Análisis del iPhone XS a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página

Hardware y rendimiento

El iPhone XS estrena el nuevo procesador A12 Bionic de Apple, que destaca por ser el primer chip construido en 7 nm que está disponible comercialmente en un smartphone. Si bien es cierto que Huawei anunció el Kirin 980 unos días antes, todavía no hay ningún smartphone que lo incorpore.

Un tamaño de transistor más pequeño implica un menor consumo energético, por lo que cabe esperar una mejor autonomía en el iPhone XS que en modelos anteriores.

El procesador A12 Bionic tiene seis núcleos de CPU: dos de alto rendimiento (un 15% más rápidos que los del A11) y cuatro de bajo consumo (hasta un 50% menos consumo que los del A11) que están pensados para tareas menos exigentes.

En cuanto a rendimiento, el A12 Bionic es hasta un 15 por ciento más rápido y consume un 40 por ciento menos de energía que el iPhone X del año pasado. Al utilizar los núcleos de bajo consumo, emplea un 50 por ciento menos de energía, lo cual es clave para aumentar la autonomía.

El A12 Bionic también llega con una nueva GPU de cuatro núcleos que ha sido desarrollada por Apple y es un 50 por ciento más rápida que la del iPhone X.

También cuenta con un motor neural para ejecutar tareas de machine learning y software de inteligencia artificial se utiliza para reconocer caras, entender comandos de voz o identificar objetos. El nuevo motor neural es capaz de ejecutar 5.000 millones de operaciones por segundo, mientras que el A11 del año pasado «solo» ejecutaba 600 millones.

Otro cambio interesante es la capacidad de gestión de almacenamiento, ya que ahora puede controlar hasta 512 GB de memoria flash. A modo ilustrativo, esta capacidad equivale a unas 200.000 fotografías.

Aunque Apple no proporciona información sobre la cantidad de memoria RAM de sus iPhone, cualquier herramienta de benchmark revela que el iPhone XS llega con 4GB de RAM, lo que supone 1GB más que el modelo del año pasado.

El rendimiento del iPhone XS en los benchmarks es espectacular

 

A continuación, vamos a ver en los benchmarks cómo se comporta el iPhone XS frente a otros rivales de gama alta.

En el benchmark AnTuTu ha conseguido 361.431 puntos, una puntuación muy elevada que arrasa frente al resto de smartphones de gama alta.

 

En el benchmark Geekbench 4 ha conseguido 4.820/11.193 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo.

Estos resultados confirman que el rendimiento de cada núcleo individual del chip A12 Bionic es espectacular aunque, pero también lo es el rendimiento cuando todos los núcleos funcionan a la vez.

 

Centrándonos en las capacidades 3D, en la prueba SlingShot de 3DMark el iPhone XS ha obtenido unos resultados excelentes aunque algunos smartphones Android superan su rendimiento.

 

En la prueba GFXBench, el iPhone XS ha logrado unos resultados muy elevados en comparación con otros smartphones.

 

En las pruebas de GFXBench basadas en las APIs modernas de bajo nivel y alta eficiencia (Metal/OpenGL y Vulkan), el iPhone XS ofrece un resultado espectacular. Las pruebas con Vulkan no se han llevado a cabo ya que es una API propia de Android.

 

Los benchmarks han demostrado que el rendimiento del chip A12 Bionic del iPhone XS es extraordinario. Su rendimiento supera ligeramente al iPhone X del año pasado y está a la par o por encima de los grandes smartphones Android por el momento en muchos aspectos.

Dejando a un lado los benchmarks, el comportamiento del iPhone XS es ejemplar.

La interfaz de iOS 12 se mueve con gran fluidez y las aplicaciones se abren y se mueven rápidamente, sin ningún signo del temido lag que encontramos en otros smartphones.

Tampoco he experimentado ningún problema a la hora de hacer multi-tarea, siendo posible jugar a un título 3D exigente mientras se descargan e instalan actualizaciones de apps en segundo plano.

He probado unos cuantos juegos, tanto 2D como 3D, y el iPhone XS se ha comportado a la perfección, moviendo los gráficos con gran rapidez a tasas de FPS elevadas. Un buen ejemplo es Fortnite, un juego 3D multi-jugador muy exigente que se mueve con gran suavidad en el iPhone XS.

Mientras que el año pasado muchos juegos todavía no estaban adaptados a la nueva relación de aspecto del iPhone X, ahora esto ya no es un problema y todos los juegos recientes se han adaptado al nuevo formato de pantalla.

Como cualquier smartphone de gama alta, la parte de atrás del iPhone X se calienta al jugar durante un largo período de tiempo. Tras jugar algunas partidas a Fortnite, he medido temperaturas alrededor de 41ºC en la zona de la cámara de la superficie trasera.

El rendimiento del iPhone XS en juegos 3D exigentes como Fortnite es excelente

 

¿Se nota la mejora de rendimiento frente al iPhone X? A primera vista, la mayor potencia del A12 Bionic pasa desapercibida ya que no se nota una mejora sustancial de velocidad con respecto al iPhone X (que, por otro lado, ya era muy rápido).

La mayor potencia del chip A12 Bionic se nota en cosas que no son apreciables a simple vista. Por ejemplo, la cámara del iPhone XS incorpora un nuevo modo de disparo llamado HDR Inteligente que requiere muchos más cálculos y ofrece un nuevo sistema de estabilización de vídeo que funciona incluso a [email protected] También Face ID es ahora ligeramente más rápido que en iPhone X.

Este año, el iPhone XS se comercializa en tres variantes de 64, 256 y 512 GB de almacenamiento.

Apple no ofrece la posibilidad de ampliar el espacio mediante tarjetas micro-SD, por lo que debes escoger la capacidad de almacenamiento con cuidado, especialmente si tienes pensado capturar vídeos en resolución 4K a 60 FPS.

En el aspecto de conectividad, el iPhone XS va muy bien servido gracias a conectividad Wi-Fi 802.11a/b/g/n/ac (2.4 y 5 GHz), LTE/4G Gigabit, y Bluetooth 5.0.

El iPhone XS incorpora un chip NFC que puede ser activado con solo tener la pantalla encendida. Ahora basta con acercar el iPhone a una etiqueta NFC para que nos sugiera abrir una aplicación o página web.

El iPhone XS no posee radio FM, algo que puede echar para atrás a los usuarios que utilizan su smartphone para escuchar la radio analógica — aunque existen apps que permiten escuchar la radio consumiendo datos.

El iPhone XS soporta una gran cantidad de bandas de frecuencia, lo que garantiza que podremos disfrutar de altas velocidades de conexión 4G en cualquier país. Apple afirma que la conectividad celular ha mejorado, posiblemente debido a la presencia de dos líneas de antena adicionales, una en la parte superior y otra en la parte inferior.

En las pruebas que he realizado, la velocidad de conexión tanto por Wi-Fi como por 4G ha sido muy satisfactoria

Se alcanzaron 231 Mbps de bajada y 66 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra 300 Mbps de Vodafone, y 26 Mbps de bajada y 8 Mbps de subida con una conexión 4G de Movistar.

 

Por primera vez, el iPhone XS llega con funcionalidad Dual SIM, que Apple ha implementado de forma diferente a otros fabricantes.

El iPhone XS posee una única bandeja para la tarjeta SIM ya que la segunda SIM no es física sino una eSIM. Por lo tanto, necesitarás que al menos uno de los operadores que deseas utilizar sea compatible con el estándar eSIM para utilizar Dual SIM.

A día de hoy todavía hay pocos operadores compatibles con esta tecnología, pero la lista debería aumentar rápidamente. En España, Vodafone figura como el único operador compatible con la tecnología eSIM de Apple.

Para utilizar la eSIM, tienes que activar el plan móvil con un código QR proporcionado por el operador. Es posible almacenar más de una eSIM en el dispositivo, pero sólo podrás utilizar una a la vez. Por el momento, la funcionalidad de Dual SIM no está activa pero llegará en una próxima actualización de iOS 12 este año.

Face ID

El año pasado, Apple decidió abandonar el lector de huella dactilar Touch ID en favor del sistema de reconocimiento Facial ID, que se basa en la tecnología TrueDepth que reside en la muesca de la pantalla.

Un emisor proyecta 30.000 puntos de luz infrarroja sobre la cara del usuario y obtiene información suficiente sobre las facciones del usuario para reconocerle con fiabilidad y rapidez, incluso cuando el usuario lleva gafas o gorro, en condiciones de poca luz, o si se ha dejado de afeitar.

El registro inicial de la cara es extremadamente sencillo. Basta con mover la cabeza en círculo dos veces seguidas para que el iPhone registre tus facciones. Además, con cada desbloqueo, Face ID mejora el reconocimiento y se va adaptando a cambios en tu cara.

Con iOS 12, Apple ha añadido la posibilidad de registrar un aspecto alternativo en Face ID.Aunque puedes utilizarlo para dar acceso a tu iPhone a una persona cercana, el objetivo de esta funcionalidad es más bien facilitar el uso de Face ID a aquellas personas que cambian mucho su aspecto (por ejemplo, llevándolo un extremo, una persona que se disfraza de payaso los fines de semana).

De hecho, Apple advierte que si añades el rostro de otra persona la seguridad del sistema disminuye.

El proceso de registro de la cara para Face ID es muy rápido

 

El proceso de desbloqueo exige dos movimientos: uno para encender la pantalla (pulsando el botón de encendido o, simplemente, tocando la pantalla) y otro para arrastrar la pantalla hacia arriba.

Algunos se preguntan por qué Apple exige que arrastres la pantalla hacia arriba para desbloquear el teléfono. La respuesta es sencilla: si el iPhone se desbloquease nada más encender la pantalla, no verías nunca la pantalla de bloqueo con las notificaciones (que, en muchos casos, es lo único que quieres ver cuando enciendes la pantalla).

Lo más rápido para desbloquear el iPhone XS es dar un toque en la pantalla y, justo después, arrastrar la pantalla hacia arriba. Si haces los dos movimientos seguidos rápidamente, verás cómo en la pantalla aparece ‘Face ID’ y se abre el candado pero, la mayoría de las veces, el proceso ocurre tan rápido que no lo ves.

Según Apple, el iPhone XS es algo más rápido a la hora de identificar el rostro y desbloquear el teléfono en comparación con iPhone X. No obstante, la diferencia de velocidad es bastante pequeña y solo se nota si pones un iPhone X al lado, como en este vídeo.

El iPhone XS (derecha) reconoce el rostro con Face ID algo más rápido que el iPhone X (izquierda)

 

En mi opinión, el mayor inconveniente de Face ID es que no puedes desbloquear el iPhone XS estando apoyado horizontalmente sobre una mesa, salvo que pongas la cara justo encima o lo levantes de la mesa.

Apple permite ocultar el texto de las notificaciones de la pantalla de bloqueo hasta que detecta tu cara. En mi caso, dado que enciendo muchas veces la pantalla cuando está apoyado sobre una mesa, he optado por desactivar dicha funcionalidad para poder ver las notificaciones mientras trabajo o almuerzo.

Por suerte, es posible ocultar de la vista de extraños solo algunas notificaciones, por lo que es posible configurar que se muestren todas las notificaciones excepto, por ejemplo, las de WhatsApp u otras apps cuyos mensajes consideres más privados.

 

Face ID no falla prácticamente nunca en el reconocimiento. El único momento del día en el que tengo problemas con el reconocimiento es al despertarme ya que, como no llevo puestas gafas ni lentillas, tengo que acercarme el teléfono a la cara y, estando tan cerca, el reconocimiento falla.

Una medida de seguridad para evitar desbloqueos involuntarios es que Face ID necesita “tu atención”, lo que significa que el usuario debe tener sus ojos abiertos y mirando al dispositivo para que Face ID actúe. De esta forma, nadie podrá acceder a tu teléfono mientras duermes, por ejemplo.

El modelo 3D de la cara generado por Face ID no se almacena en la nube, sino localmente en el teléfono del usuario, por lo que está a salvo de posibles accesos a los servidores de Apple.

Face ID no solamente permite desbloquear el teléfono sino que también se puede utilizar para realizar pagos con Apple Pay o para acceder a aplicaciones de terceros. Cualquier app que funcionase con Touch ID, funciona ahora automáticamente con Face ID sin que los desarrolladores tengan que hacer nada.

Batería

Apple nunca proporciona detalles técnicos sobre la capacidad de la batería pero no hemos tardado mucho en averiguar que cuenta con una batería de 2.658 mAh con una forma bastante peculiar que se adapta a la forma de los componentes internos.

