¿Sabías que el primer smartwatch de Samsung tenía cámara?

📱 Oferta: Hazte con el realme GT Master Edition por solo 🛒 228,69€ en Wisecart [ Oferta ]

El primer smartwatch de Samsung fue anunciado junto al Galaxy Note 3 durante la feria IFA de 2013, y fue un dispositivo sorprendente para aquél entonces. Aún puedes leer nuestro análisis del Galaxy Gear de aquella época.

El Galaxy Gear ofrecía funciones que nadie esperaba — entre ellas una cámara — y consiguió poner el listón bastante alto en cuanto a lo que podían hacer los smartwatches.

TE INTERESA:
Análisis del Samsung Galaxy Gear y opinión

El Samsung Galaxy Gear se vendió principalmente como accesorio del Galaxy Note 3. De hecho, solo era compatible con el Note 3 en su lanzamiento.

Galaxy Gear

 

Ofrecía una pantalla AMOLED de 1,63 pulgadas con resolución de 320 x 320 píxeles. En su interior, había un procesador de 800 MHz, 512MB de RAM,  4GB de almacenamiento y una batería de 315 mAh suficiente para 24 horas de autonomía. Se conectaba al Note 3 mediante Bluetooth 4 e incluía un acelerómetro y un giroscopio.

El reloj contaba con dos características llamativas para la época: una cámara y un altavoz. La cámara estaba integrada en la correa del reloj, capturaba imágenes de 1,9 MP y podía grabar vídeo de 720p.

Samsung presentaba la cámara como algo que se podía utilizar cuando el smartphone no estaba a mano.La captura de vídeo estaba limitada a un máximo de 10 minutos, debido a los 4 GB de almacenamiento.

Galaxy Gear - Correa

 

La calidad de las fotos y los vídeos era bastante mejorable, lo que no es de extrañar dadas las limitaciones de la tecnología en ese momento. Como la cámara era un componente interno de la correa, no se podían cambiar las correas.

Los altavoces pueden ser habituales en los smartwatches de hoy, pero en 2013 no lo eran. El altavoz producía el sonido justo para llamadas de voz en espacios silenciosos. Los propietarios del Gear podían marcar llamadas directamente desde el reloj y emitir comandos a la herramienta S Voice de Samsung.

El Samsung Galaxy Gear tenía limitaciones. Por ejemplo, no contaba con Wi-Fi, datos móviles ni ninguna otra forma de conectarse a Internet de forma independiente. Dependía totalmente del Galaxy Note 3 para su conexión

El cargador era bastante incómodo, ya que que actuaba más como una abrazadera alrededor del reloj que como un soporte. El reloj no podía utilizarse como reproductor de música independiente, aunque podía controlar la aplicación de música del teléfono asociado.

Galaxy Gear - Base

Base de carga

 

El reloj ejecutaba el sistema operativo Android de Google (no existía Android Wear) con una fuerte capa de personalización. Samsung redujo la interfaz de usuario para que el reloj fuera más fácil de usar con un solo dedo cuando se está en movimiento.

Incluía varias esferas de reloj, así como aplicaciones sencillas como un cronómetro y un podómetro. También había algunas aplicaciones de terceros, como Evernote, eBay, MyFitnessPal, RunKeeper y Tripit. Incluso había una herramienta de «encontrar mi teléfono» que te ayudaba a localizar tu Galaxy Note 3 perdido, siempre y cuando estuviera dentro del alcance del Bluetooth.

El Samsung Galaxy Gear se podía adquirir por 299€, un precio muy elevado teniendo en cuenta que el Galaxy Note3 costaba 749€.

📱 Oferta: Hazte con el realme GT Master Edition por solo 🛒 228,69€ en Wisecart [ Oferta ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
100%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario