Análisis del Samsung Galaxy Note9 a fondo y opinión


🎁 ¡Sorteo! Sorteamos una 🎮 Xbox One S 1 TB Edición FortniteParticipar ]

Ir a página

Hardware y rendimiento

Como es habitual, Samsung comercializa dos variantes del Samsung Galaxy Note9, una con procesador Qualcomm Snapdragon 845 y otra con Samsung Exynos 9810, en función de la región a la que va dirigido el dispositivo.

Ambos procesadores han sido fabricados en un proceso de 10 nm, que es el más eficiente que existe en estos momentos, aunque ya se habla de chips de 7nm para chips aún no anunciados como el Kirin 980 de Huawei.

En España, Samsung comercializa la versión con procesador Exynos 9810, que cuenta con ocho núcleos – cuatro potentes núcleos M1 de 2ª generación de Samsung a 2.3GHz y cuatro núcleos Cortex-A53 a 1.7GHz – más una GPU Mali G71.

Galaxy Note9+ con
Qualcomm Snapdragon 845
Galaxy Note9 con
Samsung Exynos 9810
CPU  4 x Kryo 385 Gold a 2.7GHz
4 x Kryo 385 Silver a 1.7GHz
10nm
 4 x Mongoose M3 a 2.8GHz
4 x Cortex-A55 a 1.7GHz
10 nm
GPUAdreno 630Mali-G72 MP18
Memoria6/8GB LPDDR46/8GB LPDDR4

 

El Samsung Galaxy Note9 llega con 6 u 8 GB de memoria RAM en función de la variante de almacenamiento que escojamos, 128 o 512 GB respectivamente.

En mi opinión, a día de hoy 6GB son más que suficientes para llevar a cabo multi-tarea sin problemas, por lo que la decisión entre una u otra variante debería venir más motivada por el almacenamiento interno.

Como referencia, el modelo que hemos probado es del 8GB/512GB, por lo que todas nuestras opiniones y los resultados de pruebas aquí mostrados se basan en dicha configuración.

Los resultados del Samsung Galaxy Note9 en los benchmarks son excelentes

 

Hemos sometido al Galaxy Note9 a algunas pruebas de rendimiento para ver qué tal se comporta frente a otros teléfonos de gama alta y, a continuación, mostramos los resultados en cada test.

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 245.399 puntos, una puntuación excelente.

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 3.767/9.058 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados muy elevados.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados muy elevados en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura del almacenamiento.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido una puntuación de 5.460 puntos, un valor que es sorprendentemente bajo para las características de este smartphone. Desconocemos a qué se puede deber este inusual comportamiento.

 

En cuanto a capacidad gráfica, en la prueba SlingShot de 3DMark, el teléfono ha obtenido unos resultados buenos, pero por debajo de otros smartphones de gama alta.

 

Por último, en el test gráfico GFXBench, el dispositivo ha obtenido unos resultados excelentes.

 

Los resultados de los benchmarks confirman que el Galaxy Note9 es un smartphone muy potente, como era de esperar ya que cuenta con un hardware muy avanzado.

La mayoría de los smartphones estrella de este año cuentan con un procesador Snadpragon 845, que ofrece un rendimiento bastante parecido al Exynos 9810 de Samsung, por lo que las diferencias de rendimiento en la gama alta son bastante pequeñas.

Dejando a un lado los benchmarks, en el día a día el Galaxy Note9 se mueve con total fluidez y no he experimentado ningún signo de lentitud ni tampoco parones momentáneos. Los tiempos en los que la capa de personalización de Samsung era sinónimo de«lag» (LagWiz la llamaban algunos con sorna) pertendcen al pasado.

Tampoco he notado que el teléfono cierre aplicaciones en segundo plano por falta de memoria ni he sufrido cierres repentinos de aplicaciones, como era de esperar dado que el modelo que he probado cuenta con 8GB de RAM.

El Samsung Galaxy Note9 es un smartphone ideal para disfrutar de juegos como Fortnite

 

Como es habitual en nuestros análisis, hemos probado tres títulos 3D exigentes — Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG — y hemos medido una tasa de FPS elevada en estos juegos utilizando el software GameBench. Además, en esta ocasión hemos añadido también Fortnite que, durante unos días, ha sido un juego exclusivo de dispositivos Samsung.

JuegoFPS medioFPS mín.FPS máx.Estabilidad FPS%CPU
Asphalt 9292631100%12%
Dead Effect 2595560100%9%
PUBG29223199%9%
Fortnite292730100%15%

 

En el caso de PUBG Mobile, el juego se auto-configura en el modo de calidad de gráficos «HD» (el orden es Bajo – Equilibrado – HD – HDR – UltraHD) y con una  tasa de cuadros «Alta» (el orden es Bajo – Media – Alta – Ultra), por lo que parece que el teléfono no llega al máximo de calidad. El juego mantiene una buena tasa de refresco, con solo una caída puntual a 22 FPS.

Fortnite Mobile se autoconfigura en calidad «Épica» (el orden es Baja – Media – Alto – Épica) y en frecuencia de imágenes de «30 FPS» (el orden es 20 FPS – 30 FPS). El juego ofrece una excelente tasa de refresco durante las partidas, aunque la calidad de los gráficos de este título distan bastante de los de la consola.

El Galaxy Note9 se calienta al ser sometido a una carga elevada de trabajo, especialmente en juegos 3D, pero Samsung ha integrado en el interior del dispositivo un enorme sistema de refrigeración por agua y carbono que disipa el calor de una manera eficiente. Durante periodos de alta intensidad hemos medido una temperatura en la superficie trasera del teléfono de 38ºC, un valor que no resulta molesto.

El Samsung Galaxy Note9 se comercializa con 128 o 512 GB de almacenamiento interno, por lo que no deberías tener problemas de espacio ni siquiera con la variante más pequeña.

Además, el Galaxy Note9 admite una tarjeta micro-SD de hasta 512GB, por lo que podríamos llegar hasta 1 TB de almacenamiento.

Samsung ha optado una vez más por desactivar “Adoptable Storage”, una de las funcionalidades más interesantes de Android, así que no es posible formatear la tarjeta micro-SD como parte del almacenamiento interno.

Esto significa que puedes guardar fotos, música, vídeos, podcasts y documentos en la tarjeta micro-SD sin problemas para liberar almacenamiento interno. Sin embargo, no podrás mover la mayoría de las apps o juegos a la tarjeta micro-SD, ya que deben estar en el almacenamiento interno para poder ejecutarse. Es posible que algunas apps se puedan almacenar en la tarjeta, pero por regla general, no deberías contar con esa posibilidad.

En el aspecto de conectividad, el Samsung Galaxy Note9 va bien servido ya que soporta Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac en las bandas de 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0, 4G/LTE Categoría 18 (hasta 1.2 Gbps de descarga), WiFi Direct, ANT+, NFC, y GPS-A.

Lamentablemente, el Galaxy Note9 no incorpora radio FM, lo cual para algunos usuarios será una limitación, ni tampoco emisor de infrarrojos.

En las pruebas que he realizado, la velocidad de red tanto por Wi-Fi como por 4G han sido satisfactorias. El Samsung Galaxy Note9+ ha alcanzado los 288 Mbps de bajada y 60 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300 Mbps. En la prueba de 4G, se han alcanzado los 17 Mbps de bajada y 11 Mbps de subida con una conexión de Movistar.

Por último, el Samsung Galaxy Note9 cuenta con un conector USB Tipo-C que ofrece salida de vídeo al utilizar un cable HDMI.

Biometría

Además del tradicional lector de huella dactilar en la parte de atrás, Samsung incorpora en sus smartphones un escáner de iris para proteger el acceso al dispositivo y a nuestros contenidos privados.

El escáner de iris es más seguro que la huella dactilar, ya que el iris es imposible de replicar. Sin embargo, el proceso de desbloqueo es más tedioso (requiere que mires al teléfono desde la distancia y ángulo correcto) y menos fiable (tiende a fallar en condiciones de mucha luz)

Por ello, en sus últimos smartphones, Samsung ha incorporado una funcionalidad llamada Escaneo Inteligente que combina el reconocimiento facial con la lectura de iris para identificar más rápidamente al usuario.

Por ejemplo, si el Galaxy Note9 identifica la cara del usuario con un alto grado de confianza, no necesita verificar tantos puntos de su iris, lo que hace que el proceso sea más rápido y menos propenso a fallos.

La posición del lector de huella ha mejorado respecto al Galaxy Note8 pero aún está cerca de la cámara

 

Es posible configurar el teléfono para que el escaneo inteligente se ponga en marcha tan pronto como encendamos la pantalla, de forma que no es necesario realizar ningún toque sobre la pantalla.

En mi experiencia, el sistema Escaneo Inteligente funciona bastante bien y, aunque no es tan rápido como el lector de huella, resulta más cómodo de utilizar. Ahora bien, no siempre funciona a la primera ya que tienes que agarrar el teléfono de forma que la cámara esté bien orientada a tu rostro (el reconocimiento facial Face ID del iPhone X es menos pejilguero en este aspecto).

Por ello, hay ocasiones en las que resulta más natural y rápido colocar el dedo sobre el lector de huella, sobre todo si estás agarrando el smartphone en una posición extraña, sin mirar a la cara.

Otro aspecto que no me acaba de convencer del Escaneo Inteligente es que se ilumina una luz roja en el frontal cada vez que vamos a desbloquear el teléfono.

El sistema de reconocimiento facial de Samsung no es tan seguro como el de Apple, ya que este último genera un modelo 3D. No obstante, en mis pruebas amateur con una careta, no conseguí engañar al Escaneo Inteligente del Galaxy S9+, mientras que otros smartphones con reconocimiento facial más sencillo sí que cayeron.

El siguiente paso es que Samsung integre el lector de huella en la propia pantalla del smartphone, como han hecho ya algunos fabricantes como Vivo, Oppo o Huawei recientemente. Los rumores apuntan a que el Galaxy S10 podría integrar este sistema, así que toca esperar.

Batería

Una de las mejoras más interesantes que incorpora el Galaxy Note9 respecto a su antecesor es el incremento en la capacidad de la batería, que ha pasado de 3.300 a 4.000 mAh. Dado que uno de los puntos débiles del Galaxy Note8 era su autonomía, esta mejora ha sido muy bienvenida.

Este incremento ha llevado consigo un pequeño aumento en el grosor del terminal, que ha pasado de 8.6 a 8.8 mm, así como de peso, de 198 a 204 gramos, pero ninguno de los dos parámetros es apreciable en la mano.

 

Para comprobar la autonomía, hemos llevado a cabo la prueba de batería del conocido test PCMark: Work 2.0. Para llevar a cabo esta prueba, siempre calibramos las pantallas de los smartphones a un brillo idéntico de 200 nits, tal y como indica PCMark.

Dada la importancia que tiene la pantalla en el consumo de la batería, es importante calibrar con instrumental especializado las pantallas al mismo nivel absoluto de brillo (no sirve ponerlo al 50%) para poder realizar comparaciones entre dispositivos. De lo contrario, los resultados pueden verse muy afectados por el nivel de brillo de la pantalla de cada smartphone y, por tanto, no son comparables.

PCMark Work 2.0 pone a prueba la autonomía del terminal al realizar una mezcla de tareas cotidianas y exigentes ya que la prueba simula la navegación por páginas web, la escritura de textos e inserción de imágenes, la aplicación de filtros a fotografías, la edición de vídeos y la manipulación de datos.

Como se puede apreciar en la gráfica, la autonomía obtenida por el Galaxy Note9 esexcelente ya que ha conseguido 8 horas y 46 minutos.

El Galaxy Note9 supera a prácticamente todos los smartphones de gama alta que han pasado por nuestra mesa de análisis en 2017 y 2018, incluyendo por supuesto el Galaxy Note8 del año pasado, que quedó por debajo de las 8 horas (7h 54m).

 

Aunque los resultados de este tipo de pruebas no puede generalizarse (no se prueba la autonomía en juegos o en standby, por ejemplo), los resultados son esperanzadores.

Además, como se puede apreciar en esta gráfica, tanto la temperatura del dispositivo (línea roja) como rendimiento (barras naranjas) se han mantenido uniforme a lo largo de las casi nueve horas en las que ha ejecutado la prueba en bucle.

 

En la práctica, la autonomía del Galaxy Note9 es excelente y no deberíamos tener ningún problema en llegar al final del día incluso con un uso bastante intensivo del smartphone.

En cualquier caso, si quieres extender la autonomía de tu dispositivo, te alegrará saber que Samsung incorpora dos modos de ahorro energía: medio y máximo.

El modo ahorro de energía medio limita el rendimiento máximo de la CPU al 70%, reduce el brillo máximo a un 90%, cambia la resolución de la pantalla a Full HD+, permite el uso de redes en segundo plano y mantiene la pantalla Always On Dispay (pero estas dos últimas funciones pueden desactivarse).

En el modo de ahorro de energía máxima, la interfaz cambia para mostrar un tema oscuro, se reduce el brillo en un 10% y la resolución de la pantalla a HD+, se limita el rendimiento máximo de la CPU al 60%, se desactiva el uso de redes en segundo plano, Always On display y datos biométricos y limita el número de aplicaciones que pueden ser utilizadas.

En cualquiera de los dos modos podemos personalizar los siguientes aspectos:

  • Reducir el brillo hasta un 90%
  • Reducir la resolución de la pantalla a Full HD+ o HD+
  • Limitar la velocidad de la CPU a 60 o 70%
  • Desactivar las conexiones WiFi y 4G en segundo plano
  • Desactivar Always On Display

Modos de ahorro de energía del Samsung Galaxy Note9

 

Samsung también permite seleccionar individualmente aquellas aplicaciones que no queremos que consuman batería cuando están en segundo plano, así como aquellas apps que queremos excluir de las optimizaciones de batería.

El Galaxy Note9+ cuenta con carga rápida Adaptive Fast Charging hasta 15W, y Samsung ha incorporado un cargador compatible con esta tecnología en la caja del producto, aunque también es compatible con Quick Charge 2.0. En este aspecto, nos gustaría que Samsung adoptase estándares más recientes como Quick Charge 3.0 o 4/4+.

En nuestras pruebas, el proceso completo de carga ha llevado un total de 1 hora y 49 minutos con el cargador incluido, una cifra similar a otros smartphones.

Ahora bien, me hubiera gustado ver una carga más rápida durante los primeros minutos ya que tarda algo más de 40 minutos en alcanzar el 50 por ciento. Otros smartphones alcanzan este hito en media hora o menos.

 

El Samsung Galaxy Note9 soporta los estándares de carga inalámbrica WPC (Qi) y PMA, que permiten cargar el teléfono sin utilizar cable y además lo hace de forma rápida si cuentas con una base de carga inalámbrica con esta tecnología.

Samsung ha tenido un gran acierto incorporando esta tecnología, ya que resulta muy cómodo cargar el teléfono con solo apoyarlo.

Ir a página