Análisis del Huawei P30 a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Huawei presentó hace unos meses la nueva serie P30, de la que ya tuvimos oportunidad de analizar el Huawei P30 Pro hace unas semanas. En esta ocasión tenemos con nosotros al hermano mediano de la gama “P», el Huawei P30.

El Huawei P30 está disponible con un diseño y un hardware muy similar al de su hermano mayor «Pro». Sin embargo, Huawei ha hecho algunos recortes en los apartados de cámara, carga de batería y otros para reducir el precio, a la vez que ha recuperado el conector de auriculares.

El Huawei P30 llega con una pantalla AMOLED de 6,1″ Full HD+, procesador Kirin 980, 6GB de RAM, 128 GB (ampliable mediante NM Card), cámara trasera triple 40MP+16MP+8MP, cámara frontal de 32MP y batería de 3.650 mAh con carga rápida.

El Huawei P30 está a la venta por un precio oficial de 749€, aunque podemos encontrarlo por un precio inferior en sitios como Amazon. Tras haberlo utilizado durante varias semanas, os traemos nuestro análisis a fondo.

 

Índice de secciones

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Rendimiento
  4. Biometría
  5. Batería
  6. Software
  7. Aplicaciones
  8. Multimedia
  9. Cámara
  10. Llamadas
  11. Precio
  12. Conclusiones
¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos me ha gustado del Huawei P30.

Diseño y construcción

Al igual que su hermano mayor, el Huawei P30 está disponible en colores llamativos que están enfocados a un público joven que busca un smartphone diferente al resto.

Huawei ha lanzado el P30 en los mismos colores que el P30 Pro, salvo por el color naranja, que se queda en exclusiva para el modelo Pro. Esto significa que podemos hacernos con el Huawei P30 tres acabados: Nácar (Breathing Crystal), Aurora y el más clásico, Negro.

El modelo que hemos tenido en nuestras manos es el Aurora, que posee un degradado en tonos azules más intensos que la versión de color Nácar. Cuando recibe luz directa del sol, aparecen algunas tonalidades en color morado bastante llamativas.

Casi todos los terminales con trasera brillante son un imán para las huellas y el Huawei P30 no es la excepción, por lo que tendrás que acostumbrarte a limpiarlo frecuentemente.

Siguiendo con la parte de atrás, en la esquina superior izquierda se encuentra el módulo vertical donde se sitúan tres cámaras.

Este módulo sobresale de la superficie del teléfono, por lo que, si lo llevamos sin funda, baila al pulsar sobre la pantalla cuando está apoyado sobre una superficie plana. Esto puede resultar un tanto incómodo si acostumbras a utilizar el teléfono de esta forma.

Justo debajo del módulo de triple cámara se encuentra el flash y la tradicional inscripción de LEICA para recordarnos que la cámara ha sido co-desarrollada con la firma alemana.

Los laterales del cristal de la parte de atrás están curvados en los bordes, lo que junto con sus medidas alejadas de los terminales «gigantes» favorecen un agarre muy cómodo. Además, es un terminal bastante delgado (7,6 mm.), lo cual siempre es de agradecer si la capacidad de la batería no se ve perjudicada.

El Huawei P30 posee un diseño llamativo

 

En la parte delantera, el Huawei P30 aprovecha muy bien el espacio frontal, con unos marcos estrechos rodeando la pantalla.

En la zona superior de la pantalla encontramos la «muesca» en forma circular, que alberga la cámara frontal. El Huawei P30 no dispone de reconocimiento facial 3D, pero sí que ofrece un lector de huella integrado en pantalla, como veremos más adelante.

Para quienes huyen de la «muesca» a toda costa, Huawei implementa una funcionalidad que oscurece la zona superior de la pantalla para crear un marco superior ficticio. Personalmente no me gusta esta idea ya que reduce la superficie útil de pantalla.

El marco superior y los marcos laterales que rodean la pantalla poseen un grosor bastante uniforme. Como también ocurre en el P30 Pro, el marco inferior de la pantalla (la «barbilla») es considerablemente más ancho dejando así de ser “simétrico”.

 

A continuación, vamos a revisar los elementos que encontramos en los laterales del teléfono.

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido, con un detalle de color rojo, color insignia de la marca, y encima de este botón, el control de volumen, de una sola pieza y alargado. Ambos botones presentan una buena sensación de robustez al tacto sin holgura.

 

En el lateral izquierdo no encontramos ningún elemento.

 

La parte superior del teléfono cuenta simplemente con un micrófono. En esta imagen se puede apreciar muy bien el desnivel que produce la protuberancia de la cámara trasera.

 

La parte inferior del teléfono posee el conector USB-C en el centro. Justo a la derecha encontramos la rejilla del altavoz principal y a la izquierda la entrada para conector de auriculares de 3.5 mm.

 

Como comentaba antes, un aspecto a favor de este terminal es su tamaño compacto ya que sus dimensiones y peso son prácticamente idénticas a las que tenía el Huawei P20: 149,1 x 71.36 x 7.57 mm y 165 gramos. En consecuencia, resulta fácil de manejar con una mano.

El Huawei P30 cuenta con certificación IP53, por lo que cuenta con protección al polvo y al agua nebulizada, pero no es resistente a chapuzones como otros smartphones de gama alta..

Pantalla

El Huawei P30 posee una pantalla OLED de 6,17″ con ratio 19.5:9 y resolución Full HD+ (2.340 x 1.080 píxeles), lo que implica una densidad de píxeles de 417 ppp. 

Por alguna razón, Huawei ha decidido no incluir un panel QHD+ en el P30, al igual que tampoco lo ha hecho en el P30 Pro. A decir verdad, no es un tema que te deba preocupar ya que la nitidez que ofrece el panel es más que suficiente, al menos para mis ojos.

A fin de cuentas, los smartphones que poseen paneles QHD+ muestran por defecto una resolución Full HD+ en lugar de QHD+ para reducir el consumo de batería y solo conmutan a QHD+ al mostrar ciertos contenidos.

Al tratarse de un panel OLED, la matriz de sub-píxeles es de tipo Pentile. Mientras que los paneles OLED de Samsung utilizan una disposición de los sub-píxeles en forma de diamante, el Huawei P30 muestra un patrón triangular conocido como RGB-Delta, en el que el el sub-píxel verde está dividido en dos.

Este mismo patrón lo vimos el año pasado en el panel BOE de Huawei Mate 20 Pro, por lo que parece bastante probable que este año Huawei haya repetido con BOE, aunque no hay información oficial.

Matriz Pentile del panel OLED del Huawei P30

 

Además de contar con una buena resolución, Huawei asegura que la pantalla del P30 ofrece una gran amplitud de color, siendo capaz de cubrir el 100% del gamut DCI-P3.

Espacios de color. Fuente: AVSForum

Si no estás familiarizado con los espacios de color, todos los smartphones de gama alta cubren de sobra el espacio de color estándar de Android: Rec. 709 / sRGB.

Los más avanzados tratan de cumplir con el espacio DCI-P3 utilizado en la industria cinematográfica, y unos pocos apuntan hacia el espacio de color aún más amplio Rec. 2020, que cubre un 76 por ciento del espectro visible

Ningún panel actual es capaz de mostrar el espacio de color completo Rec. 2020, pero muchos paneles sí que llegan a cubrir el espacio DCI-P3.

Por otro lado, la tecnología HDR incrementa el rango dinámico de tonos de color que se muestran en la pantalla. El panel del Huawei P30 es compatible con HDR, por lo que podemos disfrutar de contenidos compatibles de YouTube y otras fuentes.

Para analizar la calidad de la pantalla hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El Huawei P30 ofrece dos modos de reproducción de color: normal y vívido. Como su propio nombre indica, el modo vívido ofrece colores más vivos pero, a la vez, menos fieles a la realidad, mientras que el modo normal es el que pretende mostrar colores más cercanos a la realidad.

La pantalla del Huawei P30 se ve de maravilla

 

Con el modo normal activo, la fidelidad de color resulta ser excelente ya que el error medio se sitúa en 2.1 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y el error máximo en 7.5 dE.

