Análisis y prueba del juego King of Thieves en iPad

2015-04-05 02.10.48

King of Thieves es el último juego de los creadores de la saga Cut the Rope al que seguro que has jugado alguna vez. Sin embargo, este nuevo juego no trata de resolver puzzles de física sino que es una excelente mezcla entre juego de plataformas y competición multi-jugador.

El aspecto gráfico de King of Thieves sigue la misma línea de diseño de otros títulos del mismo desarrollador, donde predominan los colores y los personajes de tipo dibujo animado. Las animaciones corren con mucha suavidad, y la banda sonora es muy original.

El juego es vibrante y los niveles están llenos de pequeños detalles, como diminutos ratones que merodean el escenario. Tu personaje es una pequeña masa amorfa negruzca que quiere convertirse en el Rey de los Ladrones (King of Thieves) y que cuenta con una especialidad habilidad para saltar y rebotar en las paredes.

2015-04-05 01.42.43

El juego se controla de forma muy sencilla ya que el personaje se mueve hacia delante automáticamente hasta que llega a una pared y se para. Para cambiar el sentido de la marcha, basta con saltar contra una pared. También es posible ascender rebotando entre paredes cercanas. Para saltar lo único que hay que hacer es golpear la pantalla.

how_to_play[1]Una vez que empiezas a jugar, puedes hacer los niveles en orden (consiguiendo un máximo de tres estrellas por niveles), e incluso puedes jugar contra otros jugadores.

Independientemente del modo de juego que escojas (individual o multijugador) el objetivo es siempre llegar al tesoro evitando trampas y monstruos. Si chocas contra una trampa, pierdes algo de salud, y cuantas más veces mueras, menos estrellas consigues al final. Los niveles son rápidos y cortos, así que puedes echar una partida en cualquier momento.

El modo multijugador es bastante original ya que consiste en que te introduces en la mazmorra de otro jugador para robarle gemas y otros objetos de valor. Otros jugadores también pueden entrar en tu mazmorra, así que debes diseñar las trampas de tu hogar de forma que sea complicado para otros jugadores robar tus tesoros.

Sin embargo, tendrás que ser capaz de superar tu propia mazmorra dos veces seguidas antes de poder confirmarla, básicamente con el objetivo de no crear mazmorras imposibles. Si tienes amigos que juegan al juego, puedes aliarte con ellos para resistir las fuerzas enemigas.

2015-04-05 01.47.09

En tu mazmorra también encuentras un generador de oro y un totem que fortalece tus gemas e incrementa la protección de candados de tu mazmorra. A medida que avanzas en el juego, desbloqueas más trampas que puedes colocar por tu mazmorra para poner las cosas más difíciles a otros ladrones. También puedes utilizar monedas de oro para mejorar tus gemas, tus candados, e incluso para comprar trajes para tu personaje.

king-of-thieves-2[1]Uno de los inconvenientes del juego es que es freemium, por lo que hay muchos períodos de espera cuando mejoramos algún elemento. Si no somos impacientes basta con esperar, ya que no es estrictamente necesario gastar dinero para avanzar.

Otro de los inconvenientes es el absurdo sistema de candados al que debes enfrentarte antes de jugar a cualquier nivel. Básicamente se trata de seleccionar, entre varios candados, aquél que puedes abrir con una de las ganzúas que poseas.

El problema es que es completamente aleatorio y se hace pesado a la larga ya que cuando te quedas sin ganzúas tienes que esperar un tiempo a que se reestablezcan para jugar a un nivel. Esto implica que, salvo que pagues, hay ocasiones en las que no puedes jugar a ningún nivel.

En cualquier caso, se trata de un juego fresco, con gráficos brillantes, música deliciosa, y controles muy cómodos para una pantalla táctil. Los únicos puntos negativos son el sistema freemium que ralentiza el ritmo del juego y, en ocasiones, te impide seguir jugando por un tiempo.

El juego se puede descargar gratuitamente desde la Apple App Store para iPhone e iPad, y también está disponible en Android. Nosotros hemos probado el juego en un iPad Air 2, donde corre con gran suavidad.