fbpx

Análisis del iPhone 11 Pro a fondo y opinión


💰 Oferta Xiaomi Mi Note 10: Consíguelo por solo 458€ con cupón de Gearbest [ Oferta ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPhone 11 Pro.
Apple ha presentado este año tres nuevos modelos de su dispositivo estrella: iPhone 11, iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max. Como se puede deducir por su apellido «Pro», los dos últimos son los modelos más avanzados y, por tanto, los más innovadores.

Los nuevos iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max son almas gemelas en cuanto a diseño y especificaciones técnicas pero el modelo Max cuenta con una pantalla más grande (5.8″ vs. 6.5″) y, por supuesto, una batería de mayor capacidad.

En comparación con sus antecesores, iPhone XS y XS Max, los nuevos modelos llegan con un nuevo panel Super Retina XDR más brillante y eficiente, un chip A13 Bionic más potente, un sistema de triple cámara que añade una lente ultra gran angular y nuevos modos de captura, un sonido más envolvente, una batería de más capacidad y otras mejoras.

Por gentileza de Apple, he tenido oportunidad de probar el iPhone 11 Pro durante varias semanas y, a continuación, os traigo mi análisis a fondo sobre este nuevo dispositivo.

 

Índice de contenidos

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Face ID
  5. Batería
  6. iOS 13
  7. Multimedia
  8. Cámara
  9. Llamadas
  10. Precio
  11. Conclusiones

Diseño y construcción

Si únicamente nos fijamos en el frontal del dispositivo, el iPhone 11 Pro posee un diseño idéntico al del iPhone XS, con una pantalla de 5.8″ con relación de aspecto 19.5:9.

Este tamaño es relativamente pequeño si lo comparamos con la mayoría de sus rivales pero, al mismo tiempo, resulta muy cómodo y manejable.

En cualquier caso, si prefieres una pantalla más grande,  puedes optar por el iPhone 11 Pro Max con una enorme pantalla de 6.5″.

En la parte superior de la pantalla, encontramos una muesca bastante ancha, con un tamaño idéntico al que vimos en el iPhone XS o iPhone X.

Algunos fabricantes están optando por soluciones muy ingeniosas para ocultar la cámara frontal, como mecanismos emergentes que ocultan la cámara por completo cuando no se utiliza o pantallas perforadas con la cámara incrustada en un orificio. Incluso ciertos fabricantes están experimentando con ocultar la cámara bajo la pantalla, pero por el momento es demasiado pronto.

En el caso de Apple, la muesca no solamente alberga la cámara frontal sino también los sensores para reconocimiento facial Face ID, por lo que la eliminación de la muesca no es tan sencilla. Esta es la razón por la que, de momento, el recorte de la pantalla sigue presente.

No puedo negar que me hubiera gustado ver una reducción en el tamaño de la muesca pero no lo considero un problema. Para mí, las ventajas de Face ID en seguridad y comidad compensan de sobra la presencia de la muesca.

 

Dejando a un lado la muesca, los marcos que rodean la pantalla son bastante estrechos, aunque a día de hoy encontramos muchos smartphones en el mercado con marcos muy delgados.

Tradicionalmente los iPhone siempre han sido smartphones muy delgados y ligeros. Sin ir más lejos, el iPhone XS del año pasado tenía un grosor de 7.7 mm y un peso de 177 gramos, por debajo de prácticamente cualquier smartphone del mercado.

Apple ha roto este año con esa tradición incrementando el grosor hasta 8.1 mm y el peso hasta 188 gramos. Siguen siendo unos valores muy comedidos pero, como se puede apreciar en la tabla de más abajo, este año algunos de sus competidores están por debajo.

La razón de este aumento de grosor y peso debemos buscarla en el incremento de la capacidad de la batería y, por tanto, el aumento de autonomía, por lo que en mi opinión la decisión de Apple de aumentar ligeramente el grosor y el peso es muy acertada

Dimensiones (mm.)Peso (gr.)PantallaBatería (mAh)Ratio pantalla a cuerpo (*)
Samsung Galaxy Note10+162 × 77 × 7.91966,8″4.30091%
Samsung Galaxy S10 5G163 × 77 × 7.91986,7″4.50089%
Samsung Galaxy S10+158 × 74 × 7,81756,4″4.10089%
Huawei P30 Pro157 × 73 × 8,61906,5″4.20089%
OnePlus 7 Pro163 × 76 × 8.82066,7″4.00088%
Xiaomi Mi 9T Pro157 × 74 × 8,81916,4″4.00086%
OnePlus 7158 × 75 × 8,21826,4″3.70086%
Honor 20 Pro155 × 74 × 8.41826,3″4.00084%
LG G8s ThinQ155 × 77 × 8,11806,2″3.55084%
Pixel 3 XL158 × 77 × 7,91846,3″3.43083%
iPhone XS144 × 71 × 7.71775,8″2.65883%
LG V50 ThinQ 5G159 × 76 × 8,31836,4″4.00083%
Sony Xperia 1167 × 72 × 8.21786,5″3.33082%
iPhone 11 Pro144 × 71 × 8.11885.8″3.04682%

(*) Datos de ratio de pantalla a cuerpo según la web GSM Arena

 

El chasis del iPhone 11 Pro no es de aluminio, como ocurre en otros smartphones, sino que Apple utiliza acero inoxidable, mucho más resistente ante caídas y golpes pero algo más pesado y propenso a que aparezcan arañazos sobre su superficie.

He llevado sin funda durante un año un iPhone XS, también con chasis de acero, y si bien se notaban pequeños arañazos en la superficie, ha resistido muy bien el paso del tiempo sin ningún golpe a pesar del trajín del día a día.

 

Mientras que el frontal del dispositivo es idéntico al del año pasado, la parte de atrás del iPhone 11 Pro presenta diferencias notables. Comenzando con su construcción, ofrece un acabado en vidrio en tono mate, que le aporta un aspecto atractivo muy diferente al del modelo del año pasado, que contaba con un acabado brillante.

Una de las ventajas del acabado mate de la parte trasera es que las huellas no quedan marcadas en su superficie, por lo que no tendrás que limpiar el dispositivo continuamente.

Apple afirma que el vidrio utilizado en la parte frontal y posterior del iPhone 11 Pro es el más resistente jamás usado en un smartphone, por encima incluso que el del iPhone XS, aunque obviamente ante una caída fuerte no podemos esperar milagros.

El iPhone 11 Pro está disponible en colores oro, gris espacial, plata y, como novedad, en verde noche. A pesar de su nombre, este último color tiene una apariencia gris que solo se ve verde oscuro cuando le da la luz.

Las cuatro variantes tienen un frontal de color negro, pero tanto el marco de acero como la parte de atrás son del color elegido. El modelo que he probado es el gris espacial, que posee un elegante color gris claro en la parte de atrás y un marco de acero de casi negro.

 

En la parte trasera también se encuentra el módulo de cámara en la esquina superior izquierda. Este módulo está esculpido a partir de una sola lámina de vidrio fresado y alberga las tres cámaras junto a un micrófono y el flash.

El módulo de cámara posee un tamaño bastante grande en comparación con el resto del teléfono, por lo que resulta muy llamativo, especialmente en la versión que no es Max, donde todavía destaca más.

La cámara trasera sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, lo que hace que el teléfono baile ligeramente al pulsar sobre la pantalla mientras está apoyado sobre una mesa. Si te preocupa que se pueda rayar el cristal de la cámara, puedes estar tranquilo porque está protegido por zafiro (y el zafiro solo puede ser rayado por diamante o por otro zafiro).

El módulo de triple cámara del iPhone 11 Pro es su principal seña de identidad

 

El ratio alargado de la pantalla del iPhone 11 Pro hace que resulte algo complicado alcanzar la zona superior con el dedo. Si la altura de la pantalla te supone un problema, iOS incorpora la funcionalidad “Fácil Alcance” que hace que la mitad superior de la pantalla descienda.

Esta función no viene activada por defecto, sino que debemos hacerlo en las opciones de Accesibilidad. La forma de utilizarla es arrastrando la pantalla hacia abajo cerca del extremo inferior, pero en mi experiencia no siempre funciona a la primera.

El iPhone 11 Pro posee unos bordes laterales redondeados, por lo que se siente muy cómodo en la mano al sujetarlo. Su anchura hace que se agarre con comodidad, y no resulta apenas resbaladizo a pesar de su cubierta trasera de cristal.

A continuación vamos a revisar los cuatro lados del iPhone 11 Pro para ver qué elementos encontramos.

En la parte superior no encontramos ningún botón ni conector, salvo una línea de antena.

 

En la parte inferior está el conector Lightning y el altavoz al lado derecho. A la izquierda encontramos una línea de antena.

 

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y el compartimento para la tarjeta nanoSIM, con una bandeja que se extrae al introducir un objeto punzante incluido en la caja del teléfono. En los extremos encontramos dos pequeñas líneas de antena.

 

Por último, en el lateral izquierdo está el interruptor para activar el modo Silencio y los dos botones para controlar el volumen. En los extremos también encontramos dos pequeñas líneas de antena.

 

Mientras que el iPhone XS contaba con resistencia al agua IP68 y era capaz de resistir hasta 30 minutos bajo el agua a 1,5 metros, el iPhone 11 Pro mejora esta protección al aguantar hasta 30 minutos a 4 metros.

Apple ha probado a derramar todo tipo de líquidos como zumos, café y refrescos sobre el iPhone 11 Pro para comprobar su resistencia. Por tanto, no tendremos que preocuparnos si se derrama una bebida encima de nuestro iPhone 11 Pro o si, por accidente, se cae a la bañera o a la piscina. Incluso podemos optar por lavarlo debajo del grifo si se ensucia, lo cual resulta bastante práctico.

