalado, que incorpora algunas mejoras respecto a Chrome, como un modo nocturno, que invierte el fondo de pantalla y los colores de las letras, y un modo lectura que elimina los elementos innecesarios de la página web y agranda las letras para facilitar la lectura.

Este navegador cuenta asimismo con una utilidad para reducir el consumo de datos, y además permite descargar ficheros desde páginas web. También ofrece algunas otras funcionalidades adicionales como hacer scroll con las teclas de volumen, deslizar desde el borde para volver/pasar página o cambiar de pestaña, modificar el motor de búsqueda, etc.

 

Xiaomi también ha incorporado la aplicación Gestor de archivos, que permite gestionar los ficheros almacenados en el teléfono. Posee una opción llamada Limpieza profunda que permite eliminar archivos en cache, archivos obsoletos, etc.

Otra de las apps incorporada es Seguridad, que ofrece varias funciones:

  • Limpiador, que permite eliminar archivos en cache, obsoletos, etc.
  • Análisis de seguridad, que busca virus y riesgos en el teléfono
  • Batería, que permite configurar el ahorro de batería
  • Uso de datos, que permite controlar el uso de redes WiFi y Móviles para cada aplicación.
  • Lista de bloqueo, que permite bloquear números de teléfono para SMS y llamadas
  • Adminitrar aplicaciones, que permite controlar qué apps se inician automáticamente al encender el teléfono y qué permisos tienen las apps

Por extraño que parezca, dentro de Seguridad también encontramos una funcionalidad llamada Acelerador de velocidad en juegos  que permite configurar diversos parámetros a la hora de jugar como establecer prioridad en la conexión de datos para el juego, restringir la sincronización en segundo plano, borrar caché, contestar llamadas automáticamente con manos libres, etc.

 

Mi Drop es una app que nos permite enviar ficheros de forma rápida a otros usuarios de Mi Drop cercanos o a un ordenador. La transferencia se realiza mediante WiFi y Bluetooth, por lo que no gastas datos móviles.

Mi Community nos da acceso a la comunidad de usuarios de Xiaomi, que siempre se ha caracterizado por ser bastante activa. Además, la compañía organiza bastantes eventos en grandes ciudades si vives en una de ellas.

Por último, Comentarios permite enviar informes de problemas o sugerencias a la compañía sobre el Mi 8 Pro, y Tienda Xiaomi es un enlace a la tienda online de Xiaomi.


Multimedia

El Xiaomi Mi 8 Pro solo cuenta con un pequeño altavoz en la parte de abajo del teléfono, por lo que no cabe esperar un gran calidad del sonido.

El altavoz suena con una potencia bastante elevada, aunque la calidad del sonido no es especialmente reseñable, sobre todo a volúmenes elevados.

La calidad mejora cuando conectamos unos auriculares, ya que entonces el sonido llega limpio y con una potencia adecuada.

El Xiaomi Mi 8 Pro ha prescindido del conector de auriculares, por lo que debemos hacer uso de auriculares Bluetooth o utilizar el adaptador de USB-C a 3.5mm que incorpora Xiaomi en la caja.

Centrándonos en el software, el reproductor de música posee varias pestañas: Reproducido recientemente, favoritos y mis listas de reproducción.

También podemos seleccionar canciones, artistas, álbumes y carpetas, así como ordenar las canciones por fecha, nombre o número de reproducciones.

Es posible ocultar archivos de audio de corta duración o pequeño tamaño (que normalmente son tonos de notificación o sonidos de aplicaciones) y filtrar carpetas. También es posible aplicar efectos de sonido gracias a un ecualizador y posee ajustes predeterminados para determinados tipos de auriculares.

Aplicación Música

 

El Xiaomi Mi 8 Pro llega con una aplicación de Galería que muestra dos pestañas: Fotos y Álbumes. Dentro de la pestaña Fotos están todas las fotografías y vídeos seguidos, mientras que en la pestaña Álbumes encontramos algunas secciones especiales para Personas, Panorámicas, Capturas de pantalla, etc.

Dentro del apartado Álbumes, si arrastramos la pantalla hacia abajo podemos acceder a un álbum privado protegido por contraseña para que podamos almacenar nuestras imágenes más privadas.

