Quitar este panel

Análisis y opinión del Amazon Echo Pop

🏖️ ¡Rebajas! ¡Windows 11 Pro por 13,55€! ¡Office 2021 Pro para siempre por 17,53€! [ Saber más ]

El mes pasado, Amazon presentó los nuevos Echo Pop y Echo Show 5, junto con el Echo Auto (2ª Gen.) para vehículos, que ya hemos analizado.

El nuevo Echo Pop (🛒 54,99€) llega en con un nuevo diseño en semi esfera con colores tan llamativos como lavanda y verde azulado, además de los clásicos blanco y negro. Incluye el procesador Amazon AZ2 Neural Edge y de un altavoz frontal que ofrece un sonido potente.

Tras un tiempo utilizando el Echo Pop en casa, a continuación os presento mi análisis a fondo de este altavoz inteligente.

Diseño y construcción

Amazon ha decidido romper con el diseño esférico de los altavoces Echo Dot, adoptando para el Echo Pop un diseño de semiesfera donde el plano de corte es casi vertical.

La sección cortada de la esfera está recubierta por una malla de tela con pequeños orificios por los que sale el sonido, mientras que el resto del cuerpo del altavoz es de plástico.

Está disponible en dos colores discretos — antracita (negro) y blanco — y dos más llamativos — lavanda y verde azulado — por lo que sería raro que no encuentres uno que combine con la decoración del lugar donde lo piensas colocar. El que yo tengo es el modelo en color lavanda, que se ve muy atractivo.

El Echo Pop es un dispositivo bastante compacto (99 × 83 × 91 mm), por lo que resulta sencillo encontrarle hueco, aunque no debes olvidar que necesitar tener un enchufe cerca y, por supuesto, cobertura WiFi (aunque no necesita una gran velocidad).

 

En la parte superior, el Echo Pop cuenta con tres botones — dos para controlar el volumen y uno para desactivar los micrófonos. No encontramos un botón para activar manualmente Alexa, como en otros altavoces Echo, pero no es algo que eche de menos — creo que nunca lo he usado en otros Echo.

A lo largo de la superficie del Echo se aprecian varios micrófonos para captar el sonido procedente de cualquier dirección.

Alrededor del borde superior encontramos la barra de luz que se ilumina de color azul cuando Alexa ha detectado que te estás dirigiendo a ella y mientras te habla.

También se ilumina de color amarillo cuando tenemos algún mensaje o notificación pendiente de escuchar (por ejemplo, entregas de Amazon para el mismo día), de color verde cuando tenemos una llamada entrante, de color morado cuando el modo no molestar está activado y de color rojo cuando hemos silenciado los micrófonos.

 

Al estar situada la barra de luz en la parte superior, la indicación luminosa resulta claramente visible, aunque también me gusta cómo refleja la luz el Echo Dot sobre la superficie en la que está apoyado.

A diferencia del Echo Dot, que se comercializa en una versión con indicador LED para mostrar la hora y otros mensajes, el Echo Pop no cuenta con esta funcionalidad.


Configuración inicial

El proceso de configuración es realmente sencillo, ya que basta con abrir la app Alexa para que esta detecte que el Echo Pop está cerca y comience a configurarlo.

Si tienes otros altavoces Echo, el proceso es muy sencillo, ya que ni siquiera es necesario seleccionar e introducir la clave de la red WiFi. Todo se configura automáticamente en cuestión de segundos.


Capacidades de reproducción de música

El nuevo Echo Pop cuenta con un altavoz de 49,5 mm. (1.95″) que, sobre el papel, es más grande que el del Echo Dot. Sin embargo, la realidad es que el Echo Pop no ofrece un sonido tan rico en matices ni con bajos tan contundentes como el Echo Dot.

El altavoz suena bien, pero si buscas disfrutar de música con calidad, harás mejor haciéndote con el Echo Dot, o incluso mejor, con el Echo (4ª gen.).

Como ocurre con otros dispositivos Echo, podemos reproducir música procedente de servicios de streaming de música como Amazon Music, Spotify, Audible, Deezer y Apple Music. Si no tienes una cuenta en ninguno de estos servicios, también puedes enviar música desde tu smartphone usando Bluetooth.

Lamentablemente, los dispositivos Echo no son compatibles con AirPlay o Google Cast, por lo que el envío de música desde el móvil no es tan cómodo.

Una funcionalidad interesante es que puedes escuchar la misma música en varias habitaciones de manera sincronizada gracias a la funcionalidad música multiestancia, así como emparejar dos Echo para reproducir la música en estéreo en una misma habitación.