Ahora bien, no debemos olvidar que la garantía de los smartphones no cubren los daños por agua, por lo que no deberías sumergir el iPhone salvo por accidente — nada de fotografías bajo el agua en la piscina o, menos aún, en el mar.

Pantalla

El iPhone 11 Pro llega con un espectacular panel Super Retina XD, cuyo nombre recuerda al del impresionante monitor Pro Display XDR que presentó la compañía hace unos meses.

Se trata de un panel OLED de 5.8″ resolución Super Retina HD (2436 x 1125 píxeles), que ofrece una elevada densidad de píxeles de 458 ppp.

Si bien es cierto que algunos smartphones de gama alta incorporan resoluciones más altas, como QHD (2.560 x 1.440 píxeles) o incluso 4K, la mejora en nitidez frente al iPhone 11 Pro es imperceptible.

Las pantallas OLED ofrecen mejoras respecto a LCD como un tiempo de respuesta más rápido, menor pérdida de brillo desde ángulos extremos, mayor amplitud cromática y mejor uniformidad de la imagen debido a la ausencia de las variaciones en la retroliluminación que experimentan las pantallas LCD.

Por otro lado, en una pantalla OLED, es posible iluminar de forma independiente cada sub-píxel. Esto significa que las pantallas OLED son más eficientes en consumo energético que las LCD para la mayoría de los contenidos, especialmente ahora que iOS 13 ofrece un modo oscuro.

Además, las pantallas OLED pueden ofrecer un brillo máximo más elevado ya que pueden concentrar toda la energía en únicamente los sub-píxeles iluminados. Ahora bien, a la hora de mostrar una imagen blanca o casi blanca a pantalla completa, las pantallas LCD suelen ser más brillantes y más eficientes.

El panel OLED del iPhone 11 Pro utiliza una matriz de tipo Pentile, en el que los sub-píxeles rojo, verde y azul no están dispuestos uno a continuación del otro en una hilera sino que están colocados formando rombos, como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Matriz de sub-píxeles de la pantalla del iPhone 11 Pro

 

El iPhone 11 Pro es capaz de mostrar los dos espacios de color más importantes de la industria: el espacio sRGB / Rec. 709, que es el estándar utilizado por la mayoría de las apps, y el más amplio DCI-P3 que se emplea en la industria del cine. El rango de colores del DCI-P3 es un 26 un por ciento superior al del espacio sRGB / Rec. 709.

iOS ofrece un sistema automático de gestión de color que conmuta automáticamente al espacio DCI-P3 cuando el contenido a mostrar ha sido creado bajo ese espacio (por ejemplo, las fotografías tomadas con la cámara del teléfono). De esta forma, los colores se ven siempre de la forma correcta, ni sobresaturados ni infrasaturados.

Además, el iPhone 11 Pro es compatible con la reproducción de contenidos HDR10 y Dolby Vision que expanden el color, contraste y brillo para una mejor experiencia visual. A día de hoy, ya es posible disfrutar de películas y vídeos con esta tecnología en iTunes, Netflix e incluso YouTube.

Para analizar la calidad de la pantalla del iPhone 11 Pro he realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo que he medido en la pantalla del iPhone 11 Pro muy elevado, ya que se encuentra alrededor de los 768 nits según mis propias mediciones (Apple habla de un valor máximo típico de 800 nits en su hoja de características). Esta prueba se ha realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Apple afirma que el brillo de la pantalla puede alcanzar los 1.200 nits al reproducir contenidos HDR, aunque no he podido comprobarlo dado que no es sencillo encontrar patrones HDR.

En la siguiente gráfica comparativa reflejamos el valor de brillo máximo con la pantalla al 100% en color blanco, ya que es la forma habitual de medir y comparar el brillo de una pantalla.

El valor máximo de brillo con la pantalla iluminada al 100% es muy elevado, más aún tratándose de una pantalla OLED. El único smartphone que supera ampliamente este brillo es el LG G7 ThinQ, con panel LCD de tipo RGBW, que utiliza una táctica poco común consistente en intercalar un subpíxel blanco entre los de color rojo, verde y azul, consiguiendo así mayor brillo pero menor nitidez.

 

En este punto merece la pena recordar que estamos midiendo el brillo sobre un rectángulo blanco que ocupa el 100% de la pantalla. Debido al funcionamiento de un panel OLED, si reducimos el tamaño del cuadrado blanco, el brillo se incrementa ya que hay menos píxeles a iluminar.

Centrándonos en la reproducción del color, la fidelidad del panel del iPhone 11 Pro es espectacular ya que el error medio en la reproducción de los colores es de tan solo 1 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y el error máximo se queda en tan solo 2.3 dE, todavía menos de lo que medí con el iPhone XS. El valor de gamma es bueno, 2.4, bastante cercano al valor deseado de 2.2.

 

La pantalla del iPhone 11 Pro muestra un color negro totalmente puro, ya que los paneles OLED son capaces de no encender cada sub-píxel. De hecho, el colorímetro no ha medido ningún nivel de brillo al mostrar el color negro, lo que significa que el contraste es, teóricamente, infinito (Apple habla de 2.000.000:1, que viene a ser lo mismo)

El iPhone 11 Pro cuenta con la funcionalidad True Tone para ajustar el balance de blanco a la luz ambiental. El dispositivo cuenta con unos sensores de luz ambiental de cuatro canales que ajustan el balance de blancos en función del color de la luz que ilumina la habitación para que la pantalla se comporte como una hoja de papel, que absorbe la luz del entorno.

La tecnología True Tone pasa desapercibida pero basta con desactivarla para notar la diferencia, sobre todo cuando estamos en un entorno iluminado por luz artificial con un cierto tono de color — por ejemplo, una lámpara en casa.

Con la funcionalidad True Tone desactivada, la temperatura de color resulta ser 6.460ºK, lo que implica un valor muy cercano al blanco ideal de 6.500 ºK. Al activar True Tone, el tono de la pantalla se adapta al entorno.

 

El iPhone 11 Pro ofrece un modo Noche que cambia el balance de blancos de la pantalla para reducir la emisión de luz azul, ya que según ciertos estudios afecta negativamente al sueño El iPhone 11 Pro permite ajustar el nivel de luz azul emitido por la pantalla, así como programar el encendido y apagado de este modo de pantalla.

Las pantallas OLED tienen la ventaja de que el brillo se reduce en menor medida al observar la pantalla desde un ángulo que las pantallas LCD pero, a cambio, los colores sufren una mayor distorsión.

El iPhone 11 Pro ofrece unos ángulos de visión muy amplios, tanto en cuanto al brillo, que apenas se ve afectado, como en cuanto a los colores, que solo cambian ligeramente de tono al observar la pantalla desde un ángulo extremo.

Una funcionalidad interesante de la pantalla es que se enciende con solo un toque con el dedo, lo que resulta muy cómodo para comprobar notificaciones. A pesar de contar con una pantalla OLED, Apple no ha implementado la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa que encontramos en otros smartphones para mostrar de manera permanente la hora y notificaciones. Ahora que el Apple Watch Series 5 ha incorporado esta funcionalidad, no pierdo la esperanza de verlo en algún futuro modelo de iPhone o versión de iOS.

Apple ha eliminado la funcionalidad 3D Touch que permitía acceder a ciertas funciones al ejercer presión sobre la pantalla. Ahora basta con mantener pulsado un elemento de la pantalla durante un tiempo para conseguir un resultado equivalente, por lo que no es algo que vaya a echar de menos.

Por último, mientras que la pantalla del iPad Pro ofrece una tasa de refresco de 120 Hz (y algunos smartphones Android también ofrecen 90 o 120 Hz), el iPhone 11 Pro no cuenta con esta funcionalidad, por lo que la experiencia al hacer scroll no es tan fluida.

Hardware y rendimiento

El iPhone 11 Pro estrena el nuevo procesador A13 Bionic de Apple, que incorpora una CPU y una GPU hasta un 20 por ciento más rápidas que las del chip A12 del iPhone XS.

Además, el chip A13 Bionic ha sido diseñado pensando en el aprendizaje automático, con un motor Neural Engine de tercera generación más rápido, que analiza vídeos y fotos en tiempo real, y nuevos aceleradores de aprendizaje automático que permiten a la CPU procesar más de 1 billón de operaciones por segundo.

El procesador A13 Bionic ha sido construido mediante la segunda generación del proceso de 7nm de Apple, que incorpora 8.500 millones de transistores en cada chip, comparado con los 6.900 millones de transistores del A12 Bionic.

Como ocurría en el A12 Bionic, el nuevo chip A13 Bionic posee un total de 18 núcleos: una CPU de seis núcleos, una GPU de cuatro núcleos y un motor Neural Engine de ocho núcleos.

Cuatro de los seis núcleos de la CPU son núcleos de baja potencia y alta eficiencia, pensados para manejar operaciones básicas del teléfono. Los otros dos núcleos de alto rendimiento se utilizan para tareas más exigentes.

En comparación con el chip A12 Bionic, los cuatro núcleos de alta eficiencia son un 20 por ciento más rápido pero consumen un 40 por ciento menos de energía, mientras que los núcleos de alto rendimiento son también un 20 por ciento más rápidos pero consumen un 30 por ciento menos de energía.

Con respecto a la GPU, sus cuatro núcleos son un 20 por ciento más rápidos que los de la generación anterior y consumen un 40 por ciento menos de energía. Los ocho núcleos del motor Neural Engine son un 20 por ciento más rápido pero consumen un 15 por ciento menos de energía.

Por último, el chip A13 Bionic es capaz de activar únicamente aquellas zonas del chip que requieren energía, lo que redunda en un mayor rendimiento por vatio.

Aunque Apple no proporciona información sobre la cantidad de memoria RAM de sus iPhone, cualquier herramienta de benchmark revela que el iPhone 11 Pro llega con 4GB de RAM.