Al pulsar sobre una fotografía podemos compartirla a través de otras apps, proyectarla en una pantalla, eliminarla, editarla, mostrarla en el mapa, añadirla a un álbum, esconderla en un álbum oculto, establecerla como fondo o foto de contacto, o asignarla a un contacto.

El editor integrado ofrece distintos efectos de imagen, herramientas de recorte y ajustes de luz para retocar nuestras fotografías.

Aplicación Galería

 

El Xiaomi Mi 8 Pro incorpora un reproductor de vídeo con una interfaz muy básico pero permite ajustar el volumen, el brillo y recortar fragmentos del vídeo.

La reproducción de vídeos almacenados en el teléfono es buena gracias a su pantalla 1080p que, como hemos comentado, ofrece negros profundos y un brillo elevado. Hemos probado a reproducir vídeos 4K codificados tanto con H.264 como con el codec HEVC más moderno, y el teléfono ha podido reproducirlos sin problema.

Por supuesto, también podemos disfrutar de vídeo de servicios de streaming como Netflix, Amazon u otros pero conviene saber que el Xiaomi Mi 8 Pro solo cuenta con la biblioteca Widevine L3, por lo que no es posible ver contenidos de estos servicios de streaming en HD sino que se queda en SD (960 x 540 píxeles).

En YouTube, sin embargo, sí que podemos disfrutar de contenido en HD e incluso en formato HDR.

Cámara de fotos

La cámara trasera del Xiaomi Mi 8 Pro incorpora dos lentes con sensores de 12MP. La lente principal posee un sensor de 12MP, apertura f/1.8, estabilización óptica de 4 ejes, mientras que la lente secundaria cuenta con un sensor de 12MP, lente con teleobjetivo 2X y apertura f/2.4, y se utiliza principalmente para captar información de profundidad a la hora de tomar retratos.

El teléfono incorpora un modo Retrato que difumina las zonas de la fotografía en segundo plano, siempre y cuando el sujeto esté a la distancia adecuada. El grado de desenfoque es seleccionable por el usuario a posteriori, una vez que vemos la fotografía en la Galería. El modo Retrato no solamente puede aplicarse a personas sino también a objetos.

A continuación, podemos ver un ejemplo de una fotografía tomada en modo Retrato con el grado de desenfoque máximo, así como la misma fotografía sin ningún desenfoque.

Como podemos apreciar, el teléfono tiene ciertos problemas a la hora de diferenciar el sujeto del fondo, especialmente en la zona alrededor del pelo. El resultado es bastante artificial, aunque es menos acusado si elegimos un grado de desenfoque inferior.

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

Xiaomi ofrece algunos efectos de iluminación que aplican luces y efectos a las fotografías tomadas en modo Retrato pero solo en aquellas capturas en las que la cara ocupe una buena parte de la fotografía.

A continuación podemos ver algunos ejemplos de efectos de iluminación.

Efectos de iluminación sobre retratos del Xiaomi Mi 8 Pro

 

A continuación podemos ver algunos ejemplos de Retratos a personas y objetos tomados con el grado de desenfoque por defecto.

Ejemplos de fotografías en modo Retrato con el Xiaomi Mi 8 Pro

 

El Xiaomi Mi 8 Pro presume de utilizar algoritmos basados en Inteligencia Artificial (IA) para reconocimiento en tiempo real de hasta 25 categorías de objetos y 206 tipos de escenas, y adaptar automáticamente la exposición, la saturación y otros ajustes.

La app de Cámara muestra un icono con la escena detectada en la pantalla y, si no nos gusta el resultado, podemos desactivarlo con solo pulsar sobre el botón IA. Lamentablemente, no es posible desactivar el efecto a posteriori, desde la Galería de imágenes, por lo que «nos la jugamos» al tomar fotografías con IA.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con el modo normal y con el modo IA. En general, los colores al tomar fotografías de comida y flores con el modo IA activado se ven más saturados y con mayor contraste, aunque el efecto no es demasiado exagerado.

Fotografías sin y con IA

 

Como en toda la interfaz, Xiaomi ha optado por un diseño minimalista de la aplicación de Cámara. A la izquierda tenemos controles para acceder a los Ajustes, activar los filtros de color, activar el modo de IA, activar HDR y ajustar el flash.

