Análisis del Pixel 3 XL a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Rendimiento

El Pixel 3 XL cuenta con el potente procesador Snapdragon 845, el más potente de Qualcomm hasta que llegue su sucesor en unos meses. El procesador consta de cuatro núcleos Kryo 385 Gold a 2.5 GHz y cuatro núcleos Kryo 385 Silver a 1.6GHz, así como una GPU Adreno 630.

Este procesador ha sido fabricado en un proceso de 10 nm muy eficiente en cuanto a consumo de energía, aunque ya están empezando a llegar los procesadores de 7 nm,  como el Kirin 980 o el Apple A12 Bionic.

El Pixel 3 XL llega con 4 GB de RAM de tipo LPDDR4x, una cantidad que parece un poco escasa para un smartphone de gama alta si tenemos en cuenta que la mayoría de smartphones de este rango de precios llega con 6 GB o incluso 8 GB de RAM. En favor del Pixel 3 XL debemos decir que no cuenta con una capa de personalización pesada como otros fabricantes.

Como novedad, Google ha incorporado su chip de seguridad Titan en el Pixel 3 XL para almacenar información sensible como datos de contraseñas, la clave de cifrado del almacenamiento, datos de aplicaciones, información sobre la integridad del sistema operativo, etc.

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks de rendimiento de la CPU, la GPU y el almacenamiento.

El Pixel 3 XL ofrece unos resultados excelentes en los benchmarks

 

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 259.719 puntos, una puntuación muy alta, a la altura de otros grandes smartphones.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 2.396/8.657 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados excelentes.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados muy altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, a la altura de otros grandes smartphones.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación espectacular de 9.049 puntos, por encima de cualquier otro smartphone que hayamos probado a día de hoy.

 

El Pixel 3 XL ha obtenido unos resultados muy elevados en todas las pruebas, como era de esperar ya que cuenta con uno de los procesadores más potentes que podemos encontrar en un smartphone Android.

Si nos olvidamos de los benchmarks, el Pixel 3 XL se mueve con una gran fluidez. Destaca especialmente la rapidez y suavidad de las animaciones a la hora de movernos por la interfaz, que hacen que manejar el teléfono sea una delicia.

Tampoco encontramos ningún problema de rendimiento a la hora de utilizar apps frecuentes como WhatsApp, Instagram, Twitter, Facebook, Google Maps, Chrome y otras.

El hecho de que tenga 4 GB de RAM no supone un grave problema a la hora de hacer multi-tarea aunque, en ocasiones, cuando quieres volver a una app pesada (por ejemplo, un juego) tras un tiempo utilizando otras apps, descubres que esta se ha cerrado.

Jugar a títulos 3D exigentes en el Pixel 3 XL es una delicia

.

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU Adreno 630 ofrece un 30 por ciento más de rendimiento 3D y un 30 por ciento menos de consumo que la GPU Adreno 540 del Snapdragon 835, por lo que cabe esperar un rendimiento elevado.

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados excelentes.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el Pixel 3 XL ha logrado unos resultados elevados en la prueba Offscreen, pero no así en la prueba Onscreen ya que los tests se ejecutan a una resolución de 2621 x 1440 píxeles muy elevada.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el Pixel 3 XL también ofrece unos resultados muy elevados.

 

En las pruebas de rendimiento gráfico, el Pixel 3 XL ha obtenido unos resultados magníficos, como cabía esperar ya que la GPU Adreno 630 del Snapdragon 845 es muy potente.

Para comprobar el rendimiento gráfico en juegos 3D, he probado títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG  — y, en todos ellos, la experiencia de juego con el Pixel 3 XL ha sido excelente.

Utilizando el software GameBench, hemos podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno. En los tres juegos obtenemos una tasa estable de prácticamente 30 o 60 fps, sin pérdidas de frames.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU
Asphalt 930100%27317%
Dead Effect 259100%50619%
PUBG30100%29319%

 

Los smartphones suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. En el caso del Pixel 3 XL, hemos medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 36ºC por la zona de la cámara y el lector de huella, que no es un valor para nada elevado.

El Pixel 3 XL se comercializa en variantes de 64 y 128 GB de almacenamiento interno. Google ha decidido utilizar el sistema de ficheros F2FS en lugar del tradicional EXT4.

Los detalles técnicos de F2FS son un poco complicados pero su principal ventaja en comparación con EXT4 es la mejora del rendimiento, especialmente en las velocidades de escritura aleatoria, como hemos comprobado en las pruebas anteriores con AndroBench. También es menos propenso a disminuir la velocidad cuando el espacio libre de almacenamiento se va reduciendo.