El iPhone 11 Pro obtiene unos resultados espectaculares en los benchmarks

 

A continuación, vamos a ver en los benchmarks cómo se comporta el iPhone 11 Pro frente a otros rivales de gama alta.

En el benchmark AnTuTu ha conseguido 441.929 puntos, una puntuación muy elevada que arrasa frente al resto de smartphones de gama alta.

 

En el nuevo benchmark Geekbench 5 ha conseguido 1.334/3.460 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo.

Estos resultados confirman que el rendimiento de cada núcleo individual del chip A13 Bionic es espectacular aunque, pero también lo es el rendimiento cuando todos los núcleos funcionan a la vez.

 

Centrándonos en las capacidades 3D, en la prueba SlingShot de 3DMark el iPhone 11 Pro ha obtenido unos resultados excelentes aunque algunos smartphones Android superan su rendimiento.

 

En la prueba GFXBench, el iPhone 11 Pro ha logrado unos resultados muy elevados en comparación con otros smartphones.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el iPhone 11 Pro ofrece un resultado espectacular. Las pruebas con Vulkan no se han llevado a cabo ya que es una API propia de Android.

 

Los benchmarks han confirmado que el chip A13 Bionic del iPhone 11 Pro es una auténtica bestia en cuanto a rendimiento. Su potencia supera al iPhone XS del año pasado así como a los principales buques insignia de Android en la mayoría de las pruebas.

Dejando a un lado los benchmarks, el comportamiento del iPhone 11 Pro en el día a día es excelente.

La interfaz de iOS se mueve con gran fluidez y las aplicaciones se abren y se manejan con total fluidez, sin parones ni ningún signo de lentitud.

A esto sin duda también ayuda que los desarrolladores tienen más fácil optimizar sus apps para iOS dado que la variedad de dispositivos y versiones vivas de sistemas operativos es menor.

Tampoco he experimentado ningún problema a la hora de hacer multi-tarea, siendo posible jugar a un título 3D exigente mientras se descargan e instalan actualizaciones de apps en segundo plano.

He probado varios juegos 3D exigentes y todos ellos se han movido a la perfección en el iPhone 11 Pro, con tasas de FPS elevadas. Un ejemplo es Fortnite, un juego 3D multi-jugador muy exigente que se mueve con gran suavidad en el iPhone 11 Pro.

Como cualquier smartphone, la parte de atrás del iPhone 11 Pro se calienta al jugar durante un largo período de tiempo. Tras jugar algunas partidas a Fortnite, he medido temperaturas alrededor de 40ºC en la zona de la cámara de la superficie trasera.

El rendimiento del iPhone 11 Pro en juegos 3D exigentes es excelente

 

Si leíste mi análisis sobre el iPhone XS del año pasado o el del iPhone X el año anterior, quizás recuerdes que mi sensación acerca del rendimiento de dichos smartphones fue similar a la que he tenido con el iPhone 11 Pro.

Esto es así porque, desde hace unos años, todos los iPhone ofrecen un rendimiento espectacular. La potencia del chip A13 Bionic no se nota en apps como WhatsApp, Instagram o Mapas, sino en tareas que exigen una gran potencia de cálculo como la captura y procesado de fotografías o vídeos, el uso de la Realidad Aumentada o el reconocimiento facial Face ID.

Este año, el iPhone 11 Pro se comercializa en variantes de 64, 256 y 512 GB de almacenamiento.

Apple no ofrece la posibilidad de ampliar el espacio mediante tarjetas micro-SD, por lo que debes escoger la capacidad de almacenamiento con cuidado, especialmente si tienes pensado capturar vídeos en resolución 4K a 60 FPS.

En mi opinión, si te lo puedes permitir, deberías adquirir la variante de, al menos, 256GB ya que 64GB se me antojan escasos. Si bien es cierto que las fotografías y vídeos ocupan menos en iOS gracias a que se guardan por defecto en formatos más eficientes (HEVC/HEIC en lugar de JPG/MPG), me hubiera gustado ver una capacidad de entrada de 128GB.

En cuanto a conectividad, el iPhone 11 Pro soporta las tecnologías inalámbricas Bluetooth 5WiFi 6 (802.11ax).

WiFi 6 es el nuevo protocolo para redes WiFi que no solamente aumenta la velocidad sino que está especialmente pensado para conectar una gran cantidad de dispositivos a la vez. Obviamente necesitas un router compatible para aprovechar esta tecnología.

En cuanto a conectividad celular, el iPhone 11 Pro es compatible con redes LTE/4G de clase Gigabit, aunque Apple no ha especificado qué velocidad alcanza exactamente. El iPhone 11 Pro soporta una gran cantidad de bandas de frecuencia, lo que garantiza que podremos disfrutar de altas velocidades de conexión 4G en cualquier país.

Dado que en España ya han comenzado a desplegarse las redes 5G y que un iPhone puede durar varios años, me hubiera gustado que el iPhone 11 Pro ofreciera conectividad 5G o, como han hecho otros fabricantes, que hubiera un modelo «iPhone 11 Pro 5G.»

En las pruebas que he realizado, la velocidad de conexión tanto por Wi-Fi como por conectividad celular ha sido muy satisfactoria. Se alcanzaron 350 Mbps de bajada y 93 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra de Vodafone, y 23 Mbps de bajada y 21 Mbps de subida con una conexión 4G de Movistar.

El iPhone 11 Pro llega con funcionalidad Dual SIM, que Apple implementa de forma diferente a otros fabricantes ya que, en lugar de utilizar una segunda SIM física, emplea una eSIM. Por lo tanto, necesitarás que tu segundo operador ofrezca tarjetas eSIM como parte de su catálogo. En España, a día de hoy, ofrecen este servicio Movistar, Orange, Pepephone, Truphone y Vodafone.

Para utilizar la eSIM, tienes que activar el plan móvil con un código QR proporcionado por el operador. Es posible almacenar más de una eSIM en el dispositivo, pero sólo podrás utilizar una a la vez.

Actualmente en el iPhone 11 Pro tengo una SIM de Vodafone y una eSIM de Movistar, que funcionan perfectamente aunque el proceso de mover la eSIM de un iPhone a otro requiere que el operador genere un nuevo código QR ya que cada código queda emparejado con el IMEI del teléfono.

 

El iPhone 11 Pro no posee radio FM, algo que puede echar para atrás a los usuarios que utilizan su smartphone para escuchar la radio analógica. No obstante, existen apps que permiten escuchar la radio consumiendo (bastantes) datos.

El iPhone 11 Pro incorpora un chip NFC que puede ser activado con solo tener la pantalla encendida. Basta con acercar el iPhone a una etiqueta NFC para que nos sugiera abrir una aplicación o página web, o se ejecute uno de los nuevos atajos automáticos.

El iPhone 11 Pro es el primer smart­phone que integra tecnología de banda ultraancha (UWB) para la detección espacial de objetos gracias a un nuevo chip U1. 

El nuevo chip U1 de Apple utiliza esta tecnología para localizar con precisión otros dispositivos de Apple que también tengan chip U1. La ventaja de la tecnología UWB frente a otras tecnologías de localización como Bluetooth es que puede ofrecer una precisión de centímetros, en lugar de metros, lo que permite localizar objetos con mucha más exactitud.

Con el chip U1 y iOS 13, cuando apuntas con tu iPhone al de otra persona, AirDrop da prioridad a ese dispositivo para que puedas enviarle archivos más rápido. Aunque Apple no ha revelado otros usos de esta tecnología, sí que promete que «habrá más» y se rumorea que podríamos ver etiquetas de Apple para localizar objetos.

Face ID

Con la llegada del iPhone X en 2017, Apple decidió abandonar el lector de huella dactilar Touch ID en favor del sistema de reconocimiento Facial ID, que se basa en la tecnología TrueDepth que reside en la muesca de la pantalla.

Un emisor proyecta 30.000 puntos de luz infrarroja sobre la cara del usuario y obtiene información suficiente sobre las facciones del usuario para reconocerle con fiabilidad y rapidez, incluso cuando el usuario lleva gafas o gorro, en condiciones de poca luz, o si se ha dejado de afeitar.

El proceso de desbloqueo exige dos movimientos: uno para encender la pantalla (pulsando el botón de encendido o, simplemente, tocando la pantalla) y otro para arrastrar la pantalla hacia arriba. Según Apple, el iPhone 11 Pro con iOS 13 es algo más rápido a la hora de identificar el rostro y desbloquear el teléfono.

El reconocimiento facial del iPhone 11 Pro funciona de manera rápida y fiable

 

Un inconveniente de Face ID es que no puedes desbloquear el iPhone 11 Pro estando apoyado horizontalmente sobre una mesa, salvo que pongas la cara justo encima o lo levantes de la mesa. Apple afirma el iPhone 11 Pro es capaz de reconocer el rostro desde ángulos más extremos pero, en la práctica, no he notado una diferencia significativa respecto al iPhone XS.

Apple permite ocultar el texto de las notificaciones de la pantalla de bloqueo hasta que detecta tu cara. En mi caso, dado que enciendo muchas veces la pantalla cuando está apoyado sobre una mesa, he optado por desactivar dicha funcionalidad para poder ver las notificaciones mientras trabajo o almuerzo.

Por suerte, es posible ocultar de la vista de extraños solo algunas notificaciones, por lo que es posible configurar que se muestren todas las notificaciones excepto, por ejemplo, las de WhatsApp u otras apps cuyos mensajes consideres más privados.

 

Face ID no falla prácticamente nunca en el reconocimiento. El único momento del día en el que tengo problemas con el reconocimiento es al despertarme ya que, como no llevo puestas gafas ni lentillas, tengo que acercarme el teléfono a la cara y, estando tan cerca, el reconocimiento falla. Gajes de ser un poco cegato.