A la derecha, encontramos los botones para realizar un disparo y conmutar la cámara frontal/trasera, y una vista de a última fotografía tomada. También tenemos los accesos a los modos de disparo Vídeo corto, Vídeo, Foto, Retrato, Cuadrado, Panorámica y Manual.

En el modo Manual podemos escoger el balance de blancos, apertura, velocidad de disparo y sensibilidad ISO.

Salvo que desactives la opción correspondiente en los Ajustes, todas las fotografías salen con una marca de agua sobre la cámara dual del Mi 8 Pro. Por tanto, te recomendamos que lo desactives antes de tomar la primera fotografía.

Interfaz de cámara del Xiaomi Mi 8 Pro

 

En cuanto a la velocidad de la cámara, el arranque de la aplicación Cámara es casi instantáneo y el enfoque es bastante rápido y preciso.

En condiciones de buena luz, la cámara del Xiaomi Mi 8 Pro toma buenas imágenes con un colorido realista, un amplio rango dinámico y una buena nitidez, como podemos apreciar en estas fotografías de ejemplo.

Fotografías en condiciones de buena luz

 

Cuando la luz escasea, sin embargo, la calidad de la imagen se resiente debido a una apertura no tan amplia como otros smartphones de gama alta y un procesado de ruido demasiado agresivo que hace que el detalle se pierda.

Fotografías en condiciones de escasa luz

 

A continuación, vamos a comparar las imágenes captadas por el Xiaomi Mi 8 Pro (16MP) con las capturadas por el LG G7 ThinQ (16MP), Samsung Galaxy Note9 (12MP), iPhone XS (12MP), Pixel 3 XL (12MP), Huawei Mate 20 Pro (20MP) y Samsung Galaxy A9 (24MP).

En primer lugar, hemos querido comparar la nitidez, rango dinámico y colorido de la imagen y para ello hemos ampliado la misma zona de una imagen capturada por las cámaras de todos los smartphones en el mismo momento.

El Xiaomi Mi 8 Pro ofrece una imagen muy nítida en condiciones de buena luz, por encima incluso de otros smartphones de gama alta. La imagen ofrece una exposición acertada, sin zonas sobre-expuestas ni sub-expuestas. La reproducción de colores es buena.

Comparativa en condiciones de buena luz

 

Estas son las imágenes originales, en caso de que quieras examinarlas:

 

A continuación, hemos repetido la misma prueba en condiciones de poca luz para apreciar el rendimiento del sensor cuando la luz escasea.

El Xiaomi Mi 8 Pro ofrece una calidad de imagen mejorable en comparación con otros smartphones de gama alta. El procesado de ruido elimina el detalle de la imagen y hace desaparecer las texturas de los ladrillos y otras zonas.

Comparativa en condiciones de escasa luz

 

Estas son las imágenes originales, en caso de que quieras examinarlas:

 

En cuanto a la grabación de vídeo de la cámara trasera, el Xiaomi Mi 8 Pro puede grabar vídeo a 1080p y 4K a 30 fps con estabilización electrónica. Sin embargo, la cámara no es capaz de grabar vídeo a 60 fps, a pesar de que el procesador es más que capaz.

Un aspecto interesante es que es posible seleccionar si queremos guardar los vídeos en el formato tradicional H.264 o en el formato más moderno H.265, que reduce el tamaño de los vídeos sin disminuir calidad pero no es tan compatible .

Los vídeos tienen una calidad bastante buena, como se puede apreciar en el siguiente vídeo.

Vídeo grabado con el Xiaomi Mi 8 Pro a [email protected]

 

La cámara frontal es de 20MP y cuenta con Inteligencia Artificial para detectar 10 escenas diferentes.

Como muchos otros teléfonos, ofrece modos de belleza para mejorar nuestro aspecto en los selfies y también es capaz de alterar facciones como la forma de la cara, el tamaño de los ojos o el tono de la piel.

La calidad de la imagen es bastante buena, como podemos apreciar en estos selfies.

Selfies tomados con la cámara frontal del Xiaomi Mi 8 Pro

 

La cámara frontal permite capturar instantáneas en modo Retrato, desenfocando el fondo por software.

A continuación podemos ver un selfie tomado con el modo Retrato, donde podemos apreciar que ha hecho un trabajo bastante bueno a la hora de separar los planos y desenfocar el fondo.