En este modo de color, la pantalla cubre el 100% del espacio sRGB, como era de esperar, y la temperatura de color resulta ser 6643ºK, un valor que está muy cercano a la temperatura óptima de 6.500ºK. El valor de gamma, 2.43, es bueno.

Resultados de las pruebas de pantalla en el modo de color normal

 

Si pasamos al modo vívido, que es el que está activo por defecto, la fidelidad de color empeora hasta un error medio de 4.5 dE y un error máximo de 8.3 dE. Esto se debe a que los colores se muestran más saturados de lo que son en realidad.

El modo de color vívido cubre el 100% del espacio sRGB, el 96% del espacio de color más amplio DCI-P3 y el 72% del espacio Rec. 2020.

La temperatura de color resulta ser 7.505 ºK, un valor alto que otorga a la pantalla un tono azulado bastante marcado. La pantalla ofrece un ajuste de temperatura de color y, si elegimos el modo cálido, la temperatura de color disminuye a valores mucho más cercanos al óptimo. El valor de gamma es excelente, 2.2.

Resultados de las pruebas de pantalla en el modo de color vívido

 

Según mis propias mediciones, el brillo máximo del Huawei P30 se encuentra alrededor de 416 nits con el brillo al máximo en modo manual, pero aumenta a 580 nits si establecemos el modo automático y nos encontramos bajo un entorno muy iluminado. Estas pruebas se han realizado, como es habitual, con la pantalla totalmente en blanco.

Si en lugar de mostrar toda la pantalla en blanco, reducimos la superficie iluminada a un rectángulo que ocupe un 25% de la superficie (estando el resto de los píxeles de color negro, es decir, apagados), el brillo del cuadrado iluminado se dispara y alcanza, en nuestras pruebas, los 708 nits (el brillo máximo de una pantalla OLED depende de la cantidad de píxeles encendidos).

En esta gráfica comparativa, sin embargo, reflejamos el valor de brillo máximo con la pantalla al 100% en color blanco, ya que es la forma habitual de medir el brillo de una pantalla.

 

Este valor máximo de brillo con la pantalla iluminada al 100% es muy alto, aunque queda ligeramente por debajo de otros smartphones de Samsung y Apple con pantalla OLED como el Samsung Galaxy S10+ o el iPhone XS. Los paneles OLED no destacan en brillo frente a los LCD cuando la pantalla es totalmente blanca, pero sí que lo hacen en entornos mixtos con píxeles blancos, negros y de otros colores.

El color negro es muy profundo, por lo que el colorímetro ha sido incapaz de medir ningún nivel de brillo. Esto significa que el color negro es realmente negro y que el contraste es, teóricamente, infinito.

Las pantallas OLED tienen un comportamiento peculiar al ser observadas desde un ángulo. Por un lado los emisores de luz están más cerca de la superficie, y esto hace que el contraste y el brillo varíen menos al desplazarnos respecto al centro, pero por otro lado la matriz Pentile provoca que los colores se distorsionen.

En el caso del Huawei P30, los ángulos de visión son amplios y los colores no se ven apenas alterados al observar la pantalla desde un ángulo.

Pantalla Always On Display del Huawei P30

 

Huawei ha incorporado la funcionalidad de encender la pantalla con un doble toque para ver si tenemos notificaciones pendientes, así como la funcionalidad Always On Display, aunque está algo escondida en Ajustes > Pantalla principal y fondo de pantalla > Mostrar siempre en pantalla.

Esta funcionalidad muestra en la pantalla de bloqueo la hora / fecha, nivel de batería e iconos de notificaciones de apps. Sin embargo, no muestra el lugar donde debemos colocar el dedo para activar el reconocimiento por huella dactilar salvo que toques la pantalla, lo cual dificulta acertar con el dedo en el lugar correcto a la primera (al menos hasta que te acostumbras).

Por último, Huawei ha incorporado un modo lectura que filtra la luz para aliviar el cansancio visual. Puede ser activado manualmente o, si preferimos, programar la hora de inicio y final.

Rendimiento del hardware

El Huawei P30 cuenta con el procesador insignia de Huawei, Kirin 980, que ofrece mejoras interesantes en rendimiento, eficiencia y capacidades de IA respecto al chip Kirin 970 de su antecesor.

El Kirin 980 está fabricado en un proceso de 7nm y cuenta con ocho núcleos: dos potentes núcleos Cortex-A76 de alto rendimiento a 2.6 GHz, dos núcleos Cortex-A76 de alta eficiencia a 1.9 GHz y cuatro núcleos Cortex-A55 de eficiencia extrema a 1.8 GHz.

Este procesador viene acompañado por una GPU Mali G76MP10. Esta GPU, que debuta con el Kirin 980, ofrece un 46% más de potencia de procesamiento de gráficos con un 178% de eficiencia de energía mejorada en comparación con la generación anterior.

Otro aspecto destacable es la presencia de una Dual NPU (Neuronal Process Unit), que ofrece un 134% más de rendimiento y un 88% más de eficiencia que el procesador Kirin 970 al ejecutar tareas de Inteligencia Artificial.

El nuevo chip permite reconocer más de 4.000 imágenes por minuto y mejora las capacidades de análisis de las imágenes. Mientras que con la generación anterior era posible reconocer objetos, ahora es posible reconocer elementos dentro de los objetos (por ejemplo, no solo reconoce una cara sino las partes de la cara).

La nueva NPU también permite realizar labores de procesado avanzado de vídeo en tiempo real que hasta ahora solo era posible con imágenes estáticas.

Junto al procesador encontramos 6 GB de RAM, que son más que suficientes para poder tener varias aplicaciones abiertas a la vez. Es cierto que hay en el mercado algunos smartphones con 8, 10 o 12 GB de RAM pero, en mi opinión, es más una cuestión de marketing que una mejora real para los usuarios ya que en la práctica no hay mucha diferencia.

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks, lo que nos dará una idea de la potencia de este terminal en comparación con otros teléfonos.

El rendimiento del Huawei P30 en los benchmarks es elevado

 

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 291.685 puntos, una puntuación excelente que solo queda por debajo de unos pocos smartphones.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador, ha conseguido 3.216/9.590 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados excelentes.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados muy altos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura del almacenamiento.

Esto se debe a que Huawei utiliza el sistema de ficheros Extendable Read-Only File System (EROFS) para mejorar en gran medida la velocidad de lectura de los dispositivos de almacenamiento.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 7.645 puntos, un valor que, siendo bueno, queda por detrás de algunos smartphones Android de gama alta.

 

En la prueba CPU Throttling que mide la caída de rendimiento de CPU al cabo de 15 minutos de carga sostenida, el teléfono ha visto caer su rendimiento en un 42% en dicho período. Esto significa que el rendimiento al ejecutar apps muy exigentes (como juegos) se puede ver reducido en sesiones largas.

 

Los resultados que ha obtenido el Huawei P30 en los benchmarks indican que nos encontramos ante un smartphone tan potente como su hermano mayor, el Huawei P30 Pro, aunque queda por detrás de los más recientes smartphones estrella de 2019.

En el día a día, el Huawei P30 se maneja con una gran fluidez. No he sufrido parones a la hora de moverme por la interfaz del teléfono ni tampoco cuando he utilizado apps habituales como WhatsApp, Twitter, Facebook, Instagram, Gmail o Google Maps.

Los 6GB de RAM del Huawei P30 son más que suficientes para mantener en memoria un buen número de apps a la vez, y no he sufrido cierres de apps al ponerlas en segundo plano.

El Huawei P30 mueve sin problemas los juegos 3D más exigentes

 

En cuanto a capacidad gráfica, la capa de personalización EMUI 9.0 trae GPU Turbo 2.0, que promete una mejora de rendimiento gráfico de hasta un 60% y un ahorro de batería de hasta 30% para los títulos compatibles (por ahora, solo media docena).

En la prueba de rendimiento gráfico SlingShot de 3DMark, el teléfono ha obtenido unos resultados significativamente por debajo de otros smartphones de gama alta de 2018.

 

En la prueba GFXBench con APIs tradicionales, el dispositivo ha obtenido unos resultados demasiado bajos que no llegamos a explicarnos y que nos hacen pensar en algún tipo de problema de compatibilidad con el software.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el Huawei P30 tampoco destaca frente a otros smartphones.

 

El Huawei P30 ha obtenido unos resultados buenos en rendimiento gráfico pero se encuentran por debajo de otros smartphones de gama alta que hemos probado.

Para comprobar el rendimiento gráfico en el día a día, he probado tres juegos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG — y, en todos ellos, la experiencia al jugar con el Huawei P30 ha sido muy satisfactoria. Por tanto, la menor potencia de la GPU frente a otros smartphones estrella no es ningún problema con los juegos actuales.

Utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y los tres títulos se mueven con una tasa de imágenes por segundo elevada (cerca de 30 o 60 FPS, según el juego) de manera bastante consistente.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%GPU%CPU
Asphalt 929100%29318%
Dead Effect 260100%56618%
PUBG30100%213111%

 

Como todos los teléfonos de gama alta, se calienta al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D. En el Huawei P30, sin embargo, he medido una temperatura de 38ºC en ciertas zonas de la superficie trasera tras jugar algunas partidas, que es un valor bastante controlado.

Con objeto de optimizar el rendimiento, Huawei incorpora una aplicación llamada Optimizador que analiza el estado del teléfono y ofrece diversas formas de optimizar el funcionamiento del teléfono.

Entre otras, esta aplicación puede proponer cerrar ciertas aplicaciones para reducir el consumo de energía, borrar ficheros grandes o aplicaciones poco usadas para liberar espacio, o desactivar Bluetooth si no hay ningún dispositivo para enlazar.

Esta misma aplicación también permite bloquear llamadas y mensajes de ciertos orígenes, restringir el uso de datos móviles / WiFi por parte de las apps, reducir el consumo de datos limitando las conexiones en segundo plano, controlar las aplicaciones que pueden mostrar notificaciones flotantes, buscar virus, y gestionar el consumo de batería.

 

El Huawei P30 llega con 128 GB de almacenamiento, una capacidad que debería ser suficiente para la mayoría de los usuarios. En este aspecto sorprende que Huawei no incluya variantes con otras capacidades.

En cualquier caso, si no tienes suficiente con este almacenamiento, se puede ampliar mediante un tipo de tarjeta llamado NM Card. Esta tarjeta es un formato propietario de Huawei que alcanza capacidades hasta 256 GB y tiene el tamaño de una tarjeta nano-SIM.

En el aspecto de conectividad, el Huawei P30 es compatible con WiFi 802.11 b/g/n/ac en las bandas de 2.4 GHz y 5 GHz, Bluetooth 5.0 (compatible con aptX, aptX HD, LDAC y HWA), 4.5G/LTE, GPS de frecuencia dual y NFC. No incorpora radio FM.

La conectividad WiFi alcanza velocidades de hasta 1.732 Gbps gracias al soporte del estándar 802.11ac wave2.

Una funcionalidad interesante del P30 es que permite compartir una conexión WiFi con otros smartphones — cualquier smartphone pueden compartir una conexión 3G/4G pero no todos pueden compartir una conexión WiFi.

El Huawei P30 incorpora un módem LTE Cat. 21 con velocidad de descarga hasta 1.4 Gbps.En las pruebas que hemos realizado la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G han sido muy satisfactorias.

En la prueba de WiFi, el Huawei P30 alcanzó los 412 Mbps de bajada y 60 Mbps con una conexión de fibra óptica. En la prueba de 4G, se alcanzaron los 28 Mbps de bajada y 10 Mbps de subida con una conexión de Vodafone.

Sistemas biométricos

Como su hermano mayor,el Huawei P30 incorpora un lector de huella dactilar bajo la propia pantalla que permite desbloquear el teléfono colocando el dedo sobre la zona de la pantalla donde está ubicado el sensor.

Con la pantalla Always On Display activa, basta con poner el dedo encima de la pantalla para desbloquear el teléfono sin tener que tocar ningún botón — siempre y cuando coloquemos el dedo en la zona correcta. Aún con la pantalla Always On Display activa, la zona de lectura de la huella no aparece marcada hasta que no tocamos la pantalla con el dedo.

El reconocimiento de huella es fiable siempre que coloquemos el dedo en la zona correcta pero debemos tener en cuenta que el área de reconocimiento es bastante reducida. El desbloqueo no es tan rápido como un lector de huella convencional pero, en general, la experiencia es bastante buena.

El Huawei P30 incorpora un lector de huella en la propia pantalla

 

Huawei no ha incorporado un sistema de reconocimiento facial 3D pero sí que ha incluido un sistema de reconocimiento facial 2D básico. Este sistema funciona correctamente pero no es tan seguro y, además, flojea cuando tratamos de desbloquear el teléfono con poca luz o llevamos algún complemento (por ejemplo, gafas de sol).

Batería

La batería del Huawei P30 posee una capacidad de 3.650 mAh, que si bien no es un valor muy elevado, debería ofrecer una buena autonomía teniendo en cuenta el tamaño de su pantalla.

 

En la prueba de batería Work Battery Life 2.0 de PCMark, el teléfono ha dado un excelente resultado de 10 horas y 54 minutos, por encima de muchos otros smartphones de gama alta que hemos probado.

 

En el día a día, la autonomía del Huawei P30 es muy buena. No deberías tener ningún problema para llegar al final del día a pesar de que hagas un uso bastante intenso del teléfono durante el día.

Además, Huawei ha incorporado una herramienta para gestionar el ahorro de energía dentro de la aplicación Optimizador. Esta herramienta permite escoger entre un modo de ahorro de energía estándar y otro Ultra.

El modo estándar restringe la actividad de las aplicaciones en segundo plano, reduce o deshabilita algunos efectos visuales y sonidos del sistema, y deshabilita la recepción de correo en segundo plano para ahorrar energía. El modo Ultra cambia el interfaz a uno más simple y solo ofrece acceso a Llamadas, Mensajes y Contactos, aunque podemos añadir algunas apps adicionales.

Una funcionalidad llamada Resolución Inteligente permite reducir automáticamente o manualmente la resolución de la pantalla para ahorrar batería aunque, tratándose de una pantalla de 6.1″, no parece recomendable reducir la resolución por debajo de Full HD+.

Dado que la pantalla del Huawei P30 es OLED, Huawei ha incorporado una opción para oscurecer los colores de la interfaz ya que, como sabemos, los píxeles negros no consumen energía.

La app Gestor también realiza un análisis del estado del teléfono para incrementar el ahorro de energía sugiriendo diversas acciones.

Por ejemplo, la app indica qué aplicaciones son las que más energía consumen y qué ajustes podemos modificar para reducir el consumo de energía: reducir el tiempo de espera de la pantalla antes de apagarse, desactivar la vibración al pulsar, desactivar la vibración, etc.

Una funcionalidad que me ha gustado es que permite seleccionar individualmente qué apps pueden iniciarse automáticamente, así como cuáles pueden seguir ejecutándose una vez apagada la pantalla. Además, el teléfono también indica qué aplicaciones consumen mucha energía para que sepamos dónde vamos a obtener los mayores beneficios.

El Huawei P30 cuenta con la tecnología de carga SuperCharge 22.5W. En mis pruebas, el proceso de carga completo ha tardado un total de 1 hora y 34 minutos con el cargador incluido. En media hora, ha conseguido el 43 por ciento de carga.

El Huawei P30 se carga por completo en algo más de hora y media

 

A diferencia del Huawei P30 Pro, este modelo no cuenta con carga inalámbrica ni, por supuesto, con carga inalámbrica inversa.

Software

Sobre el futuro de Android y Huawei: En el momento de escribir este análisis, no está claro cómo va a evolucionar el veto estadounidense que impide a compañías como Google mantener relaciones comerciales con Huawei.