Una medida de seguridad para evitar desbloqueos involuntarios es que Face ID necesita “tu atención”, lo que significa que el usuario debe tener sus ojos abiertos y mirando al dispositivo para que Face ID actúe. De esta forma, nadie puede acceder a tu teléfono mientras duermes, por ejemplo. No todos los smartphones pueden presumir de este nivel de seguridad.

El modelo 3D de la cara generado por Face ID no se almacena en la nube, sino localmente en el iPhone, por lo que está a salvo de posibles accesos a los servidores de Apple. Face ID no solamente permite desbloquear el teléfono sino que también se puede utilizar para realizar pagos con Apple Pay, acceder a aplicaciones de terceros o autenticarse en la web usando el Apple ID.

Batería

Apple no proporciona detalles técnicos sobre la capacidad de la batería pero no hemos tardado mucho en averiguar que el iPhone 11 Pro cuenta con una batería de 3.046 mAh, lo que supone un aumento de un 15% con respecto a la batería del iPhone XS.

A pesar de este importante aumento, la capacidad de la batería del iPhone 11 Pro es inferior e la que ofrecen sus principales rivales con Android. Sin embargo, la arquitectura del procesador de Apple y el funcionamiento de iOS permiten a los iPhone ofrecer una autonomía equivalente.

 

Apple asegura que la autonomía del iPhone 11 Pro es hasta 4 horas superior a la del iPhone XS. Esta espectacular mejora no se debe únicamente al aumento de la capacidad de la batería sino también a mayor eficiencia de la pantalla, que consume un 15 por ciento menos, y la reducción de consumo del procesador A13 Bionic.

En el día a día, la mejora que he notado de autonomía con respecto al iPhone XS es brutal. A pesar de que doy un uso muy intenso al iPhone 11 Pro — múltiples cuentas de correo electrónico, aplicaciones de mensajería, redes sociales, conexión permanente al Apple Watch — estoy llegando al final del día con alrededor de un 30 por ciento de batería.

El iPhone 11 Pro es compatible con carga rápida con cable y, por primera vez, Apple ha incluido un cargador rápido USB-C de 18W en la caja y un cable USB-C a Lightning.

Utilizando este cargador, el tiempo de carga ha sido de 2 horas y 27 minutos pero se alcanza el 95% en torno a 1 hora y media. En 28 minutos, el iPhone 11 Pro alcanza el 50 por ciento de carga.

El 50% de la carga se alcanza en algo menos de media hora

 

iOS permite conocer qué aplicaciones o componentes del teléfono están haciendo un mayor uso de la batería, tanto en las últimas 24 horas como en los últimos diez días (pero no podemos escoger un intervalo personalizado). También podemos conocer cuántas horas ha estado la pantalla encendida.

Si necesitas alargar la autonomía, el iPhone 11 Pro incorpora un modo de bajo consumo para ahorrar batería cuando más lo necesitamos. Sin embargo, echo de menos algunas funciones que permitan reducir el consumo de la batería, por ejemplo, limitando temporalmente las actividades en segundo plano de ciertas apps no críticas.

 

Apple incluye una opción llamada Salud de la batería que permite conocer la capacidad real de la batería que, como bien sabemos, se reduce con el paso del tiempo por el deterioro provocado por los continuos procesos de carga y descarga.

Con iOS 13, existe una nueva función llamada Carga optimizada que reduce el deterioro de la batería que se produce cuando el teléfono está muchas horas con una carga cercana al 100%.

Esta función aprende tus hábitos diarios de carga y ajusta el proceso de carga para que alcance el 100% a la hora a la que sueles quitar el iPhone del cargador, en lugar de en medio de la noche. No sabremos si esta funcionalidad mejora la vida de la batería hasta dentro de un tiempo pero suena prometedor.

El iPhone 11 Pro es compatible con carga inalámbrica mediante el estándar Qi. Basta con colocar el dispositivo encima de una base de carga compatible para que este se empiece a cargar, sin necesidad de conectar ningún cable.

Apple permite carga inalámbrica de 7.5W, aunque otros smartphones ofrecen velocidades de carga inalámbrica más elevadas. Me gustaría ver un aumento en la velocidad de carga inalámbrica ya que es la que utilizo a diario tanto por la noche con una base de carga horizontal como cuando estoy trabajando con una base de carga de pie.

Mientras que algunos smartphones ofrecen la posibilidad de cargar otro dispositivo de forma inalámbrica, el iPhone 11 Pro no cuenta con carga inalámbrica inversa. En mi experiencia con otros smartphones, esta carga es muy lenta, por lo que tampoco es algo que eche de menos.

Funcionalidades software

El iPhone 11 Pro estrena iOS 13, la última versión del sistema operativo de Apple. En el momento de realizar este análisis, la última versión es iOS 13.1,3 ya que Apple ha lanzado muchas versiones para corregir errores en las primeras semanas.

Una de las ventajas de iOS sobre Android es que Apple se encarga de actualizar los dispositivos. Las nuevas versiones de iOS llegan a la vez a todos los dispositivos, incluso a modelos bastante antiguos — a modo de referencia, iOS 13 ha llegado al iPhone 6s, que fue lanzado en 2015, y a día de hoy iOS 13 ya corre en el 50 por ciento de los dispositivos compatibles.

Al igual que ocurrió el año pasado con iOS 12, Apple ha introducido mejoras de rendimiento en iOS 13 para que se mueva de forma aún más suave en los dispositivos actuales.

Por ejemplo, las actualizaciones de apps ocupan ahora un 60% menos de espacio y, por tanto, se descargan más rápido.

Apple también afirma que las apps se abren el doble de rápido y el desbloqueo de Face ID ocurre un 30 por ciento más rápido, aunque en comparación con el iPhone XS no he notado una mejora apreciable.

Una de las novedades más destacadas de iOS 13 es el modo Oscuro, que en mi caso tengo activo por defecto permanentemente pero puedes programar fácilmente.

Al activar el modo Oscuro, no solamente se oscurece la interfaz de usuario y el teclado, sino que las apps de Apple y algunas de terceros como Twitter o Instagram también adoptan una apariencia oscura. El modo Oscuro no solamente reduce el cansancio de los ojos sino que, al contar el iPhone 11 Pro con una pantalla OLED, también reduce el consumo de batería.

Otras de las novedades la encontramos en iOS 13 están en el teclado nativo, que ahora permite escribir arrastrando el dedo sobre las teclas, lo cual resulta bastante cómodo al utilizar el teléfono con una sola mano. Es una funcionalidad que ya estaba presente en otros teclados pero que agradecemos que ahora llegue al teclado nativo.

iOS 13 también incorpora mejoras en aplicaciones como Mail (ahora con opciones de composición y formato de texto más avanzadas), Recordatorios (con agrupaciones automáticas de listas y posibilidad de añadir imágenes) y Mapas (con favoritos organizados por colecciones, vista de 360 grados tipo ‘Street View’, envío de hora estimada de llegada a amigos y familiares, etc.).

Apple ha aumentado la funcionalidad de los Atajos con las automatizaciones, que permiten configurar acciones que se ejecutan en el iPhone cuando ocurre un evento. Un evento puede ser la llegada o salida de un lugar, la conexión a una red WiFi, el inicio de un entreno, la conexión de CarPlay, etc. También es posible crear automatizaciones para casa con HomeKit.

El inconveniente que veo a las automatizaciones es que, en la mayoría de los casos, requieren que el usuario confirme la ejecución de la acción. Me gustaría que las acciones se ejecutasen automáticamente sin requerir ninguna intervención por mi parte. Otro problema que he encontrado es que algunos disparadores, como la conexión a redes WiFi, no siempre funcionan.

 

En el ámbito de privacidad, iOS 13 permite otorgar permiso a una app para conocer tu ubicación una sola vez. Si optas por dar permiso permanente, recibirás alertas periódicamente para que sepas que han estado haciendo uso de tu ubicación. Quizás sea porque tengo muchas apps instaladas, pero recibo estos avisos con más frecuencia de lo que me gustaría.

Apple ha introducido un nuevo sistema para identificarte en una web o aplicación con tu Apple ID, en lugar de con una cuenta social de Facebook, Google u otra red social. Una ventaja de este sistema es que puedes controlar la información que se comparte con la app.

Si escoges compartir tu email, podrás optar por tu email real o un email aleatorio generado por Apple para cada app, cuyos mensajes recibidos se redirigirán a tu cuenta de correo real.

Apple ha añadido HomeKit Secure Video para que los vídeos grabados por cámaras de vigilancia del hogar se procesen localmente en tu casa (en tu iPad, HomePod o Apple TV) y luego se envíen a iCloud, donde se almacenarán de forma segura. Puedes acceder 10 días de grabaciones pasadas sin que cuenten para tu cuota de iCloud.

Con iOS 13 también llegan nuevas opciones de personalización en los Memojis con sombras de ojos, pendientes, sombreros, gafas y más elementos. Además, Apple ha añadido la posibilidad de crear stickers a partir de tus Memojis, que están disponibles en el teclado para cualquier aplicación, por ejemplo WhatsApp.

Por último, CarPlay se adapta ahora mejor a pantallas de cualquier tamaño e incorpora una nueva pantalla de inicio con widgets que muestran información relevante de mapas, música, agenda, etc.

Multimedia

En el apartado de sonido, el iPhone 11 Pro cuenta con dos altavoces que ofrecen sonido 3D y cuentan con soporte Dolby Atmos. En comparación con el iPhone XS y otros smartphones, se nota un sonido más envolvente, como si estuvieras en el centro de la acción, dentro de las limitaciones obvias de un smartphone.

Además, los altavoces suenan con bastante potencia, por lo que es posible ver vídeos o escuchar música en entornos moderadamente ruidosos.

La calidad del sonido del iPhone 11 Pro es muy buena, incluso en comparación con otros smartphones que poseen dos altavoces.

Como ya es bien sabido, Apple no incluye un conector de auriculares en el iPhone 11 Pro, sino que tenemos que recurrir a auriculares Bluetooth o recurrir a un adaptador de 3.5mm a Lightning para conectar auriculares con cable.

Por supuesto, también optar por los auriculares AirPods de Apple, que ofrecen una experiencia muy cómoda ya que están perfectamente integrados con iOS.

Como novedad, con iOS 13 es posible conectar dos pares de auriculares AirPods o Beats a la vez para compartir lo que escuchas con otra persona.

Centrándonos en las aplicaciones multimedia, Música reproduce canciones transferidas al teléfono vía la aplicación iTunes, compradas en iTunes Store, almacenadas en iCloud por medio de iTunes Match o mediante la suscripción a Apple Music (9,99€/mes para uso individual o 14,99€/mes para uso familiar).

Apple Music se ha actualizado y ahora es capaz de mostrar la letra de las canciones de forma sincronizada con la música, para una auténtica experiencia de karaoke.

Cuando el teléfono está bloqueado, desde la propia pantalla de bloqueo podemos controlar el reproductor, tanto de la aplicación Música como de otras que tengamos instalada (por ejemplo, Spotify). También podemos controlar la reproducción desde el Centro de Control.

En la sección de Ajustes generales de iOS, no en la propia aplicación, podemos controlar algunas opciones de la aplicación Música, como ajustar el ecualizador, limitar el volumen máximo, etc.

 

En cuanto a la reproducción de vídeo, la excelente pantalla del iPhone 11 Pro hace que se trate de un dispositivo muy apropiado para disfrutar de películas o vídeos. La pantalla posee un ratio 19.5:9, por lo que los vídeos 16:9 muestran barras negras a derecha e izquierda. Si quieres ver el vídeo a pantalla completa, puedes hacerlo, pero debes tener en cuenta que una parte de la imagen queda oculta por el recorte de la pantalla.

Como hemos comentado en el apartado de Pantalla, el panel del iPhone 11 Pro es capaz de reproducir contenido HDR10 y Dolby Vision alcanzando con un brillo espectacular de 1.200 nits según Apple.

Por supuesto, podemos utilizar apps de vídeo en streaming como YouTube, Netflix, Amazon Prime o HBO, que funcionan perfectamente en el iPhone 11 Pro. Recientemente la app de YouTube se ha actualizado y ya muestra contenido HDR en el iPhone 11 Pro.

 

La app de Fotos añade nuevos ajustes en iOS 13 para retocar fotografías y, por primera vez, es posible también retocar y rotar vídeos de forma muy cómoda. Otra de las novedades que incorpora Fotos es la posibilidad de ocultar fotos muy parecidas o repetidas y mostrar las mejores instantáneas en una nueva vista llamada Días.

La vista Días es muy curiosa porque muestra todas las fotografías y vídeos por días, mostrando animaciones en algunas fotografías tomadas con la funcionalidad Live que guarda un pequeño vídeo antes y después de disparar. También existen vistas de Meses y Años que muestran fotografías destacadas en cada mes o año, que varía dependiendo del día que es hoy.

 

Fotos reconoce automáticamente la cara de las personas que aparecen en  las fotos y, si asociamos las caras con el nombre de una persona, podemos ver fácilmente todas las fotografías donde aparece esa persona. Resulta sorprendente lo bien que reconoce a la persona correcta.

También hay una pestaña llamada Para ti que ofrece fotografías destacadas y sugiere efectos a aplicar a algunas fotografías, así como los nombres de aquellas personas con las que podrías querer compartir ciertas fotos, en función de la gente que aparece en la fotografía o con la que tienes relación.

Cámara

Buena parte de las novedades más interesantes que trae el iPhone 11 Pro están relacionadas con sus capacidades fotográficas. El iPhone 11 Pro no solamente incorpora mejoras en la óptica con respecto al iPhone XS sino que también añade nuevos modos de disparo y mejoras en el procesado.

Comenzando por las características de la cámara, el iPhone 11 Pro cuenta con tres cámaras traseras:

Cámara principalCámara teleobjetivo (2x)Cámara ultra gran angular (120º)
Distancia focal26 mm52 mm13 mm
Resolución12MP12MP12MP
Tamaño de píxel1.4µm1.0µm
Nº elementos665
Apertura de lentef/1.8f/2.0f/2.4
Estabilización ópticaNo

 

Las tres cámaras presentan mejoras con respecto a las del iPhone XS. La cámara principal utiliza un nuevo sensor con enfoque dual-pixel en todos los píxeles, la cámara teleobjetivo es significativamente más luminosa y la cámara ultra gran angular no estaba presente.

Algunos smartphones añaden una cuarta cámara ToF para medir la profundidad que mejora los resultados al tomar fotografías en modo Retrato (con bokeh simulado) o en aplicaciones de Realidad Aumentada. En mi experiencia, sin embargo, la diferencia que marca esta cámara es mínima.

La triple cámara trasera del iPhone 11 Pro ofrece una gran versatilidad ya que permite tomar fotografías tanto con un amplio campo de visión (ultra gran angular) como con zoom (teleobjetivo) para acercarnos a los detalles.

A continuación, podemos ver las mismas escenas capturada por las tres cámaras y la diferencia en la composición es evidente.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular, gran angular y teleobjetivo

 

Uno de los aspectos más complicados para Apple ha sido calibrar las tres cámaras conjuntamente para que ofrezcan una imagen prácticamente homogénea en términos de reproducción del color, balance de blancos y sensibilidad. Estas correcciones se aplican en tiempo real a cada imagen.

Gracias a esta calibración conjunta, se consigue que al hacer zoom con los dedos para acercarnos o alejarnos a algo en el visor de la app Cámara, la transición entre las cámaras (cámara ultra gran angular ↔ gran angular ↔ teleobjetivo) apenas sea visible. No ocurre así en otros smartphones en los que el salto entre una cámara y otra es claramente apreciable (a veces incluso con un flash de pantalla negra).

El visor de la app Cámara del iPhone 11 Pro muestra la imagen que vamos a capturar y, a ambos lados, en sombreado, la zona de la imagen que queda fuera del encuadre y que es capturada por la cámara gran angular (si estamos usando la cámara teleobjetivo) o ultra gran angular (si estamos usando la cámara gran angular). Esto es para útil para mejorar el encuadre si detectamos que estamos dejando algo fuera.

Las zonas grises muestran las partes que quedan fuera del encuadre

 

La calibración conjunta de las tres cámaras ofrece además una funcionalidad que no habíamos visto en ningún otro smartphone: captura fuera del marco. Las fotografías tomadas con esta funcionalidad aparecen marcadas en la app Fotos con un cuadradito y una estrella en la esquina superior derecha.

En condiciones de buena luz, cuando el iPhone 11 Pro captura una fotografía con la lente gran angular, lo hace también con la lente ultra gran angular aunque tú no te des cuenta. Lo mismo ocurre al tomar una fotografía con la lente teleobjetivo, ya que se captura también la misma escena con la lente gran angular.

Gracias a esto, es posible modificar a posteriori el encuadre para incluir algún elemento que hayamos cortado / dejado fuera sin querer, así como girar la fotografía sin perder campo de visión. 

En este primer ejemplo podemos ver cómo en la fotografía original aparecen cortada parte de la cabeza y el cartel del suelo. Al editar la fotografía, podemos acceder a la captura fuera del marco para incluir elementos que no estaban en el encuadre original.

Esto es así porque, como he comentado, además de la imagen captada por la cámara gran angular, el iPhone 11 Pro también ha guardado la imagen captada por la cámara ultra gran angular.

Foto original

Foto reencuadrada a posteriori

 

A continuación, podemos ver cómo se ve la funcionalidad de captura fuera del marco en la interfaz de la app Fotos.

Funcionalidad captura fuera de marco

 

En otras ocasiones, puede ocurrir que cuando estemos revisando las fotografías a posteriori, queramos modificar el encuadre para incluir otros elementos que habíamos dejado fuera de la fotografía original, como en este ejemplo en el que, además de poner recta la imagen, la he reencuadrado.

Fotografía original

Fotografía reencuadrada y enderezada a posteriori

 

La funcionalidad de captura fuera del marco resulta todavía más útil a la hora de girar fotografías para ponerlas «rectas» ya que no se reduce el campo de visión. Si has rotado alguna vez una fotografía unos pocos grados, te habrás dado cuenta de que, conforme giras la imagen, el campo de visión se reduce.

A continuación podemos ver un nuevo ejemplo con (1) la fotografía original, (2) el resultado que obtendríamos si giramos la foto en un smartphone cualquiera y (3) el resultado que obtenemos al girar la foto con captura fuera del marco activada.

Gracias a que tenemos información captada por la cámara ultra gran angular, en la tercera imagen se mantiene el campo de visión de la imagen original, en lugar de reducirse como en la segunda.

 

La funcionalidad de captura fuera del marco requiere que el iPhone 11 Pro una las imágenes capturadas por la cámara gran angular y ultra gran angular sin que se note dónde acaba una y empieza otra. De ahí la importancia de que las tres cámaras estén calibradas de forma idéntica, para que no se noten diferencias de color.

Siendo puristas, si te fijas mucho, sí que se nota la zona en la que se fusionan las imágenes de la cámara gran angular y ultra gran angular, ya que la primera ofrece una calidad de imagen superior a la segunda. En esta ampliación de la tercera fotografía del ejemplo anterior, he marcado con una línea la zona aproximada de la unión entre las dos fotografías (a la izquierda de la línea, gran angular, a la derecha, ultra gran angular).

