Análisis del iPhone X a fondo y opinión [REVIEW]


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Precio y competidores

El iPhone X se puede adquirir en la tienda online Apple Store a un precio de EUR 1.159 (64 GB) o EUR 1.329 (256GB).

El precio del iPhone X es elevado y queda incluso por encima de los últimos smartphones Android de gama alta como el Samsung Galaxy Note8 (EUR 1.010), el Pixel 2 XL (EUR 959) o el LG V30 (EUR 899).

Uno de los principales competidores del iPhone X es el Samsung Galaxy Note8, que cuenta con una pantalla Super AMOLED QHD de 6.3” curvada a ambos lados con ratio 18.5:9, un potente procesador Exynos 8895, 6GB de RAM, 64 GB de almacenamiento, cámara dual de 12MP y batería de 3.300 mAh.

El Pixel 2 XL también es una buena alternativa para quienes buscan una experiencia pura de Android. Llega con una pantalla OLED QHD de 6″ con ratio 18:9, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, 64/128GB de almacenamiento, cámara de 12MP y batería de 2520 mAh.

El LG V30 sale a la venta en pocas semanas y cuenta con una gran pantalla ÒLED de 6″ con resolución QHD, procesador Snapdragon 835, 4GB de RAM, cámara de 16MP con apertura f/1.6 y batería de 3.300 mAh.

Por supuesto, no podemos olvidarnos del iPhone 8 Plus, que es una alternativa más económica. El iPhone 8 Plus posee un diseño tradicional, con grandes marcos rodeando la pantalla Full HD de 5.5″, pero comparte el mismo procesador A11 Bionic. También cuenta con cámara dual de 12MP y cámara frontal de 7MP.

 

Conclusiones

De vez en cuando, Apple nos sorprende con un importante rediseño de su iPhone. El último de estos grandes cambios de imagen ocurrió en 2014, cuando la compañía presentó los iPhone 6 y 6 Plus con pantallas de mayor tamaño y bordes redondeados. Este año nos encontramos ante otro de esos grandes momentos.

El iPhone X estrena un nuevo diseño que dice adiós a los generosos marcos que rodeaban la pantalla en modelos anteriores, e incorpora una gran pantalla de 5.8″ con aspecto alargado que cubre todo el frontal del dispositivo. A pesar de su generosa pantalla, el iPhone X es más pequeño que el iPhone 8 Plus y solo un poco más grande que el iPhone 8, aunque es un poco más grueso que ambos.

Los bordes laterales del iPhone X están hechos de acero inoxidable, y la parte de atrás ofrece un acabado en vidrio que, según la compañía, es el más resistente jamás utilizado en un smartphone.

En la parte de atrás, el módulo de cámara sobresale ligeramente de la superficie del teléfono, por lo que el teléfono «baila» un poco al utilizarlo estando apoyado sobre una mesa.

La ausencia de marcos frontales ha provocado la desaparición del icónico botón de Inicio con Touch ID, que ha sido sustituido por un conjunto de gestos sobre la pantalla para emular las pulsaciones del botón y por el novedoso sistema de reconocimiento facial Face ID.

Face ID proyecta un haz de 30.000 puntos para generar un modelo 3D de tu rostro durante el proceso de registro y utiliza esta información para reconocer tu rostro y desbloquear el teléfono cuando enciendes la pantalla. Aunque el desbloqueo no ocurre de manera tan instantánea como la última generación de Touch ID, es lo suficientemente rápido como para que no suponga un problema.

Face ID es capaz de reconocer tu rostro incluso con pequeñas variaciones (gafas, cambios de peinado, barba, gorro etc.) y aprende con cada desbloqueo. Por suerte, no es necesario colocar el iPhone X justo delante de tu cara, sino que puede identificarte desde un cierto ángulo. En mis pruebas, han sido muy pocas las ocasiones en las que Face ID no me ha reconocido y he tenido que introducir el código de desbloqueo.

Un inconveniente de Face ID es que no permite desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa, salvo que coloquemos la cara justo encima. En todo caso, para comprobar si hay notificaciones pendientes, basta con tocar la pantalla para que se encienda.

