Análisis del Samsung Galaxy S10+ a fondo y opinión


¡Oferta! Auriculares inalámbricos 🎧TaoTronics S60 con cancelación de ruido por 44,99€ con cupón SKBM2TG5 [ Amazon ]

Ir a página

Precio y competidores

El Samsung Galaxy S10+ llega con un precio oficial de 1.009€ con 8GB/128GB, 1.259€ con 8GB/512GB y 1.609€ con 12GB/1TB. El Galaxy S10 con una pantalla ligeramente más pequeña y una única cámara frontal posee un precio de 909€ para 8GB/128GB.

Si nos fijamos en otros teléfonos de gama alta, tenemos varias opciones interesantes en la gama alta que pueden competir frente al Galaxy S10+, entre las que destacamos las siguientes.

El Huawei Mate 20 Pro (709,99 €) es un smartphone interesante ya que cuenta con una pantalla OLED de 6.4″, lector de huella integrado en la propia pantalla, reconocimiento facial 3D, procesador Kirin 980, 6GB de RAM, 128 GB de almacenamiento ampliable mediante NM Card (un formato propietario de Huawei), cámara frontal de 24MP, cámara trasera triple 40+20+8MP y batería de 4.200 mAh.

El Pixel 3 XL (949 €) es el smartphone insignia de Google y cuenta con una pantalla OLED de 6.3″, procesador Snapdragon 845, 4GB de RAM, 64/128GB de almacenamiento, cámara trasera de 12MP, cámara frontal dual de 8MP+8MP, lector de huella trasero y batería de 3.430 mAh.

No podemos dejar de hablar del iPhone XS (1.159 EUR), que posee una pantalla OLED de 5.8″ que ocupa casi todo el frontal (salvo el recorte de la parte superior), procesador A12 Bionic y una cámara dual de 12MP con excelente rendimiento.

Recientemente se han presentado nuevos smartphones el MWC 2019 como el Sony Xperia 1 o el LG V50 ThinQ. A falta de probarlos, pueden ser también opciones interesantes si buscas un smartphone premium y no tienes excesiva prisa.

Conclusiones

Cualquier fabricante sueña con lanzar un smartphone que sea todo pantalla pero, a día de hoy, todos se encuentran con el mismo problema: dónde colocar la cámara frontal.

Algunos han recurrido a diseños deslizantes o cámaras emergentes, pero la mayoría han optado por crear una muesca en la pantalla. Samsung ha preferido huir de la muesca tradicional y el Galaxy S10+ cuenta con un panel Infinity-O con un orificio donde se sitúa la cámara frontal doble.

Como resultado, ha conseguido reducir los marcos superior e inferior de manera notable y el Galaxy S10+ es uno de los smartphones con mejor ratio de pantalla-a-cuerpo en torno a 93% según Samsung (un 89% según GSM Arena).

Aunque a primera vista el orificio de la pantalla llama bastante la atención, con el tiempo acabas ignorándolo.

Cuando usamos apps, la barra superior de notificaciones es algo más alta y cubre la franja de la cámara por completo, mientras que cuando vemos vídeos en horizontal, la cámara se oculta en una franja negra vertical.

Potencialmente podríamos encontrar algún problema con juegos que se ejecutan a pantalla completa 19:9 y que muestren información en esa zona.

En este aspecto, quizás hubiera sido mejor idea colocar la cámara al otro lado para que en horizontal quedara abajo a la izquierda.

El Samsung Galaxy S10+ presenta un diseño muy atractivo con un chasis de aluminio (confieso que me hubiera gustado ver acero) bastante delgado y una cubierta trasera en dos acabados: cristal negro (versión de 128GB) y cerámica blanca o negra (versiones de 512GB o 1TB). El modelo que hemos probado es el de cristal y, como era de esperar, atrae bastante a las huellas y la suciedad.

Otra de las novedades interesantes del Galaxy S10+ es la presencia de un lector de huella ultrasónico debajo de la pantalla. La tecnología ultrasónica es más segura que la óptica que vemos en otros smartphones (crea un modelo 3D en vez de 2D) y menos sensible a la humedad o el sudor en los dedos.

El reconocimiento de la huella es bastante rápido siempre que aciertes a colocar el dedo en el lugar adecuado, lo cual no siempre es fácil porque con la pantalla apagada (o en modo Always On Display) no está marcada la zona del sensor salvo que toques la pantalla.

Samsug también ha incorporado un sistema de reconocimiento facial que, pese a no ser 3D, hemos sido incapaces de engañar con una careta (otros buques insignia cayeron antes). El reconocimento de iris, sin embargo, ya no está presente aunque no lo echaré de menos.

 

La pantalla del Samsung Galaxy S10+ es, un año más, espectacular. La compañía ha incorporado un nuevo panel Dynamic AMOLED con soporte HDR10+ y ha simplificado los modos de color para ofrecer solo dos opciones llamadas Natural e Intenso que están calibradas para cubrir el 100% de los espacios de color sRGB y DCI P3 respectivamente.

Con el modo de color sRGB la fidelidad del color es excelente, mientras que el modo Intenso produce colores algo sobresaturados, como es lógico dado que la mayoría de apps están diseñadas pensando en el espacio sRGB y no DCI P3.

La pantalla del Samsung Galaxy S10+ ofrece negros puros y unos amplios ángulos de visión, aunque la pantalla tiende a verse más oscura en los laterales curvados, sobre todo con fondos de pantalla blanca.

El brillo de la pantalla es el más alto que hemos medido en un panel OLED ya que alcanza los 694 nits con un 100% de la pantalla blanca — hemos llegado a medir 1.000 nits al reducir el área iluminada a un 10%.

Por supuesto, Samsung incorpora la funcionalidad Always On Display, que muestra la hora y los iconos de notificaciones pendientes de leer, y ha implementado el doble toque para encender la pantalla.

El rendimiento del Galaxy S10+ es brutal, como era de esperar dado que es uno de los primeros smartphones en incorporar la nueva generación de chips de gama alta de Qualcomm y Samsung para 2019.

El procesador Exynos 9820 que llega a Europa viene acompañado por unos generosos 8GB de RAM o, en el caso de la variante con 1TB de almacenamiento, una cantidad indecente de 12GB de RAM.

Tanto en los benchmarks como en nuestra experiencia en el día a día, el Samsung Galaxy S10+ es toda una bestia en rendimiento y las apps se mueven con total fluidez. También he probado juegos 3D exigentes como Asphalt 9, Dead Effect 2 y PUBG que se mueven con tasas estables de 30 o 60 FPS, según las limitaciones decada juego, en el modo de calidad máxima.

El Samsung Galaxy S10+ llega con 128 GB, 512 GB o 1 TB de almacenamiento eUFS 2.1, aunque me hubiera gustado ver aquí el rapidísimo almacenamiento eUFS 3.0 que debutará con el Samsung Galaxy Fold. El almacenamiento interno es ampliable mediante tarjetas micro-SD de hasta 512GB, aunque Samsung sigue sin habilitar la función “Adoptable Storage” de Android.

El Samsung Galaxy S10+ no es compatible con redes 5G — próximamente saldrá a la venta un Galaxy S10 5G que sí que lo será — pero ofrece soporte LTE Cat. 20 hasta 2 Gbps. Como novedad, el Galaxy S10+ soporta WiFi 6 (802.11ax), el nuevo protocolo para redes WiFi que no solamente aumenta la velocidad sino que está pensado para conectar una gran cantidad de dispositivos a la vez.

 

Samsung ha dotado al Galaxy S10+ de una batería de 4.100 mAh, una cantidad elevada teniendo en cuenta que nos encontramos ante un smartphone bastante delgado.

En mis pruebas, el Galaxy S10+ ha obtenido unos resultados buenos de autonomía, a la altura de los mejores smartphones. En la práctica, no deberías tener problema para llegar al final del día con una buena cantidad de batería restante.

Con lo que no he quedado tan entusiasmado es con el sistema de carga rápida  Adaptive Fast Charging de 15W (compatible con Quick Charge 2.0), ya que otros fabricantes vienen incorporando desde hace tiempo sistemas de carga mucho más rápidos.

El Galaxy S10+ tarda en cargar 1 hora y 38 minutos mientras que, por ejemplo, el Huawei Mate 20 Pro con batería de 4.200 mAh tarda en cargar 1 hora. Este es uno de los pocos aspectos en los que Samsung está por detrás de sus competidores.

Samsung ha incorporado carga inalámbrica y, por primera vez, permite además cargar otros dispositivos de manera inalámbrica (por ejemplo, smartphones u otros accesorios). Esto puede venir bien si un amigo se ha quedado sin batería (y te sientes generoso).

En el aspecto multimedia, el Galaxy S10+ destaca por contar con altavoces estéreo, que emiten un sonido de gran potencia y buena calidad. El smartphone ofrece sonido surround  Dolby Atmos, que puede disfrutarse tanto con auriculares como con los altavoces del propio teléfono.

Samsung ha lanzado el Galaxy S10+ con Android 9 Pie y, por encima, la nueva capa de personalización Samsung One UI que busca simplificar el uso del smartphone y hacer más accesibles los botones y controles más utilizados.

Samsung ha eliminado casi todas las aplicaciones propias que venían antiguamente pre-cargadas pero puedes acceder a todas ellas desde la Tienda Galaxy. Algunas apps, como la de Música, merecen la pena ser descargadas.

El Samung Galaxy S10+ cuenta con una gran cantidad de funcionalidades software por encima de Android como el control por gestos, los modos de ahorro de energía, la carpeta segura, la mensajería dual, las Game Tools, los paneles Edge, Samsung Pass o Samsung Pay.

Por supuesto, el asistente virtual Bixby sigue presente en el Galaxy S10+ y ahora, por fin, entiende castellano así que podemos dirigirnos a él mediante la voz para que ejecute acciones del sistema, rutinas, etc.

Otra de las funcionalidades interesantes de Samsung es DeX, que permite utilizar el teléfono como si fuera un ordenador con solo conectarlo mediante un cable HDMI a una pantalla y, opcionalmente, a un teclado y ratón por Bluetooth.

 

Samsung ha incorporado tres cámaras en la parte trasera del Galaxy S10+ que ofrecen una gran versatilidad ya que permiten tomar capturas en ultra gran angular (16MP f/2.2), gran angular (12MP f/1.5 o f/2.4) y teleobjetivo (12MP f/2.4).

El rendimiento de la cámara estándar del Samsung Galaxy S10+ es excelente, tanto en condiciones de buena luz como por la noche, aunque no nos atreveríamos a decir que sea mejor que el Pixel 3 XL, el iPhone XS o el Huawei Mate 20 Pro. Todo depende de la situación.

En cuanto a las cámaras ultra gran angular y teleobjetivo, permiten tomar capturas que, de otra forma, serían imposibles, por lo que son un añadido muy interesante si te gusta la fotografía.

Samsung ha añadido una funcionalidad llamada Optimización de Escenas que, mediante IA, detecta una escena y aplica ciertos ajustes de manera automática. Esto se nota especialmente a la hora de capturar comida o vegetación, ya que los colores se intensifican.

Samsung también ha incorporado un modo llamado Enfoque Dinámico que permite desenfocar el fondo de una fotografía para recrear el conocido efecto bokeh. A posteriori es posible modificar el grado de desenfoque y añadir efectos artísticos. La cámara hace un buen trabajo a la hora de separar el sujeto del fondo aunque, como es habitual, el pelo suele ser problemático

Algunas fotografías tomadas con las cámaras traseras del Galaxy S10+ (galería completa en Flickr)

 

La cámara frontal del Samsung Galaxy S10+ cuenta con un sensor de 10MP y apertura f/1.9 y un sensor de 8MP para medición de profundidad que permite tomar selfies con el modo de Enfoque Dinámico que desenfoca el fondo. La calidad de la imagen es de lo mejor que hemos visto en cámaras frontales.

Algunas fotografías tomadas con las cámaras frontales del Galaxy S10+ (galería completa en Flickr)

 

La cámara trasera del Samsung Galaxy S10+ es capaz de grabar vídeo en resolución UHD (3840×2160) a 30/60fps, Full HD (1920×1080) a 30/60fps y HD (1280×720), mientras que la cámara frontal puede grabar vídeos en formatos. La cámara frontal también es capaz de grabar vídeos en formato UHD, Full HD y HD a 30fps.

Por primera vez, el Samsung Galaxy S10+ permite grabar vídeo HDR10+ a 30fps con un mayor contraste y colorido.

En las pruebas que he realizado grabando vídeos, la calidad de imagen ha sido excelente en todos los modos, destacando especialmente la estabilización de la imagen (aunque no está disponible en UHD a 60fps).

Por último, no queremos dejar de nombrar los AR Emoji, la funcionalidad que permite crear avatares a nuestra imagen y semejanza y, posteriormente, animarlos con nuestros movimientos faciales.

Ahora Samsung ofrece nuevas funcionalidades como que la cabeza del Emoji reemplace la cabeza real de una persona. No deja de ser una curiosidad bastante bien llevada a la práctica.

Tras este largo análisis, mi conclusión es que el Samsung Galaxy S10+ es un smartphone impresionante en diseño, rendimiento y fotografía, al que difícilmente se le pueden sacar pegas.

Su precio, sin embargo, no está al alcance de cualquier bolsillo, ya que tendrás que desembolsar 1.009€ para la variante de 8GB/128GB, 1.259€ para 8GB/512GB y 1.609€ para 12GB/1TB.

Lo mejor:

  • Diseño atractivo con una gran pantalla con marcos muy estrechos y un elevado ratio de pantalla a cuerpo.
  • Pantalla de 6.4″ con panel Dynamic AMOLED con soporte HDR10+ que ofrece una excelente nitidez, contraste, brillo, fidelidad de color y ángulos de visión.
  • Pantalla Always On Display que muestra notificaciones e información relevante en todo momento.
  • Rapidez en el manejo del teléfono gracias a un potente procesador Exynos 9820 y 8/12 GB de RAM. Apenas se calienta con cargas elevadas.
  • Almacenamiento muy rápido y ampliable mediante tarjeta micro-SD hasta 512GB (aunque ocupa el espacio de la segunda SIM)
  • Cámara principal muy versátil (gran angular, ultra gran angular y teleobjetivo 2X) con excelente rendimiento. Grabación de vídeo UHD@30fps HDR y UHD@60fps.
  • Cámara frontal doble con auto-enfoque, enfoque dinámico y excelente calidad de imagen.
  • Interfaz Samsung One UI más sencilla y con mejoras interesantes sobre Android como Game Tools, Carpeta Segura, Mensajería Dual, modos de Ahorro de Energía, Samsung Pass, control por gestos, etc.
  • Sistema de pagos desde el móvil Samsung Pay bastante extendido
  • Capacidad Dual SIM para utilizar nanoSIM + micro-SD o, si prefieres, dos nanoSIM
  • Lector de huella integrado bajo la pantalla que desbloquea el teléfono de manera rápida y cómoda. Reconocimiento facial cómodo de utilizar.
  • Buena autonomía gracias a una batería de 4.200 mAh.
  • Soporte de carga inalámbrica y entrega inalámbrica de energía (Wireless Power hare).
  • Sonido potente con altavoces estéreo y compatible con Dolby Atmos. Conector de auriculares de 3.5mm y auriculares AKG incluidos en la caja
  • Resistencia frente al polvo y el agua
Lo peor:
  • El acabado en cristal negro atrae la suciedad y huellas dactilares
  • Carga rápida más lenta que la que ofrecen otros smartphones de gama alta.
  • La barra de notificaciones es más alta de lo normal ya que ocupa toda la franja de la cámara frontal, lo que reduce el área útil de pantalla
  • Sin radio FM, emisor de infrarrojos o LED de notificaciones
  • Precio al alcance de pocos bolsillos

Galería de fotografías del Samsung Galaxy S10+

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

    

Nota: El teléfono Samsung Galaxy S10+ ha sido cedido amablemente por Samsung España para la realización de este análisis.

Ir a página