Hasta la fecha, sólo algunos dispositivos Android se han atrevido a utilizar F2FS, principalmente debido a problemas de estabilidad. Sin ir más lejos, Google lo utilizó fugazmente con el Nexus 9 pero volvió a EXT4.

Aparentemente Google cree que este sistema ya es lo suficientemente sólido para el público, ya que tanto el Pixel 3 como el Pixel 3 XL utiliza F2FS para su almacenamiento interno.

Lamentablemente, Google no ofrece la posibilidad de ampliar el almacenamiento con tarjetas micro-SD, por lo que tendrás que elegir con cuidado la capacidad de almacenamiento correcta. Si eres aficionado a hacer fotografías y vídeos, harás mejor si compras la variante de 128GB.

En el aspecto de conectividad, el Pixel 3 XL es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0, 3G/HSPA+, 4G/LTE, NFC y GPS.

En nuestras pruebas de velocidad, el Pixel 3 XL alcanzó los 291 Mbps de bajada y 86 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica a 300 Mbps.

En cuanto a la conexión 4G, el Pixel 3 XL es capaz de alcanzar velocidades de hasta 1 Gbps de descarga y 75 Mbps de subida (LTE Cat. 16), aunque en la vida real nunca alcanzarás velocidades tan elevadas salvo en un entorno de laboratorio.

El Pixel 3 XL está equipado con una única nano SIM, por lo que si andas buscando un teléfono Dual SIM tendrás que mirar otras opciones.

En la prueba de conexión 4G he obtenido una velocidad de descarga de 21 Mbps y de subida de 7 Mbps, unos resultados bastante buenos.

El Pixel 3 XL no posee emisor de infrarrojos, ni tampoco cuenta con radio FM. El puerto USB 3.1 Tipo-C es compatible con USB OTG, así que podemos conectar dispositivos externos de almacenamiento.

El Pixel 3 XL posee un lector de huella dactilar en la parte de atrás que permite desbloquear el teléfono con solo apoyar el dedo, incluso estando la pantalla apagada. Aunque no podemos decir que sea lento, mi sensación es que no es tan rápido como otros dispositivos que he probado.

Un inconveniente de la posición de este lector de huella es que resulta complicado desbloquear el teléfono cuando está apoyado sobre una mesa. Nos hubiera gustado ver la opción de un lector de huella en pantalla o un sistema de reconocimiento facial avanzado.

El lector de huella también sirve para desplegar el área de notificaciones al arrastrar el dedo hacia abajo una vez, y mostrar los ajustes rápidos al arrastrar el dedo por segunda vez si activas la opción correspondiente.

Batería

La batería del Pixel 3 XL posee una capacidad de 3.430 mAh, que es una cantidad más bien justa para un smartphone con este tamaño de pantalla.

 

En la prueba PCMark de autonomía de la batería, el Pixel 3 XL ha aguantado 7 horas y 46 minutos con el brillo de la pantalla calibrado a 200 nits. Este resultado no destaca especialmente frente a otros smartphones de gama alta.

 

En la práctica y, a falta de probar el Pixel 3 XL durante más tiempo, mi sensación es que la autonomía del Pixel 3 XL es correcta, y no deberías tener problema para  llegar al final del día con un uso moderado. No obstante, si realizas un uso intensivo, tendrás que recargar a mitad de tarde para llegar hasta la noche.

Android 9 Pie incluye una funcionalidad llamada Batería Inteligente que tiene en cuenta aquellas apps que más utilizas y limita el uso de la batería en segundo plano. Si aún con todo necesitas estirar todavía más la duración de la batería, la opción de Ahorro de Batería aumenta la duración desactivando algunas funciones del dispositivo, así como la actualización de apps en segundo plano.

 

En cuanto al proceso de carga, el Pixel 3 XL es compatible con la tecnología de carga rápida USB-PD 2.0 de 18W.

Utilizando el cargador que viene en la caja, el proceso de carga completo tarda un total de 1 horas y 26 minutos, por  lo que es bastante rápido. Como se puede ver en la siguiente gráfica, el 50% se alcanza en aproximadamente media hora.

Proceso de carga del Pixel 3 XL

 

Google ha incorporado por primera vez carga inalámbrica en el Pixel 3 XL, que funciona con cualquier cargador compatible con Qi. Si utilizas la propia base de carga inalámbrica de Google, Pixel Stand, puedes cargar a una potencia máxima de 10 W.

Ir a página