Zona de unión entre las imágenes captadas por la cámara gran angular y ultra gran angular al utilizar la «captura fuera de marco»

 

Las ventajas de la funcionalidad de captura fuera del marco no acaban ahí sino que, además, el iPhone 11 Pro es capaz de corregir automáticamente errores de composición aplicando IA.

Por ejemplo, si tomamos una fotografía y cortamos parte del cuerpo de alguien, no será necesario corregirla manualmente sino que el propio teléfono la corrige por nosotros y la muestra con un cartel que dice AUTOMÁTICO (pulsando sobre él para desactivarlo, accedemos a la fotografía original).

En este ejemplo podemos ver cómo he cortado por error los pies de varias personas y, automáticamente, el iPhone 11 Pro ha corregido la fotografía por mí. La segunda fotografía es la que se muestra directamente en la galería de Fotos.

Fotografía original (pies cortados)

Fotografía corregida automáticamente

 

Recientemente, dejé mi iPhone 11 Pro a una persona para que nos hiciera una foto de grupo a unos amigos y, al parecer, esta persona no era muy buena haciendo fotos ya que cortó parte de mi brazo. Por suerte, el iPhone corrigió la foto automáticamente y tengo una foto con mis amigos (y mi brazo completo).

Llegados a este punto, quizás te estés preguntando si guardar dos imágenes por cada fotografía (la original y la tomada con la cámara ultra gran angular) no supone un gasto excesivo de almacenamiento. Por suerte, Apple ha tenido esto en cuenta y, pasados 30 días, borra la imagen auxiliar si no has utilizado el área fuera del marco para realizar correcciones. Además, si lo prefieres, puedes desactivar esta funcionalidad en Ajustes > Cámara > Captura fuera del marco de fotos.

El inconveniente de la funcionalidad Captura fuera de marco es que solo funciona en condiciones de luz abundante. Supongo que se debe a que, en condiciones de poca luz, la diferencia entre el ruido que capta la cámara principal y la cámara ultra gran angular sería demasiado acusada y se notaría la unión.

Otra funcionalidad interesante del iPhone 11 Pro es que es capaz de corregir la perspectiva automáticamente en, por ejemplo, fotografías de edificios o monumentos tomadas a pie de calle. Estas correcciones se aplican automáticamente si accedemos a las herramientas de edición de perspectiva, pero podemos ajustarlo también manualmente.

Corrección automática de perspectiva del iPhone 11 Pro

 

A continuación, vamos a revisar la calidad de cada una de las tres cámaras: cámara ultra gran angular, cámara teleobjetivo y cámara principal gran angular.

La cámara ultra gran angular permite tomar fotografías muy espectaculares que permiten captar muchos más elementos de los que normalmente caben en una fotografía, como podemos apreciar en estos ejemplos.

Esta cámara no posee estabilización óptica y su apertura es algo limitada, por lo que no está tan indicada para tomar fotografías en situaciones de poca luz, como se puede apreciar en las dos capturas del interior de restaurantes.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular

 

La cámara teleobjetivo permite tomar fotografías con zoom óptico 2X, lo que permite acercarnos a objetos lejanos sin perder calidad. Esto puede resultar útil para centrar la atención sobre un elemento en particular.

Algunos smartphones ofrecen zooms superiores, hasta 3X o incluso 5X, pero, en mi opinión, esto es un error ya que normalmente no necesitas acercarte tanto y cualquier ampliación por debajo del valor nominal se realiza mediante un escalado software de la imagen captada por la cámara principal. Si quieres más información, te aconsejo que leas este artículo.

Apple incorpora estabilización óptica y ha mejorado la luminosidad de esta lente hasta f/2.0, la mayor apertura que recuerdo haber visto en una lente teleobjetivo hasta la fecha, por lo que el rendimiento en condiciones de poca luz se ve mejorado.

La mejora en la lente teleobjetivo es más importante de lo que parece ya que el modo Retrato utiliza por defecto la cámara teleobjetivo, por lo que las fotos tomadas en este modo también se verán mejoradas.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con la lente teleobjetivo, que ofrecen una excelente calidad de imagen.

Fotografías tomadas con la cámara teleobjetivo

 

Una ventaja de la que no se habla lo suficiente al utilizar la lente teleobjetivo es que conseguimos reducir la distorsión del gran angular al fotografiar elementos cercanos en comparación con la cámara principal.

Esto se nota especialmente en las cabezas de personas, que con la cámara principal se ven apepinadas mientras que con la cámara teleobjetivo se ven más naturales, sin ninguna distorsión. A continuación podemos ver un ejemplo.

 

Por último, la cámara gran angular estándar es la que se utiliza habitualmente para tomar fotografías. Esta lente cuenta con una apertura f/1.8, menos amplia que otros smartphones como el Huawei Mate30 Pro (f/1.6), Samsung Galaxy Note10+ (f/1.5) o el Honor 20 Pro (f/1.4).

Apple ha incorporado un nuevo sensor en la cámara principal del iPhone 11 Pro, aunque la compañía no ha desvelado detalles sobre sus características.

A continuación, podemos ver algunas fotografías tomadas con la cámara principal, que ofrece una buena calidad de imagen.

Fotografías tomadas con la cámara principal gran angular

 

Apple ha introducido la segunda generación de su algoritmo HDR Inteligente que mejora las luces y las sombras de la imagen, y se activa automáticamente sin necesidad de hacer nada.

Mientras que la versión anterior pecaba en ocasiones de dejar la imagen demasiado plana (colores demasiado uniformes sin luces o sombras, sobre todo en caras de personas), la nueva versión mantiene las luces y las sombras de forma más natural utilizando aprendizaje automático.

Por ejemplo, en estas imágenes, se aprecian luces y sombras fuertes en el rostro, en lugar de un color plano, aportando más naturalidad.

HDR Inteligente de segunda generación preserva mejor luces y sombras

 

Apple ha introducido por primera vez un modo Noche que utiliza el chip A13 Bionic y el procesado de software para tomar fotografías con poca luz. Al tomar la fotografía, la cámara hace varias fotos que después se alinean y se combinan para un resultado natural.

Algunos smartphones iluminan en exceso la escena al utilizar su propio modo Noche, dando lugar a una imagen muy llamativa, como si hubiera sido tomada de día, pero también demasiado irreal. Sin embargo, el iPhone 11 Pro ofrece un resultado bastante natural, hasta el punto de que no es fácil saber a posteriori si una foto se ha tomado con este modo.

El modo Noche se activa de manera automática cuando es necesario, y aparece indicado mediante el icono de una luna llena junto al icono del flash. Al pulsar sobre icono podemos desactivar el efecto, ver el tiempo de disparo seleccionado automáticamente y, en algunos casos, incrementarlo. El disparo puede llevar un poco más de tiempo pero los resultados merecen la pena.

Lamentablemente el modo Noche no está disponible para la cámara ultra gran angular, sino únicamente para la cámara gran angular y cámara teleobjetivo. Esto limita el uso de la cámara ultra gran angular a escenas bien iluminadas, como ya hemos comentado antes.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con el modo Noche (nota: en la primera fotografía, la única iluminación existente era de color azul, de ahí el resultado).

 

Apple fue pionera en la introducción del modo Retrato, que permite simular el desenfoque del fondo de la imagen que producen las cámaras réflex mediante la identificación de qué está en primer plano y qué pertenece al fondo de la imagen.

Las fotografías en modo Retrato se realizan, por defecto, con la cámara teleobjetivo, pero puedes cambiar a la cámara principal si lo prefieres (aunque no lo recomiendo por la distorsión de las cámaras gran angular a cortas distancias).

Los resultados que ofrece el iPhone 11 Pro son bastante buenos, como podemos apreciar en estos ejemplos, aunque sigue teniendo algunas dificultades para distinguir ciertas zonas del pelo y algunos objetos en segundo plano que quedan cerca del cuerpo.

» Fotografías originales: Normal y Desenfoque máximo

» Fotografías originales: Normal y Desenfoque máximo

» Fotografías originales: Normal y Desenfoque máximo

» Fotografías originales: Normal y Desenfoque máximo

 

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas en modo Retrato.

 

Como hemos comentado anteriormente, la apertura f/2.0 de la lente teleobjetivo permite tomar retratos con un mejor resultado que el que obtenemos con otros smartphones.

A continuación, podemos ver el mismo retrato tomado por el iPhone 11 Pro y el Samsung Galaxy Note10+ en condiciones de muy poca luz. En mi opinión, el iPhone 11 Pro preserva mejor las texturas y ofrece una mejor calidad de imagen.

 

El iPhone 11 Pro ofrece, además del modo habitual de Retrato, algunos modos adicionales con efectos de iluminación sobre el rostro y, como novedad, ahora es posible ajustar la intensidad de la luz a nuestro gusto.

 

Apple ha añadido un nuevo modo de iluminación llamado «luz en clave alta mono» que se añade a los anteriores. Estas fotografías ofrecen resultados bastante llamativos ya que parecen tomadas en un estudio, aunque en ocasiones presentan bastante grano.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de fotografías con luz en clave alta mono.

Fotografías con el nuevo modo «luz en clave alta mono»

 

Centrándonos en la calidad de la imagen, he puesto a prueba la calidad de la cámara principal del iPhone 11 Pro enfrentándolo a algunos de los mejores smartphones del momento: Samsung Galaxy Note10+, Huawei P30 Pro, Pixel 3 XL, Honor 20 Pro y LG V50 5G ThinQ.

En primer lugar, he querido probar la calidad de imagen en condiciones de buena iluminación, donde casi todos los smartphones suelen obtener unos buenos resultados.

