Quitar este panel

Análisis del iPhone XS a fondo y opinión

💿 ¡Oferta Verano! Windows 10 Enterprise por solo 19€ y más ofertas [ Ver cupón ]

¿No tienes tiempo de leer el análisis completo? Dirígete directamente a la sección de Conclusiones para conocer lo que más y lo que menos nos ha gustado del iPhone XS.

El año pasado, Apple lanzó su smartphone más innovador de los últimos tiempos, el iPhone X y este año, a principios de septiembre, la compañía presentó a sus sucesores: iPhone XS y XS Max.  Ambos modelos son idénticos salvo en el tamaño de la pantalla, que se mantiene en 5.8″ en el XS pero da el salto hasta las 6.5″ en el caso del XS Max.

El iPhone XS presenta un diseño calcado al del iPhone X, con un chasis de acero, una cubierta trasera de cristal resistente y una gran pantalla con muesca rodeada por marcos estrechos.

A pesar de que por fuera no hay cambios aparentes, el iPhone XS llega con novedades importantes en su interior, como el nuevo y potentísimo procesador A12 Bionic de 7nm, una cámara trasera más luminosa, altavoces estéreo más potentes, carga inalámbrica más rápida, soporte para Dual SIM y mayor autonomía de la batería.

Por gentileza de Apple, hemos tenido oportunidad de probar el iPhone XS durante varias semanas y, a continuación, os traemos nuestro análisis a fondo sobre este nuevo dispositivo.

 

Índice de secciones

  1. Diseño
  2. Pantalla
  3. Hardware
  4. Face ID
  5. Batería
  6. Software
  7. Multimedia
  8. Cámara
  9. Llamadas de voz
  10. Precio
  11. Conclusiones


Diseño y Construcción

Como viene siendo habitual en los iPhone que llevan la letra ‘S’ en el nombre, el iPhone XS presenta pocas diferencias de diseño respecto a los del año anterior ya que las principales novedades se concentran en el interior.

El nuevo iPhone XS es un calco en cuanto a diseño del iPhone X, hasta el punto de que resulta prácticamente imposible diferenciarlos a simple vista salvo por un pequeño detalle del que hablaremos más adelante (alerta de spoiler: fíjate en el chasis).

Comenzando por el frontal, el iPhone XS llega con una gran pantalla de 5.8″ con relación de aspecto 19.5:9.

La presencia de una muesca («notch») en la zona superior de la pantalla supuso una gran novedad el año pasado que agitó la industria. A pesar de sus detractores, el uso de la muesca se ha impuesto y son pocos los fabricantes que todavía se resisten a incorporarla.

Personalmente, no veo ningún problema al uso de la muesca ya que ocupa una zona de la pantalla que tradicionalmente ha estado bastante desaprovechada en iOS y, permite aprovechar mejor el frontal.

Si bien otros fabricantes han implementado muescas de tamaño más pequeño, la gran anchura de la muesca de los iPhone viene determinada por la presencia del sistema de reconocimiento facial Face ID, que requiere componentes adicionales.

A pesar de que muchos fabricantes han adoptado la muesca, ninguno ha conseguido eliminar el marco por debajo de la pantalla como lo ha hecho Apple. La pantalla OLED del iPhone XS se dobla en la parte inferior del teléfono para que los conectores no ocupen espacio debajo de un marco inferior sino en un plano inferior paralelo a la pantalla.

El chasis del iPhone XS está hecho de acero inoxidable

 

El chasis del iPhone XS no es de aluminio, como en otros smartphones, sino que Apple ha optado por acero inoxidable, mucho más resistente ante caídas y golpes. He llevado durante un año un iPhone X sin funda, también con chasis de acero, y lo único que se nota son pequeños arañazos pero no presenta ningún otro daño.

La parte de atrás del iPhone XS ofrece un acabado en vidrio, que le aporta un aspecto muy atractivo. Apple afirma que el vidrio utilizado en la parte frontal y posterior del iPhone XS es el más resistente jamás usado en un smartphone, aunque obviamente ante una caída fuerte no podemos esperar milagros.

Las huellas no quedan apenas marcadas en el cristal trasero del modelo color plata que he probado, por lo que no tendrás que limpiar el dispositivo continuamente.

El iPhone XS cuenta con un frontal dominado por la pantalla y una cubierta trasera de vidrio

 

El uso de vidrio hace innecesaria la presencia de las anti-estéticas bandas de antena que encontramos en otros smartphones de metal. Ahora solamente hay unas pequeñas bandas en los bordes laterales ya que el metal, a diferencia del cristal, no deja pasar las ondas.

El iPhone XS está disponible en colores gris espacial, plata y, como novedad, en color dorado. Las tres variantes tienen un frontal de color negro, pero tanto el marco de acero como la parte de atrás reflejan el color elegido.

El iPhone XS posee un diseño con una gran pantalla frontal

 

Aunque el iPhone XS posee una pantalla de 5.8″, la ausencia de marcos hace que su tamaño sea bastante compacto. No podemos decir lo mismo del iPhone XS Max de 6.5″, que se siente bastante más grande y pesado en la mano pero, a cambio, ofrece una pantalla gigante.

Personalmente he tenido bastantes dudas a la hora de decidirme entre el XS o XS Max. Finalmente, a pesar de ser un antiguo usuario de los modelos Plus, he optado por el  iPhone XS ya que considero que la pantalla de 5.8″ es suficiente para mí y valoro la comodidad de llevar el iPhone XS en cualquier bolsillo sin apenas notarlo y teclear con una sola mano. En todo caso, es cuestión de preferencias personales.

La desventaja del ratio alargado de pantalla es que resulta más complicado alcanzar la zona superior. Si la altura de la pantalla te supone un problema, iOS incorpora la funcionalidad “Fácil Alcance” que hace que la mitad superior de la pantalla descienda.

En el iPhone XS esta función no viene activada por defecto, sino que debemos hacerlo en las opciones de Accesibilidad. La forma de invocarla es arrastrando la pantalla hacia abajo cerca del extremo inferior, pero en mi experiencia no siempre funciona a la primera.

El iPhone XS posee un tamaño compacto que lo hace muy cómodo de manejar

 

El iPhone XS posee unos bordes laterales redondeados, por lo que se siente muy cómodo en la mano al sujetarlo. Su anchura hace que se agarre con comodidad, y no resulta para nada resbaladizo a pesar de su cubierta trasera de cristal.

La cámara trasera sobresale de la superficie del teléfono, lo que hace que el teléfono baile ligeramente al teclear mientras está apoyado sobre una mesa. Si te preocupa que se pueda rayar el cristal de la cámara, puedes estar tranquilo porque está protegido por zafiro (y el zafiro solo puede ser rayado por diamante o por otro zafiro).

A continuación vamos a revisar los cuatro lados del iPhone XS para ver qué elementos encontramos.

En la parte superior no encontramos ningún botón ni conector, salvo una línea de antena que, por cierto, no estaba presente en el iPhone X.

 

En la parte inferior está el conector Lightning y el altavoz al lado derecho. Apple ha decidido romper la simetría este año eliminando dos de los orificios para incluir una línea de antena, que tampoco estaba presente en el iPhone X.

 

En el lateral derecho encontramos el botón de encendido y el compartimento para la tarjeta nanoSIM, con una bandeja que se extrae al introducir un objeto punzante incluido en la caja del teléfono. En los extremos encontramos dos pequeñas líneas de antena.

 

Por último, en el lateral izquierdo está el interruptor para activar el modo Silencio y los dos botones para controlar el volumen. En los extremos también encontramos dos pequeñas líneas de antena.

 

Mientras que el iPhone X contaba con resistencia al agua IP67, el iPhone XS presume de un mayor aislamiento frente a líquidos gracias a la certificación IP68. Esto significa que puede ser sumergido a 1,5 metros durante un máximo de 30 minutos sin sufrir daños.

Apple afirma que ha probado a derramar todo tipo de líquidos como zumos, café y otros sobre el iPhone XS para comprobar su resistencia. Por tanto, no tendremos que preocuparnos si se derrama una bebida encima de nuestro iPhone XS o si, por accidente, se cae a la bañera o a la piscina. Incluso podemos optar por lavarlo debajo del grifo si se ensucia, lo cual resulta bastante práctico.

Ahora bien, no debemos olvidar que la garantía no cubre los daños por agua, por lo que no deberías sumergir el teléfono salvo por accidente — nada de fotografías bajo el agua en la piscina o en el mar.

El iPhone XS aguanta chapuzones como este sin ningún problema

Pantalla

El iPhone XS llega con un espectacular panel OLED de 5,8″ con resolución Super Retina HD (2436 x 1125 píxeles), que ofrece una elevada densidad de píxeles de 458 ppp.

Si bien es cierto que algunos smartphones de gama alta incorporan resoluciones más altas, como QHD (2.560 x 1.440 píxeles) o incluso 4K, la mejora en nitidez frente al iPhone XS es totalmente imperceptible.

Las pantallas OLED ofrecen otras mejoras visuales respecto a LCD como un tiempo de respuesta más rápido, menor pérdida de brillo desde ángulos extremos, mayor amplitud cromática y mejor uniformidad de la imagen debido a la ausencia de las variaciones en la retroliluminación que experimentan las pantallas LCD.

Por otro lado, en una pantalla OLED, es posible iluminar de forma independiente cada sub-píxel. Esto significa que las pantallas OLED son más eficientes en consumo energético que las LCD para la mayoría de los contenidos.

Además, las pantallas OLED pueden ofrecer un brillo máximo más elevado ya que pueden concentrar toda la energía en únicamente los sub-píxeles iluminados. Ahora bien, a la hora de mostrar una imagen blanca o casi blanca a pantalla completa, las pantallas LCD siguen siendo más brillantes y más eficientes.

El panel OLED del iPhone XS utiliza una matriz de tipo Pentile, en el que los sub-píxeles rojo, verde y azul no están dispuestos uno a continuación del otro en una hilera sino que están colocados formando rombos, como se puede apreciar en la siguiente imagen.

Matriz de sub-píxeles de la pantalla del iPhone XS

 

El iPhone XS es capaz de mostrar los dos espacios de color más importantes de la industria: el espacio sRGB / Rec. 709, que es el estándar utilizado por la mayoría de las apps, y el más amplio DCI-P3 que se emplea en la industria del cine. El rango de colores del DCI-P3 es un 26 un por ciento superior al del espacio sRGB / Rec. 709.

El iPhone XS cuenta con un sistema automático de gestión de color que conmuta automáticamente al espacio DCI-P3 cuando el contenido a mostrar así lo requiere. De esta forma, los colores se ven siempre de forma correcta, ni sobre-saturados ni infra-saturados.

Además, el iPhone XS es compatible con la reproducción de contenidos HDR10 y Dolby Vision que expanden el color, contraste y brillo para una mejor experiencia visual. A día de hoy, ya es posible disfrutar de películas y vídeos con esta tecnología en iTunes, Netflix e incluso YouTube.

Para analizar la calidad de la pantalla del iPhone XS hemos realizado diversas pruebas con el software profesional CalMAN Ultimate y un colorímetro X-Rite i1Display Pro.

El brillo máximo que hemos medido en la pantalla del iPhone XS muy elevado, ya que se encuentra alrededor de los 617 nits según nuestras propias mediciones (Apple habla de un valor máximo típico de 625 nits en su hoja de características).

El brillo máximo de la pantalla del iPhone XS se encuentra ligeramente por encima de otros smartphones de gama alta con pantalla OLED como el Huawei Mate RS Porsche Design (614 nits), el Galaxy Note9 (613 nits) o LG V30 (552 nits). Aunque está por debajo del iPhone X, una diferencia tan pequeña puede explicarse por la variabilidad d elas mediciones.

 

En este punto merece la pena recordar que estamos midiendo el brillo sobre un rectángulo blanco que ocupa el 100% de la pantalla. Debido al funcionamiento de un panel OLED, si reducimos el tamaño del cuadrado blanco, el brillo se incrementa ya que hay menos píxeles a iluminar.

Hemos sido capaces de medir un brillo de hasta 670 nits en la pantalla del iPhone XS al reducir el tamaño del rectángulo a un 25% — por debajo de este tamaño, el rectángulo es demasiado pequeño para nuestro colorímetro.

Centrándonos en la reproducción del color, la fidelidad del panel del iPhone XS es espectacular ya que el error medio en la reproducción de los colores es de tan solo 1 dE (un valor por debajo de 4 dE se considera excelente y por encima de 9 se considera inaceptable) y el error máximo se queda en tan solo 3 dE. El valor de gamma es bueno, 2.4, bastante cercano al valor deseado de 2.2.

 

La pantalla del iPhone XS muestra un color negro totalmente puro, ya que los paneles OLED son capaces de no encender cada sub-píxel. De hecho, nuestro colorímetro no ha medido ningún nivel de brillo al mostrar el color negro, lo que significa que el contraste es, teóricamente, infinito (Apple habla de 1.000.000:1, que viene a ser lo mismo)

El iPhone XS cuenta con la funcionalidad True Tone para ajustar el balance de blanco a la luz ambiental. El dispositivo cuenta con unos sensores de luz ambiental de cuatro canales que ajustan el balance de blancos en función del color de la luz que ilumina la habitación para que la pantalla se comporte como una hoja de papel, que absorbe la luz del entorno.

La tecnología True Tone pasa desapercibida pero basta con desactivarla para notar la diferencia, sobre todo cuando estamos en un entorno iluminado por luz artificial con un cierto tono de color — por ejemplo, una lámpara en casa.

Con la funcionalidad True Tone desactivada, la temperatura de color resulta ser 6.450ºK, lo que implica un valor muy cercano al blanco ideal de 6.500 ºK. Al activar True Tone, el tono de la pantalla se adapta perfectamente al entorno.

La pantalla del iPhone XS es espectacular en todos los aspectos analizados

 

El iPhone XS ofrece un modo Noche que cambia el balance de blancos de la pantalla para reducir la emisión de luz azul, ya que según ciertos estudios afecta negativamente al sueño El iPhone XS permite ajustar el nivel de luz azul emitido por la pantalla, así como programar el encendido y apagado de este modo de pantalla.

Las pantallas OLED tienen la ventaja de que el brillo se reduce en menor medida al observar la pantalla desde un ángulo que las pantallas LCD pero, a cambio, los colores sufren una mayor distorsión (siendo un caso bastante extremo la pantalla del Pixel 2 XL).

El iPhone XS ofrece unos ángulos de visión muy amplios, tanto en cuanto al brillo, que apenas se ve afectado, como en cuanto a los colores, que solo cambian ligeramente de tono al observar la pantalla desde un ángulo extremo.

Una funcionalidad interesante de la pantalla es que se enciende con solo un toque con el dedo, lo que resulta muy cómodo para comprobar notificaciones. Lamentablemente, a pesar de contar con una pantalla OLED, Apple no ha implementado la funcionalidad de Pantalla Siempre Activa que encontramos en otros teléfonos.

Hardware y rendimiento

El iPhone XS estrena el nuevo procesador A12 Bionic de Apple, que destaca por ser el primer chip construido en 7 nm que está disponible comercialmente en un smartphone. Si bien es cierto que Huawei anunció el Kirin 980 unos días antes, todavía no hay ningún smartphone que lo incorpore.

Un tamaño de transistor más pequeño implica un menor consumo energético, por lo que cabe esperar una mejor autonomía en el iPhone XS que en modelos anteriores.

El procesador A12 Bionic tiene seis núcleos de CPU: dos de alto rendimiento (un 15% más rápidos que los del A11) y cuatro de bajo consumo (hasta un 50% menos consumo que los del A11) que están pensados para tareas menos exigentes.

En cuanto a rendimiento, el A12 Bionic es hasta un 15 por ciento más rápido y consume un 40 por ciento menos de energía que el iPhone X del año pasado. Al utilizar los núcleos de bajo consumo, emplea un 50 por ciento menos de energía, lo cual es clave para aumentar la autonomía.

El A12 Bionic también llega con una nueva GPU de cuatro núcleos que ha sido desarrollada por Apple y es un 50 por ciento más rápida que la del iPhone X.

También cuenta con un motor neural para ejecutar tareas de machine learning y software de inteligencia artificial se utiliza para reconocer caras, entender comandos de voz o identificar objetos. El nuevo motor neural es capaz de ejecutar 5.000 millones de operaciones por segundo, mientras que el A11 del año pasado «solo» ejecutaba 600 millones.

Otro cambio interesante es la capacidad de gestión de almacenamiento, ya que ahora puede controlar hasta 512 GB de memoria flash. A modo ilustrativo, esta capacidad equivale a unas 200.000 fotografías.

Aunque Apple no proporciona información sobre la cantidad de memoria RAM de sus iPhone, cualquier herramienta de benchmark revela que el iPhone XS llega con 4GB de RAM, lo que supone 1GB más que el modelo del año pasado.

El rendimiento del iPhone XS en los benchmarks es espectacular

 

A continuación, vamos a ver en los benchmarks cómo se comporta el iPhone XS frente a otros rivales de gama alta.

En el benchmark AnTuTu ha conseguido 361.431 puntos, una puntuación muy elevada que arrasa frente al resto de smartphones de gama alta.

 

En el benchmark Geekbench 4 ha conseguido 4.820/11.193 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo.

Estos resultados confirman que el rendimiento de cada núcleo individual del chip A12 Bionic es espectacular aunque, pero también lo es el rendimiento cuando todos los núcleos funcionan a la vez.

 

Centrándonos en las capacidades 3D, en la prueba SlingShot de 3DMark el iPhone XS ha obtenido unos resultados excelentes aunque algunos smartphones Android superan su rendimiento.

 

En la prueba GFXBench, el iPhone XS ha logrado unos resultados muy elevados en comparación con otros smartphones.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el iPhone XS ofrece un resultado espectacular. Las pruebas con Vulkan no se han llevado a cabo ya que es una API propia de Android.

 

Los benchmarks han demostrado que el rendimiento del chip A12 Bionic del iPhone XS es extraordinario. Su rendimiento supera ligeramente al iPhone X del año pasado y está a la par o por encima de los grandes smartphones Android por el momento en muchos aspectos.

Dejando a un lado los benchmarks, el comportamiento del iPhone XS es ejemplar.

La interfaz de iOS 12 se mueve con gran fluidez y las aplicaciones se abren y se mueven rápidamente, sin ningún signo del temido lag que encontramos en otros smartphones.

Tampoco he experimentado ningún problema a la hora de hacer multi-tarea, siendo posible jugar a un título 3D exigente mientras se descargan e instalan actualizaciones de apps en segundo plano.

He probado unos cuantos juegos, tanto 2D como 3D, y el iPhone XS se ha comportado a la perfección, moviendo los gráficos con gran rapidez a tasas de FPS elevadas. Un buen ejemplo es Fortnite, un juego 3D multi-jugador muy exigente que se mueve con gran suavidad en el iPhone XS.

Mientras que el año pasado muchos juegos todavía no estaban adaptados a la nueva relación de aspecto del iPhone X, ahora esto ya no es un problema y todos los juegos recientes se han adaptado al nuevo formato de pantalla.

Como cualquier smartphone de gama alta, la parte de atrás del iPhone X se calienta al jugar durante un largo período de tiempo. Tras jugar algunas partidas a Fortnite, he medido temperaturas alrededor de 41ºC en la zona de la cámara de la superficie trasera.

El rendimiento del iPhone XS en juegos 3D exigentes como Fortnite es excelente

 

¿Se nota la mejora de rendimiento frente al iPhone X? A primera vista, la mayor potencia del A12 Bionic pasa desapercibida ya que no se nota una mejora sustancial de velocidad con respecto al iPhone X (que, por otro lado, ya era muy rápido).

La mayor potencia del chip A12 Bionic se nota en cosas que no son apreciables a simple vista. Por ejemplo, la cámara del iPhone XS incorpora un nuevo modo de disparo llamado HDR Inteligente que requiere muchos más cálculos y ofrece un nuevo sistema de estabilización de vídeo que funciona incluso a [email protected] También Face ID es ahora ligeramente más rápido que en iPhone X.

Este año, el iPhone XS se comercializa en tres variantes de 64, 256 y 512 GB de almacenamiento.

Apple no ofrece la posibilidad de ampliar el espacio mediante tarjetas micro-SD, por lo que debes escoger la capacidad de almacenamiento con cuidado, especialmente si tienes pensado capturar vídeos en resolución 4K a 60 FPS.

En el aspecto de conectividad, el iPhone XS va muy bien servido gracias a conectividad Wi-Fi 802.11a/b/g/n/ac (2.4 y 5 GHz), LTE/4G Gigabit, y Bluetooth 5.0.

El iPhone XS incorpora un chip NFC que puede ser activado con solo tener la pantalla encendida. Ahora basta con acercar el iPhone a una etiqueta NFC para que nos sugiera abrir una aplicación o página web.

El iPhone XS no posee radio FM, algo que puede echar para atrás a los usuarios que utilizan su smartphone para escuchar la radio analógica — aunque existen apps que permiten escuchar la radio consumiendo datos.

El iPhone XS soporta una gran cantidad de bandas de frecuencia, lo que garantiza que podremos disfrutar de altas velocidades de conexión 4G en cualquier país. Apple afirma que la conectividad celular ha mejorado, posiblemente debido a la presencia de dos líneas de antena adicionales, una en la parte superior y otra en la parte inferior.

En las pruebas que he realizado, la velocidad de conexión tanto por Wi-Fi como por 4G ha sido muy satisfactoria

Se alcanzaron 231 Mbps de bajada y 66 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra 300 Mbps de Vodafone, y 26 Mbps de bajada y 8 Mbps de subida con una conexión 4G de Movistar.

 

Por primera vez, el iPhone XS llega con funcionalidad Dual SIM, que Apple ha implementado de forma diferente a otros fabricantes.

El iPhone XS posee una única bandeja para la tarjeta SIM ya que la segunda SIM no es física sino una eSIM. Por lo tanto, necesitarás que al menos uno de los operadores que deseas utilizar sea compatible con el estándar eSIM para utilizar Dual SIM.

A día de hoy todavía hay pocos operadores compatibles con esta tecnología, pero la lista debería aumentar rápidamente. En España, Vodafone figura como el único operador compatible con la tecnología eSIM de Apple.

Para utilizar la eSIM, tienes que activar el plan móvil con un código QR proporcionado por el operador. Es posible almacenar más de una eSIM en el dispositivo, pero sólo podrás utilizar una a la vez. Por el momento, la funcionalidad de Dual SIM no está activa pero llegará en una próxima actualización de iOS 12 este año.


Face ID

El año pasado, Apple decidió abandonar el lector de huella dactilar Touch ID en favor del sistema de reconocimiento Facial ID, que se basa en la tecnología TrueDepth que reside en la muesca de la pantalla.

Un emisor proyecta 30.000 puntos de luz infrarroja sobre la cara del usuario y obtiene información suficiente sobre las facciones del usuario para reconocerle con fiabilidad y rapidez, incluso cuando el usuario lleva gafas o gorro, en condiciones de poca luz, o si se ha dejado de afeitar.

El registro inicial de la cara es extremadamente sencillo. Basta con mover la cabeza en círculo dos veces seguidas para que el iPhone registre tus facciones. Además, con cada desbloqueo, Face ID mejora el reconocimiento y se va adaptando a cambios en tu cara.

Con iOS 12, Apple ha añadido la posibilidad de registrar un aspecto alternativo en Face ID.Aunque puedes utilizarlo para dar acceso a tu iPhone a una persona cercana, el objetivo de esta funcionalidad es más bien facilitar el uso de Face ID a aquellas personas que cambian mucho su aspecto (por ejemplo, llevándolo un extremo, una persona que se disfraza de payaso los fines de semana).

De hecho, Apple advierte que si añades el rostro de otra persona la seguridad del sistema disminuye.

El proceso de registro de la cara para Face ID es muy rápido

 

El proceso de desbloqueo exige dos movimientos: uno para encender la pantalla (pulsando el botón de encendido o, simplemente, tocando la pantalla) y otro para arrastrar la pantalla hacia arriba.

Algunos se preguntan por qué Apple exige que arrastres la pantalla hacia arriba para desbloquear el teléfono. La respuesta es sencilla: si el iPhone se desbloquease nada más encender la pantalla, no verías nunca la pantalla de bloqueo con las notificaciones (que, en muchos casos, es lo único que quieres ver cuando enciendes la pantalla).

Lo más rápido para desbloquear el iPhone XS es dar un toque en la pantalla y, justo después, arrastrar la pantalla hacia arriba. Si haces los dos movimientos seguidos rápidamente, verás cómo en la pantalla aparece ‘Face ID’ y se abre el candado pero, la mayoría de las veces, el proceso ocurre tan rápido que no lo ves.

Según Apple, el iPhone XS es algo más rápido a la hora de identificar el rostro y desbloquear el teléfono en comparación con iPhone X. No obstante, la diferencia de velocidad es bastante pequeña y solo se nota si pones un iPhone X al lado, como en este vídeo.

El iPhone XS (derecha) reconoce el rostro con Face ID algo más rápido que el iPhone X (izquierda)

 

En mi opinión, el mayor inconveniente de Face ID es que no puedes desbloquear el iPhone XS estando apoyado horizontalmente sobre una mesa, salvo que pongas la cara justo encima o lo levantes de la mesa.

Apple permite ocultar el texto de las notificaciones de la pantalla de bloqueo hasta que detecta tu cara. En mi caso, dado que enciendo muchas veces la pantalla cuando está apoyado sobre una mesa, he optado por desactivar dicha funcionalidad para poder ver las notificaciones mientras trabajo o almuerzo.

Por suerte, es posible ocultar de la vista de extraños solo algunas notificaciones, por lo que es posible configurar que se muestren todas las notificaciones excepto, por ejemplo, las de WhatsApp u otras apps cuyos mensajes consideres más privados.

 

Face ID no falla prácticamente nunca en el reconocimiento. El único momento del día en el que tengo problemas con el reconocimiento es al despertarme ya que, como no llevo puestas gafas ni lentillas, tengo que acercarme el teléfono a la cara y, estando tan cerca, el reconocimiento falla.

Una medida de seguridad para evitar desbloqueos involuntarios es que Face ID necesita “tu atención”, lo que significa que el usuario debe tener sus ojos abiertos y mirando al dispositivo para que Face ID actúe. De esta forma, nadie podrá acceder a tu teléfono mientras duermes, por ejemplo.

El modelo 3D de la cara generado por Face ID no se almacena en la nube, sino localmente en el teléfono del usuario, por lo que está a salvo de posibles accesos a los servidores de Apple.

Face ID no solamente permite desbloquear el teléfono sino que también se puede utilizar para realizar pagos con Apple Pay o para acceder a aplicaciones de terceros. Cualquier app que funcionase con Touch ID, funciona ahora automáticamente con Face ID sin que los desarrolladores tengan que hacer nada.


Batería

Apple nunca proporciona detalles técnicos sobre la capacidad de la batería pero no hemos tardado mucho en averiguar que cuenta con una batería de 2.658 mAh con una forma bastante peculiar que se adapta a la forma de los componentes internos.

La capacidad total de la batería del iPhone XS es ligeramente inferior a la del iPhone X — 2.658 mAh frente a 2.716 mAh — aunque esta diferencia no debería preocuparnos dado que el procesador es mucho más eficiente.

La capacidad de la batería del iPhone XS se encuentra significativamente por debajo de la que ofrecen sus principales rivales con Android. Sin embargo, la arquitectura del procesador de Apple y el funcionamiento de iOS permiten a los iPhone ofrecer una autonomía similar a otros smartphones.

 

Apple asegura que la autonomía del iPhone XS es hasta 30 minutos superior a la del iPhone X. En comparación con el iPhone XS Max, sin embargo, la autonomía es inferior ya que este ofrece hasta 90 minutos más que el iPhone X.

En el día a día, con un uso bastante intenso del teléfono — sincronización de varias cuentas de correo electrónico, uso frecuente de WhatsApp/Telegram, consulta de Twitter y Facebook, navegación web y conexión permanente con un Apple Watch Series 4 — llego al final del día con cerca del 20% de batería si no lo he cargado durante el día.

La recarga nocturna es obligada pero, a día de hoy, es complicado sobrevivir sin cargar nuestro smartphone todas las noches.

No obstante, si necesitas más autonomía, siempre puedes hacerte con el iPhone XS Max, que como hemos comentado ofrece una hora más de vida de batería que el iPhone XS.

El iPhone XS es compatible con carga rápida con cable capaz de recargar un 50% en 30 minutos pero necesitarás un cargador más potente que el que llega en la caja para sacar el máximo provecho.

Me gustaría que Apple incluyese un cargador con esta tecnología en la propia caja, ya que es un engorro tener que hacerte con un cargador adicional.

Para lograr la carga más rápida, Apple recomienda utilizar uno de los cargadores USB-C de 29W, 30W, 61W o 87W o un adaptador USB-C de terceros que soporte USB Power Delivery.

Nosotros hemos optado por hacer la prueba con un cargador de 12W de iPad, que tiene un precio más asequible ya que cuesta 25 euros en la web de Apple y es posible que lo tengas en casa si eres usuario de iPad.

Utilizando el cargador de 12W, el tiempo de carga ha sido de 2 horas y 6 minutos. En 35 minutos, el iPhone XS alcanza el 50 por ciento de carga.

 

Como referencia, el cargador estándar de 5W que viene incluido en la caja del iPhone XL tarda más de 3 horas en completar la carga.

iOS permite conocer qué aplicaciones o componentes del teléfono están haciendo un mayor uso de la batería, tanto en las últimas 24 horas como en los últimos días. También podemos conocer cuántas horas ha estado la pantalla encendida.

Si necesitas alargar la autonomía, el iPhone XS incorpora un modo de bajo consumo para ahorrar batería cuando más lo necesitamos. Sin embargo, echo de menos algunas funciones que permitan reducir el consumo de la batería, de forma similar a lo que encontramos en otros teléfonos Android — por ejemplo, limitando temporalmente las actividades en segundo plano de ciertas apps no críticas.

También incluye una opción de Salud de la batería que permite comprobar si la capacidad de la batería ha disminuido por el paso del tiempo.

 

El iPhone XS es compatible con carga inalámbrica mediante el estándar Qi. Basta con colocar el dispositivo encima de una base de carga compatible para que este se empiece a cargar, sin necesidad de conectar ningún cable.

Apple permite carga inalámbrica de 7.5W y afirma que el iPhone XS tarda menos en cargar de forma inalámbrica que el iPhone X a igualdad de potencia. Otra mejora interesante es que las bobinas han sido recolocadas en el interior del iPhone para que no sea necesario un alineamiento tan perfecto a la hora de colocar el teléfono sobre la base de carga.

A pesar de que la carga inalámbrica es más lenta que la carga con cable, me resulta muy cómoda de utilizar. Con una base de carga de pie como esta puedo apoyar el iPhone XS y que se vaya cargando mientras trabajo, sin tener que andar conectando y desconectando el cable cada vez me levanto de la mesa.

En la mesilla de noche he colocado una base de carga horizontal de Mophie y, cuando salgo de casa y preveo que voy a necesitar carga extra, llevo esta batería portátil de 10.000 mAh compatible con carga Qi de Mophie, que me ahorra llevar un cable Lightning.

iPhone XS cargando sobre una base de carga de Mophie en la mesilla de noche

Funcionalidades software

El iPhone XS llega con iOS 12, la última versión del sistema operativo de Apple. En el momento de realizar este análisis, la última versión es iOS 12.0, aunque la versión beta de iOS 12.1 ya está disponible para desarrolladores.

Una de las ventajas de iOS sobre Android es que Apple se encarga de actualizar los dispositivos. Las nuevas versiones de iOS llegan a la vez a todos los dispositivos, incluso a modelos bastante antiguos — a modo de referencia, iOS 12 ha llegado al iPhone 5s, que fue lanzado en 2013. Esto significa que el iPhone XS recibirá actualizaciones durante mucho tiempo.

iOS 12 se centra especialmente en rapidez y rendimiento, pero también incorpora algunas nuevas funcionalidades y aplicaciones interesantes.

Con la llegada del iPhone X, Apple implementó un conjunto de gestos para suplir la ausencia del botón de Inicio.

Arrastrar el dedo por la pantalla de abajo a arriba nos lleva siempre al escritorio, y hacer el mismo gesto pero girando el dedo a izquierda o derecha al final muestra todas las apps abiertas.

Con iOS 12, en la vista de apps abiertas ya no es necesario mantener una app pulsada antes de lanzarla hacia arriba para cerrarla, sino que es posible lanzarla directamente.

Otra forma de pasar de una app a otra es arrastrando el dedo de izquierda a derecha (o viceversa) en la parte inferior de la pantalla. Sin embargo, este gesto no acaba de ser muy intuitivo porque te obliga a recordar el orden en el que abriste las últimas apps.

El Centro de Control es accesible al arrastrar el dedo de arriba a abajo desde el extremo superior derecho de la pantalla. Si lo hacemos en la zona central o izquierda, aparecerá el panel de notificaciones. Para activar Siri, debemos realizar una pulsación larga sobre el botón de encendido, y para activar Apple Pay debemos pulsar dos veces rápidamente este mismo botón.

Apple ha mejorado la gestión de las notificaciones. Ahora si pulsas sobre la notificación de una app, puedes desactivarla por completo o convertirla en una notificación discreta, que no se muestra en la pantalla de bloqueo, no reproduce sonidos ni presentan tiras ni globos en el icono de la app.

iOS 12 también puede agrupar notificaciones por app, siendo posible descartar de golpe todas las apps de un grupo.

 

El año pasado, Apple introdujo la función Animoji que permite a los usuarios mapear sus movimientos faciales en un emoji para enviar mensajes cortos.

Con iOS 12, Apple ha mejorado los Animojis (ahora detectan que sacas la lengua y se han añadido cuatro nuevos: fantasma, koala, tigre y T-Rex) y ha añadido los Memojis, que vienen a ser emojis en los que el personaje eres tú.

La nueva funcionalidad te va guiando a la hora de crear tu personaje y elegir la forma de la cabeza, los ojos, la nariz, las orejas, el peinado, los complementos y más. Una vez creado nuestro Memoji, podemos animarlo con los movimientos de nuestra cara y enviar mensajes de hasta 30 segundos a través de la app Mensajes.

También podemos enviar imágenes mediante Mensajes que superponen un Animoji o Memoji sobre nuestra cabeza real.

La funcionalidad Animoji es una curiosidad divertida

 

iOS 12 ha puesto un foco especial sobre la Realidad Aumentada, permitiendo compartir experiencias de Realidad Aumentada con hasta cuatro personas a la vez en tiempo real. De esta forma, varias personas pueden ver la misma escena en Realidad Aumentada, cada una en su propio dispositivo. Por el momento no conocemos ninguna app compatible con esta tecnología, así que no hemos podido probarla.

Relacionado con esto, una de las nuevas apps que llegan a iOS 12 es Medidas, que permite medir con nuestro dispositivo las dimensiones de objetos reales con tan solo marcar sus vértices con el dedo.

En mis pruebas, el resultado de Medidas varía entre sorprendentemente bueno y mejorable, sin que yo tenga claro por qué a veces acierta con las medidas dando los centímetros exactos mientras que otras veces falla por bastantes centímetros.

La app Medidas midiendo un cuadro de 25 x 25 centímetros

 

Otra de las novedades de iOS 12 es la app Atajos, que permite automatizar tareas que realizamos en el smartphone. Es posible crear nuestros propios atajos (si tenemos ciertas nociones de programación) o, si no queremos complicarnos la vida, utilizar algunos de los cientos de atajos que están disponibles en la aplicación y organizados por temas.

Por ejemplo, podemos hacer que al seleccionar“me voy a casa”, recibamos información sobre el tráfico y la temperatura, se abra la app de Música y se encienda el aire acondicionado de tu casa.

La app Atajos es compatible con apps de terceros, por lo que no estamos limitados a automatizar funciones del teléfono (activar el modo no molestar, añadir un recordatorio, mostrar el tiempo que falta hasta llegar a casa, etc.) sino que también podemos automatizar tareas de otras apps.

Además, es posible registrar frases para que, si son identificadas por Siri, se active el atajo correspondiente.

Por ejemplo, ante una app que ayuda a encontrar las llaves perdidas podríamos hacer que Siri respondiera a la frase ‘he perdido las llaves’  e iniciara la tarea que hace sonar el llavero.

Siri también sugiere ahora acciones en función de tus hábitos. Por ejemplo, si sueles activar una app de entrenamiento al llegar al gimnasio o silencias el teléfono al llegar al cine, Siri te sugerirá estas acciones en la pantalla de bloqueo.

Si tienes una llamada perdida que no has devuelto, al cabo de un tiempo Siri te lo recordará en la pantalla de bloqueo por si quieres hacerlo. También verás un recordatorio permanente en la pantalla de bloqueo si activas el modo No Molestar de manera manual o programada, lo cual es bastante útil si, como yo, te olvidas de desactivarlo algunas mañanas.

La aplicación Atajos puede resultar bastante útil para automatizar tareas

 

Apple también ha incorporado mejoras en algunas de las apps que vienen en iOS 12 como Bolsa, que ofrece un nuevo diseño, noticias de economía y se sincroniza con otros dispositivos. Notas de Voz también resulta ahora más fácil de utilizar, integra sincronización con iCloud y estará disponible en el iPad.

Si tienes un coche compatible con CarPlay, te alegrará saber que iOS 12 ha abierto la puerta a que apps de navegación de terceros puedan mostrarse en la pantalla del coche. A día de hoy, ya puedes utilizar Google MapsWaze, y está confirmado que Sygic y Tomtom están preparando versiones compatibles.

La app Google Maps ya es compatible con CarPlay gracias a iOS 12

 

Si crees que tu iPhone te distrae demasiado, Apple ha integrado nuevas funciones para que te centres en lo que es importante.

Una nueva funcionalidad llamada Tiempo de Pantalla muestra estadísticas sobre el uso que das al teléfono, incluyendo el tiempo que dedicas a cada app, el número de notificaciones recibidas por cada app, el número de veces que desbloqueas el dispositivo, etc.

Puedes ver estas estadísticas individuales para el iPhone XS o agrupadas para todos tus dispositivos que corren iOS 12.

Es posible incluso configurar límites de tiempo de uso por categorías de apps: Redes sociales, juegos, entretenimiento, creatividad, productividad, etc. Cuando lo superes, no podrás usar esa app (salvo que indiques lo contrario) hasta media noche, cuando se resetea.

También es posible establecer un período de inactividad durante el cual solo estarán disponibles las apps que decidas y las llamadas del teléfono. Es posible seleccionar algunas apps importantes — como mensajes, FaceTime o Mapas — que estarán siempre permitidas durante el período de inactividad.

La funcionalidad Tiempo de Pantalla también permite controlar el uso que hacen los niños de sus dispositivos, pudiendo bloquear ciertos contenidos y funcionalidades del iPhone para que no sean accesibles por los más pequeños.

Una nueva función llamada Modo Sueño atenúa la pantalla bloqueada, silencia las llamadas y las notificaciones se muestran en el centro de notificaciones hasta que termina el modo No Molestar programado.

 

Con iOS 12, la funcionalidad FaceTime ha mejorado y ahora permite llamadas en grupo con hasta 32 personas. Sin embargo, esta funcionalidad todavía no está activa sino que habrá que esperar a una próxima actualización.

Las personas que hablan en cada momento aparecerán destacados en la pantalla con un mayor tamaño que el resto, mientras que la lista completa de participantes se mostrará en la parte inferior de la pantalla.


Multimedia

En el apartado de sonido, el iPhone XS llega con dos altavoces que ofrecen un sonido estéreo más amplio y con mayor potencia que el iPhone X.

Esta es una de las características que diferencia al iPhone XS de otros smartphones ya que es poco frecuente encontrar altavoces estéreo. Se trata de un añadido muy bienvenido a la hora de ver vídeos, jugar o, incluso, escuchar música ocasionalmente.

La calidad del sonido del iPhone XS es bastante buena, especialmente en comparación con otros modelos que solo cuentan con un altavoz.

Apple ha prescincido del conector de auriculares, por lo que tendremos que utilizar auriculares Bluetooth o recurrir a un adaptador de 3.5mm a Lightning para conectar auriculares con cable.

Lamentablemente, Apple ya no incluye el adaptador de 3.5 mm en la caja del iPhone XS sino que lo tenemos que comprar aparte por 10 euros.

Por supuesto, también optar por los auriculares AirPods de Apple, que ofrecen una experiencia muy cómoda.

Centrándonos en las aplicaciones multimedia, Música reproduce canciones transferidas al teléfono vía la aplicación iTunes, compradas en iTunes Store, almacenadas en iCloud por medio de iTunes Match o mediante la suscripción a Apple Music (9,99€/mes para uso individual o 14,99€/mes para uso familiar).

Cuando el teléfono está bloqueado, desde la propia pantalla de bloqueo podemos controlar el reproductor, tanto de la aplicación Música como de otras que tengamos instalada (por ejemplo, Spotify). También podemos controlar la reproducción desde el Centro de Control.

En la sección de Ajustes generales de iOS, no en la propia aplicación, podemos controlar algunas opciones de la aplicación Música, como ajustar el ecualizador, limitar el volumen máximo, etc.

 

En cuanto a la reproducción de vídeo, la excelente pantalla del iPhone XS hace que se trate de un dispositivo muy apropiado para disfrutar de películas o vídeos. La pantalla posee un ratio 19.5:9, por lo que los vídeos 16:9 muestran barras negras a derecha e izquierda. Si quieres ver el vídeo a pantalla completa, puedes hacerlo, pero debes tener en cuenta que una parte de la imagen queda oculta por el recorte de la pantalla.

Por supuesto, podemos utilizar apps de vídeo en streaming como YouTube, Netflix, Amazon Prime o HBO, que funcionan perfectamente en el iPhone XS. Además, el iPhone XS es compatible con la reproducción de contenidos en formatos HDR10 y Dolby Vision.

El iPhone XS es un dispositivo ideal para disfrutar de contenidos en streaming

 

La aplicación Fotos organiza las fotos tomadas por el teléfono por fecha y ubicación, creando automáticamente colecciones, y ofrece la posibilidad de ver todas las imágenes sobre un mapa. Fotos reconoce automáticamente la cara de las personas que aparecen en  las fotos y, si asociamos las caras con el nombre de una persona, nos permite clasificar las fotografías por personas.

iOS 12 trae novedades, comenzado por la función de búsqueda, que ahora ofrece sugerencias de búsqueda basadas en momentos (por ejemplo, hace un año, otoño, viajes, parques temáticos, restaurantes, etc.), personas, lugares, categorías (animal, deportes, coches, fútbol, lagos, comida, carruseles, bebés, etc.) y grupos de personas.

Además, Fotos ahora indexa más de 4 millones de eventos para ayudarte a encontrar mejor lo que buscas. Resulta bastante sorprendente ver cómo buscas «trajes» y te aparecen fotografías donde aparecen personas vestidas con traje de chaqueta, o buscas «traje de baño» y aparecen fotografías tomadas de personas en bañador o bikini. A diferencia de Google, todo el proceso de indexación y búsqueda se realiza en el propio iPhone y no en la nube.

También hay una nueva pestaña llamada Para ti que ofrece fotografías destacadas y sugiere efectos  a aplicar a algunas fotografías, así como los nombres de aquellas personas con las que podrías querer compartirlas, en función de la gente que aparece en la fotografía o con la que tienes relación. Cuando alguien recibe una fotografía compartida, verá a su vez una sugerencia para compartir contigo otras fotografías del mismo evento.

 

El visor de fotos posee un sencillo editor que nos permite rotar y recortar la imagen, aplicar filtros, y realizar múltiples ajustes sobre la exposición, las sombras, el brillo, el contraste, la saturación, el tono, etc.

Cámara

El iPhone XS llega con una cámara trasera dual con dos sensores de 12MP acompañados por una lente gran angular y una lente teleobjetivo 2X.

La cámara gran angular posee una lente con apertura f/1.8 y estabilización óptica. La cámara teleobjetivo es exactamente igual a la del iPhone X, y cuenta con una lente con apertura f/2.4 y estabilización óptica.

Si solo nos fijamos en las especificaciones técnicas, la mejora con respecto a la cámara del iPhone X del año pasado parece pequeña pero hay más cambios de los que se ven a primera vista.

Centrándonos en la cámara gran angular del iPhone XS, que es la única que cambia con respecto al iPhone X, el sensor es ahora un 32 por ciento más grande, que no es precisamente un incremento pequeño. Los píxeles del sensor son más profundos y más amplios, lo que permite mejorar la fidelidad de la imagen y el rendimiento con poca luz. El flash True Tone también ha mejorado y detecta el parpadeo de la luz.

La cámara trasera del iPhone XS cuenta con objetivos gran angular y teleobjetivo

 

Otra diferencia con del iPhone XS con respecto a la del iPhone X es que su gran angular es algo mayor, 26 mm frente a 28 mm, lo que significa que se captan más elementos en la imagen.

A continuación podemos ver la diferencia entre el angular más amplio del iPhone XS y el del iPhone X.

La cámara principal del iPhone XS es gran angular que la del iPhone X

 

La cámara teleobjetivo sigue ofreciendo zoom 2X y, a continuación, podemos ver un ejemplo de una imagen tomada con la lente gran angular, y la misma imagen tomada con la lente teleobjetivo, que ofrece un mayor nivel de detalle sobre una zona.

La cámara teleobjetivo del iPhone XS permite acercarnos y captar los detalles

 

Además de una mejor óptica, Apple ha apostado por la fotografía computacional, que combina el nuevo procesador de señal de imagen, el motor neural Neural Engine y unos nuevos algoritmos para lograr mejores fotografías.

Fruto de estos avances, Apple ha presentado un nuevo modo de disparo llamado HDR Inteligente, que está activo por defecto pero se puede desactivar en el apartado de Ajustes is no te gustan los resultados.

El modo HDR convencional lleva mucho tiempo entre  nosotros y básicamente combina múltiples exposiciones en una única imagen al tomar fotografías en condiciones de luz complicadas (por ejemplo, a contraluz). Con HDR Inteligente, Apple combina todavía más capturas que con HDR convencional para ofrecer un mejor detalle de luces y sombras.

A continuación podemos ver algunos ejemplos de fotografías tomadas con HDR en el iPhone X y con HDR Inteligente en el iPhone XS.

Las fotografías captadas por el iPhone XS ofrecen un rango dinámico mucho más amplio, sin zonas quemadas ni demasiado oscuras.  Los colores se ven más vivos y, en general, los detalles se aprecian mucho mejor.

Comparativa entre el modo HDR del iPhone X y el HDR Inteligente del iPhone XS

 

El iPhone XS es capaz de tomar fotografías en modo Retrato y, como novedad, es posible ajustar el grado de desenfoque del fondo a posteriori. Cabe esperar que con iOS 12.1 sea posible hacerlo también al capturar la fotografía, dado que esta funcionalidad está presente en la beta actual.

A continuación podemos ver una imagen tomada en modo Retrato con el grado de desenfoque mínimo (equivalente a una apertura f/16) y máximo (equivalente a una apertura f/1.4). Como se puede apreciar, el iPhone XS hace un trabajo bastante bueno a la hora de separar al sujeto del fondo, aunque tiene problemas con la zona que rodea el pelo.

Al seleccionar el grado de desenfoque máximo, los fallos al aislar el sujeto retratado se magnifican y el resultado no es demasiado natural. Además, con el desenfoque máximo la profundidad de campo es muy limitada, por lo que el cuerpo también se desenfoca. Por defecto, el iPhone XS elige un desenfoque intermedio equivalente a una apertura f/4.5.

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

A continuación podemos ver algunos ejemplos de Retratos tomados con el grado de desenfoque estándar.

Fotografías en modo Retrato con grado de desenfoque medio (f/4.5)

 

Al igual que el iPhone X, el iPhone XS ofrece la funcionalidad Iluminación de Retratos, que permite manipular la luz al tomar un retrato para crear un efecto más dramático teniendo en cuenta las facciones de la cara y la información de profundidad.

Como novedad en el iPhone XS, los efectos de iluminación se aplican en tiempo real y podemos ver el resultado en la pantalla antes de pulsar el botón de disparo.

La funcionalidad ofrece cuatro estilos, en función del efecto que desees conseguir:

  • Luz de estudio ilumina la cara del sujeto como si tuviéramos un foco apuntando a la cara.
  • Luz de contorno manipula las zonas brillantes y oscuras para resaltar las facciones de la persona.
  • Luz de escenario coloca a la persona sobre un fondo completamente negro.
  • Luz de escenario mono convierte esta última imagen a blanco y negro.

A continuación, podemos ver un ejemplo al aplicar los diferentes efectos de luz sobre un retrato. El efecto Luz de Estudio hace que la cara brille más y Luz de Contorno produce una cara más fina al acentuar las luces y las sombras.

El efecto Luz de Escenario destaca a la persona por encima de todo y, por último, la fotografía con Luz de Escenario Mono ofrece un buen resultado si te gusta la fotografía en blanco y negro.

Un aspecto que nos gusta es que este efecto puede ser aplicado a posteriori, después de que la fotografía haya sido tomada, por lo que puedes experimentar con estos estilos y quedarte con el que más te guste.

 

En condiciones de buena luz, el iPhone XS es capaz de tomar excelentes capturas con buen colorido, gran nitidez y elevado rango dinámico, como podemos apreciar en las siguientes capturas de ejemplo.

Fotografías en condiciones de buena iluminación

 

En condiciones de escasa luz, el iPhone XS hace un buen trabajo a la hora de preservar el detalle, reducir el ruido y reflejar colores realistas. A continuación incluimos varias fotografías de ejemplo en condiciones de poca luz.

Fotografías en condiciones de baja iluminación

 

Hemos puesto a prueba la calidad de la cámara del iPhone XS enfrentándolo a algunos de los mejores smartphones del momento: Samsung Galaxy Note9 (12MP), Pixel 2 XL (12MP), LG G7 ThinQ (16MP), Xiaomi Mi 8 (12MP) y iPhone X (12MP).

En primer lugar, hemos querido probar la calidad de imagen en condiciones de buena iluminación. Como se puede apreciar al pulsar sobre la imagen para ampliarla, la nitidez de la imagen captada por el iPhone XS es excelente, la reproducción del color es realista y el rango dinámico es amplio (basta con ver la sombrilla abierta, que no es totalmente blanca sino que se aprecian sombras)

En todo caso, en estas condiciones, la mayoría de los smartphones de gama alta ofrecen buenos resultados.

Comparativa de cámaras a plena luz del día

 

Aquí incluimos las fotografías originales, en caso de que quieras examinarlas en detalle.

 

A continuación, podemos ver la misma escena en condiciones de poca iluminación. La calidad de la imagen captada por el iPhone XS es extraordinaria.

Las letras de los carteles de la cafetería, en especial el que está colgando a la izquierda, se ven más nítidas en la imagen captada por el iPhone XS que en cualquiera de las otras imágenes. Podríamos pensar que la imagen del iPhone XS sale demasiado apagada pero, en realidad, la escena estaba muy poco iluminada, tal y como refleja la captura.

La calidad de la imagen no dista mucho de la del iPhone X pero, si nos fijamos bien, la imagen del iPhone XS es algo más nítida.

La imagen captada por el Pixel 2 XL también ofrece una buena nitidez, pero se notan patrones de pequeños puntos en las zonas de color uniforme. El Samsung Galaxy Note9 peca de un tono de color demasiado amarillento y un algoritmo de reducción de ruido algo más agresivo que elimina parte de los detalles.

El LG G7 ThinQ también aplica un algoritmo de reducción de ruido muy agresivo y el Xiaomi Mi 8 queda muy por detrás del resto de smartphones.

Comparativa de cámaras con poca luz

 

A continuación incluimos las fotografías originales, en caso de que quieras examinarlas en detalle.

 

La cámara frontal del iPhone XS cuenta con un sensor de 7MP con apertura f/2.2 y es capaz de grabar vídeos 1080p a 60 FPS.

A continuación, podemos ver un par de fotografías captadas por la cámara frontal en condiciones muy diferentes de luz. Cuando la luz es abundante, la imagen ofrece una gran calidad pero, como es habitual, cuando la luz escasea se pierden los detalles de la piel debido al algoritmo de reducción de ruido.

A diferencia de otros smartphones, el iPhone XS no ofrece un control para ajustar él grado de mejora de la belleza.

Selfies con la cámara frontal del iPhone XS

 

Gracias al sensor True Depth, la cámara frontal capaz de tomar fotografías en modo Retrato difuminando el fondo.

Aquí podemos ver un ejemplo de un selfie tomado en modo Retrato :

» Fotografías originales: Retrato / Normal

 

A la hora de grabar vídeo, la cámara trasera del iPhone XS puede grabar vídeos hasta 4K a 60 fps, y ofrece estabilización óptica y electrónica de imagen. Además, como novedad, el iPhone XS graba sonido estéreo.

El siguiente vídeo ha sido grabado por las calles de Madrid con un iPhone X y un iPhone XS a [email protected], uno en cada mano, sin ningún tipo de soporte ni sujeción de los dispositivos. Esto hace que el vídeo se vea algo tembloroso, ya que cada iPhone está sujeto con una sola mano (de haber llevado un solo teléfono, lo hubiera sostenido con las dos manos y el resultado sería más estable). 

Como se puede apreciar, la imagen captada por el iPhone XS presenta un rango dinámico considerablemente más alto. Dado que el vídeo fue grabado por la noche, las zonas con luces muy fuertes (anuncios, rótulos de tiendas, escaparates, paredes iluminadas por focos) aparecen relativamente quemadas en el vídeo grabado con el iPhone X, mientras que se ven bastante bien en el vídeo grabado por el iPhone XS.

De igual forma, las zonas muy oscuras, como las hojas de los árboles en algunos de los fragmentos, se aprecian mucho mejor en el vídeo grabado por el iPhone XS.

Comparativa de grabación de vídeo entre iPhone X y iPhone XS

 

A continuación hemos incluido un vídeo grabado con la cámara del iPhone XS por la noche. A pesar de la escasa luz, la calidad de la imagen es excelente.

Vídeo grabado a [email protected] con el iPhone XS

 

A continuación dejamos una muestra de unas fotografías tomadas por el iPhone XS a la resolución original para que puedas comprobar por ti mismo la calidad de imagen en distintos entornos.


Llamadas de voz

El iPhone XS posee varios micrófonos que capturan la voz y bloquean el ruido ambiental para que tu interlocutor te escuche mejor.

En las pruebas que hemos realizado la calidad de la voz es correcta y hemos podido mantener perfectamente conversaciones en entornos moderadamente ruidosos sin dificultades.

El iPhone XS también es un excelente aliado a la hora de mantener conversaciones en manos libres, gracias a que los nuevos altavoces suenan con un volumen más potente.

Precio y competidores

Los nuevos iPhone XS y XS Max se pueden adquirir en la tienda online Apple Store a un precio a partir de 1.159 € (iPhone XS) y 1.259 € (iPhone XS Max).

AlmacenamientoiPhone XSiPhone XS Max
64 GB1.159 €1.259 €
256 GB1.329 €1.429 €
512 GB1.559 €1.659 €


Una alternativa interesante al iPhone XS si no quieres gastar tanto dinero es el iPhone XR (859 €), que saldrá a la venta el 26 de octubre y llega con el mismo procesador A12 Bionic. Otras características son una pantalla LCD de 6.1″, 64/128/256GB de almacenamiento, cámara trasera de 12MP y cámara frontal de 7MP.

En el mundo Android, uno de los principales competidores del iPhone XS es el Samsung Galaxy Note9 (1.009 €), que cuenta con pantalla Super AMOLED de 6.4″, procesador Exynos 9810, 6/8GB de RAM, 128/512GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámara trasera dual de 12MP con zoom 2X, cámara frontal de 8MP, batería de 4.000 mAh, lector de iris y huella dactilar, puntero S Pen y resistencia al agua.

El Huawei P20 Pro (635 €) es otra alternativa interesante ya que cuenta con una pantalla OLED de 6.1″ con resolución Full HD+, procesador Kirin 970, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento, cámara triple 40MP+20MP+8MP, cámara frontal de 24MP, lector de huella en el marco inferior y batería de 4.000 mAh. de 12MP+12MP y batería de 3.500 mAh.

Pronto llegará el Huawei Mate 20 que, presumiblemente, tendrá una pantalla más grande que el P20 Pro y será más potente, por lo que será un rival interesante a tener en cuenta.


Conclusiones

El año pasado, en el décimo aniversario del iPhone, Apple nos sorprendió con el lanzamiento del iPhone X. El nuevo smartphone llegó con un diseño de pantalla completa y muesca que ha marcado tendencia, estrenó el novedoso sistema Face ID e incorporó características tan esperadas como la carga inalámbrica o el panel OLED.

Este año, su sucesor iPhone XS presenta pocas diferencias visuales con el iPhone X pero trae un buen número de mejoras en su interior que no pasarán desapercibidas a los usuarios más exigentes.

Comenzando por su diseño, el iPhone XS mantiene la misma construcción basada en un chasis de acero inoxidable y una cubierta trasera de vidrio que ha visto mejorada su resistencia frente a la generación anterior.

Apple ha mantenido la pantalla sin marcos que debutó con el iPhone X, y que cuenta con una muesca en la zona superior que alberga, entre otros elementos, el sistema de reconocimiento facial Face ID.

Face ID permite desbloquear el iPhone XS cómodamente mediante el rostro, incluso en la oscuridad. El iPhone XS es algo más rápido que el iPhone X a la hora de reconocer el rostro, aunque la diferencia es bastante pequeña en el día a día.

Face ID sigue teniendo algunos problemas para reconocer la cara si te acercas mucho a la pantalla o si tienes el teléfono apoyado sobre una mesa, pero en general es un sistema que funciona de forma rápida y fiable. Ahora además es posible registrar un segundo rostro, en caso de que cambies tu look de forma muy agresiva (o quieras añadir a una segunda persona, aunque Apple no lo recomienda).

La pantalla del iPhone XS es posiblemente la mejor que hemos probado en un smartphone. Su resolución Super Retina HD ofrece una nitidez excelente y, al tratarse de un panel OLED, el contraste es muy elevado y el color negro es totalmente puro.

La pantalla ofrece un brillo máximo muy elevado, en torno a 617 nits con la pantalla totalmente blanca según nuestras mediciones, y la fidelidad de color es la mejor que hemos medido nunca. La pantalla ofrece una gran amplitud cromática, ya que cubre el gamut de color DCI-P3, y es compatible con contenidos HDR 10 y Dolby Vision de iTunes, Netflix, YouTube y otros servicios de streaming.

Apple también ha dotado al iPhone XS con la tecnología True Tone, que ajusta el balance de blancos a la iluminación ambiente. Es una tecnología que no percibes que está funcionando hasta que la desactivas o colocas otro smartphone al lado.

 

El iPhone XS llega con el nuevo procesador A12 Bionic que bate récords en las pruebas de rendimiento. La nueva CPU posee seis núcleos — dos de alto rendimiento que son un 15% más rápidos y cuatro estándar que son hasta un 50% más eficientes. — y la nueva GPU incluye cuatro núcleos hasta un 50% más rápidos que los del A11 Bionic.

El procesador A12 Bionic cuenta además con un motor Neural Engine de ocho núcleos capaz de realizar 5.000 millones de operaciones por segundo, en comparación con los «solo» 600 millones de operaciones del A11 Bionic.

En el día a día, el funcionamiento del iPhone XS es excelente. La interfaz de iOS se mueve con fluidez, las aplicaciones cargan rápidamente y no hemos notado ningún parón ni signo de lentitud en apps y juegos 3D exigentes como Fortnite.

¿Se nota la mejora de rendimiento frente al iPhone X? A simple vista, no es fácil percibir la mayor capacidad del chip A12 Bionic ya que el chip A11 Bionic del iPhone X ya era muy rápido.

La mayor potencia del iPhone XS se nota en cosas que no son apreciables a simple vista, como el procesado de imagen más complejos  que hace la cámara al capturar fotos y grabar vídeo.

El iPhone XS está disponible en 64, 256 y, por primera vez, 512 GB de almacenamiento. Aunque la opción de 64 GB debería ser suficiente para muchos usuarios, si te gusta tomar muchas fotografías y vídeos, la opción de 256 GB se perfila como una excelente alternativa.

Apple también ha mejorado el sonido en el iPhone XS, que cuenta con altavoces estéreo con una mayor amplitud y potencia de sonido. Como ya es habitual en los últimos iPhone, carece del conector de auriculares y, por primera vez, tampoco viene incluido en la caja un adaptador de 3.5 mm a Lightning.

El iPhone XS ofrece carga rápida por cable, aunque tendrás que hacerte con un cargador más potente que el que viene en la caja — por ejemplo, un cargador de 12W como el de los iPad. También es compatible con carga inalámbrica rápida a 7.5W, con tiempos de carga inferiores a los del iPhone X y una mayor tolerancia frente a cómo de bien alineado colocamos el iPhone sobre el cargador.

En cuanto a la autonomía, Apple afirma que el iPhone XS ofrece media hora más de autonomía que el iPhone X. En la práctica, el iPhone XS aguanta bastante bien un día de uso intenso, aunque la recarga al final del día es obligada. No obstante, si quieres una gran autonomía, deberías optar por el iPhone XS Max.

 

Apple ha incorporado la funcionalidad de Dual SIM en el iPhone XS, aunque la ha implementado de una forma diferente a otros fabricantes. En lugar de introducir una segunda SIM, debes activar una eSIM que, en España, estará disponible con Vodafone cuando se active esta funcionalidad en una posterior actualización de iOS.

El iPhone XS llega con iOS 12 de fábrica, que incorpora algunas mejoras interesantes como una gestión de las notificaciones más avanzada, Memojis que imitan tu aspecto, automatizaciones con la app Atajos, sugerencias de Siri en la pantalla de bloqueo, control de uso con Tiempo de Pantalla y FaceTime con hasta 32 participantes, entre otras.

Una de las grandes ventajas que tiene iOS sobre Android son las actualizaciones. iOS 12 está llegando a dispositivos con cinco años de antigüedad, por lo que es de esperar que el iPhone XS se mantenga actualizado durante mucho tiempo.

 

En mi opinión, la cámara es la principal mejora del iPhone XS con respecto a su antecesor.

Si bien el iPhone XS mantiene la misma configuración de lentes gran angular y teleobjetivo 2X, el sensor principal ha aumentado de tamaño para captar más luz y, lo que es más importante, el nuevo chip A12 supone un salto importante en fotografía computacional (o sea, en el procesador software de la imagen).

El iPhone XS utiliza un nuevo modo de disparo llamado HDR Inteligente que consigue ampliar el rango dinámico de forma notable manteniendo una apariencia natural en las imágenes.

La mejora que supone el HDR Inteligente es muy evidente, tanto en fotografía como en vídeo, como hemos visto en el apartado de Cámara. Esto se nota especialmente en las zonas muy iluminadas o muy oscuras, que ahora mantienen los detalles en lugar de ser manchas blancas y negras.

La calidad de imagen del iPhone XS es excelente, tanto en condiciones de buena luz como con poca luz.

En nuestras pruebas con escasa luz, la cámara del iPhone XS ha mostrado un rendimiento digno de mención, a la altura o por encima de los mejores smartphones del momento.

El modo Retrato ha sido mejorado y ahora permite ajustar el grado de desenfoque a posteriori, lo que da un grado de libertad adicional a la hora de capturar instantáneas. Además, los efectos de iluminación se aplican en tiempo real y podemos ver el resultado en pantalla antes de capturar la fotografía.

El modo Retrato no solamente está disponible en la cámara trasera sino también en la cámara frontal gracias a los sensores utilizados con Face ID. La cámara frontal de 7MP ofrece unas buenas capturas, aunque nos gustaría tener un control para ajustar el grado de belleza.

En el apartado de vídeo, el iPhone XS permite grabar vídeo 4K a 60 fps con la cámara trasera con un mayor rango dinámico y una estabilización de imagen superior, como hemos comprobado en nuestras pruebas, así como vídeo 1080p a 60 fps con la cámara frontal.

Algunas fotografías tomadas con el iPhone XS (más en la sección de Cámara)

 

En definitiva, el iPhone XS no es un gran salto greneracional tan fuerte como fue el iPhone X pero incorpora mejoras importantes en aspectos clave como rendimiento y fotografía que lo sitúan en lo más alto de los smartphones de gama alta. Su principal inconveniente es su precio, ya que no está al alcance de todos los bolsillos.

Lo mejor:

  • Excelente diseño con una gran pantalla que ocupa (casi) todo el frontal y construcción en acero inoxidable y vidrio muy resistentes
  • Rapidez y fluidez en el manejo del interfaz, juegos y aplicaciones exigentes gracias al espectacular rendimiento de su procesador A12 Bionic
  • Reconocimiento facial Face ID que resulta fiable y aún más rápido.
  • Pantalla con gama cromática amplia y elevada fidelidad de colores, brillo y contraste. Soporte HDR y True Tone.
  • Sistema operativo iOS 12 que incorpora mejoras interesantes:mejor gestión de notificaciones, Memoji, Atajos, Tiempo de Pantalla, etc.
  • Cámara trasera que ofrece un amplio rango dinámico y consigue una excelente calidad de la imagen en condiciones de poca luz. Modo Retrato mejorado con ajuste de desenfoque de fondo.
  • Grabación de vídeo 4K a 60 fps con la cámara trasera y 1080p a 60 fps con la cámara frontal
  • Soporte de Dual SIM mediante la combinación de SIM física + eSIM
  • Almacenamiento de partida de 64 GB, que llega hasta 512 GB para los usuarios más exigentes
  • El chip NFC ahora puede ser activado sin necesidad de tener abierta la app correspondiente
  • Soporte de carga rápida de batería por cable. Carga inalámbrica ahora más rápida y menos sensible a la colocación del teléfono sobre la base
  • Altavoces estéreo con gran potencia y amplitud de sonido
  • Resistencia frente al polvo y el agua IP68

Lo peor:

  • Ausencia de Always On Display a pesar de contar con un panel OLED
  • Ausencia de conector de auriculares (y no hay adaptador de 3.5mm en la caja)
  • Cargador de baja potencia incluido en la caja (necesitarás otro cargador para disfrutar de carga rápida)
  • La funcionalidad Dual SIM requiere una eSIM que no está disponible en todos los operadores, en lugar de con dos tarjetas SIM (como se ha hecho en China)
  • Ausencia de radio FM
  • Precio elevado

Galería de fotografías del iPhone XS

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Nota: El iPhone XS ha sido cedido amablemente por Apple España para la realización de este análisis

🖥️ ¡Ofertón! Hazte con Windows 10 Pro por solo 8,64€ en MMORC [ Ver cupón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
100%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
0%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 'BASIC para niños'. Con el paso de los años la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

    Deja un comentario