Huawei ha asegurado que los smartphones que ya están en el mercado, como el P30, no perderán acceso a Play Store ni a los servicios de Google (Gmail, Youtube, etc.) y seguirán recibiendo parches de Android. Sin embargo, Huawei no ha aclarado si serán actualizados a futuras versiones de Android y, si lo hacen, si el veto afectará a los plazos.

Creemos que este es un punto que debe ser tenido en cuenta por potenciales compradores.

El Huawei P30 corre Android 9 Pie y, por encima del sistema operativo, Huawei ha incorporado su propia capa de personalización EMUI 9.1.

Como ya hemos comentado alguna vez, EMUI es una de las capas de personalización con mayor número de ajustes y opciones ya que añade una gran cantidad de funcionalidades sobre Android.

Con la llegada de EMUI 9, la compañía mejoró la velocidad de la interfaz y simplificó las opciones disponibles en la pantalla de Ajustes, mostrando únicamente las más utilizadas y ocultando el resto bajo una sección «Más».

Aún con todo, sigue siendo una capa algo liosa ya que no siempre encuentras las opciones donde crees que deberían estar.

Centrándonos en el diseño, los iconos de las aplicaciones y las carpetas tienen forma de cuadrado con esquinas redondeadas. Huawei ha actualizado la estética de algunos iconos que necesitaban urgentemente un lavado de cara, como la Galería, y ahora presentan un aspecto algo más moderno.

Un aspecto curioso de EMUI es que la pantalla de bloqueo puede mostrar diferentes fondos de pantalla que son descargados y rotados automáticamente por el teléfono.

Estando en la pantalla de bloqueo, en la esquina inferior derecha tenemos un acceso a la cámara de fotos. Si deslizamos el dedo desde la parte inferior hacia arriba, aparecen unos accesos rápidos a la grabadora, la calculadora, la linterna, el cronómetro y un reconocedor de códigos QR/traductor/buscador de productos para compras y reconocedor de objetos. Lamentablemente, estas acciones rápidas no están disponibles con el teléfono desbloqueado.

Encima de estos accesos rápidos tenemos algunos controles para interactuar con el fondo de pantalla de la pantalla de bloqueo. Pulsando sobre el icono de la derecha, podemos acceder al apartado Portadas donde podemos suscribirnos a fondos de pantalla temáticos de Huawei, Fotografía Leica, Viajes, Transporte, Personajes famosos, Estilo, General y Deportes.

El Huawei P30 con un gestor de temas que permite cambiar el aspecto del teléfono. Es posible incluso personalizar cada tema en particular alterando el estilo de la pantalla de bloqueo, el fondo de pantalla de bloqueo, el fondo de la pantalla principal y el estilo de los iconos, pero no la fuente utilizada para el tipo la letra.

Estos temas también afectan a los esquemas de color de las aplicaciones incluidas de serie en el teléfono. El teléfono llega con 11 temas pre-instalados y es posible descargar nuevos temas.

 

Al arrastrar la pantalla hacia abajo estando en el escritorio, se abre la búsqueda de EMUI que permite localizar contenido en aplicaciones, contactos, mensajes, etc. e incluso sugiere algunas apps.

El Huawei P30 permite establecer una pantalla principal con estilo simple, donde solo se muestran unos pocos botones grandes. Se trata de una opción indicada para niños o personas mayores.

Como ya he comentado, el P30 no cuenta con botones físicos, sino que muestra una barra inferior de navegación con los habituales botones virtuales – Atrás, Inicio y Tareas – que son personalizables ya que el teléfono permite elegir entre cuatro combinaciones. También es posible ocultar los botones de navegación para que aparezcan únicamente al arrastrar la pantalla de abajo a arriba.

Huawei también añade la posibilidad de navegar con gestos sobre la pantalla: deslizar el dedo hacia dentro desde los extremos para Volver, deslizar el dedo hacia arriba desde el extremo inferior para Inicio y deslizar el dedo hacia arriba desde el extremo inferior y parar a mitad de camino para ver Tareas recientes.

Otra posibilidad es el uso un dock de navegación, que viene a ser un botón flotante que permite ir Atrás pulsando una vez, ir a la pantalla principal mediante una pulsación larga y mostrar todas las apps abiertas pulsando y arrastrando a la izquierda.

 

La zona de notificaciones presenta muestra 5 accesos rápidos en la parte superior, que pueden expandirse hasta 15 accesos. Debajo de estos accesos, encontramos el control de brillo de la pantalla y las notificaciones.

Huawei ofrece algunas funcionalidades curiosas como alinear automáticamente los iconos al eliminar una aplicación. Podemos establecer distintos efectos de transición entre las pantallas del escritorio, así como escoger el tamaño de la cuadrícula: 4×6, 5×5 o 5×6.

Huawei también nos permite elegir si queremos que los iconos muestren un símbolo (un punto de color) que indique si hay una notificación pendiente o un mensaje no leído, o incluso que no se muestre ningún símbolo a nivel individual para cada app.

En caso de que no nos guste tener todos los iconos en el escritorio, Huawei ofrece la posibilidad de recuperar el cajón de aplicaciones que incluyen otros fabricantes.

 

Al arrastrar la pantalla hacia la derecha se muestra el panel de Google Feed donde podemos ver información útil y noticias adaptadas a nuestros intereses. Si no te interesa esta información, puedes desactivar el panel en los ajustes.

Uno de los aspectos que más me gusta de EMUI es la posibilidad que ofrece de gestionar individualmente los permisos de cada aplicación para distintos propósitos, ya que permite:

  • ajustar los permisos de cada aplicación para mostrar notificaciones y la ubicación de estas
  • elegir para cada aplicación si queremos que se muestre el símbolo en el extremo superior derecho del icono cuando hay notificaciones o mensajes
  • ajustar los permisos de cada aplicación para seguir ejecutándose una vez apagada la pantalla.
  • ajustar los permisos de cada aplicación para utilizar la conexión WiFi o de datos móviles en primer plano, en segundo plano y en itinerancia, y conocer el consumo de datos por cada tipo de conexión

De esta forma podemos tener un control absoluto sobre las aplicaciones, y ajustar su uso a nuestras necesidades. Por ejemplo, podemos decidir que Instagram no pueda ejecutarse en segundo plano para ahorrar batería, o que un juego no pueda hacer uso de la conexión de datos móviles en ningún caso.

Para ciertas apps que funcionan en segundo plano, es importante que ajustes los permisos convenientemente o te encontrarás con que no funcionan adecuadamente.Como queja, no hay un sitio donde puedas gestionar todos los aspectos de una app, sino que debes ir saltando entre distintos apartados.

 

El Huawei P30 también ofrece una función de reconocimiento de voz. Si no encuentras el teléfono y sabes que está cerca, o si tienes las manos ocupadas y necesitas realizar una llamada, puedes utilizar el control por voz para buscar el teléfono y hacer llamadas. También es posible responder o rechazar una llamada mediante control por voz.

Huawei incorpora control por gestos (o, como los llama Huawei, movimientos de control):

  • Movimientos: Dar la vuelta para silenciar, levantar para disminuir el volumen del timbre o acercar al oído para responder/hacer llamadas.
  • Gestos con nudillos: tomar una captura de la pantalla o de parte de ella al golpear con un nudillo, realizar una grabación de la pantalla al golpear con dos nudillos, dividir la pantalla en dos para multi-tarea o dibujar ‘S’ para hacer una captura con desplazamiento. En mis pruebas, el reconocimiento de estos gestos no siempre ha funcionado demasiado bien.

Huawei ofrece una interesante funcionalidad llamada Aplicación Gemela que permite iniciar sesión con dos cuentas diferentes en la misma app al mismo tiempo. Esto es útil para tener configuradas varias cuentas en apps como WhatsApp, Facebook o Snapchat.

Otra funcionalidad relacionada es Espacio Privado, que crea un nuevo escritorio donde mantener lejos de miradas ajenas apps, fotografías, vídeos, música y cualquier otro contenido. Huawei permite asociar un PIN y una huella dactilar diferente a este espacio, de forma que, si los utilizamos en la pantalla de bloqueo, accedemos directamente a este escritorio.

