Análisis del Xiaomi Mi 8 Pro a fondo y opinión


🎁 ¡Sorteo! Gana un Xiaomi Mi MIX 3 (+10€ de regalo al darte de alta en 💳 Bnext) [ Participar ]

Ir a página :

Precio

El Xiaomi Mi 8 Pro con 128 GB (única variante de almacenamiento a la venta) está a la venta oficialmente en España por 599 € pero puedes encontrarlo por 549 € como Amazon.es.

Dentro de esta gama de precios, encontramos algunos smartphones con hardware igualmente potente que quizás quieras considerar.

El OnePlus 6T (549 €) llega con una pantalla AMOLED de 6.4″ Full HD, procesador Snapdragon 845, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento, lector de huella en pantalla, cámara dual de 16MP+20MP, cámara frontal de 16MP y batería de 3.700 mAh con carga rápida.

El Huawei P20 Pro (593 €) tiene ya un tiempo pero es un competidor muy interesante ya que posee una triple cámara trasera que produce muy buenas capturas. Además, posee una pantalla de 6.1″ sin apenas marcos (pero con “muesca”), procesador Kirin 970, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento y una generosa batería de 4.000 mAh.

Tampoco podemos olvidarnos del Xiaomi Mi 8 (379 €), otra opción interesante con un hardware muy similar pero un diseño tradicional. Posee una pantalla AMOLED de 6.2″ Full HD, procesador Snapdragon 845, 6GB de RAM, 64/128GB de almacenamiento, lector de huella trasero, cámara trasera 12MP+12MP, cámara frontal de 20MP y batería de 3.400 mAh con carga rápida.

Conclusiones

Cuando analicé el Xiaomi Mi 8 hace unos meses, me llevé la sensación de estar ante un gran terminal en relación calidad-precio pero con pocas novedades frente a lo ya visto en otros dispositivos. Con el Xiaomi Mi 8 Pro, sin embargo, me queda la sensación de estar ante un smartphone igualmente potente pero más novedoso.

Comenzando por su diseño, la parte de atrás del Mi 8 Pro es de las más originales que he visto en un smartphone hasta la fecha.

Xiaomi ha incluido una cubierta trasera transparente pero, en lugar de mostrar las tripas reales (y normalmente bastante feas) del teléfono, la compañía ha colocado chips y componentes internos simulados sobre unas placas de plástico.

Sobre esta placa aparecen impresos mensajes propagandísticos (“Be the coolest company in the harts of our users”) y motivacionales (“Always believe that something wonderful is about to happen”) de Xiaomi en inglés.

 

Aunque reconozco la originalidad de este diseño, personalmente no acaba de convencerme ver un interior del teléfono de atrezzo ni mensajes impresos, sino que me inclino más por un diseño tradicional. No obstante, entiendo que muchas otras personas sí que puedan sentirse atraídas por este diseño.

A pesar de la originalidad de la parte trasera, el frontal del Mi 8 Pro es similar al de tantos otros smartphones que hemos visto este año, ya que está dominado por una pantalla de 6.2″ con una muesca en la zona superior.

La muesca es bastante grande ya que Xiaomi ha incluido un sistema de reconocimiento facial 3D al estilo de Face ID del iPhone que, sin embargo, no está activo en nuestra región. Es posible activarlo cambiando a otra región — por ejemplo, Hong-Kong — pero muchos usuarios no lo saben.

El marco inferior de la pantalla es bastante estrecho, por lo que no hay botones capacitivos ni lector de huella. De hecho, el lector de huella está integrado bajo la propia pantalla, lo que supone otro de los aspectos novedosos de este smartphone.

El lector de huella permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo encima y ejercer una pequeña presión, incluso estando la pantalla bloqueada. El proceso de identificación resulta bastante fiable, aunque es más lento que un lector de huella convencional.

 

El Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con un panel OLED de 6.2″ con resolución Full HD+, más que suficiente para ofrecer una elevada nitidez gracias a su densidad de píxeles de 402 ppp.