A la hora de escuchar nuestra voz, el Echo Pop cuenta con micrófonos con tecnología de conformado de haz y cancelación de ruido. Este sistema permite escuchar tu voz sea cual sea la dirección desde la que le hablas, incluso si está reproduciendo música ya que la cancela automáticamente.


Capacidades de Alexa

El Echo Pop es uno de los pocos altavoces de Amazon que llega con el chip Amazon AZ2 Neural Edge, que permite más procesamiento local de los comandos de voz para peticiones que no tiene por qué ir a la nube. Así, se consigue una respuesta más rápida por parte de Alexa.

El cerebro de los altavoces Echo Pop es el asistente virtual Alexa, a quien podemos «invocar» mediante voz con un simple «Alexa, …» o a través de la app para iOS y Android. Por cierto, si no te gusta el nombre de Alexa (o vive alguien con un nombre parecido en tu casa), es posible cambiarlo por Amazon o Echo.

Un aspecto que me gusta de la interacción con Alexa es que es posible activar un modo de respuestas breves que hace que los altavoces respondan con un breve sonido a ciertas instrucciones, en lugar de con confirmaciones más largas tipo «de acuerdo» o «entendido.» Esto me parece especialmente útil para comandos frecuentes, como cuando le pido que encienda o apague la luz varias veces al día.

Alexa también ofrece un modo susurro que permite a hablar en voz baja a Alexa y que esta también responda susurrando. De esta forma, no molestaremos a nadie si queremos interactuar con Alexa a horas en las que los demás duermen.

 

Como cualquier asistente de voz, puedes preguntar a Alexa por las últimas noticias («¿cuáles son las noticias de hoy?»), la previsión meteorológica («¿qué tiempo va a hacer hoy?»), eventos deportivos («¿cuándo juega el Madrid»?), conversión de moneda o unidades («¿cuántos euros son 10 dólares?»), tráfico («¿cuánto tardo en llegar al trabajo?»), operaciones matemáticas («¿cuánto es 12 por 27?») o preguntas generales («¿por qué el cielo es azul? ¿cuántos años tiene el Papa? etc.»).

Encuentro especialmente entretenida la posibilidad de preguntarle diariamente por el chiste del día, la curiosidad del día, la palabra del día o el truco del día.

Alexa también puede ayudarte a la hora de poner un temporizador («pon un temporizador de 10 minutos»), una alarma («pon una alarma todos los días a las 8 de la mañana»), un recordatorio («recuérdame que compre papel de regalo») o añadir elementos a una lista («añade patatas a la lista de compra»).

Puedes gestionar las alarmas y los recordatorios en la app Alexa, así como crear listas personalizadas (compra, tareas pendientes, etc.) que están siempre accesibles desde el smartphone.

Como hemos comentado en el apartado anterior, es posible pedir a Alexa que reproduzca música de alguno de los servicios compatibles. Puedes pedirle que reproduzca una canción en concreto, música de un estilo o una lista de reproducción, por ejemplo. Asimismo, durante la reproducción, puedes controlar el volumen, parar la música o activar un orden aleatorio mediante la voz.

Otra funcionalidad del Echo Pop es la posibilidad de realizar llamadas y enviar mensajes de un altavoz Echo a otro, tanto dentro tu propio hogar como a altavoces de amigos y familiares. Entre dispositivos con pantalla, es posible realizar videollamadas, aunque no es el caso del nuevo Echo Pop.

Puedes realizar una llamada «Drop In», que consiste en establecer una comunicación de voz entre dos altavoces Echo sin que sea necesario que el segundo Echo «descuelgue» la llamada. Esto es útil si, por ejemplo, tienes un altavoz Echo en el cuarto de los niños y quieres decirles algo sin ir a su habitación, o si como yo vives en una casa unifamiliar con varias plantas y te da pereza subir y bajar escaleras.

También puedes enviar un anuncio para que suene por todos los altavoces, lo que es útil para dar mensajes a toda la familia («Alexa, anuncia que la cena está lista»). Y es posible enviar uno de estos anuncios desde la app del móvil para avisar, por ejemplo, de que estás llegando a casa.

 

Alexa ofrece la posibilidad de aumentar sus habilidades añadiendo skills que permiten interactuar con servicios de terceros. Por ejemplo, hay una skill de Burger King que nos permite realizar un pedido, otro de Megustaescuchar que lee cuentos, otra de Trivial Pursuit para jugar con más personas, etc.

Sin embargo, donde destacan las skills es a la hora de incorporar funciones para el control de tu hogar digital.

Existen muchísimos dispositivos para el hogar de terceros que se integran con Alexa: termostatos, cámaras de seguridad, electrodomésticos, enchufes, interruptores, auriculares, televisores, cerraduras, bombillas, aspiradoras, sensores de movimiento, etc. Para ello basta con activar la activar la skill del fabricante y conectar el dispositivo de hogar digital a través de la app Alexa.

Por ejemplo, en mi caso tengo una aspiradora inteligente Roborock (899,99€) a la que pido que limpie usando la voz, un termostato inteligente Tado (183€) al que puedo pedir que suba o baje la temperatura con la voz, o una cerradura Nuki (277€) que puedo abrir y cerrar con la voz.

Todavía encuentro más interesante el uso de interruptores inteligentes (19,99€) y enchufes inteligentes (24,99 €) en mi casa. Todos ellos son compatibles con Alexa o con la app Smart Life (que a su vez tiene una skill para Alexa). De esta forma, puedo encender y apagar las luces del techo de varias habitaciones y de la lámpara con un simple «Alexa, enciende (o apaga) la luz.»

También tengo una rutina para que, cuando nos vamos todos de casa, se apaguen todas las luces automáticamente, y otra para que al llegar con el coche se enciendan las luces de la rampa.

Mientras que algunos altavoces Echo integran un controlador de dispositivos de hogar digital Zigbee, no es el caso del Echo Pop, por lo que solo podrás controlar dispositivos del hogar con WiFi. Lo que sí que incorpora es un controlador Matter.

 

La app Alexa permite crear grupos de dispositivos para activarlos todos a la vez con una sola orden, así como crear rutinas que automaticen varias acciones — por ejemplo, que encienda la calefacción, lea las noticias y nos dé información del tráfico al decir «Alexa, buenos días».

Una funcionalidad interesante es crear una rutina cuyo disparador es la detección de un sonido por parte del Echo Pop: tos, bebé llorando, pitidos de electrodomésticos, perro ladrando, ronquidos o sonido de agua. En España, Amazon no ofrece el servicio Alexa Guard, lo que significa que sus micrófonos no pueden detectar el sonido de rotura de cristales o alarmas de incendio, y avisarte en caso de que esto ocurra.

Algunos dispositivos Echo integran un sensor de temperatura y/o un sensor de movimiento por ultrasonidos que permiten crear rutinas interesantes, pero no es el caso del Echo Pop, que no incluye ningún sensor.

Por último, Alexa es capaz de identificar la voz de cada miembro de la familia siempre que la haya registrado a través de la app Alexa.

De esta forma, Alexa puede ofrecer respuestas personalizadas. Por ejemplo, si le pides que te cuente las noticias utilizará la fuente de noticias que hayas seleccionado, o si le preguntas por el tráfico al trabajo te dará la información sobre lo que tardarás en llegar a tu oficina.


Precio

Los dispositivos Amazon Echo están a la venta en la web de Amazon a precios bastante competitivos y, en particular, el Echo Pop tiene un precio de 54,99€.

Como alternativa, tienes el compacto Echo Dot (🛒 59,99 €) o el más grande Echo (4ª gen.) (🛒 104,99 €), que ofrece un sonido de mayor calidad y tiene un controlador Zigbee integrado. Y si lo que buscas es calidad de sonido, puedes hacerte con el magnífico Echo Studio (239,99 €).

Echo (izquierda) y Echo Dot (derecha)

 

Si prefieres un altavoz inteligente con pantalla, mi favorito es el Echo Show 15 (🛒 289,99 €). Otra gran opción es el Echo Show 10 (🛒 269,99€) con pantalla giratoria (pero más pequeña) y un conjunto de altavoces más potente, pero con una interfaz sin widgets.

Otra opción interesante es el Echo Show 8 (🛒 105,99 €), que es una versión de gran tamaño del Echo Show 5, ya que cuenta con una pantalla de 8″ y un sonido bastante más potente. Si prefieres algo todavía más pequeño, no puedes dejar de echar un vistazo al nuevo Echo Show 5 (2ª gen.) (🛒 60,99 €), que con su pantalla de 5,5″ resulta más apropiado para colocarlo en la mesilla de noche o la mesa de tu despacho si tienes poco espacio.

Echo Show 15


Conclusiones

Los altavoces inteligentes se han convertido en productos muy populares y, en mi casa, ya hay un altavoz en cada habitación. Amazon es la compañía que ofrece un catálogo de dispositivos más amplio, siendo el Echo Pop el último miembro de la familia.

