Análisis del LG G7 ThinQ a fondo y opinión


🎁💳 ¿Conoces la tarjeta Curve? Una sola tarjeta de crédito que aglutina el resto de tus tarjetas y manejas desde el móvil [ Llévate 5,5€ gratis ]

Ir a página :

Hardware

LG lanzó el LG G6 a principios del año pasado con unas especificaciones técnicas ligeramente inferiores a las de otros smartphones estrella que llegaron poco después. Aunque en términos prácticos la potencia del Snapdragon 821 era más que suficiente, los usuarios que buscan un smartphone de gama alta quieren siempre lo último.

Este año, el LG G7 ThinQ llega con el último y potente procesador Qualcomm Snapdragon 845, que consta de cuatro núcleos Kryo 385 a 2.7 GHz y cuatro núcleos Kryo 385 a 1.7GHz, así como una GPU Adreno 630. Este procesador ha sido fabricado en un proceso de 10nm muy eficiente en cuanto a consumo de energía.

El LG G7 ThinQ llega con 4GB de RAM LPDDR4x, una cantidad que está algo por debajo de lo que ofrecen algunos smartphones de gama alta, que cuentan con 6GB de RAM o incluso 8GB. Esto no debería ser un problema ya que, en la práctica, no hay mucha diferencia entre 4 o 6 GB de RAM.

El LG G7 ThinQ obtiene unos resultados excelentes en los benchmarks

 

A continuación, vamos a ver los resultados del teléfono en diversos benchmarks.

En el benchmark AnTuTu v7 ha dado un resultado de 235.178 puntos, una puntuación extremadamente alta, a la altura de los mejores smartphones del año-

 

En el benchmark Geekbench 4.1 centrado en el rendimiento del procesador ha conseguido 1730/8136 puntos en las pruebas mono/multi-núcleo, que son unos resultados excelentes.

 

En el apartado de almacenamiento, el teléfono obtiene unos resultados correctos en las pruebas de AndroBench de velocidad de lectura y escritura, aunque no tan espectaculares como otros smartphones de gama alta.

 

En el test de rendimiento general PCMark 2.0, ha obtenido también una puntuación espectacular de 8.119 puntos, por encima de cualquier otro smartphone que hayamos probado a día de hoy.

 

El LG G7 ThinQ ha obtenido unos resultados espectaculares en todas las pruebas, como cabía de esperar dado que cuenta con el procesador más potente que podemos encontrar en un smartphone.

En algunas pruebas de rendimiento, el LG G7 ThinQ es superado por el Sony Xperia XZ2, también con Snapdragon 845, posiblemente porque la resolución de la pantalla del Xperia XZ2 es tan «solo» Full HD+, lo que hace que haya menos píxeles que mover.

Aunque los benchmarks no siempre reflejan el comportamiento en la vida real, el LG G7 ThinQ no tiene ningún problema de rendimiento a la hora de mover la interfaz o apps habituales como WhatsApp, Twitter, Facebook, Google Maps, Instagram, Chrome y otras.

Tampoco he tenido problemas con la multi-tarea, ya que el LG G7 ThinQ es capaz de descargar e instalar apps en segundo plano sin que notes ningún signo de lentitud en el resto de apps que se ejecutan.

El LG G7 ThinQ mueve con soltura los juegos más exigentes

 

En cuanto a la potencia gráfica, la GPU Adreno 630 ofrece un 30 por ciento más de rendimiento 3D y un 30 por ciento menos de consumo que la GPU Adreno 540 del Snapdragon 835, por lo que cabe esperar un rendimiento excelente.

A la hora de analizar la potencia gráfica, comenzamos con la prueba SlingShot de 3DMark, donde el teléfono ha obtenido unos resultados fantásticos.

 

En el test gráfico GFXBench, el LG G7 ThinQ ha obtenido unos resultados magníficos, sobre todo teniendo en cuenta la elevada resolución de la pantalla.

Los resultados de las pruebas off-screen (en color verde, son aquellas que se llevan a cabo a resolución 1920 x 1080 independientemente de la resolución de la pantalla) muestran unos resultados superiores a cualquier otro smartphone.

En las pruebas on-screen (en color morado, son aquellas a la resolución nativa de la pantalla), el LG G7 ThinQ obtiene unos resultados también elevados pero por debajo de otros smartphones con una pantalla de menor resolución, como el Xperia XZ2 o el Galaxy S9+ (este último, por defecto, funciona a resolución Full HD+ a pesar de su pantalla Quad HD+)

 

En las pruebas de rendimiento gráfico, el LG G7 ThinQ ha obtenido unos resultados magníficos, como cabía esperar ya que la GPU Adreno 630 del Snapdragon 845 es muy potente.

Para comprobar el rendimiento gráfico en juegos 3D, he probado tres títulos 3D exigentes — Asphalt Xtreme, Dead Effect 2 y Dead Trigger 2 — y, en todos ellos, la experiencia de juego con el LG G7 ThinQ ha sido muy suave.

De hecho, utilizando el software GameBench, he podido medir diversos parámetros de rendimiento en estos juegos y el resultado ha sido muy bueno. En los tres juegos obtenemos una tasa estable de 30 o 60 fps, sin pérdidas de frames.

JuegoFPS medioEstabilidad FPSMin. FPSMax. FPS%CPU
Asphalt Xtreme29100%26315%
Dead Effect 25899%396110%
Dead Trigger 230100%29314%

 

Los smartphones de gama alta suelen calentarse bastante bajo situaciones de carga elevada, como a la hora de jugar a títulos 3D exigentes. Por suerte, en el LG G7 ThinQ esto no es problema ya que hemos medido temperaturas máximas en la superficie del teléfono de unos 35ºC tras jugar veinte minutos.

El LG G7 ThinQ posee 64GB de almacenamiento interno de tipo UFS 2.1, de los cuales quedan libres alrededor de 47GB para el usuario nada más sacarlo de la caja. Si esta capacidad nos resulta insuficiente, es posible añadir una tarjeta micro-SD de hasta 2TB de capacidad para ampliar el espacio.

Como es habitual, LG no ha activado la funcionalidad Adoptable Storage de Android, por lo que no podemos formatear la tarjeta micro-SD como si fuera almacenamiento interno.

En el aspecto de conectividad, el LG G7 ThinQ es compatible con Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac a 2.4 y 5 GHz, Bluetooth 5.0, 3G/HSPA+, 4G/LTE, NFC y GPS-A.

Afortunadamente cuenta con radio FM, pero carece de emisor de infrarrojos, aunque nunca le he visto gran utilidad a esta funcionalidad.

La conectividad 4G es Cat. 18, por lo que puede alcanzar velocidades máximas teóricas de 1.2 Gbps.

En nuestras pruebas de velocidad de red, el LG G7 ThinQ ha alcanzado los 252 Mbps de bajada y 92 Mbps de subida en Wi-Fi con una conexión de fibra óptica 300 Mbps.

En la prueba de conexión 4G hemos obtenido una velocidad de descarga de 76 Mbps y de subida de 10 Mbps, unos resultados buenos.

El LG G7 ThinQ incorpora lector de huella en la parte de atrás, a una altura que es fácilmente alcanzable por el dedo. El inconveniente de esta ubicación es que, cuando el teléfono está colocado sobre una mesa, resulta incómodo tener que introducir el código de desbloqueo o levantar el teléfono.

El proceso de reconocimiento de la huella es rápido, como en otros smartphones, pero lamentablemente LG no ha incorporado el gesto de desplegar el área de notificaciones arrastrando el dedo hacia abajo por el lector de huella dactilar, lo cual sería un añadido muy útil dada la altura de la pantalla.

El lector de huella permite proteger el acceso a la Galería y QuickMemo+, pero no podemos restringir el acceso a cualquier otra app, como permiten algunos smartphones.

El LG G7 ThinQ posee un lector de huella dactilar en la parte de atrás

 

LG ha incorporado un sistema de reconocimiento facial que permite desbloquear el teléfono rápidamente utilizando nuestro rostro. Si queremos aumentar la seguridad, podemos activar el reconocimiento facial avanzado, que es un poco lento pero evita que alguien pueda usar una fotografía o vídeo.

Otra opción interesante es la posibilidad de que el smartphone detecte nuestra cara aún con la pantalla apagada, aprovechando el acelerómetro para detectar el movimiento. De esta forma el desbloqueo es mucho más rápido.

 

Batería

La batería del LG G7 ThinQ no es reemplazable y posee una capacidad de 3.000 mAh, una cantidad que a priori parece escasa para una pantalla de 6.1″. No olvidemos que tanto el LG G6 de 5.7″ como el LG V30 de 6.0″ llegaron con baterías de 3.300 mAh.

 

En la prueba de autonomía de PCMark 2.0, con la pantalla calibrada a 200 nits, el teléfono ha conseguido una marca de 6 horas y 55 minutos. Este resultado es bastante pobre, por debajo de muchos otros smartphones de gama alta.

 

Una posible explicación de esta menor autonomía está en la resolución de la pantalla, que por defecto está configurada en QHD+ (posiblemente debido a que el panel RGBW hace que la pantalla se vea algo menos nítida en Full HD+).

Otros smartphones, como el Samsung Galaxy S9+, también poseen una pantalla con resolución QHD+ pero por defecto el sistema está configurado en resolución Full HD+ para consumir menos batería.

Si repetimos la prueba de autonomía PCMark 2.0 con la resolución de pantalla del LG G7 ThinQ configurada en Full HD+, la autonomía aumenta a 7 horas y 45 minutos, que sigue sin ser un valor espectacular pero está más alineado con otros smartphones.

En la práctica, la autonomía del LG G7 ThinQ es simplemente correcta. No tendremos problema en llegar al final del día con un uso moderado pero, si hacemos un uso intensivo, tendremos que recargar obligatoriamente durante el día.

LG incorpora un sistema de ahorro de batería que permite desactivar algunas funcionalidades del teléfono cuando la batería está baja.

Este sistema ofrece dos modos de ahorro: extendido y máximo.

LG no proporciona apenas detalles sobre qué funciones se restringen en el modo Extendido, aunque cabe esperar que se reduzca el brillo y la vibración, se limiten las apps en segundo plano, se bloquee la Pantalla Always On, etc.

En el modo Máximo, el fondo y otros elementos visuales se muestran en nego, y funciones como WiFi, Bluetooth o la geolocalización permanecen apagados.

En caso de que queramos excluir ciertas aplicaciones de los modos de ahorro de batería, podemos hacerlo fácilmente.

A diferencia de otros smartphones, on es posible programar la activación de los modos de ahorro de energía cuando queda poca batería restante. En este aspecto, el software de Sony o Samsung incorpora más funcionalidades.

El LG G7 cuenta con carga rápida Quick Charge 3.0, y afortunadamente LG ha incorporado un cargador rápido en la caja del producto. Nos hubiera gustado ver el más reciente Quick Charge 4.0 o 4.0+, pero son muy pocos los smartphones que ofrecen este sistema de carga rápida.

En nuestras pruebas, el proceso de carga completo tarda un total de 1 hora y 46 minutos con el cargador incluido. Como podemos apreciar en la gráfica, el proceso de carga es muy rápido hasta el 80 por ciento y luego se ralentiza hasta completar el 20 por ciento restante.

En poco más de media hora podemos cargar el 50% del teléfono

 

El LG G7 cuenta también con carga inalámbrica, una funcionalidad que poco a poco se va imponiendo en la gama alta y que resulta muy cómoda para cargar el teléfono sin tener que conectar el cable. El inconveniente que tiene es que es bastante más lenta que la carga convencional.

Ir a página :