Análisis del iPhone XS a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Precio y competidores

Los nuevos iPhone XS y XS Max se pueden adquirir en la tienda online Apple Store a un precio a partir de 1.159 € (iPhone XS) y 1.259 € (iPhone XS Max).

AlmacenamientoiPhone XSiPhone XS Max
64 GB1.159 €1.259 €
256 GB1.329 €1.429 €
512 GB1.559 €1.659 €

Una alternativa interesante al iPhone XS si no quieres gastar tanto dinero es el iPhone XR (859 €), que saldrá a la venta el 26 de octubre y llega con el mismo procesador A12 Bionic. Otras características son una pantalla LCD de 6.1″, 64/128/256GB de almacenamiento, cámara trasera de 12MP y cámara frontal de 7MP.

En el mundo Android, uno de los principales competidores del iPhone XS es el Samsung Galaxy Note9 (1.009 €), que cuenta con pantalla Super AMOLED de 6.4″, procesador Exynos 9810, 6/8GB de RAM, 128/512GB de almacenamiento ampliable mediante micro-SD, cámara trasera dual de 12MP con zoom 2X, cámara frontal de 8MP, batería de 4.000 mAh, lector de iris y huella dactilar, puntero S Pen y resistencia al agua.

El Huawei P20 Pro (635 €) es otra alternativa interesante ya que cuenta con una pantalla OLED de 6.1″ con resolución Full HD+, procesador Kirin 970, 6GB de RAM, 128GB de almacenamiento, cámara triple 40MP+20MP+8MP, cámara frontal de 24MP, lector de huella en el marco inferior y batería de 4.000 mAh. de 12MP+12MP y batería de 3.500 mAh.

Pronto llegará el Huawei Mate 20 que, presumiblemente, tendrá una pantalla más grande que el P20 Pro y será más potente, por lo que será un rival interesante a tener en cuenta.

Conclusiones

El año pasado, en el décimo aniversario del iPhone, Apple nos sorprendió con el lanzamiento del iPhone X. El nuevo smartphone llegó con un diseño de pantalla completa y muesca que ha marcado tendencia, estrenó el novedoso sistema Face ID e incorporó características tan esperadas como la carga inalámbrica o el panel OLED.

Este año, su sucesor iPhone XS presenta pocas diferencias visuales con el iPhone X pero trae un buen número de mejoras en su interior que no pasarán desapercibidas a los usuarios más exigentes.

Comenzando por su diseño, el iPhone XS mantiene la misma construcción basada en un chasis de acero inoxidable y una cubierta trasera de vidrio que ha visto mejorada su resistencia frente a la generación anterior.

Apple ha mantenido la pantalla sin marcos que debutó con el iPhone X, y que cuenta con una muesca en la zona superior que alberga, entre otros elementos, el sistema de reconocimiento facial Face ID.

Face ID permite desbloquear el iPhone XS cómodamente mediante el rostro, incluso en la oscuridad. El iPhone XS es algo más rápido que el iPhone X a la hora de reconocer el rostro, aunque la diferencia es bastante pequeña en el día a día.

Face ID sigue teniendo algunos problemas para reconocer la cara si te acercas mucho a la pantalla o si tienes el teléfono apoyado sobre una mesa, pero en general es un sistema que funciona de forma rápida y fiable. Ahora además es posible registrar un segundo rostro, en caso de que cambies tu look de forma muy agresiva (o quieras añadir a una segunda persona, aunque Apple no lo recomienda).

La pantalla del iPhone XS es posiblemente la mejor que hemos probado en un smartphone. Su resolución Super Retina HD ofrece una nitidez excelente y, al tratarse de un panel OLED, el contraste es muy elevado y el color negro es totalmente puro.

La pantalla ofrece un brillo máximo muy elevado, en torno a 617 nits con la pantalla totalmente blanca según nuestras mediciones, y la fidelidad de color es la mejor que hemos medido nunca. La pantalla ofrece una gran amplitud cromática, ya que cubre el gamut de color DCI-P3, y es compatible con contenidos HDR 10 y Dolby Vision de iTunes, Netflix, YouTube y otros servicios de streaming.