En caso de que queramos proteger únicamente fotografías, vídeos, música u otros archivos sin crear un nuevo escritorio, podemos hacerlo con Caja fuerte. Es posible añadir algunos de estos elementos a una caja fuerte protegida por contraseña o huella dactilar, e incluso podemos crear varias cajas fuertes con distinto contenido.

Si solo queremos restringir el acceso a una o varias apps, podemos hacer uso del Bloqueo de aplicaciones, que permite proteger mediante contraseña o huella dactilar el acceso a una aplicación.

Huawei incluye la funcionalidad de Gestor de contraseñas que guarda los nombres de usuario y las contraseñas y los utiliza para completar automáticamente la información cuando se inicia sesión en una aplicación. Estos datos se almacenan solo en el dispositivo.

El Huawei P30 también cuenta con la función Proyección, que permite conectar el teléfono a una pantalla para disfrutar de una experiencia de escritorio con aplicaciones ejecutándose en ventanas.

Para conectarse, ya no es necesario utilizar un cable sino que es posible hacerlo de forma inalámbrica si la pantalla es compatible con el protocolo Miracast. En mis pruebas, con una sola pulsación he conseguido conectarme a mi televisión y mostrar una interfaz de escritorio con ventanas como la de un ordenador.

La pantalla del teléfono se convierte en un trackpad aunque, si lo preferimos, podemos utilizar teclado y ratón externos por Bluetooth. Se nota un cierto retardo pero la experiencia es bastante buena.

Modo escritorio del Huawei P30

 

Huawei también ofrece una funcionalidad llamada Huawei Share que permite imprimir en impresoras cercanas de forma inalámbrica, compartir archivos entre dos dispositivos Huawei sin utilizar datos móviles, así como con ordenadores Windows o macOS conectados a la misma red WiFi.

Todavía es más sencillo compartir archivos como imágenes, vídeos, contactos o URLs entre dos dispositivos con NFC utilizando Huawei Beam. Esta funcionalidad se activa acercando los dos dispositivos por la parte posterior y pulsando la pantalla.

Aplicaciones incluidas

Huawei ha incorporado un buen número de aplicaciones que resultan redundantes con respecto a las que ya incluye Google en sus smartphones. Tenemos apps propias de Galería, Música, Bloc de notas e incluso una tienda de apps propias llamada AppGallery.

Por suerte, también hay algunas apps propias de Huawei que aportan algo diferencial y que merece la pena revisar.

Huawei ha incorporado una aplicación llamada Salud que, como su propio nombre indica, permite controlar nuestra actividad física. La aplicación permite marcar objetivos de pasos al día y peso, registrar cuándo vamos a hacer ejercicio, y llevar el control del número de pasos caminados, la distancia recorrida y el número de pisos subidos.

La aplicación puede conectarse con fuentes externas de datos para hacer un mejor seguimiento de nuestra actividad física.

 

Huawei ha incorporado una aplicación llamada Translator que aprovecha las capacidades del la NPU del procesador Kirin 980. La app permite traducir texto escrito, mensajes de voz, diálogos con otra persona o carteles capturados con la cámara del teléfono. Una de sus ventajas es que funciona incluso sin conexión a Internet.

También encontramos una app llamada Copia de seguridad, que crea una copia de seguridad de datos personales, aplicaciones y contenido multimedia y los almacena en un ordenador, en una tarjeta de memoria, en un dispositivo USB o en almacenamiento NAS de nuestra red local.

Si quieres migrar tus datos desde otro teléfono, puedes usar la app Phone Clone para transferir datos de cualquier otro smartphone (Android o iPhone) al P30.

Esta app transfiere a través de una zona WiFi que crea el propio teléfono datos como contactos, registro de llamadas, eventos del calendario, conexiones WiFi, archivos multimedia, datos de aplicaciones, etc.

Huawei también añade su app Vídeo, que ofrece contenidos en streaming de películas, series y eventos. Huawei ofrece contenido bajo suscripción (4,99 euros/mes), contenido gratuito y contenido de estrenos en alquiler.

Huawei ha incorporado unas pocas aplicaciones de terceros como Facebook, Booking y Amazon. Todas ellas se pueden desinstalar, aunque hubiéramos preferido que no vinieran pre-cargadas ya que no aportan nada.

Por último, como comentábamos, Huawei ha incorporado AppGallery, una tienda de apps de Huawei que no parece añadir ninguna mejora respecto a Google Play Store.

Multimedia

El Huawei P30 solo cuenta con un altavoz situado en la parte inferior del teléfono, junto al conector USB Tipo-C.

Un inconveniente de que el altavoz se encuentre en la parte inferior (en vez de en el frontal) es que resulta fácil tapar el altavoz con la mano al sostener el teléfono en horizontal.

En mis pruebas, el sonido se ha escuchado potente y claro, aunque la calidad no puede competir con otros smartphones que cuentan con altavoces estéreo y ofrecen una mayor riqueza de sonido.

Huawei ha mantenido el conector tradicional de auriculares, por lo que no tendremos que recurrir a auriculares USB-C o Bluetooth como ocurre en otros modelos.

El Huawei P30 incorpora una app de reproducción de música con una interfaz simple y minimalista que permite visualizar las canciones por título, álbum, artista y carpeta.

El color de fondo del reproductor de música se ajusta a la portada del disco que se está reproduciendo en cada momento.

La portada en sí misma muestra dentro de un círculo, y en caso de que el fichero de música incorpore la letra de la canción, esta también se muestra en el reproductor. El reproductor permite crear listas de reproducción y marcar canciones como favoritas.

Al colocar el teléfono en horizontal, podemos ver las carátulas de los álbumes que tenemos guardados en el teléfono.

El Huawei P30 es compatible con sonido Dolby Atmos y es capaz de reproducir sonido codificado con el avanzado codec de audio AC-4 de Dolby. Permite elegir entre tres modos de reproducción: Inteligente (identifica el contenido automáticamente y optimiza sonido), Película y Música.

Es posible reproducir la música en un dispositivo externo pero, aparentemente, no es posible reproducir música almacenada en otros dispositivos de red como un disco NAS.

 

La aplicación Galería se utiliza para visualizar cómodamente las fotos almacenadas en el teléfono. Posee cuatro pestañas: Fotos, Álbumes, Recuerdos y Descubrir.

En la pestaña Recuerdos, la app agrupa fotografías por eventos, mientras que en la pestaña Descubrir, la app muestra personas y cosas a las que ha identificado en las fotografías, así como ubicaciones en las que se han tomado fotografías.

Además de poder ver las fotografías, la app permite editar las imágenes mediante diversas herramientas y filtros integrados.

 

En el apartado de Vídeos de la Galería, se muestran las personas que aparecen en cada vídeo y, pulsando sobre ellas, podemos ver las tomas en las que aparecen dentro del vídeo.

La reproducción de vídeo es excelente y el teléfono es capaz de reproducir sin problemas ficheros compatibles con suavidad gracias a su procesador.

He probado algunos vídeos 1080p y 4K, codificados tanto con H.264 como HEVC, y todos ellos se han reproducido sin problemas. También he probado a reproducir algún fichero HDR de YouTube, que se ve perfectamente en la pantalla del Huawei P30.

El Huawei P30 forma parte de los dispositivos YouTube Signature, un grupo de dispositivos seleccionados por Google por ofrecer la mejor experiencia de YouTube. En el caso del P30, podemos disfrutar de vídeos en HDR gracias a su panel compatible con esta tecnología.

El Huawei P30 cuenta con la certificación Widevine L1, por lo que puede reproducir contenido HD de servicios de streaming como Netflix o Amazon Prime Video. En mis pruebas, los vídeos de Netflix se reproducen a resolución HD (1280 x 720 píxeles).

Cámara de fotos

Huawei ha recortado ciertas característica de la cámara trasera en comparación con el P30 Pro, por lo que cabe esperar un rendimiento inferior que el del P30 Pro, que actualmente lidera la clasificación de DxOMark.

En particular, el Huawei P30 posee una configuración de triple cámara trasera:

  • Cámara principal gran angular de 40MP
  • Cámara ultra gran angular de 20MP
  • Cámara teleobjetivo 3X óptico de 8MP

Comenzando con la cámara principal, Huawei ha conseguido mejorar el rendimiento en poca luz del sensor gracias a la incorporación de un sensor SuperSpectrum de 1/1.7” con píxeles más grandes y una lente con apertura f/1.8. En comparación con el P30 Pro, carece de OIS y apertura es menor (f/1.8 vs. f/1.6).

Lo más novedoso del sensor SuperSpectrum es que Huawei ha sustituido el filtro de color tradicional RGBG (Rojo, 2 x Verde y Azul) por un nuevo filtro RYYB (Rojo, 2 x Amarillo y Azul).

El Huawei P30 cuenta con una triple cámara trasera

 

Según ha explicado Huawei, el cambio del filtro de color no ha sido sencillo pero ha permitido aumentar el rango de colores captado por el sensor y, especialmente, la cantidad de luz que llega al sensor.

La aplicación de Cámara del Huawei P30 resulta algo confusa ya que ciertas opciones que en otros smartphones ocupan un lugar prominente como HDR o Panorámica, están ocultas en el menú Más.

Tambien puede confundir el ajuste de Resolución que, por defecto, está fijado a 10MP, ya que si incrementas a 40MP perderás la posibilidad de utilizar la cámara ultra gran angular y teleobjetivo desde el modo Foto. Sin embargo, si eliges el modo Retrato, verás aparecer de nuevo la posibilidad de usar la cámara teleobjetivo.

Centrándonos en la calidad de imagen, en condiciones de buena luz, el Huawei P30 es capaz de tomar excelentes capturas con buen colorido, gran nitidez y elevado rango dinámico, como podemos apreciar en las siguientes fotografías de ejemplo tomadas con la cámara principal.

No obstante, he notado una saturación algo elevada de los colores, dando lugar a imágenes visualmente más impactantes pero menos fieles a la realidad.

Fotografías tomadas en condiciones de buena luz con la cámara principal

 

Gracias a la mejora en la captación de luz, el Huawei P30 ha aumentado la sensibilidad máxima ISO a 204.800. Aunque disparar a valores tan elevados de ISO produce mucho ruido, el incremento hace pensar que, a valores más normales, el ruido se habrá visto reducido y vamos a comprobar si es así.

En condiciones de escasa luz, la cámara principal del Huawei P30 frece una calidad de imagen correcta pero la menor apertura de la lente y la ausencia de estabilización óptica pasa factura. El teléfono se ve obligado a aumentar la sensibilidad ISO para evitar que la foto salga movida y, en consecuencia, aparece ruido.

A continuación, incluimos varias fotografías tomadas por la cámara principal en condiciones de poca luz sin ningún modo de IA.

Fotografías tomadas en condiciones de escasa luz con la cámara principal sin IA

 

El uso de la Inteligencia Atificial en fotografía es clave para Huawei y una de las mejoras propiciadas por la IA es el disparo de larga exposición con el modo Noche, que permite tomar fotografías nocturnas sin trípode más luminosas y añade un nuevo modo de disparo que hace que el agua se congele y se vea sedosa.

Las capturas en modo Noche presentan un nivel de brillo superior a las tomadas con el modo normal, por lo que es un modo útil para aquellas ocasiones en las que queremos que la escena se vea más iluminada de lo que realmente está.

Fotografías tomadas en modo normal y en modo noche

 

Una característica interesante es la capacidad de la cámara del P30 de tomar fotografía macro a una distancia de solo 2.5 cm.

El modo Macro se activa automáticamente cuando nos acercamos mucho a un objeto y los resultados son bastante buenos. La profundidad de campo es bastante limitada, por lo que es complicado que salga todo el objeto totalmente enfocado.

A continuación podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas en modo Macro.

Fotografías tomadas en modo Macro

 

La cámara ultra gran angular cuenta con una resolución de 16MP y una apertura f/2.2.

Esta cámara aporta una gran versatilidad a la hora de capturar fotografías de paisajes o arquitectura, como podemos apreciar en estos ejemplos de fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular.

Personalmente encuentro la cámara ultra gran angular muy útil ya que permite tomar fotografías mucho más espectaculares que la cámara normal, siempre que haya buena luz ya que la apertura es limitada. El principal problema se da cuando aparece gente en la imagen, especialmente si están cerca de las esquinas, ya que se ven bastante deformados.

Fotografías tomadas con la cámara ultra gran angular

 

La cámara teleobjetivo es ofrece zoom óptico 3X (en realidad, siendo estrictos, no podemos hablar de cámara zoom ya que la ampliación es fija, no podemos variarla desplazando una lente), por debajo de lo que ofrece el Huawei P30 Pro con su zoom periscópico 5X. Esta cámara cuenta con una apertura limitada de f/2.4 pero, por suerte, incorpora estabilización óptica.

A continuación, podemos ver algunos ejemplos de cómo puede acercarse la cámara teleobjetivo para ver los detalles.

Cámara principal y cámara teleobjetivo con zoom 3X

 

Ahora bien, contrariamente a lo que pudiera parecer, disponer de un zoom con mayor ampliación no siempre es lo mejor.

A diferencia de las cámaras compactas con zoom variable, las cámaras de los smartphones poseen una distancia focal fija, por lo que cualquier otra distancia focal intermedia (por ejemplo, una foto con zoom 2x) se consigue ampliando por software la imagen tomada por la cámara gran angular 1x, sin aprovechar para nada la cámara con zoom 3X.

Esto se puede comprobar fácilmente si tapas la lente de la cámara zoom con el dedo y comienzas a ampliar la imagen en el visor: 1X… 1.5X… 2X… 3X. Justo al llegar a 3X la imagen desparece ya que conmuta a la cámara 3X tapada por tu dedo.

Por tanto, en el Huawei P30, cualquier fotografía que tomes con un zoom menor que 3X (por ejemplo, 2X) es un recorte y ampliación por software de la cámara gran angular. La calidad de imagen, por tanto, es inferior a la que se obtiene con un smartphone cuya cámara zoom fuera, en este caso, 2X.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que, en condiciones de poca luz, el Huawei P30, como otros smartphones, prescinde de la cámara zoom y opta por ampliar la imagen de la cámara principal.

Esto se debe a que la cámara zoom tiene una apertura bastante limitada respecto a la cámara principal, por lo que con poca luz la imagen se ve con demasiado grano. En esas circunstancias, resulta mejor ampliar la imagen tomada con la cámara principal que capturar con la cámara zoom. Para más información, te recomiendo que visites nuestro artículo sobre las cámaras zoom.

 

El modo Apertura permite re-ajustar la apertura de la lente entre f/0.95 y f/16 en cualquier momento, incluso tiempo después de haber tomado la fotografía.

Además del modo Apertura, Huawei ofrece un modo Retrato especialmente pensado para difuminar el fondo cuando tomamos un retrato de una persona y ajusta el color para el tono de la piel de la cara. Sin embargo, en el modo Retrato no podemos ajustar la profundidad de campo a posteriori, una carencia que no acabamos de entender.

Lo que sí que podemos hacer en el modo Retrato es modificar la forma del bokeh (círculos, corazones, remolino, discos), aplicar efectos de iluminación (cabina cinematográfica, vitral, persianas, pop e iluminación escénica) y ajustar el nivel de belleza de 0 a 10.

A continuación, podemos ver imágenes de ejemplo y, si nos acercamos a cualquiera de ellos, podremos apreciar que el Huawei P30 hace generalmente un buen trabajo a la hora de separar el sujeto del fondo, aunque el pelo se resiste en algunas ocasiones y, en la primera fotografía, el recorte se ve poco natural (parece que estuviera «pegada» en la foto).

Fotografías tomadas en modo Retrato del Huawei P30

 

El Huawei P30 también utiliza algoritmos basados en Inteligencia Artificial para reconocimiento en tiempo real de más de 1.500 escenas y 25 categorías, siendo capaz de segmentar diferentes objetos y escenas en una sola fotografía. Los colores, el brillo y el contraste se ajustan automáticamente para cada elemento.

En función de la escena detectada, el Huawei P30 aplica distintos ajustes de cámara para realzar la imagen. Por ejemplo, si detecta que estás haciendo una fotografía a comida, conmuta al modo Comida que satura los colores y eleva el contraste, como se puede apreciar en estas imágenes.

Por suerte, Huawei ha escuchado a los usuarios y ahora el retoque es más sutil y, por tanto, menos agresivo. En todo caso, si no quieres utilizar el modo de disparo propuesto por la IA, puedes descartarlo fácilmente con solo pulsar sobre una ‘x’.

Aquí tenemos algunos ejemplos de fotografía sin / con el reconocimiento de escenas.

Fotografías tomadas sin / con detección de escenas mediante IA

 

La cámara trasera del Huawei P30 puede grabar vídeo a resolución 4K a 30 FPS o 1080p a 60 FPS, pero no es capaz de grabar vídeo 4K a 60 FPS.

Un aspecto interesante es que es posible seleccionar si queremos guardar los vídeos en el formato tradicional H.264 o en el formato más moderno H.265, que reduce el tamaño de los vídeos sin disminuir calidad, pero no es tan compatible.

A continuación, podemos ver un par de vídeos grabados con el Huawei P30. En ambos, la imagen se ve nítida y la estabilización del vídeo es excelente pero los colores se ven demasiado saturados.

Vídeos grabados con la cámara del Huawei P30

 

La cámara frontal del Huawei P30 tiene un sensor de 32MP con una lente con apertura f/2.0, pero carece de enfoque automático, por lo que solamente enfoca a una distancia fija. En cuanto a vídeo, permite grabar a 1080p.

Como se puede apreciar en esta imagen, la calidad de los selfies es bastante buena.

Selfie tomado con la cámara frontal del Huawei P30

 

La cámara frontal también ofrece un modo Retrato que aplica el efecto bokeh para desenfocar el fondo de la imagen. A continuación, podemos ver un ejemplo de fotografía tomada con este modo.

Selfie tomado con el modo Retrato de la cámara frontal del Huawei P30

 

Por último, aquí dejamos una galería de fotografías tomadas con el Huawei P30 en tamaño original para que podáis apreciar la calidad de las imágenes en una gran variedad de situaciones. La galería completa está en Flickr

Llamadas de voz

El Huawei P30 cuenta con varios micrófonos con cancelación de ruido para eliminar el ruido de fondo y mejorar la calidad del sonido durante las llamadas.

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

La aplicación de Llamadas y de Contactos son la misma, con pestañas separadas para el marcador, la lista de contactos y los favoritos.

Precio y competidores

El Huawei P30 está a la venta por un precio oficial de 749€ pero podemos adquirirlo a un precio más atractivo en sitios como Amazon, donde está a la venta por 585€.

Si nos fijamos en otros teléfonos, tenemos varias opciones interesantes en la gama media-alta que pueden competir frente al Huawei P30.

El Samsung Galaxy S10e (645€ en Amazon) cuenta con pantalla Dynamic AMOLED de 5.8″, procesador Exynos 9810, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámara trasera dualde 16+12MP, cámara frontal de 10MP, batería de 3.100 mAh, lector de huella dactilar en un lateral y resistencia al agua.

El OPPO Reno (499€ en Amazon) cuenta con pantalla AMOLED de 6.4″, procesador Snapdragon 710 6GB de RAM, 256GB de almacenamiento, cámara trasera dual de 48MP Sony IMX586  + 5MP, cámara frontal emergente de 16MP y batería de 3.765 mAh.

El Pixel 3a XL (479 € en Google) cuenta con una pantalla OLED de 6″, procesador Snapdragon 670, 4GB de RAM, 64GB de almacenamiento (no ampliable), cámara trasera de 12MP y batería de 3.700 mAh.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar el Huawei P30 Pro (837 € en Amazon), que aunque posee un precio claramente superior cuenta con unas características más avanzadas.

El Huawei P30 Pro posee una pantalla OLED de 6,47″ Full HD+, procesador Kirin 980, 8GB de RAM, 128 / 256 / 512 GB de almacenamiento, cámara trasera cuádruple 40MP+20MP+8MP+ToF, cámara frontal de 32MP y batería de 4.200 mAh con carga inalámbrica directa e inversa.

Huawei P30 Pro (izquierda) y Huawei P30 (derecha)

Conclusiones

Huawei acostumbra a lanzar diversas variantes de sus smartphones insignia, que mantienen algunas de las características del modelo más potente pero presentan recortes en otras para ofrecer un precio más asequible.

Al igual que el Huawei P30 Pro, el Huawei P30 cuenta con una sofisticada construcción en metal y cristal. Sin embargo, el Huawei P30 presenta un tamaño más compacto y, por tanto, resulta más manejable.

El Huawei P30 está disponible en tres acabados. La variante en color Negro es algo sosa, pero las variantes Nácar y Aurora producen unos originales reflejos de luz que lo hacen destacar frente a cualquier otro smartphone.

En el frontal encontramos una pantalla de 6.1″ rodeada por un marco bastante estrecho que se expande en la parte superior para dar lugar a una muesca tipo «gota de agua» que alberga la cámara frontal.

A diferencia del P30 Pro, la pantalla del P30 no está curvada a los lados sino que es totalmente plana, por lo que los marcos laterales resultan más visibles.

La cubierta trasera de cristal sí que está curvada a los lados y, como es habitual en este tipo de acabados, las huellas dactilares tienden a quedar marcadas con mucha facilidad.

Huawei ha incluido un lector de huella integrado en pantalla, que suele identificar la huella al primer intento pero el proceso de desbloqueo es ligeramente más lento que un lector convencional.

El área donde debes colocar el dedo es bastante pequeña y, aún con la pantalla Always On activa, no aparece marcada hasta que no colocas el dedo, lo que complica acertar con la posición exacta (al menos hasta que te acostumbras). En cualquier caso, Huawei también da la posibilidad de reconocimiento facial 2D.

 

Huawei ha incorporado un panel OLED que ofrece una nitidez elevada a pesar de contar con resolución «solo» Full HD+. La pantalla del P30 ofrece una amplia gama de colores, ya que no solo cubre espacio de color sRGB sino también el espacio más amplio Display P3, utilizado habitualmente en la industria del cine, y además es compatible con contenidos HDR.

En el modo de color normal, la pantalla ofrece una fidelidad de color espectacular y un color blanco casi puro, sin apenas ningún tinte de color. Si optamos por el modo de color vívido, la fidelidad de color empeora ya que, como el propio nombre indica, los colores se muestran sobresaturados (aunque mucha gente prefiere colores irreales).

El brillo máximo de la pantalla ronda los 580 nits (medidos con la pantalla totalmente iluminada en blanco y bajo una luz intensa), lo que supone un elevado nivel de brillo, aunque ligeramente por debajo de algunos otros smartphones de gama alta. Dado que cuenta con un panel OLED, el color negro es puro y el contraste es muy elevado (teóricamente infinito).

La pantalla ofrece el modo Always On Display que muestra permanentemente la hora y otros datos de interés como nivel de batería e iconos de notificaciones. Es posible despertar la pantalla con un doble toque sobre la misma, así como hacer que se encienda momentáneamente cuando llegue una notificación.

 

El Huawei P30 cuenta con un procesador Kirin 980 fabricado en un proceso de 7 nm, lo que significa que consume menos energía y es más potente que otros procesadores de generaciones anteriores.

Este procesador cuenta con ocho núcleos: dos potentes núcleos Cortex-A76 de alto rendimiento a 2.6 GHz, dos núcleos Cortex-A76 de alta eficiencia a 1.9 GHz y cuatro núcleos Cortex-A55 de eficiencia extrema a 1.8 GHz. Además, cuenta con una NPU dual, que acelera las operaciones relacionadas con inteligencia artificial.