Fotografía tomada en modo Retrato con la cámara frontal del Xiaomi Mi 8 Pro

 

Aquí os dejamos con una galería de fotografías tomadas con el Xiaomi Mi 8 Pro en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.


Llamadas de voz

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de llamadas y la de contactos son la misma, aunque poseen dos pestañas diferentes. En el escritorio encontrarás dos accesos directos a Teléfono y Contactos que te llevan directamente a cada una de pestañas.

El Xiaomi Mi 8 Pro permite grabar una llamada mientras estás en ella o incluso configurarlo para que grabe automáticamente todas las llamadas. También ofrece la posibilidad de configurar respuestas rápidas, silenciar el timbre si das la vuelta al teléfono y encender el LED cuando esté sonando, entre otras.

Otra opción interesante es que puedes configurar que el teléfono te avise de que tienes llamadas perdidas cada cinco minutos durante un número de veces.

Precio

El Xiaomi Mi 8 Pro con 128 GB (única variante de almacenamiento a la venta) está a la venta oficialmente en España por 599 € pero puedes encontrarlo por 549 € como Amazon.es.

Dentro de esta gama de precios, encontramos algunos smartphones con hardware igualmente potente que quizás quieras considerar.

El OnePlus 6T (549 €) llega con una pantalla AMOLED de 6.4″ Full HD, procesador Snapdragon 845, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento, lector de huella en pantalla, cámara dual de 16MP+20MP, cámara frontal de 16MP y batería de 3.700 mAh con carga rápida.

El Huawei P20 Pro (593 €) tiene ya un tiempo pero es un competidor muy interesante ya que posee una triple cámara trasera que produce muy buenas capturas. Además, posee una pantalla de 6.1″ sin apenas marcos (pero con “muesca”), procesador Kirin 970, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento y una generosa batería de 4.000 mAh.

Tampoco podemos olvidarnos del Xiaomi Mi 8 (379 €), otra opción interesante con un hardware muy similar pero un diseño tradicional. Posee una pantalla AMOLED de 6.2″ Full HD, procesador Snapdragon 845, 6GB de RAM, 64/128GB de almacenamiento, lector de huella trasero, cámara trasera 12MP+12MP, cámara frontal de 20MP y batería de 3.400 mAh con carga rápida.


Conclusiones

Cuando analicé el Xiaomi Mi 8 hace unos meses, me llevé la sensación de estar ante un gran terminal en relación calidad-precio pero con pocas novedades frente a lo ya visto en otros dispositivos. Con el Xiaomi Mi 8 Pro, sin embargo, me queda la sensación de estar ante un smartphone igualmente potente pero más novedoso.

Comenzando por su diseño, la parte de atrás del Mi 8 Pro es de las más originales que he visto en un smartphone hasta la fecha.

Xiaomi ha incluido una cubierta trasera transparente pero, en lugar de mostrar las tripas reales (y normalmente bastante feas) del teléfono, la compañía ha colocado chips y componentes internos simulados sobre unas placas de plástico.

Sobre esta placa aparecen impresos mensajes propagandísticos («Be the coolest company in the harts of our users») y motivacionales («Always believe that something wonderful is about to happen») de Xiaomi en inglés.

 

Aunque reconozco la originalidad de este diseño, personalmente no acaba de convencerme ver un interior del teléfono de atrezzo ni mensajes impresos, sino que me inclino más por un diseño tradicional. No obstante, entiendo que muchas otras personas sí que puedan sentirse atraídas por este diseño.

A pesar de la originalidad de la parte trasera, el frontal del Mi 8 Pro es similar al de tantos otros smartphones que hemos visto este año, ya que está dominado por una pantalla de 6.2″ con una muesca en la zona superior.

La muesca es bastante grande ya que Xiaomi ha incluido un sistema de reconocimiento facial 3D al estilo de Face ID del iPhone que, sin embargo, no está activo en nuestra región. Es posible activarlo cambiando a otra región — por ejemplo, Hong-Kong — pero muchos usuarios no lo saben.

El marco inferior de la pantalla es bastante estrecho, por lo que no hay botones capacitivos ni lector de huella. De hecho, el lector de huella está integrado bajo la propia pantalla, lo que supone otro de los aspectos novedosos de este smartphone.