Apple también ha dotado al iPhone XS con la tecnología True Tone, que ajusta el balance de blancos a la iluminación ambiente. Es una tecnología que no percibes que está funcionando hasta que la desactivas o colocas otro smartphone al lado.

 

El iPhone XS llega con el nuevo procesador A12 Bionic que bate récords en las pruebas de rendimiento. La nueva CPU posee seis núcleos — dos de alto rendimiento que son un 15% más rápidos y cuatro estándar que son hasta un 50% más eficientes. — y la nueva GPU incluye cuatro núcleos hasta un 50% más rápidos que los del A11 Bionic.

El procesador A12 Bionic cuenta además con un motor Neural Engine de ocho núcleos capaz de realizar 5.000 millones de operaciones por segundo, en comparación con los «solo» 600 millones de operaciones del A11 Bionic.

En el día a día, el funcionamiento del iPhone XS es excelente. La interfaz de iOS se mueve con fluidez, las aplicaciones cargan rápidamente y no hemos notado ningún parón ni signo de lentitud en apps y juegos 3D exigentes como Fortnite.

¿Se nota la mejora de rendimiento frente al iPhone X? A simple vista, no es fácil percibir la mayor capacidad del chip A12 Bionic ya que el chip A11 Bionic del iPhone X ya era muy rápido.

La mayor potencia del iPhone XS se nota en cosas que no son apreciables a simple vista, como el procesado de imagen más complejos  que hace la cámara al capturar fotos y grabar vídeo.

El iPhone XS está disponible en 64, 256 y, por primera vez, 512 GB de almacenamiento. Aunque la opción de 64 GB debería ser suficiente para muchos usuarios, si te gusta tomar muchas fotografías y vídeos, la opción de 256 GB se perfila como una excelente alternativa.

Apple también ha mejorado el sonido en el iPhone XS, que cuenta con altavoces estéreo con una mayor amplitud y potencia de sonido. Como ya es habitual en los últimos iPhone, carece del conector de auriculares y, por primera vez, tampoco viene incluido en la caja un adaptador de 3.5 mm a Lightning.

El iPhone XS ofrece carga rápida por cable, aunque tendrás que hacerte con un cargador más potente que el que viene en la caja — por ejemplo, un cargador de 12W como el de los iPad. También es compatible con carga inalámbrica rápida a 7.5W, con tiempos de carga inferiores a los del iPhone X y una mayor tolerancia frente a cómo de bien alineado colocamos el iPhone sobre el cargador.

En cuanto a la autonomía, Apple afirma que el iPhone XS ofrece media hora más de autonomía que el iPhone X. En la práctica, el iPhone XS aguanta bastante bien un día de uso intenso, aunque la recarga al final del día es obligada. No obstante, si quieres una gran autonomía, deberías optar por el iPhone XS Max.

 

Apple ha incorporado la funcionalidad de Dual SIM en el iPhone XS, aunque la ha implementado de una forma diferente a otros fabricantes. En lugar de introducir una segunda SIM, debes activar una eSIM que, en España, estará disponible con Vodafone cuando se active esta funcionalidad en una posterior actualización de iOS.

El iPhone XS llega con iOS 12 de fábrica, que incorpora algunas mejoras interesantes como una gestión de las notificaciones más avanzada, Memojis que imitan tu aspecto, automatizaciones con la app Atajos, sugerencias de Siri en la pantalla de bloqueo, control de uso con Tiempo de Pantalla y FaceTime con hasta 32 participantes, entre otras.

Una de las grandes ventajas que tiene iOS sobre Android son las actualizaciones. iOS 12 está llegando a dispositivos con cinco años de antigüedad, por lo que es de esperar que el iPhone XS se mantenga actualizado durante mucho tiempo.

 

En mi opinión, la cámara es la principal mejora del iPhone XS con respecto a su antecesor.

Si bien el iPhone XS mantiene la misma configuración de lentes gran angular y teleobjetivo 2X, el sensor principal ha aumentado de tamaño para captar más luz y, lo que es más importante, el nuevo chip A12 supone un salto importante en fotografía computacional (o sea, en el procesador software de la imagen).

El iPhone XS utiliza un nuevo modo de disparo llamado HDR Inteligente que consigue ampliar el rango dinámico de forma notable manteniendo una apariencia natural en las imágenes.

La mejora que supone el HDR Inteligente es muy evidente, tanto en fotografía como en vídeo, como hemos visto en el apartado de Cámara. Esto se nota especialmente en las zonas muy iluminadas o muy oscuras, que ahora mantienen los detalles en lugar de ser manchas blancas y negras.

La calidad de imagen del iPhone XS es excelente, tanto en condiciones de buena luz como con poca luz.

En nuestras pruebas con escasa luz, la cámara del iPhone XS ha mostrado un rendimiento digno de mención, a la altura o por encima de los mejores smartphones del momento.

El modo Retrato ha sido mejorado y ahora permite ajustar el grado de desenfoque a posteriori, lo que da un grado de libertad adicional a la hora de capturar instantáneas. Además, los efectos de iluminación se aplican en tiempo real y podemos ver el resultado en pantalla antes de capturar la fotografía.

El modo Retrato no solamente está disponible en la cámara trasera sino también en la cámara frontal gracias a los sensores utilizados con Face ID. La cámara frontal de 7MP ofrece unas buenas capturas, aunque nos gustaría tener un control para ajustar el grado de belleza.

En el apartado de vídeo, el iPhone XS permite grabar vídeo 4K a 60 fps con la cámara trasera con un mayor rango dinámico y una estabilización de imagen superior, como hemos comprobado en nuestras pruebas, así como vídeo 1080p a 60 fps con la cámara frontal.

Algunas fotografías tomadas con el iPhone XS (más en la sección de Cámara)

 

En definitiva, el iPhone XS no es un gran salto greneracional tan fuerte como fue el iPhone X pero incorpora mejoras importantes en aspectos clave como rendimiento y fotografía que lo sitúan en lo más alto de los smartphones de gama alta. Su principal inconveniente es su precio, ya que no está al alcance de todos los bolsillos.

Lo mejor:

  • Excelente diseño con una gran pantalla que ocupa (casi) todo el frontal y construcción en acero inoxidable y vidrio muy resistentes
  • Rapidez y fluidez en el manejo del interfaz, juegos y aplicaciones exigentes gracias al espectacular rendimiento de su procesador A12 Bionic
  • Reconocimiento facial Face ID que resulta fiable y aún más rápido.
  • Pantalla con gama cromática amplia y elevada fidelidad de colores, brillo y contraste. Soporte HDR y True Tone.
  • Sistema operativo iOS 12 que incorpora mejoras interesantes:mejor gestión de notificaciones, Memoji, Atajos, Tiempo de Pantalla, etc.
  • Cámara trasera que ofrece un amplio rango dinámico y consigue una excelente calidad de la imagen en condiciones de poca luz. Modo Retrato mejorado con ajuste de desenfoque de fondo.
  • Grabación de vídeo 4K a 60 fps con la cámara trasera y 1080p a 60 fps con la cámara frontal
  • Soporte de Dual SIM mediante la combinación de SIM física + eSIM
  • Almacenamiento de partida de 64 GB, que llega hasta 512 GB para los usuarios más exigentes
  • El chip NFC ahora puede ser activado sin necesidad de tener abierta la app correspondiente
  • Soporte de carga rápida de batería por cable. Carga inalámbrica ahora más rápida y menos sensible a la colocación del teléfono sobre la base
  • Altavoces estéreo con gran potencia y amplitud de sonido
  • Resistencia frente al polvo y el agua IP68

Lo peor:

  • Ausencia de Always On Display a pesar de contar con un panel OLED
  • Ausencia de conector de auriculares (y no hay adaptador de 3.5mm en la caja)
  • Cargador de baja potencia incluido en la caja (necesitarás otro cargador para disfrutar de carga rápida)
  • La funcionalidad Dual SIM requiere una eSIM que no está disponible en todos los operadores, en lugar de con dos tarjetas SIM (como se ha hecho en China)
  • Ausencia de radio FM
  • Precio elevado

Galería de fotografías del iPhone XS

Si te ha gustado el análisis, comparte el artículo en tus redes sociales. También puedes pulsar este botón:

Nota: El iPhone XS ha sido cedido amablemente por Apple España para la realización de este análisis

Ir a página