La nitidez de la fotografía captada por el iPhone 11 Pro está por encima del resto de smartphones. Basta con fijarnos en el cartel de «PASTELERÍA» que cuelga de la pared para notar que las letras se ven más nítidas, y lo mismo ocurre con las hojas de los árboles.

Comparativa de fotografías durante el día

 

A continuación, podemos ver la misma escena en condiciones de poca iluminación, donde el iPhone 11 Pro ofrece de nuevo una imagen excelente.

Las letras de los carteles de la cafetería, en especial el que está colgando a la izquierda, se ven más nítidas en la imagen captada por el iPhone 11 Pro que las del resto de smartphones. También la reproducción de color está por encima de otros smartphones que ofrecen un tinte demasiado amarillento.

Comparativa de fotografías durante la noche

 

Durante la presentación del iPhone 11 Pro, Apple anticipó una nueva funcionalidad de cámara llamada Deep Fusion que llegará este otoño, y que hace uso del motor neuronal del A13 Bionic para mejorar la nitidez de y la calidad la imagen.

Deep Fusion combina un total 9 imágenes, ocho tomadas antes de que pulses el botón y otra con una exposición más larga que se captura al pulsar el botón de disparo, y las combina de forma inteligente.

A continuación, puedes ver una galería de fotografías tomadas con el iPhone 11 Pro en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones.

 

A la hora de grabar vídeo, las tres cámaras del iPhone 11 Pro pueden grabar vídeo a 720p a 30fps, 1080p a 30/60 fps y 4K a 24/30/60 fps. El iPhone 11 Pro puede grabar con estabilización electrónica a todas las resoluciones y tasas de cuadros por segundo, incluso a [email protected] fps.

Aunque pueda parecer un detalle menor, otros smartphones solo ofrecen estabilización electrónica hasta [email protected] A continuación podemos ver un ejemplo de la diferencia que supone tener estabilización electrónica a [email protected]

 

Incluso a resolución [email protected], el iPhone 11 Pro ofrece una imagen más estable que otros smartphones que también ofrecen estabilización electrónica. A continuación, podemos ver un ejemplo.

 

Al igual que Apple ha añadido un modo especial de captura fuera del marco para fotos, también ofrece un modo de captura fuera del marco para vídeos.

Este modo captura el área fuera del marco del vídeo para mejorar la composición, pero solamente se activa cuando grabamos desde QuickTake. Esta funcionalidad permite pasar a grabar vídeo rápidamente mientras estás tomando una foto con solo mantener pulsado el dedo sobre el disparador.

Otra funcionalidad que ofrece Apple es Zoom de Audio, que consiste en que la grabación de sonido se centra en el objeto al que estamos apuntando con la cámara al hacer zoom. Esto funciona mejor con fuentes de sonido estáticas y sin demasiado ruido alrededor.

 

El iPhone 11 Pro puede grabar vídeo 4K a 60 FPS con «rango dinámico extendido» gracias al nuevo y potente chip Apple A13 Bionic.

El concepto de «rango dinámico extendido» es algo así como aplicar las técnicas de fotografía HDR a la captura vídeo, solo que los vídeos no se guardan en formato HDR10 sino en formato SDR convencional. En la práctica, los vídeos capturados muestran zonas oscuras que no se ven negras, zonas iluminadas que no se ven blancas y, en general, un mejor detalle y colorido.

A continuación podemos ver un par de vídeos grabados con el iPhone 11 Pro, uno por el día y otro por la noche, y en ambos casos la calidad de imagen es excelente.

 

El iPhone 11 Pro puede grabar a cámara lenta en resolución 1080p a 120 o 240 fps durante un tiempo ilimitado. A continuación, podemos ver un ejemplo de vídeo a cámara lenta.

 

Apple ha incorporado un editor de vídeo bastante potente que facilita mucho las cosas a la hora de girar vídeos, aplicar filtros, retocar la imagen, etc.

La cámara frontal del iPhone 11 Pro posee un sensor de 12MP, lente con apertura f/2.2 y un gran ángulo de visión (23 mm) que permite tomar selfies de grupo o, mediante un recorte, selfies individuales.

Es posible conmutar entre selfies de grupo e individuales pulsando un botón sobre la pantalla. Por defecto, al utilizar el smartphone en vertical, se toman selfies individuales, pero al cambiar a horizontal se toman selfies de grupo.

A continuación podemos ver la diferencia entre tomar una fotografía con el modo de selfies de grupo o selfies individuales.

Diferencia entre los modos de selfie de grupo / individual

 

A continuación, podemos ver algunos selfies captados por la cámara frontal en condiciones muy diferentes de luz. Cuando la luz es abundante, la imagen ofrece una gran calidad pero, como es habitual, cuando la luz escasea, se pierden los detalles de la piel debido al algoritmo de reducción de ruido.

A diferencia de otros smartphones, el iPhone 11 Pro no ofrece un control para retocar la cara y aplicar efecto belleza.

Selfies tomados con la cámara frontal del iPhone 11 Pro

 

La pantalla del iPhone 11 Pro puede actuar como flash frontal e iluminar la cara si estamos tomando selfies en condiciones de poca luz, como en el siguiente ejemplo.

Selfie tomado con la pantalla actuando de flash

 

Gracias al sensor True Depth, la cámara frontal capaz de tomar fotografías en modo Retrato difuminando el fondo.

Aquí podemos ver un par de ejemplos de selfies tomados en modo Retrato :

» Fotografías originales: Normal y Desenfoque máximo

» Fotografías originales: Normal y Desenfoque máximo

 

Por supuesto, también podemos aplicar efectos de iluminación, incluyendo el nuevo modo «luz en clave alta mono» a los retratos captados por la cámara frontal.

La cámara frontal del iPhone 11 Pro puede grabar vídeo hasta 4K a 60 fps, algo que no es habitual en los smartphones. Además, Apple ha añadido la posibilidad de grabar a cámara lenta en 1080p a 120 fps, dando lugar a lo que llama slofies, aunque son más una curiosidad que algo realmente útil.

En cuanto a la app de Cámara, Apple sigue optando por la simplicidad, por lo que los usuarios más avanzados echarán de menos un modo «Pro» con el que experimentar. Por suerte, existen muchas apps de cámara en la App Store que permiten modificar libremente los parámetros de captura.

Precio y competidores

Los nuevos iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max se pueden adquirir en la tienda online Apple Store a un precio a partir de 1.159 € (iPhone 11 Pro) y 1.259 € (iPhone 11 Pro Max), lo mismo que costaban los iPhone XS y XS Max el año pasado.

AlmacenamientoiPhone 11 ProiPhone 11 Pro Max
64 GB1.159 €1.259 €
256 GB1.329 €1.429 €
512 GB1.559 €1.659 €

Una alternativa interesante al iPhone 11 Pro si no quieres gastar tanto dinero es el iPhone 11 (809 €), que llega con el mismo procesador A13 Bionic. Otras características son una pantalla LCD de 6.1″, 64/128/256GB de almacenamiento, cámara trasera doble de 12MP y cámara frontal de 12MP.

En el mundo Android, uno de los principales competidores del iPhone 11 Pro es el Samsung Galaxy Note10+ (1.109 €), que cuenta con una gran pantalla OLED de 6.8″, procesador Exynos 9825, 12GB de RAM, 256/512 GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámara trasera 12MP + 12MP (teleobjetivo) + 16MP (gran angular), cámara frontal 10MP y batería de 4.300 mAh con carga rápida a 45W.

El Huawei P30 Pro (699 €) es otra alternativa interesante ya que cuenta con una pantalla OLED de 6,47″ Full HD+, procesador Kirin 980, 8GB de RAM, 128 / 256 / 512 GB de almacenamiento, cámara trasera cuádruple 40MP+20MP+8MP+ToF, cámara frontal de 32MP y batería de 4.200 mAh con carga inalámbrica directa e inversa.

Otro competidor es el Pixel 4 (759 €), que posee una pantalla P-OLED de 5.7″, procesador Snapdragon 855, 6GB de RAM, 64/128 GB de almacenamiento, cámara trasera doble 12MP (gran angular) +16MP (teleobjetivo), cámara frontal de 8MP y batería de 2.800 mAh. También hay una versión de mayor tamaño, el Pixel 4 XL

Conclusiones

Apple anunció hace unas semanas tres nuevos iPhone 11, de los cuales los dos modelos con apellido «Pro» son los que más novedades incorporan.

Comenzando por el diseño, el iPhone 11 Pro llega con un aspecto frontal idéntico al de sus antecesores iPhone XS y iPhone X. Su frontal está dominado por una pantalla de 5.8″ con marcos bastante estrechos y una muesca bastante ancha en la parte superior que alberga el sistema de reconocimiento facial Face ID.

La parte de atrás sí que presenta algunas diferencias, ya que el módulo de cámara ha adoptado una forma de cuadrado esculpido sobre la lámina de vidrio. Este módulo es bastante grande, por lo que se ha convertido en la seña de identidad inconfundible de este modelo. Apple ha optado por un acabado mate muy atractivo para el vidrio que, por cierto, es el más resistente jamás usado en un smartphone.

 

El iPhone 11 Pro ha aumentado ligeramente de grosor y peso respecto al iPhone XS pero, lejos de sacrificar la comodidad y usabilidad, ha permitido incluir una batería más grande. El chasis sigue siendo de acero, un material más resistente que el aluminio pero algo más propenso a los arañazos.

Face ID sigue presente y permite desbloquear el dispositivo con comodidad y seguridad mediante el rostro, incluso en la oscuridad. El iPhone 11 Pro permite reconocer el rostro desde un ángulo más extremo, aunque sigue siendo difícil hacerlo mientras está apoyado sobre una mesa (salvo que asomes la cabeza).