Comenzando por el diseño, el nuevo Echo Pop abandona la forma de esfera del Echo Dot para adoptar una original forma de semiesfera con una barra luminosa en la parte superior.

La sección frontal está cubierta por una malla de tela, mientras que el resto del cuerpo es de plástico. Está disponible en cuatro colores — antracita, blanco, lavanda y verde azulado — y su tamaño compacto permite colocarlo en casi cualquier rincón. Yo lo he colocado en la mesa del despacho.

En su interior encontramos un altavoz de 49,5 mm (1,95”) con orientación frontal. El sonido no es tan rico en matices ni tan potente como el que encontramos en otros dispositivos Echo, como el Echo Dot. No obstante, es más que suficiente para disfrutar de música a un buen nivel de volumen.

El Echo Pop es capaz de reproducir música desde un móvil a través de Bluetooth o a directamente de alguno de los servicios de streaming compatibles: Amazon Prime Music, Spotify, Audible, Deezer y Apple Music. Ahora bien, no es compatible con AirPlay o Google Cast, por lo que el envío de música desde el móvil no es tan cómodo.

 

Si tienes varios Echo, puedes hacer que la música suene por todos a la vez de forma sincronizada con la reproducción multi-estancia, así como emparejar dos en la misma habitación para reproducir sonido estéreo.

Todos los altavoces Echo integran el asistente virtual Alexa que, en mi opinión, es el más avanzado que podemos encontrar a día de hoy. Gracias a que incorpora el procesador Amazon AZ2 Neural Edge, las respuestas son muy rápidas.

Además de responder a preguntas comunes sobre el tráfico, el tiempo, nuestra agenda o cultura general, Amazon ha creado un catálogo de skills que pueden añadir nuevas habilidades a Alexa. La cantidad de skills disponibles es impresionante y la lista va en aumento.

Podemos utilizar el Echo Pop para controlar los dispositivos inteligentes de nuestro hogar. Muchos dispositivos inteligentes del hogar son compatibles con Alexa y pueden ser controlados mediante la voz. En mi casa, tengo un montón de dispositivos inteligentes — interruptores, enchufes, aspiradora, termostato, cerradura etc. — que puedo controlar con sencillas órdenes y automatizar mediante rutinas.

También podemos utilizar los Echo Pop como intercomunicadores, ya sea con otras personas que tengan altavoces o pantallas Echo en sus casas como con otros dispositivos Echo de tu propio hogar. Incluso podemos enviar un anuncio que se reproduce por todos los altavoces del hogar.

En el apartado de ausencias, el Echo Pop no incluye un controlador Zigbee (pero sí uno Matter) para conectar sensores que utilicen este protocolo, ni tampoco integra un sensor de temperatura o de movimiento por ultrasonidos como algunos de sus hermanos mayores.

 

En conclusión, el Echo Pop es una excelente compra por 54,99€. si andas detrás de un altavoz para escuchar música en streaming, interactuar con Alexa y controlar luces y otros dispositivos del hogar. Por su tamaño, es un dispositivo ideal para colocar en cualquier lado.

Lo mejor:

  • Diseño compacto y atractivo, con varios colores para elegir.
  • Buena recepción de órdenes a través de sus micrófonos, incluso a gran distancia o en un entorno ruidoso.
  • Compatibilidad con un buen número de servicios de música (Amazon Music, Spotify, Apple Music) y posibilidad de reproducir por Bluetooth.
  • Buena calidad de sonido, teniendo en cuenta su tamaño. Posibilidad de reproducir música de forma sincronizada en varias habitaciones y agrupar dos Echo para sonido estéreo en la misma habitación.
  • Capacidades avanzadas de asistente virtual (Alexa) que pueden ser expandidas mediante un amplio catálogo de skills.
  • Control de dispositivos de hogar digital (incluso bajo el nuevo protocolo Matter) y posibilidad de automatizar acciones en rutinas. 
  • Función de intercomunicador entre dispositivos del mismo hogar o de amigos/familiares.
  • Nuevas funcionalidades de Alexa cada poco tiempo.
  • Precio ajustado.

Lo peor:

  • Calidad de sonido inferior respecto al Echo Dot
  • Sin sensor de temperatura, sensor de movimiento por ultrasonido ni controlador Zigbee (pero sí Matter)
  • Menor integración con los sistemas operativos Android e iOS que los altavoces de Google y Apple. No soporta AirPlay o Google Cast para enviar música.

🏖️ ¡Rebajas! ¡Windows 11 Pro por 13,55€! ¡Office 2021 Pro para siempre por 17,53€! [ Saber más ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
0%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
100%
Sobre el Autor
Luis A.
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario