El Samsung Galaxy Fold será muy difícil de reparar pero no por lo que imaginas

El próximo Samsung Galaxy Fold será bastante complicado de reparar, pero no por la razón que uno pensaría.

La pantalla plegable de 7,3” se puede quitar con facilidad, según un desmontaje que apareció en Weibo a principios de esta semana. Sin embargo, la dificultad reside en la pantalla frontal de 4,6 pulgadas, ya que es el componente que se rompe durante el desmontaje del dispositivo.

En cualquier caso, no se trata de un smartphone que quieras llevar a arreglar a la tienda de la esquina.

El mecanismo de bisagra, por ejemplo, consta de cinco componentes y el daño a uno de ellos podría inutilizar el dispositivo.

La bisagra debe alinearse con una precisión exquisita ya que, de lo contrario, la pantalla, el mecanismo de plegado y otros componentes podrían resultar dañados y la factura de reparación, ya de por sí cara, se dispararía por las nubes.