El lector de huella permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo encima y ejercer una pequeña presión, incluso estando la pantalla bloqueada. El proceso de identificación resulta bastante fiable, aunque es más lento que un lector de huella convencional.

 

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con un panel OLED de 6.2″ con resolución Full HD+, más que suficiente para ofrecer una elevada nitidez gracias a su densidad de píxeles de 402 ppp.

La pantalla posee un brillo elevado, un contraste excelente y una buena reproducción de colores (en el modo de contraste predefinido), además de un amplio gamut de color que llega a cubrir el 100% del espacio DCI-P3 (en el modo de contraste alto).

Los ángulos de visión son algo más estrechos que lo que encontramos en otros smartphones de gama alta, ya que aparecen ciertas bandas de color en la pantalla al observarla desde ángulos extremos — nada grave por otro lado.

Xiaomi ha añadido la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa, que muestra permanentemente la fecha/hora, notificaciones y mensajes en pantalla cuando el teléfono está bloqueado. Sin embargo, no se puede personalizar la apariencia para mostrar otra información útil como el nivel de batería.

El Xiaomi Mi 8 Pro es un smartphone muy potente ya que cuenta con el procesador Snapdragon 845 — el más potente de Qualcomm en 2018, aunque su sucesor Snapdragon 855 ya ha sido anunciado.

Además de este potente chip, el Mi 8 Pro incorpora 8 GB de RAM LPDDR4x y 128 GB de almacenamiento interno de tipo UFS 2.1, por lo que va bien servido en cuanto a capacidad de memoria RAM y espacio.

Lamentablemente, Xiaomi no permite ampliar el almacenamiento mediante micro-SD, por lo que tenemos que conformarnos con los 128 GB.

En los benchmarks que he llevado a cabo, la puntuación del teléfono ha sido espectacular, superando en muchas pruebas a otros smartphones Android más caros — sin duda ayudado por la menor resolución de su pantalla frente a muchos de sus rivales.

Dejando los benchmarks a un lado, en el día a día el Xiaomi Mi 8 Pro se mueve con gran fluidez y no hemos experimentado parones al utilizar aplicaciones exigentes.

Los juegos 3D más potentes no ponen en aprietos al Mi 8 Pro. Utilizando la herramienta GameBench hemos podido medir tasas estables de 30 FPS en títulos como Asphalt 9 o PUBG, llegando a 60 FPS en Dead Effect 2.

La autonomía del Xiaomi Mi 8 Pro es correcta pero queda lejos de los mejores smartphones del momento. Su menor capacidad con respecto al Mi 8, cuyas dimensiones son idénticas, nos hace preguntamos si la decoración de la parte de atrás o el lector de huella en pantalla han restado espacio a la batería.

La carga del teléfono es rápida gracias a que soporta QuickCharge 4+, aunque el cargador incluido «solo» tiene soporte QuickCharge 3.0. En menos de hora y media tenemos el teléfono cargado por completo y, en la primera media hora, conseguimos algo más de la mitad de carga.

 

La cámara trasera del Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con una lente dual en la que la segunda segunda cámara ofrece zoom óptico y sirve de ayuda a la hora de tomar retratos.

La calidad de de imagen es muy buena en condiciones de buena luz, con una elevada nitide. Cuando la luz escasea, la calidad queda lejos de los teléfonos estrella de otros fabricantes ya que el algoritmo de reducción de ruido es demasiado agresivo y destruye los detalles de la imagen.

A la hora de tomar retratos, el Xiaomi Mi 8 Pro ofrece la versatilidad de poder ajustar el grado de desenfoque a posteriori pero comete algunos fallos a la hora de distinguir el sujeto del fondo. También ofrece capacidades de IA para detectar escenas y realizar ajustes automáticamente pero, lamentablemente, no es posible desactivar los retoques de IA a posteriori.

En cuanto a la cámara frontal, su resolución es elevada y, en general ofrece una buena calidad de imagen. También es posible tomar selfies en modo Retrato, con un resultado bastante acertado.

Algunas fotografías tomadas con el Xiaomi Mi 8 Pro (galería completa en el apartado de Cámara)

 

El Xiaomi Mi 8 Pro no destaca especialmente por su sonido, ya que cuenta con un único altavoz en la parte inferior que suena correctamente, pero ahí se queda. Si eres de los que usas auriculares habitualmente, debes saber que Xiaomi ha prescindido del conector de 3.5 mm.