La ausencia del botón de Inicio también ha obligado a Apple a crear nuevos gestos que emulan las pulsaciones simple, doble y prolongada sobre el antiguo botón. Los nuevos gestos resultan muy intuitivos y, a los pocos minutos, los has interiorizado hasta tal punto que tratas de ejecutarlos en otros smartphones de manera instintiva.

 

La pantalla del iPhone X es de lo mejor que hemos visto en un smartphone. Su resolución Super Retina HD ofrece una nitidez excelente y, al tratarse de un panel OLED, el contraste es muy elevado y el color negro es totalmente puro.

La pantalla destaca por su brillo máximo, que alcanza una impresionante marca de 636 nits según nuestras propias mediciones. La fidelidad del color también es excelente, como ha quedado patente en las pruebas realizadas, y la pantalla ofrece una gran amplitud cromática, ya que cubre el gamut de color DCI-P3 utilizado habitualmente en la industria del cine.

Apple ha dotado al iPhone X de la tecnología True Tone de los iPad Pro, que ajusta el balance de blancos a la iluminación ambiente. Es una tecnología «silenciosa», que no percibes que está funcionando hasta que la desactivas o colocas otro smartphone al lado.

Apple también ha incluido el soporte de tecnología HDR en la pantalla del iPhone X, por lo que puedes disfrutar de emisiones HDR10 y Dolby Vision de iTunes, Netflix y otros servicios de streaming — aunque no de Youtube por el momento.

La pantalla cuenta con un nuevo ratio 19.5:9 más alargado que el tradicional 16:9, por lo que los desarrolladores tendrán que actualizar sus apps al nuevo formato.

A día de hoy, muchas apps populares ya se han adaptado, pero todavía quedan algunas que se muestran con barras negras encima y debajo. Lo mismo ocurre con los juegos, que en ciertos casos no se muestran a pantalla completa sin con barras negras a derecha a izquierda al sostenerlo en horizontal.

El iPhone X llega con el nuevo procesador A11 Bionic que ha batido récords en las pruebas de rendimiento de CPU. El nuevo procesador llega con seis núcleos — dos de alto rendimiento y cuatro estándar — y, por primera vez, es posible utilizar los seis núcleos a la vez para tareas muy exigentes.

Dejando a un lado los benchmarks, el funcionamiento del iPhone X es excelente. El interfaz se mueve con suavidad, las aplicaciones cargan con rapidez y no hemos notado ningún parón ni signo de lentitud en apps y juegos 3D exigentes.

El procesador A10 Fusion del iPhone 7 Plus ya era muy potente, por lo que no se nota un salto de rendimiento al utilizar aplicaciones habituales. Ahora bien, ciertas funcionalidades como la grabación de vídeo 4K a 60 fps, los efectos de iluminación de retratos en tiempo real o el rápido desbloqueo mediante Face ID son ejemplos de lo que es posible hacer con un procesador tan potente.

 

En el apartado de almacenamiento, el iPhone X parte de 64GB, que debería ser suficiente para la mayoría de los usuarios, aunque también existe una variante de 256GB para aquellos usuarios que acumulen muchas fotografías/vídeos o juegos.

El iPhone X cuenta con altavoces estéreo, como el modelo anterior, pero carece de conector de auriculares de 3.5mm. Aunque el año pasado esta ausencia creó un gran revuelo, muchos fabricantes han seguido por el mismo camino.

Apple ha incorporado carga rápida y carga inalámbrica en el iPhone X. La carga rápida permite acortar significativamente los tiempos de carga, siempre que utilices un cargador más potente que el que viene en la caja. Con un cargador de 12W, como el que viene con los iPad, el tiempo de carga es de unas dos horas, siendo más rápido en los primeros minutos.

La carga inalámbrica es también un añadido muy interesante, ya que permite cargar el iPhone X con solo apoyarlo en una superficie. Me he acostumbrado a dejar el iPhone X sobre una base de carga mientras trabajo, y de esta forma lo tengo siempre a punto sin tener que andar conectando y desconectando el cable.

En cuanto a la autonomía, el iPhone X aguanta sin problema un día de uso bastante intenso, aunque la recarga al final del día es obligada. En general, mi percepción es que la batería dura algo menos que en el iPhone 8 Plus.

El iPhone X llega con iOS 11 de fábrica, que incorpora algunos cambios interesantes como el soporte de los formatos HEVC/HEIF para vídeo y fotografía y el framework ARKit para apps de Realidad Aumentada.