La pantalla posee un brillo elevado, un contraste excelente y una buena reproducción de colores (en el modo de contraste predefinido), además de un amplio gamut de color que llega a cubrir el 100% del espacio DCI-P3 (en el modo de contraste alto).

Los ángulos de visión son algo más estrechos que lo que encontramos en otros smartphones de gama alta, ya que aparecen ciertas bandas de color en la pantalla al observarla desde ángulos extremos — nada grave por otro lado.

Xiaomi ha añadido la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa, que muestra permanentemente la fecha/hora, notificaciones y mensajes en pantalla cuando el teléfono está bloqueado. Sin embargo, no se puede personalizar la apariencia para mostrar otra información útil como el nivel de batería.

El Xiaomi Mi 8 Pro es un smartphone muy potente ya que cuenta con el procesador Snapdragon 845 — el más potente de Qualcomm en 2018, aunque su sucesor Snapdragon 855 ya ha sido anunciado.

Además de este potente chip, el Mi 8 Pro incorpora 8 GB de RAM LPDDR4x y 128 GB de almacenamiento interno de tipo UFS 2.1, por lo que va bien servido en cuanto a capacidad de memoria RAM y espacio.

Lamentablemente, Xiaomi no permite ampliar el almacenamiento mediante micro-SD, por lo que tenemos que conformarnos con los 128 GB.

En los benchmarks que he llevado a cabo, la puntuación del teléfono ha sido espectacular, superando en muchas pruebas a otros smartphones Android más caros — sin duda ayudado por la menor resolución de su pantalla frente a muchos de sus rivales.

Dejando los benchmarks a un lado, en el día a día el Xiaomi Mi 8 Pro se mueve con gran fluidez y no hemos experimentado parones al utilizar aplicaciones exigentes.

Los juegos 3D más potentes no ponen en aprietos al Mi 8 Pro. Utilizando la herramienta GameBench hemos podido medir tasas estables de 30 FPS en títulos como Asphalt 9 o PUBG, llegando a 60 FPS en Dead Effect 2.

La autonomía del Xiaomi Mi 8 Pro es correcta pero queda lejos de los mejores smartphones del momento. Su menor capacidad con respecto al Mi 8, cuyas dimensiones son idénticas, nos hace preguntamos si la decoración de la parte de atrás o el lector de huella en pantalla han restado espacio a la batería.

La carga del teléfono es rápida gracias a que soporta QuickCharge 4+, aunque el cargador incluido “solo” tiene soporte QuickCharge 3.0. En menos de hora y media tenemos el teléfono cargado por completo y, en la primera media hora, conseguimos algo más de la mitad de carga.

 

La cámara trasera del Xiaomi Mi 8 Pro cuenta con una lente dual en la que la segunda segunda cámara ofrece zoom óptico y sirve de ayuda a la hora de tomar retratos.

La calidad de de imagen es muy buena en condiciones de buena luz, con una elevada nitide. Cuando la luz escasea, la calidad queda lejos de los teléfonos estrella de otros fabricantes ya que el algoritmo de reducción de ruido es demasiado agresivo y destruye los detalles de la imagen.

A la hora de tomar retratos, el Xiaomi Mi 8 Pro ofrece la versatilidad de poder ajustar el grado de desenfoque a posteriori pero comete algunos fallos a la hora de distinguir el sujeto del fondo. También ofrece capacidades de IA para detectar escenas y realizar ajustes automáticamente pero, lamentablemente, no es posible desactivar los retoques de IA a posteriori.

En cuanto a la cámara frontal, su resolución es elevada y, en general ofrece una buena calidad de imagen. También es posible tomar selfies en modo Retrato, con un resultado bastante acertado.

Algunas fotografías tomadas con el Xiaomi Mi 8 Pro (galería completa en el apartado de Cámara)

 

El Xiaomi Mi 8 Pro no destaca especialmente por su sonido, ya que cuenta con un único altavoz en la parte inferior que suena correctamente, pero ahí se queda. Si eres de los que usas auriculares habitualmente, debes saber que Xiaomi ha prescindido del conector de 3.5 mm.