Su gran pantalla es excelente para disfrutar de vídeos almacenados en el teléfono o procedentes de servicios de streaming como YouTube, Netflix y Amazon Prime. Sin embargo, Xiaomi solo ha incluido la certificación Widevine L3 por lo que no es posible disfrutar de contenidos HD de Netflix — nos debemos conformar con SD (960 x 540 píxeles). En YouTube, sin embargo, podemos disfrutar incluso de contenido HDR.

Xiaomi incorpora en sus teléfonos la capa de personalización MIUI 10, que incorpora algunas funcionalidades interesantes para controlar el consumo de la batería, ofrecer funciones de cámara adicionales, encender la pantalla con doble toque, manejar la pantalla con una sola mano, etc.

Una de las funcionalidades más interesantes es la de aplicaciones duales, que permite clonar apps como WhatsApp para poder configurar dos cuentas diferentes en el mismo teléfono.

También me gustan las funcionalidades de segundo espacio para tener un escritorio separado y privado, y bloqueo de aplicaciones para proteger con patrón o huella el acceso a ciertas apps.

Sin embargo, hay cosas de MIUI que no me gustan, como la complejidad de los menús de Ajustes y el hecho de que los iconos de notificaciones no se muestren en la zona superior de la pantalla, sino únicamente en la pantalla de bloqueo o el panel de notificaciones.

Por último, una de las características más interesantes del Xiaomi Mi 8 Pro es su precio frente a otros smartphones de gama alta, ya que está a la venta oficialmente en España por 599 € aunque puedes encontrarlo por 549 € en sitios como Amazon.es.

Algunos smartphones de gama alta con hardware similar doblan en precio al Mi 8 Pro pero, por lo general, incorporan más prestaciones como resistencia al agua o carga inalámbrica. Por un precio algo inferior, tenemos opciones igualmente interesantes como el OnePlus 6T o incluso su hermano, el Xiaomi Mi 8.

Lo mejor:

  • Diseño original con una cubierta trasera transparente que deja ver unos componentes electrónicos simulados
  • Pantalla con alta densidad de píxeles (alrededor de 402 ppp), elevado brillo máximo, excelente contraste y gran amplitud cromática
  • Pantalla Siempre Activa y LED de notificaciones
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias al potente procesador Snapdragon 845, 8GB de RAM LPDDR4x y 128GB de almacenamiento UFS 2.1.
  • Capa de personalización MIUI 10 con bastantes opciones que mejoran las funcionalidades de Android: control de consumo de batería y red por aplicación, clonación de apps, protección de acceso a apps, segundo espacio, manejo por gestos, etc.
  • Cámara trasera dual con buen rendimiento en condiciones de abundante luz y modo Retrato. Lente secundaria con zoom óptico.
  • Cámara frontal con buena nitidez y modo Retrato por software.
  • Carga rápida Quick Charge 4+ (pero el cargador incluido es QuickCharge 3.0)
  • Lector de huella dactilar integrado bajo la propia pantalla
  • Capacidad de SIM dual
  • Precio atractivo para sus especificaciones técnicas

Lo peor:
  • Almacenamiento no ampliable mediante tarjeta micro-SD
  • MIUI sigue siendo un sistema complejo (es complicado encontrar las opciones) y con algunas limitaciones: pantalla Siempre Activa no personalizable, sin iconos de notificaciones a la izquierda de la muesca, etc.
  • Rendimiento de la cámara mejorable en condiciones de poca luz frente a otros smartphones de gama alta. Grabación de vídeo sin 60 FPS.
  • Reconocimiento facial no disponible en nuestra región
  • Autonomía por debajo del Mi 8 y otros smartphones de gama alta. Ausencia de carga inalámbrica
  • Ausencia de conector de auriculares y radio FM
  • No sumergible en agua

Galería de fotografías del Xiaomi Mi 8 Pro

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

💿💻 ¡Ofertón! Consigue tu clave Windows 10 Pro por 9,76€ y Office 2019 Pro por 39,54€ en MMORC [ Ver oferta ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

    Deja un comentario