Recordando teléfonos míticos: POCO F1, el flagship de precio ridículo

💰 Hasta 91% de descuento: Windows 10 para siempre por 12€, Office por 22€ y más [ Ofertón ]

Uno de los teléfonos que más sorprendieron en su momento fue el Poco F1, que salió el mercado en 2018 con el chip más potente del momento, Qualcomm Snapdragon 845, a un precio ridículo de 329 euros.

Es cierto que el chip tenía unos meses de antigüedad en ese momento, pero era exactamente el mismo que encontrábamos en  buques insignia de gama alta como una de las variantes del Galaxy S9, uno de los teléfonos más vendidos de Samsung que costaba más de 700 euros por entonces.

Uno de los smartphones al que el Pocophone F1 trata de robar protagonismo es el OnePlus 6, que también contaba con un Snapdragon 845, pero su precio superaba los 500 euros.

El Poco F1 era una ganga a 329€, ya que ningún otro teléfono con el chip Snapdragon 845 podría igualar ese precio. Además, en aquella época, Qualcomm era el rey.

 

Actualmente, Qualcomm se enfrenta a una dura competencia por parte del MediaTek Dimensity 9000, Google Tensor o Exynos 2200, pero por aquel entonces MediaTek era una marca para teléfonos económicos, los chips Tensor no existían y el Exynos 9810 quedaba por debajo de sus rivales de Qualcomm.

Obviamente, Xiaomi tuvo que hacer algunos sacrificios para abaratar costes, pero fueron bastante acertados.

El cuerpo del teléfono, en su mayoría de plástico, se veía bien y le dio una sensación casi premium. Su muesca al estilo del iPhone X no era del gusto de todos, pero era más común en aquella época.

El Poco F1 fue todo un éxito de ventas. Tenía una toma de auriculares de 3,5 mm y una ranura microSD, que eran dos cosas que empezaban a escasear en la gama alta, así como puerto USB-C — algunos fabricantes chinos todavía incluían conectores micro-USB.

Su pantalla LCD IPS de 6,18″ no era la más brillante ni ofrecía la mejor fidelidad de color, pero era suficiente para la mayoría de los usuarios y tenía protección Gorilla Glass.

La batería era impresionante. Con sus 4.000 mAh de capacidad, logró un resultado muy por encima de otros smartphones del momento en nuestra prueba de autonomía. Además, contaba con Quick Charge 3.0 de 18W que le permitía alcanzar el 40% en media hora.

El Poco F1 contaba incluso con altavoces estéreo, algo de lo que pocos smartphones de ese rango de precios puede presumir. Uno de los altavoces era el auricular, por lo que no era perfecto, pero el teléfono emitía sonido a un volumen bastante alto.

En cuanto a la cámara, muchos estaban contentos con ella ya que era una cámara muy decente, basada en el Sony IMX363, un sensor de 12 MP con píxeles de 1,4 µm y Dual Pixel.El objetivo tenía una apertura f/1,9 razonablemente amplia.

Carecía de estabilización óptica (OIS), por lo que cuando la luz escaseaba, la calidad de imagen caía, pero las fotografías presentaban un ruido bastante aceptable.

Mientras que había un sensor de profundidad de 5MP en la parte trasera, que ayudaba a que las fotografías tipo Retrato se vieran bastante bien. Sin embargo, no había ultra gran angular ni teleobjetivo, que se estaban poniendo de moda en los buques insignia.

La cámara frontal de 20 MP producía buenos selfies con suficiente luz, pero no tanto en condiciones de luz escasa.

El Poco F1 llegó con MIUI 9.6, que ofrecía una experiencia bastante diferente a Android 8.1. A algunos les encantaba, pero a otros no. Teniendo en cuenta que se actualizó hasta Android 10, no podemos quejarnos del software.

Después de un par de años tranquilos, la marca Poco regresó y sigue en pie. Hoy tenemos el Poco X3 Pro y el Poco F3, ambos sucesores del F1, pero quedan lejos de lo que supuso el Poco F1 para la industria.

💰 Hasta 91% de descuento: Windows 10 para siempre por 12€, Office por 22€ y más [ Ofertón ]

¿Cuál es tu reacción?
Sorprendido
0%
Feliz
33%
Indiferente
0%
Triste
0%
Enfadado
0%
Aburrido
0%
Incrédulo
0%
¡Buen trabajo!
67%
Sobre el Autor
Teknófilo
Luis es el creador y editor jefe de Teknófilo. Se aficionó a la tecnología con un Commodore 64 e hizo sus pinitos programando gracias a los míticos libros de 🛒 'BASIC para niños' con 11 años. Con el paso de los años, la afición a los ordenadores se ha extendido a cualquier cacharrito que tenga una pantalla y CPU.
Comentarios
Deja un comentario

Deja un comentario