La nueva versión de iOS también aprovecha el sistema de reconocimeinto facial para mantener la pantalla encendida mientras la estés mirando o atenuar el timbre de una llamada/alarma cuando detecta tu cara.

Una de las grandes ventajas que tiene iOS sobre Android son las actualizaciones.

iOS 11 está llegando a dispositivos con cuatro años de antigüedad, por lo que es de esperar que el iPhone X se mantenga actualizado durante mucho tiempo.

La cámara dual del iPhone X es una de sus funcionalidades estrella. Mantiene la misma configuración de lentes gran angular y teleobjetivo, pero los sensores de 12MP son completamente nuevos y, además, en el iPhone X la lente teleobjetivo cuenta con estabilización óptica.

La calidad de imagen es excelente, tanto en condiciones de buena luz como cuando la luz escasea. Precisamente es en estas situaciones de poca luz cuando la cámara del iPhone X destaca sobre otros smartphones. En nuestras pruebas, la cámara del iPhone X ha preservado mejor el detalle y colorido de la imagen que otros rivales de gran talla.

El modo Retrato ha sido mejorado con nuevos efectos de luz que emulan la fotografía de estudio. Además, ahora el modo Retrato no solamente está disponible en la cámara trasera sino también en la cámara frontal gracias a los sensores utilizados con Face ID, lo que permite tomar selfies de mayor calidad.

Otra mejora interesante es la presencia del flash de sincronización lenta, que no solamente ilumina el sujeto fotografiado sino que captan la luz ambiente para una imagen más natural. La diferencia frente a iPhone anteriores y otros smartphones con flash convencional salta a la vista.

En el apartado de vídeo, la posibilidad de grabar vídeo 4K a 60 fps es un añadido muy interesante que, a día de hoy, no tienen ningún otro smartphone salvo el iPhone 8.

 

En definitiva, el iPhone X es un smartphone brillante en todos los aspectos: diseño, pantalla, rendimiento, multimedia y fotografía. El único inconveniente que tiene este dispositivo es su elevado precio, ya que no es apto para todos los públicos.

Lo mejor:

  • Excelente diseño con una gran pantalla que ocupa (casi) todo el frontal y construcción en acero inoxidable y vidrio muy resistentes
  • Rapidez y fluidez en el manejo del interfaz, juegos y aplicaciones exigentes gracias al espectacular rendimiento de su procesador A11 Bionic
  • Reconocimiento facial Face ID que resulta rápido y fiable. Este sistema permite también ocultar el contenido de las notificaciones hasta que detecta la cara.
  • Pantalla con gama cromática amplia, fidelidad de colores muy elevada, brillo máximo muy alto, contraste muy alto, ángulos de visión amplios y soporte HDR
  • Tecnología True Tone que ajusta el balance de blancos a la iluminación ambiente
  • Sistema operativo iOS 11 que incorpora mejoras interesantes: rediseño de algunos elementos del interfaz, nuevos formatos de imagen/vídeo, ARKit, etc.
  • Cámara trasera que ofrece una excelente calidad de la imagen en condiciones de poca luz, así como un modo Retrato mejorado con efectos de iluminación
  • Cámara frontal que ahora también incorpora el modo Retrato
  • Grabación de vídeo 4K a 60 fps y cámara lenta 1080p a 240 fps
  • Almacenamiento de partida de 64GB, que debería ser suficiente para la mayoría de usuarios (sobre todo gracias a los nuevos formatos HEVC/HEIF)
  • Soporte de carga rápida y carga inalámbrica de la batería
  • Altavoces estéreo con gran potencia
  • Resistencia frente al polvo y el agua

Lo peor:

  • Ausencia de Pantalla Siempre Activa (Always On Display) a pesar de contar con un panel OLED
  • Ausencia de ranura de expansión de almacenamiento, lo que nos obliga a escoger entre uno de los dos modelos: 64 o 256 GB
  • Ausencia de conector de auriculares de 3.5mm
  • Cargador de baja potencia incluido en la caja (necesitarás otro cargador para disfrutar de carga rápida)
  • Ausencia de radio FM
  • Precio elevado

Nota: El iPhone X ha sido cedido amablemente por Apple para la realización de este análisis