Su gran pantalla es excelente para disfrutar de vídeos almacenados en el teléfono o procedentes de servicios de streaming como YouTube, Netflix y Amazon Prime. Sin embargo, Xiaomi solo ha incluido la certificación Widevine L3 por lo que no es posible disfrutar de contenidos HD de Netflix — nos debemos conformar con SD (960 x 540 píxeles). En YouTube, sin embargo, podemos disfrutar incluso de contenido HDR.

Xiaomi incorpora en sus teléfonos la capa de personalización MIUI 10, que incorpora algunas funcionalidades interesantes para controlar el consumo de la batería, ofrecer funciones de cámara adicionales, encender la pantalla con doble toque, manejar la pantalla con una sola mano, etc.

Una de las funcionalidades más interesantes es la de aplicaciones duales, que permite clonar apps como WhatsApp para poder configurar dos cuentas diferentes en el mismo teléfono.

También me gustan las funcionalidades de segundo espacio para tener un escritorio separado y privado, y bloqueo de aplicaciones para proteger con patrón o huella el acceso a ciertas apps.

Sin embargo, hay cosas de MIUI que no me gustan, como la complejidad de los menús de Ajustes y el hecho de que los iconos de notificaciones no se muestren en la zona superior de la pantalla, sino únicamente en la pantalla de bloqueo o el panel de notificaciones.

Por último, una de las características más interesantes del Xiaomi Mi 8 Pro es su precio frente a otros smartphones de gama alta, ya que está a la venta oficialmente en España por 599 € aunque puedes encontrarlo por 549 € en sitios como Amazon.es.

Algunos smartphones de gama alta con hardware similar doblan en precio al Mi 8 Pro pero, por lo general, incorporan más prestaciones como resistencia al agua o carga inalámbrica. Por un precio algo inferior, tenemos opciones igualmente interesantes como el OnePlus 6T o incluso su hermano, el Xiaomi Mi 8.

Lo mejor:

  • Diseño original con una cubierta trasera transparente que deja ver unos componentes electrónicos simulados
  • Pantalla con alta densidad de píxeles (alrededor de 402 ppp), elevado brillo máximo, excelente contraste y gran amplitud cromática
  • Pantalla Siempre Activa y LED de notificaciones
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias al potente procesador Snapdragon 845, 8GB de RAM LPDDR4x y 128GB de almacenamiento UFS 2.1.
  • Capa de personalización MIUI 10 con bastantes opciones que mejoran las funcionalidades de Android: control de consumo de batería y red por aplicación, clonación de apps, protección de acceso a apps, segundo espacio, manejo por gestos, etc.
  • Cámara trasera dual con buen rendimiento en condiciones de abundante luz y modo Retrato. Lente secundaria con zoom óptico.
  • Cámara frontal con buena nitidez y modo Retrato por software.
  • Carga rápida Quick Charge 4+ (pero el cargador incluido es QuickCharge 3.0)
  • Lector de huella dactilar integrado bajo la propia pantalla
  • Capacidad de SIM dual
  • Precio atractivo para sus especificaciones técnicas
Lo peor:
  • Almacenamiento no ampliable mediante tarjeta micro-SD
  • MIUI sigue siendo un sistema complejo (es complicado encontrar las opciones) y con algunas limitaciones: pantalla Siempre Activa no personalizable, sin iconos de notificaciones a la izquierda de la muesca, etc.
  • Rendimiento de la cámara mejorable en condiciones de poca luz frente a otros smartphones de gama alta. Grabación de vídeo sin 60 FPS.
  • Reconocimiento facial no disponible en nuestra región
  • Autonomía por debajo del Mi 8 y otros smartphones de gama alta. Ausencia de carga inalámbrica
  • Ausencia de conector de auriculares y radio FM
  • No sumergible en agua

Galería de fotografías del Xiaomi Mi 8 Pro

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Ir a página