La pantalla Super Retina XDR es la mejor que he probado en un smartphone gracias a que ofrece un brillo máximo muy elevado (unos 770 nits con el 100% de la pantalla iluminada en color blanco según mis mediciones) y la mayor fidelidad de color que he medido nunca. Además, posee True Tone para ajustar el balance de blancos a la iluminación ambiente.

La pantalla ofrece una gran amplitud cromática, ya que cubre el gamut de color DCI-P3 y es compatible con contenidos HDR. iOS lleva a cabo una gestión automática de color, por lo que la pantalla cambia al modo de color adecuado en función del contenido.

Lo único que echo de menos es la funcionalidad de pantalla siempre activa que ofrecen otros smartphones (y también el Apple Watch Series 5).

El iPhone 11 Pro vuelve a marcar el camino en términos de rendimiento ya que llega con un nuevo y potente chip A13 Bionic. Este chip incorpora una CPU y una GPU hasta un 20 por ciento más rápidas que las del chip A12 del iPhone XS pero lo más interesante es la impresionante reducción en consumo energético.

El chip A13 Bionic ha sido diseñado pensando en el aprendizaje automático, con un motor Neural Engine de tercera generación más rápido, que analiza vídeos y fotos en tiempo real y permite tomar capturas impresionantes, como veremos más adelante.

En el día a día, el iPhone 11 Pro se mueve con una gran fluidez aunque, a decir verdad, no se nota la diferencia con sus antecesores, que ya eran rapidísimos. En realidad, la potencia del A13 Bionic sale a relucir en otro tipo de tareas como el procesado de imagen al tomar fotos, la estabilización de vídeo, el reconocimiento facial o la realidad aumentada.

El iPhone 11 Pro está disponible en 64, 256 y 512 GB de almacenamiento. Si puedes permitirtelo, la opción de 256GB es un valor más seguro para el futuro, sobre todo si te gusta tomar muchas fotografías y vídeos (y con la cámara del iPhone 11 Pro sería un delito que no lo hicieras).

Apple también ha mejorado notablemente el sonido en el iPhone 11 Pro, incluso al compararlo con el iPhone XS. Los altavoces estéreo ofrecen una mayor sensación espacial y, además, soportan Dolby Atmos. Como era de esperar, carece del conector de auriculares, por lo que tendrás que recurrir a un adaptador o auriculares Bluetooth.

 

El iPhone 11 Pro ofrece carga rápida por cable mediante su conector Lightning (nada de USB-C por ahora). Apple ha incorporado un cargador rápido de 18W en la caja que restablece un 50 por ciento de la carga en aproximadamente media hora y alcanza el 95 por ciento en una hora y media.

En cuanto a la autonomía, Apple afirma que el iPhone 11 Pro ofrece cuatro horas más que el iPhone XS. En la práctica, he notado una mejora espectacular en la autonomía del iPhone 11 Pro, llegando al final del día con en torno a un 30 por ciento de batería después de haber estado usándolo de manera bastante intensiva.

El iPhone 11 Pro ofrece conectividad Bluetooth 5, WiFi 6 (802.11ax) y 4G/LTE de clase Gigabit. A diferencia de otros fabricantes, Apple no ofrece una variante 5G del iPhone 11 Pro. Aunque a día de hoy todavía no está muy extendido, es de esperar que en los próximos años se imponga.

Apple ha incorporado un chip U1 de banda ultraancha (UWB) que permite localizar objetos con gran precisión. Por el momento, su utilidad es limitada ya que únicamente se aprovecha al usar AirDrop con otro iPhone 11, pero Apple ha prometido nuevos usos.

El iPhone 11 Pro llega con iOS 13 de fábrica, que incorpora algunas mejoras interesantes como el modo oscuro (que se ha convertido en mi modo por defecto), atajos con automatizaciones, mejoras en CarPlay, nuevas opciones de personalización de Memojis, etc.

Algunas aplicaciones como Fotos o Recordatorios también se han visto mejoradas con nuevas funcionalidades muy interesantes.

Una de las grandes ventajas que tiene iOS sobre Android son las actualizaciones. iOS 13 está llegando a dispositivos con cuatro años de antigüedad, por lo que es de esperar que el iPhone 11 Pro se mantenga actualizado durante mucho tiempo.

La triple cámara trasera del iPhone 11 Pro ofrece una gran versatilidad ya que permite tomar fotografías tanto con un amplio campo de visión (ultra gran angular) como con zoom (teleobjetivo) para acercarnos a los detalles.

La cámara ultra gran angular es completamente nueva, la cámara principal cuenta con un nuevo sensor y la cámara teleobjetivo posee la lente más amplia que he visto en una cámara «zoom».

Apple no solamente ha mejorado la óptica de la cámara sino que ha evolucionado el modo HDR Inteligente para ofrecer un resultado más realista (menos plano, es decir, con más luces y sombras) y ha introducido nuevas funcionalidades de Cámara muy interesantes como Captura fuera de marco o modo Noche.

La Captura fuera de marco registra una segunda fotografía con la cámara ultra gran angular cuando tomamos una fotografía con la cámara principal, de manera que, si por alguna razón, necesitamos reencuadrar la fotografía (por ejemplo, algo ha salido cortado) o girarla algunos grados, podemos utilizar parte de la imagen que quedaba fuera del encuadre original.

En ocasiones, el iPhone 11 Pro propone mejoras sobre la fotografía que también aprovechan la captura fuera de marco. Un buen ejemplo es la corrección de perspectiva que realiza automáticamente al tomar fotografías de edificios desde la calle.

 

El modo Noche también es muy útil ya que aumenta la luminosidad y reduce el ruido notablemente sin producir una imagen artificial (como otros smartphones). Lo mejor de todo es que no hace falta seleccionar este modo de manera manual sino que se activa automáticamente cuando tomamos una foto con poca luz.

Por supuesto, el modo Retrato sigue presente en el iPhone 11 Pro y, por defecto, utiliza la cámara teleobjetivo (como debe ser para reducir la distorsión) pero también puedes utilizar también la cámara principal. Apple ahora permite modificar la intensidad de la luz de los efectos de iluminación y ha añadido uno nuevo («luz en clave alta mono») con el fondo blanco que ofrece un resultado muy llamativo.

Como resultado de todas estas mejoras, la calidad de imagen del iPhone 11 Pro es excelente, tanto en condiciones de buena luz como con poca luz. En mi comparativa con otros buques insignia, la cámara del iPhone 11 Pro se ha impuesto por encima de sus rivales, tanto en nitidez como a la hora de reflejar los colores con naturalidad y controlar el ruido en situaciones de poca luz.

 

La cámara frontal TrueDepth de 12MP ofrece unas buenas capturas y, además, es capaz de tomar fotografías en modo Retrato con una buena calidad. La cámara es más gran angular que en modelos anteriores y permite tomar selfies individuales o de grupo.

En el apartado de vídeo, la cámara trasera del iPhone 11 Pro permite grabar en formato 4K a 60 fps con estabilización, superando a sí a sus rivales Android que, en la mayoría de los casos, solo ofrecen estabilización a 4K a 30 fps en el mejor de los casos. La cámara frontal también es capaz de grabar vídeo 4K a 60 fps.

Algunas fotografías tomadas con el iPhone 11 Pro (más en la sección de Cámara)

 

En mi opinión, el iPhone 11 Pro es un smartphone magnífico, que destaca por una pantalla brillante con una reproducción de color muy precisa, un procesador extremadamente potente, una autonomía sólida y una triple cámara trasera muy versátil que permite tomar fotografías con una gran calidad.

Lo mejor:

  • Diseño compacto con una pantalla que ocupa (casi) todo el frontal, chasis de acero inoxidable y vidrio más resistente.
  • Rapidez y fluidez en el manejo de la interfaz, juegos y aplicaciones exigentes gracias al espectacular rendimiento de su procesador A13 Bionic.
  • Reconocimiento facial Face ID que resulta fiable y rápido.
  • Pantalla con amplia gama cromática, alta fidelidad de colores y elevados brillo máximo y contraste. Soporte HDR y True Tone.
  • Sistema operativo iOS 13 que incorpora mejoras interesantes y será actualizado durante varios años
  • Cámara triple trasera muy versátil que ofrece excelente calidad de la imagen en múltiples y funcionalidades software muy útiles como el modo Noche, la captura fuera de marco o el futuro modo Deep Fusion.
  • Modo Retrato mejorado con ajuste de intensidad de luz y modo «luz en clave alta mono» muy llamativo.
  • Cámara frontal con buena calidad de imagen y modo Retrato.
  • Grabación de vídeo hasta 4K a 60 fps con ambas cámaras, incluso con estabilización electrónica, y rango dinámico ampliado.
  • Soporte de Dual SIM mediante la combinación de SIM física + eSIM
  • Soporte de carga rápida por cable (50% de carga en media hora con cargador incluido) y carga inalámbrica.
  • Autonomía excelente gracias a una mayor batería y componentes más eficientes.
  • Altavoces estéreo con gran potencia y sonido espacial Dolby Atmos
  • Chip U1 de banda ultraancha (UWB) para localización de objetos con gran potencial
  • Resistencia frente al polvo y el agua IP68 (hasta 4 metros durante 30 minutos)

Lo peor:

  • Pantalla con una muesca bastante ancha, que no ha visto reducido su tamaño
  • Ausencia de modo de pantalla siempre activa para mostrar hora y notificaciones
  • Almacenamiento de partida de 64GB, que resulta un tanto escaso.
  • Cámara ultra gran angular con bastante ruido con poca luz y sin modo Noche
  • Ausencia de radio FM y conector de 3.5 mm (aunque es habitual en gama alta)
  • Conector Lightning todavía presente, en lugar del más extendido USB-C
  • Sin variante con conectividad 5G

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Nota: El iPhone 11 Pro ha sido cedido amablemente por Apple España para la realización de este análisis