La capacidad total de la batería del iPhone XS es ligeramente inferior a la del iPhone X — 2.658 mAh frente a 2.716 mAh — aunque esta diferencia no debería preocuparnos dado que el procesador es mucho más eficiente.

La capacidad de la batería del iPhone XS se encuentra significativamente por debajo de la que ofrecen sus principales rivales con Android. Sin embargo, la arquitectura del procesador de Apple y el funcionamiento de iOS permiten a los iPhone ofrecer una autonomía similar a otros smartphones.

 

Apple asegura que la autonomía del iPhone XS es hasta 30 minutos superior a la del iPhone X. En comparación con el iPhone XS Max, sin embargo, la autonomía es inferior ya que este ofrece hasta 90 minutos más que el iPhone X.

En el día a día, con un uso bastante intenso del teléfono — sincronización de varias cuentas de correo electrónico, uso frecuente de WhatsApp/Telegram, consulta de Twitter y Facebook, navegación web y conexión permanente con un Apple Watch Series 4 — llego al final del día con cerca del 20% de batería si no lo he cargado durante el día.

La recarga nocturna es obligada pero, a día de hoy, es complicado sobrevivir sin cargar nuestro smartphone todas las noches.

No obstante, si necesitas más autonomía, siempre puedes hacerte con el iPhone XS Max, que como hemos comentado ofrece una hora más de vida de batería que el iPhone XS.

El iPhone XS es compatible con carga rápida con cable capaz de recargar un 50% en 30 minutos pero necesitarás un cargador más potente que el que llega en la caja para sacar el máximo provecho.

Me gustaría que Apple incluyese un cargador con esta tecnología en la propia caja, ya que es un engorro tener que hacerte con un cargador adicional.

Para lograr la carga más rápida, Apple recomienda utilizar uno de los cargadores USB-C de 29W, 30W, 61W o 87W o un adaptador USB-C de terceros que soporte USB Power Delivery.

Nosotros hemos optado por hacer la prueba con un cargador de 12W de iPad, que tiene un precio más asequible ya que cuesta 25 euros en la web de Apple y es posible que lo tengas en casa si eres usuario de iPad.

Utilizando el cargador de 12W, el tiempo de carga ha sido de 2 horas y 6 minutos. En 35 minutos, el iPhone XS alcanza el 50 por ciento de carga.

 

Como referencia, el cargador estándar de 5W que viene incluido en la caja del iPhone XL tarda más de 3 horas en completar la carga.

iOS permite conocer qué aplicaciones o componentes del teléfono están haciendo un mayor uso de la batería, tanto en las últimas 24 horas como en los últimos días. También podemos conocer cuántas horas ha estado la pantalla encendida.

Si necesitas alargar la autonomía, el iPhone XS incorpora un modo de bajo consumo para ahorrar batería cuando más lo necesitamos. Sin embargo, echo de menos algunas funciones que permitan reducir el consumo de la batería, de forma similar a lo que encontramos en otros teléfonos Android — por ejemplo, limitando temporalmente las actividades en segundo plano de ciertas apps no críticas.

También incluye una opción de Salud de la batería que permite comprobar si la capacidad de la batería ha disminuido por el paso del tiempo.

 

El iPhone XS es compatible con carga inalámbrica mediante el estándar Qi. Basta con colocar el dispositivo encima de una base de carga compatible para que este se empiece a cargar, sin necesidad de conectar ningún cable.

Apple permite carga inalámbrica de 7.5W y afirma que el iPhone XS tarda menos en cargar de forma inalámbrica que el iPhone X a igualdad de potencia. Otra mejora interesante es que las bobinas han sido recolocadas en el interior del iPhone para que no sea necesario un alineamiento tan perfecto a la hora de colocar el teléfono sobre la base de carga.

A pesar de que la carga inalámbrica es más lenta que la carga con cable, me resulta muy cómoda de utilizar. Con una base de carga de pie como esta puedo apoyar el iPhone XS y que se vaya cargando mientras trabajo, sin tener que andar conectando y desconectando el cable cada vez me levanto de la mesa.

En la mesilla de noche he colocado una base de carga horizontal de Mophie y, cuando salgo de casa y preveo que voy a necesitar carga extra, llevo esta batería portátil de 10.000 mAh compatible con carga Qi de Mophie, que me ahorra llevar un cable Lightning.

iPhone XS cargando sobre una base de carga de Mophie en la mesilla de noche

Ir a página