Análisis del Samsung Galaxy S9+ a fondo y opinión [REVIEW]


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Biometría

Además del tradicional lector de huella, Samsung incorpora en sus smartphones un escáner de iris para proteger el acceso al dispositivo y a nuestros contenidos privados.

Este sistema es más seguro que la huella dactilar, ya que el iris es imposible de replicar. Sin embargo, mi experiencia con el escáner de iris en los modelos anteriores — Galaxy Note8 y Galaxy S8+ — no ha sido buena ya el proceso de desbloqueo era tedioso (requiere que mires al teléfono desde la distancia y ángulo correcto) y poco fiable (tiende a fallar en condiciones de mucha luz)

Por otro lado, Apple incorporó al iPhone X un sistema de reconocimiento facial llamado Face ID que, si bien no es tan rápido como la huella, funciona con bastante inmediatez y es muy seguro.

Por ello, no sorprende que Samsung haya decidido mejorar el sistema de desbloqueo del Galaxy S9 incorporando una funcionalidad llamada Escaneo Inteligente que combina el reconocimiento facial con la lectura de iris.

La posición del lector de huella dactilar no favorece el uso de este sistema

 

Aunque Samsung no ha dado muchos detalles sobre cómo funciona, el smartphone combina ambos sistemas de reconocimiento para identificar más rápidamente al usuario. Por ejemplo, si el Galaxy S9 identifica la cara del usuario con un alto grado de confianza, no necesita verificar tantos puntos de su iris, lo que hace que el proceso sea más rápido y menos propenso a fallos.

En mi experiencia, el sistema Escaneo Inteligente funciona realmente bien y, aunque no es tan rápido como el lector de huella, está a la par de Face ID de Apple en velocidad, para aquellos que lo hayan utilizado. Con el Galaxy S9+ he dejado de utilizar el lector de huella por completo y ahora únicamente empleo mi cara (y el iris) para desbloquear el teléfono sin tener que hacer nada.

Es posible configurar el teléfono para que el escaneo inteligente se ponga en marcha tan pronto como encendamos la pantalla, de forma que no es necesario realizar ningún toque sobre la pantalla. Un aspecto que no me gusta es que en el proceso de desbloqueo se enciende siempre una intensa luz roja para iluminar el iris.

Algunos investigadores de seguridad han puesto la voz de alarma explicando que el sistema de reconocimiento facial de Samsung no es tan seguro como el de Apple, ya que este último genera un modelo 3D. En mis pruebas amateur, no he conseguido engañar al sistema con una fotografía o un vídeo, pero habrá que esperar a pruebas por parte de expertos para comprobar la seguridad.

En todo caso, para los usuarios de a pie, la seguridad que ofrece Samsung debería ser más que adecuada para proteger nuestro smartphone de miradas indiscretas.

El siguiente paso es que Samsung integre el lector de huella en la propia pantalla del smartphone, como ha hecho el fabricante chino Vivo recientemente. Muchos esperaban que este sistema debutase en el Galaxy S9 pero no ha sido así y, por el momento, toca esperar ya que Samsung considera que la tecnología no está madura.

Batería

El Samsung Galaxy S9+ llega con una batería de 3.500 mAh que, a priori, puede parecer algo escasa para una pantalla de 6.2″. Recordemos que teléfonos como el Samsung Galaxy A8+ (2018) llegan con la misma capacidad de batería para una pantalla más pequeña, de 6″.

 

En la prueba de batería de PCMark Work 2.0, el teléfono ha dado un resultado un tanto decepcionante de 7 horas y 10 minutos. He repetido la prueba en tres ocasiones y, en todas ellas, he obtenido cifras similares.

Desconozco a qué se puede deber esta disminución de autonomía frente al Galaxy S8+, más aún cuando Samsung indica en sus cifras oficiales una autonomía similar o, incluso, superior.

Una posible explicación es que PCMark es un test de pruebas intensivas en CPU/GPU, y los núcleos de alto rendimiento del Galaxy S9+ son más potentes y, por tanto, consumen más energía. Posiblemente en tareas menos intensivas, el Galaxy S9+ sí que ofrezca mejoras en autonomía y, por tanto, en un uso mixto, la diferencia no sea tan acusada.

Otra razón podría ser algún problema con la prueba PCMark y el Samsung Galaxy S9+, ya que en las pruebas de rendimiento también ha obtenido resultados anormales.

 

En la práctica, la autonomía del Galaxy S9+ es correcta y no deberíamos tener ningún problema en llegar al final del día pero es cierto que otros smartphones de gama alta ofrecen una mayor autonomía.

Si quieres extender la autonomía de tu dispositivo, te alegrará saber que Samsung incorpora dos modos de ahorro energía: medio y máximo.

El modo ahorro de energía medio limita el rendimiento máximo de la CPU al 70%, reduce el brillo máximo a un 90%, cambia la resolución de la pantalla a Full HD+, permite el uso de redes en segundo plano y mantiene la pantalla Always On Dispay (pero estas dos últimas funciones pueden desactivarse).

En cualquiera de los dos modos podemos personalizar los siguientes aspectos:

  • Reducir el brillo hasta un 90%
  • Reducir la resolución de la pantalla a Full HD+ o HD+
  • Limitar la velocidad de la CPU a 60%
  • Desactivar las conexiones WiFi y 4G en segundo plano
  • Desactivar Always On Display

 

Samsung también permite seleccionar individualmente aquellas aplicaciones que no queremos que consuman batería cuando no están siendo utilizadas.

El Galaxy S9+ cuenta con carga rápida Adaptive Fast Charging hasta 15″, y Samsung ha incorporado un cargador compatible con esta tecnología en la caja del producto, aunque también es compatible con Quick Charge 2.0. En nuestras pruebas, el proceso completo de carga ha llevado un total de 1 hora y 40 minutos con el cargador incluido, una cifra bastante buena.

Como podemos apreciar en la gráfica, la carga es más rápida hasta el 90 por ciento y se ralentiza ligeramente al final.

 

El Samsung Galaxy S9+ soporta los estándares de carga inalámbrica WPC (Qi) y PMA, que permiten cargar el teléfono sin utilizar cable y además lo hace de forma rápida si cuentas con una base de carga inalámbrica con esta tecnología.

Samsung ha tenido un gran acierto incorporando esta tecnología, ya que resulta muy cómodo cargar el teléfono con solo apoyarlo.

Ir a página