El Huawei P30 viene acompañado por 6 GB de RAM, una cantidad que debería ser suficiente para no tener problemas a la hora de hacer multi-tarea. Durante mis pruebas, no he sufrido cierres inesperados de apps.

En los benchmarks de CPU, el Huawei P30 ha obtenido unas puntuaciones altas pero que por debajo de lo que obtienen otros smartphones de gama alta lanzados este año con procesadores Snadpragon 855 o Exynos 9820.

En el día a día, el Huawei P30 se mueve con fluidez. No he experimentado retardos ni parones a la hora de desplazarme por la interfaz, cargar apps pesadas o hacer multi-tarea.

El rendimiento gráfico 3D es bueno pero de nuevo queda por debajo de otros smartphones de gama alta en las pruebas sintéticas que he ejecutado.

No obstante, he probado tres juegos 3D exigentes como Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG, y en todos ellos he medido tasas medias de refresco muy elevadas, cercanas a los 30 o 60 FPS, en función de las limitaciones del título.

Por tanto, a día de hoy, si eres aficionado a los juegos, no tendrás ningún problema para disfrutar al máximo de títulos 3D exigentes.

El Huawei P30 está disponible únicamente con 128 GB de almacenamiento, una cantidad suficiente para guardar un gran número de fotografías, vídeos y aplicaciones. No obstante, si necesitas más capacidad, Huawei ha añadido la posibilidad de ampliar el almacenamiento con una tarjeta de un formato propietario llamado NM Card que ofrece expansión de hasta 256 GB.

En el aspecto de conectividad, el Huawei P30 va bien servido con WiFi 802.11 b/g/n/ac (wave2), Bluetooth 5 (compatible con aptX, aptX HD, LDAC y HWA), 4.5G/LTE y NFC. Ahora bien, carece de emisor de infrarrojos y tampoco cuenta con radio FM.

El Huawei P30 posee una batería de 3.650 mAh que, en mis pruebas, ha obtenido una buena autonomía en comparación con otros smartphones de gama alta.

Además, cuenta con carga rápida Super Charge 22.5W que, sin ser tan rápida como la carga a 40W del P30 Pro, permite recargar el teléfono completamente en aproximadamente una hora y media. Lamentablemente, Huawei ha decidido prescindir de la carga inalámbrica en este modelo.

 

En el aspecto multimedia, Huawei ha incorporado sonido compatible con Dolby Atmos al utilizar auriculares y, además, incluye el deseado conector de 3.5 mm. No encontramos altavoces estéreo sino que el único altavoz presente es el que está a un lado del conector USB-C.

Centrándonos en el software del teléfono, Huawei incorpora su propia capa de personalización, EMUI 9.1 sobre Android 9 Pie, que en mi opinión resulta algo confusa y ofrece aplicaciones como Galería o Música que se solapan completamente con las que ya incluye Google de serie.

EMUI añade funcionalidades que complementan Android como carrusel de fondos de pantalla, modos adicionales de ahorro de energía, control granular de permisos de aplicaciones, manejo con una sola mano, aplicación gemela, espacio privado, bloqueo de aplicaciones, caja fuerte de ficheros, proyección en modo escritorio de forma inalámbrica o copia de seguridad.

Donde no destaca EMUI es en su estética, que se ve algo anticuada (al menos, para los cánones occidentales) en comparación con otras capas de personalización. No obstante, la compañía va haciendo progresos y algunos iconos han sido rediseñados a mejor.

Centrándonos en el apartado fotográfico, Huawei ha incorporado una cámara trasera triple desarrollada junto con Leica.

La triple cámara está formada por una cámara principal de 40 MP (f/1.8) con un nuevo sensor SuperSpectrum capaz de captar más luz pero sin estabilización óptica, una cámara ultra gran angular de 16MP (f/2.2) y una cámara teleobjetivo 3X de 8 MP (f/2.4) con estabilización óptica.

Comenzando por la cámara principal, su rendimiento en condiciones de abundante luz es excelente. Cuando la luz escasea, el resultado es bastante bueno pero la ausencia de estabilización óptica y la menor apertura pasan factura y el resultado no es tan bueno como nos gustaría.

La presencia de la cámara ultra gran angular aporta una gran versatilidad, sobre todo a la hora de capturar monumentos y edificios, o tomar fotografías de grupo sin tener que alejarte demasiado. En viajes, se convierte en un aliado perfecto, aunque hay que tener cuidado con las esquinas ya que tiende a deformar la perspectiva.

La tercera cámara es la cámara teleobjetivo que ofrece una ampliación óptica 3X y permite acercarnos a detalles que de otra forma sería imposible captar.

Fotografías tomadas con el Huawei P30 (más en la sección Cámara)

 

A la hora de grabar vídeo, el Huawei P30 ofrece grabación 4K a 30 fps y 1080p a 30/60 fps pero no puede grabar vídeo 4K a 60fps. La grabación presenta una buena calidad y la estabilización es excelente.

La cámara frontal cuenta con una resolución de 32MP y captura selfies con buena calidad. Permite tomar selfies en modo Retrato además de, por supuesto, aplicar un efecto belleza.

En conclusión, el Huawei P30 es un smartphone muy recomendable si andas buscando un smartphone con un diseño que enamora, una pantalla a la altura de las mejores, una cámara muy versátil y una elevada autonomía.

¿Merece la pena hacerse con el P30 Pro? Si vas a sacar mucho partido a la cámara, el P30 Pro está un escalón por encima y, además, ofrece algunas mejoras adicionales como carga inalámbrica y, carga más rápida.

NOTA: En el momento de escribir este análisis no está claro hasta dónde llegará el veto estadounidense. Si bien Huawei ha asegurado que los smartphones actualmente a la venta seguirán teniendo acceso a parches de seguridad, Play Store y los servicios de Google (Gmail, YouTube, etc.), no se sabe con certeza si serán actualizados a futuras versiones de Android.

Lo mejor:

  • Diseño en metal y cristal con llamativos acabados degradados de color en la parte de atrás.
  • Pantalla con excelente fidelidad de color, buen brillo máximo, elevado contraste, negros profundos y amplios ángulos de visión.
  • Fluidez en el uso del teléfono gracias a un hardware potente.
  • Funcionalidades software útiles como el control granular de permisos por aplicación, modos de ahorro de energía, aplicación gemela, espacio privado, bloqueo de aplicaciones, caja fuerte, modo escritorio inalámbrico, copia de seguridad o Huawei Share.
  • Lector de huella integrado en la propia pantalla que funciona de forma fiable.
  • Triple cámara trasera con sensor SuperSpectrum para captar más luz en condiciones de poca luz, cámara ultra gran angular y cámara teleobjetivo con ampliación óptica 3X.
  • Elevada autonomía y carga rápida por cable a 22.5W en unos 90 minutos.
  • Dual SIM (dos tarjetas nano-SIM o tarjeta nano-SIM + tarjeta de almacenamiento NM Card)
  • Conector de auriculares de 3.5 mm.
  • Resistencia al agua IP53 (pero no llega a IP68)
Lo peor:
  • El módulo de cámara trasera sobresale por lo que el teléfono «baila» al teclear cundo está apoyado sobre una superficie.
  • Almacenamiento ampliable mediante un formato de tarjeta propietario (NM Card) poco extendido.
  • Calidad de las fotografías en condiciones de poca luz por debajo de otros smartphones de gama alta. Grabación de vídeo sin modo [email protected] FPS.
  • La estética y orden de EMUI sigue por detrás de otras capas de personalización
  • Altavoz único sin sonido estéreo.
  • Ausencia de LED de notificaciones y de radio FM.
  • Incertidumbre sobre lo que va a ocurrir con las actualizaciones de software de Android en un futuro debido al veto estadounidense.

Galería de fotografías del Huawei P30

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Nota: El teléfono Huawei P30 ha sido proporcionado amablemente por Huawei para la realización de este análisis.